Ese Palacio es Nuestro – Soledad Morillo Belloso

publicado el 2/12/17 por Daniel Gonzalez en Regalo para el fin de semana Etiquetas:, ,

Por: Soledad Morillo Belloso

Érase una vez una casona

Acaso su sobrecogedora belleza pasa inadvertida para quienes carecen de los conocimientos y el buen gusto necesarios para poder apreciarla. Aunque encargada su construcción por quien de democracia sabía lo que yo de arameo antiguo, es un edificio imponente con el cual su arquitecto/ingeniero, Luciano Urdaneta (a saber, hijo del general Rafael Urdaneta), se propuso dar a nuestra joven república uno de sus mejores espacios.
Allí han jurado presidentes, se han desarrollado constituyentes (varias, porque en este país somos  adictos a hacer constituciones), se han escuchado discursos sobresalientes, se han redactado excelentes leyes, se han procurado incluyentes acuerdos y, también, con libertinaje se ha pisoteado la dignidad republicana, se han pronunciado loas adulantes y producido vergonzosas reyertas cual si fuere un lupanar. Hoy hospeda a la Asamblea Nacional Legislativa, elegida por voto popular, universal, directo y secreto (como manda la Constitución vigentísima) y a una asamblea nacional constituyente ilegal, inconstitucional y, si se me permite, inmoral.
Hubo una época en la que se podía acudir allí para conocerlo, sin más limitación que la de anotarse a la entrada previa muestra de algún documento de identificación y un tácito compromiso de respeto a las buenas maneras. Había guías que mostraban cada salón y explicaban magistralmente sus detalles históricos y artísticos. Jóvenes que iluminaban con el dominio de la materia. Fueron muchos los extranjeros a quienes llevé a conocerlo. Quedaban extasiados. Los sábados, en medio del bullicio del centro, entrar allí era como penetrar a una suerte de declaratoria de sosiego. Si el tiempo no andaba de lluvias, podía observarse el transitar de ardillas saltando de rama en rama y de árbol en árbol. Destaco la preciosa fuente, fabricada por la compañía británica “The Crumlin Works & Co.” En ella muchos hallaron inspiración para buenas leyes. Hoy el patio de la legalidad democrática está muy restringido; a los ciudadanos de a pie que no estén dispuestos a inclinar la cerviz ante unos mandones que han confundido el ejercicio del poder con la actuación de un ejército de ocupación no pueden pasearse por un palacio que es de todos. Y los diputados ante la Asamblea Nacional Legislativa son objeto de todo tipo de vejaciones por parte de una pandilla de malandros asalariados que están instalados en la zona y cuyo trabajo es agredir a los parlamentarios, escupirlos, insultarlos y lanzarles objetos.
Como en Francia
La instrucción de Guzmán Blanco a Urdaneta fue precisa: “… quiero sentir que estoy en Francia”. Al presidente (quien no ha sido jamás santo de mi devoción, pero a quien empero reconozco el buen gusto) le apasionaba todo lo de allá y sentía que afrancesar a Caracas, amén de una meta de exaltación estética, tenía un propósito civilizatorio.
De estilo neoclásico, comenzóse su construcción el 21 de septiembre de 1872. La inauguración de su primera etapa ocurrió el 19 de febrero de 1873, un claro ejemplo de eficiencia y demostración de que cuando se quiere se puede. Guzmán Blanco declaró ese día que “este edificio es el emblema de la Revolución de Abril”. Se emplearon técnicas muy innovadoras. Originalmente hospedó al Poder Ejecutivo, luego a la Corte Federal y posteriormente se convirtió en sede del Poder Legislativo. En una pared del lado norte fue colocada una placa en la que se leía: “Los obreros del Capitolio premian el arte, el ingenio y el talento dedicando esta losa al ingeniero Luciano Urdaneta”. Su ampliación estuvo bajo la batuta del genial Malaussena.
Nuestro Capitolio alberga obras de arte esplendorosas, que no sé ya en qué estado se hallan. Entendamos que los presupuesto indispensables para el mantenimiento del palacio llevan años suspendidos. Ha sido mucho más importante llenarlo de caracterizaciones de los próceres y de el culto al “finado” que comprender su historia y relevancia. Entre esas obras de arte y elementos que constituyen patrimonio de la Nación  se deben contabilizar: la Firma del Acta de la Independencia el 5 de julio de 1811 de Juan Lovera, la Batalla de Carabobo y la Batalla de Boyacá de Tovar y Tovar, la Batalla de Junín y la Batalla de Ayacucho de Herrera Toro, el Tríptico Bolivariano de Tito Salas, Venezuela recibiendo los símbolos del Escudo Nacional, de Centeno Vallenilla. Debe haber además muchas otras que ilustran a héroes de nuestra gesta emancipadora y una estupenda y valiosísima colección de retratos de nuestro Libertador. Debe haber, según mis registros ya desactualizados, una centena de piezas de arte, además de una nutrida biblioteca en la que destacan incluso incunables.
