EN LA VIDA HAY AMORES “Para ellos se hicieron todos los boleros”

publicado el 23/05/19 por Yennifer Vaamonde en Escena

En la vida hay amores, puede ser una sentencia o una amenaza, depende cómo lo asuma cada quien, ésa es la hipótesis detrás del espectáculo teatral que lleva la firma de César Miguel Rondón.

Se trata de un reto creativo, un formato rico en posibilidades para contar una historia original y hacer que los personajes dialoguen a través de canciones, en este caso, boleros, diálogo que Rondón se plantea expresar en otros géneros musicales.

En el escenario se presenta un narrador y una pareja de actores-cantantes. La obra consta de nueve actos. Al principio de cada uno, el narrador analiza las circunstancias por las que atraviesa la conflictuada pareja, mezclando los sueños y las añoranzas con la cruda realidad que viven, siempre con un toque inevitable de picardía y humor. Al final de cada acto, el narrador se retira para que, interpretando variados temas del repertorio, la pareja de cantantes ilustre dramáticamente lo expuesto por el narrador.

La obra posee elementos escenográficos que tienen un valor conceptual. Una caja es la pieza central de la escenografía, un elemento versátil que permite presentar diferentes locaciones en tarima. Juan Souki, director escenográfico de la obra, muy conectado con las tendencias teatrales del momento, la inscribe como una pieza muy actual, que no envidia nada a las propuestas internacionales.

Los protagonistas de la historia. Dos voces con influencias de diversos géneros musicales. Ella, una joven cubana, cantante, pianista, compositora y actriz, la gran Lena Burke, interpreta temas como: Que te pedí, Miénteme, Malditos Celos, Amor Gitano, Bájate de esa nube y muchas más. Él, un venezolano talentoso, pícaro, músico, cuatrista, cantautor, Rafael “El Pollo” Brito, por su parte incluye elementos de humor en su interpretación, cautivando la risa de los espectadores. Transcurre la historia, viviendo el despecho al mejor estilo de macho latinoamericano, “maletiao” por su esposa, tras haber cometido una infidelidad.

La complicidad del maestro  Héctor Molina en la dirección musical, Adolfo Herrera y Roberto Moreno en la percusión, Elvis Martínez en el contrabajo y Omar Herrera en la guitarra, forman la combinación perfecta que da el toque mágico a este espectáculo que llega al Colony Theatre para cautivar al público de Miami.

“El bolero no es más que un instrumento, de ataque o de terapia, según sea el caso, y su manejo adecuado viene dado  según el número de cicatrices (condecoraciones) que exhiba el corazón guerrero. El único tesoro escondido es la (o el) destinataria (o)”, afirma César Miguel.

Treinta boleros se interpretan en escena, destacan las piezas compuestas por Bobby Capó, Rafael Hernández, Tite Curet Alonso, Pedro Flores, Julio Gutiérrez entre otros. Melodías escritas en una época en donde el amor se contaba e interpretaba de una manera distinta. 

“El bolero no depende de modas y ni siquiera de gustos. Su razón de ser es sentimental, y en la medida en que los sentimientos persistan, él estará allí como el volante del carro o el condimento del guiso. En definitiva, su verdadero alarde está en que nadie pasa ileso ante un bolero, siempre hay uno que, inesperadamente, se te hincará en el costado provocando el desmadre”, destaca el autor de la obra.

Un evento para todos, producido por 360 Content, bajo la dirección general de Juan Souki

9 funciones que deleitarán al público a partir del 28 de junio de 2019 en el Colony Theatre

Viernes y Sábado a las 8:00pm y  Domingo a las 5:00pm

Entradas a la venta en las taquillas del teatro y a través de https://www.colonymb.org/en-la-vida-hay-amores



WP_Post Object
(
    [ID] => 66434
    [post_author] => 25
    [post_date] => 2019-05-23 14:03:11
    [post_date_gmt] => 2019-05-23 18:03:11
    [post_content] => 

En la vida hay amores, puede ser una sentencia o una amenaza, depende cómo lo asuma cada quien, ésa es la hipótesis detrás del espectáculo teatral que lleva la firma de César Miguel Rondón.