El Capitolio tiene enorme trascendencia histórica para los venezolanos. Fue declarado Patrimonio Nacional en 1997, en mi humilde juicio tardíamente. Nunca nadie ha logrado explicarme por qué no ocurrió antes.
Ingieren alimentos
No es tan lejana la época en la que no se hubiera permitido que los parlamentarios, los inconstitucionales constituyentes y los funcionarios comieran en los hemiciclos. Hoy engullen alimentos que destilan grasa y salsa como si estuvieran en un chiringuito cualquiera. No falta quien habla con la boca llena y de bolsas salen a relucir cuanta chuchería pueda uno imaginar. Criticó abiertamente que en las sesiones podamos observarlos mascando chicle, rumiando cual vacas. Y qué decir del espanto que produce el ver la colección de vasos y botellines de plástico que quedan esparcidos sobre escritorios y curules y como adorno del piso. Advierto que en el Capitolio hay una hermosa vajilla, sencilla y sin exageraciones, que cuenta (o contaba) con suficientes tazas para uso de los parlamentarios, así como los correspondientes vasos de cristal.
Protocolo en el vestir
Durante muchos años hubo un respeto enorme por el protocolo en el vestir, tanto para los empleados y visitantes, como para los representantes del pueblo. Años ha, las sesiones de cámara exigían a los caballeros el uso de traje y corbata. Y a las damas un apropiado atuendo. De allí que para aquellos parlamentarios que no contaren con un guardarropa indicado, florecieron en el centro tiendas y ventorrillos que ofrecían a precios módicos una amplia gama de “fluxes”, a los cuales se les llamaba “puyaos” pues debían “puyarse” de una estantería alta valiéndose de un palo de escoba al cual en una punta se le había adosado un garfio o gancho. No fue sino hasta tiempos relativamente recientes cuando se permitió a las damas usar pantalones y sandalias, elementos de indumentaria femenina que lucían poco apropiados para la investidura del local y, por tanto, inadecuados para la altura republicana que allí debía privar. Con esta normativa en modo alguno se perseguía el fin de banalizar con modas y fruslerías los recintos sino, antes bien, respetar al pueblo allí representado. Hoy abundan quienes asisten a las sesiones -incluso las especiales y solemnes- trajeados de cualquier modo, hasta de franelillas, bluyines y chancletas, como si estuvieran en una tarde de gallera. Y abruma ver a los hombres con la cabeza cubierta con sombreros y gorras, lo cual es una violación a las más elementales normas de cortesía y respeto que marcan que los caballeros no debe tener jamás cobertura de sus cabezas cuando hállense bajo techo. A todos les debería repartir una copia del Manual de Carreño.
El comportamiento
Como estructura modela comportamiento, no puede sorprendernos que actúen en consonancia con sus lamentables atuendos. El tema, que puede sonar trivial (seguro me acusarán de “pequeña burguesa”), sin embargo no lo es. Algo desastroso ocurrió cuando los parlamentarios decidieron que las formas no importan. Y la crítica va para uno y otro bando. Baste verlos en las sesiones en pantalones arrugados, camisolas y franelas, chaquetas de malandro, gorras y sombreros más apropiados para reuniones a campo traviesa. Esto es un irrespeto al recinto, a la investidura de los cargos, a los ciudadanos a quienes se supone representan. Relajar el vestir habla de indisciplina y genera por consecuencia igual relajo del proceder, el verbo, la gestualidad y la labor. Aclaró que el Palacio Legislativo cuenta con un excelente aire acondicionado. Así que nada excusa ver a hombre y mujeres trajeados como quien atiende a un mercadillo.
Es bueno recordar que este país ha tenido parlamentarios con voz sensata, entereza, visión de país, notable discursiva y hasta con brillante sentido del humor. Debe existir todavía un archivo completo de todo lo que se ha dicho, debatido y discutido en el Parlamento. Ojalá en el afán de reescribir la historia, no les haya dado también por destruir esos legajos que condensan el accidentado tránsito de los venezolanos por la vida republicana.
Esa cúpula dorada que se avista desde casi cada esquina del centro de Caracas debería inspirar pluralismo, sensatez, decoro y talante democrático. Los diputados y también los inconstitucionales constituyentes deben entender que están ahí  para servir al pueblo, no para ser servidos. Su desempeño y conducta debe estar bajo constante escrutinio de nosotros los ciudadanos, los únicos e incontestables soberanos. Es evidente que algunos hoy atrincherados en el Palacio Federal Legislativo tienen los errores muy confundidos. Hay que corregirles. Llamarlos a capítulo. Exigirles modos acordes con ese espacio. Y hacerles entender que ese palacio es nuestro.
En este texto no me alcanza el espacio para narrar decenas de anécdotas divertidas o dolorosas que tuvieron como escenario ese palacio. Prometo obsequiarlas en próxima publicación.


WP_Post Object
(
    [ID] => 52546
    [post_author] => 36
    [post_date] => 2017-12-02 08:30:34
    [post_date_gmt] => 2017-12-02 12:30:34
    [post_content] => 

Por: Soledad Morillo Belloso

Érase una vez una casona
Acaso su sobrecogedora belleza pasa inadvertida para quienes carecen de los conocimientos y el buen gusto necesarios para poder apreciarla. Aunque encargada su construcción por quien de democracia sabía lo que yo de arameo antiguo, es un edificio imponente con el cual su arquitecto/ingeniero, Luciano Urdaneta (a saber, hijo del general Rafael Urdaneta), se propuso dar a nuestra joven república uno de sus mejores espacios.
Allí han jurado presidentes, se han desarrollado constituyentes (varias, porque en este país somos  adictos a hacer constituciones), se han escuchado discursos sobresalientes, se han redactado excelentes leyes, se han procurado incluyentes acuerdos y, también, con libertinaje se ha pisoteado la dignidad republicana, se han pronunciado loas adulantes y producido vergonzosas reyertas cual si fuere un lupanar. Hoy hospeda a la Asamblea Nacional Legislativa, elegida por voto popular, universal, directo y secreto (como manda la Constitución vigentísima) y a una asamblea nacional constituyente ilegal, inconstitucional y, si se me permite, inmoral.
Hubo una época en la que se podía acudir allí para conocerlo, sin más limitación que la de anotarse a la entrada previa muestra de algún documento de identificación y un tácito compromiso de respeto a las buenas maneras. Había guías que mostraban cada salón y explicaban magistralmente sus detalles históricos y artísticos. Jóvenes que iluminaban con el dominio de la materia. Fueron muchos los extranjeros a quienes llevé a conocerlo. Quedaban extasiados. Los sábados, en medio del bullicio del centro, entrar allí era como penetrar a una suerte de declaratoria de sosiego. Si el tiempo no andaba de lluvias, podía observarse el transitar de ardillas saltando de rama en rama y de árbol en árbol. Destaco la preciosa fuente, fabricada por la compañía británica "The Crumlin Works & Co." En ella muchos hallaron inspiración para buenas leyes. Hoy el patio de la legalidad democrática está muy restringido; a los ciudadanos de a pie que no estén dispuestos a inclinar la cerviz ante unos mandones que han confundido el ejercicio del poder con la actuación de un ejército de ocupación no pueden pasearse por un palacio que es de todos. Y los diputados ante la Asamblea Nacional Legislativa son objeto de todo tipo de vejaciones por parte de una pandilla de malandros asalariados que están instalados en la zona y cuyo trabajo es agredir a los parlamentarios, escupirlos, insultarlos y lanzarles objetos.
Como en Francia
La instrucción de Guzmán Blanco a Urdaneta fue precisa: "... quiero sentir que estoy en Francia". Al presidente (quien no ha sido jamás santo de mi devoción, pero a quien empero reconozco el buen gusto) le apasionaba todo lo de allá y sentía que afrancesar a Caracas, amén de una meta de exaltación estética, tenía un propósito civilizatorio.
De estilo neoclásico, comenzóse su construcción el 21 de septiembre de 1872. La inauguración de su primera etapa ocurrió el 19 de febrero de 1873, un claro ejemplo de eficiencia y demostración de que cuando se quiere se puede. Guzmán Blanco declaró ese día que "este edificio es el emblema de la Revolución de Abril". Se emplearon técnicas muy innovadoras. Originalmente hospedó al Poder Ejecutivo, luego a la Corte Federal y posteriormente se convirtió en sede del Poder Legislativo. En una pared del lado norte fue colocada una placa en la que se leía: "Los obreros del Capitolio premian el arte, el ingenio y el talento dedicando esta losa al ingeniero Luciano Urdaneta". Su ampliación estuvo bajo la batuta del genial Malaussena.