Se trata de un reto creativo, un formato rico en posibilidades para contar una historia original y hacer que los personajes dialoguen a través de canciones, en este caso, boleros, diálogo que Rondón se plantea expresar en otros géneros musicales.

En el escenario se presenta un narrador y una pareja de actores-cantantes. La obra consta de nueve actos. Al principio de cada uno, el narrador analiza las circunstancias por las que atraviesa la conflictuada pareja, mezclando los sueños y las añoranzas con la cruda realidad que viven, siempre con un toque inevitable de picardía y humor. Al final de cada acto, el narrador se retira para que, interpretando variados temas del repertorio, la pareja de cantantes ilustre dramáticamente lo expuesto por el narrador.

La obra posee elementos escenográficos que tienen un valor conceptual. Una caja es la pieza central de la escenografía, un elemento versátil que permite presentar diferentes locaciones en tarima. Juan Souki, director escenográfico de la obra, muy conectado con las tendencias teatrales del momento, la inscribe como una pieza muy actual, que no envidia nada a las propuestas internacionales.

Los protagonistas de la historia. Dos voces con influencias de diversos géneros musicales. Ella, una joven cubana, cantante, pianista, compositora y actriz, la gran Lena Burke, interpreta temas como: Que te pedí, Miénteme, Malditos Celos, Amor Gitano, Bájate de esa nube y muchas más. Él, un venezolano talentoso, pícaro, músico, cuatrista, cantautor, Rafael “El Pollo” Brito, por su parte incluye elementos de humor en su interpretación, cautivando la risa de los espectadores. Transcurre la historia, viviendo el despecho al mejor estilo de macho latinoamericano, “maletiao” por su esposa, tras haber cometido una infidelidad.

La complicidad del maestro  Héctor Molina en la dirección musical, Adolfo Herrera y Roberto Moreno en la percusión, Elvis Martínez en el contrabajo y Omar Herrera en la guitarra, forman la combinación perfecta que da el toque mágico a este espectáculo que llega al Colony Theatre para cautivar al público de Miami.

“El bolero no es más que un instrumento, de ataque o de terapia, según sea el caso, y su manejo adecuado viene dado  según el número de cicatrices (condecoraciones) que exhiba el corazón guerrero. El único tesoro escondido es la (o el) destinataria (o)”, afirma César Miguel.

Treinta boleros se interpretan en escena, destacan las piezas compuestas por Bobby Capó, Rafael Hernández, Tite Curet Alonso, Pedro Flores, Julio Gutiérrez entre otros. Melodías escritas en una época en donde el amor se contaba e interpretaba de una manera distinta. 

“El bolero no depende de modas y ni siquiera de gustos. Su razón de ser es sentimental, y en la medida en que los sentimientos persistan, él estará allí como el volante del carro o el condimento del guiso. En definitiva, su verdadero alarde está en que nadie pasa ileso ante un bolero, siempre hay uno que, inesperadamente, se te hincará en el costado provocando el desmadre”, destaca el autor de la obra.

Un evento para todos, producido por 360 Content, bajo la dirección general de Juan Souki

9 funciones que deleitarán al público a partir del 28 de junio de 2019 en el Colony Theatre

Viernes y Sábado a las 8:00pm y  Domingo a las 5:00pm

Entradas a la venta en las taquillas del teatro y a través de https://www.colonymb.org/en-la-vida-hay-amores

[post_title] => EN LA VIDA HAY AMORES “Para ellos se hicieron todos los boleros” [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => en-la-vida-hay-amores-para-ellos-se-hicieron-todos-los-boleros [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2019-05-23 14:04:17 [post_modified_gmt] => 2019-05-23 18:04:17 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=66434 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!