Nuestro Capitolio alberga obras de arte esplendorosas, que no sé ya en qué estado se hallan. Entendamos que los presupuesto indispensables para el mantenimiento del palacio llevan años suspendidos. Ha sido mucho más importante llenarlo de caracterizaciones de los próceres y de el culto al "finado" que comprender su historia y relevancia. Entre esas obras de arte y elementos que constituyen patrimonio de la Nación  se deben contabilizar: la Firma del Acta de la Independencia el 5 de julio de 1811 de Juan Lovera, la Batalla de Carabobo y la Batalla de Boyacá de Tovar y Tovar, la Batalla de Junín y la Batalla de Ayacucho de Herrera Toro, el Tríptico Bolivariano de Tito Salas, Venezuela recibiendo los símbolos del Escudo Nacional, de Centeno Vallenilla. Debe haber además muchas otras que ilustran a héroes de nuestra gesta emancipadora y una estupenda y valiosísima colección de retratos de nuestro Libertador. Debe haber, según mis registros ya desactualizados, una centena de piezas de arte, además de una nutrida biblioteca en la que destacan incluso incunables.
El Capitolio tiene enorme trascendencia histórica para los venezolanos. Fue declarado Patrimonio Nacional en 1997, en mi humilde juicio tardíamente. Nunca nadie ha logrado explicarme por qué no ocurrió antes.
Ingieren alimentos
No es tan lejana la época en la que no se hubiera permitido que los parlamentarios, los inconstitucionales constituyentes y los funcionarios comieran en los hemiciclos. Hoy engullen alimentos que destilan grasa y salsa como si estuvieran en un chiringuito cualquiera. No falta quien habla con la boca llena y de bolsas salen a relucir cuanta chuchería pueda uno imaginar. Criticó abiertamente que en las sesiones podamos observarlos mascando chicle, rumiando cual vacas. Y qué decir del espanto que produce el ver la colección de vasos y botellines de plástico que quedan esparcidos sobre escritorios y curules y como adorno del piso. Advierto que en el Capitolio hay una hermosa vajilla, sencilla y sin exageraciones, que cuenta (o contaba) con suficientes tazas para uso de los parlamentarios, así como los correspondientes vasos de cristal.
Protocolo en el vestir
Durante muchos años hubo un respeto enorme por el protocolo en el vestir, tanto para los empleados y visitantes, como para los representantes del pueblo. Años ha, las sesiones de cámara exigían a los caballeros el uso de traje y corbata. Y a las damas un apropiado atuendo. De allí que para aquellos parlamentarios que no contaren con un guardarropa indicado, florecieron en el centro tiendas y ventorrillos que ofrecían a precios módicos una amplia gama de "fluxes", a los cuales se les llamaba "puyaos" pues debían "puyarse" de una estantería alta valiéndose de un palo de escoba al cual en una punta se le había adosado un garfio o gancho. No fue sino hasta tiempos relativamente recientes cuando se permitió a las damas usar pantalones y sandalias, elementos de indumentaria femenina que lucían poco apropiados para la investidura del local y, por tanto, inadecuados para la altura republicana que allí debía privar. Con esta normativa en modo alguno se perseguía el fin de banalizar con modas y fruslerías los recintos sino, antes bien, respetar al pueblo allí representado. Hoy abundan quienes asisten a las sesiones -incluso las especiales y solemnes- trajeados de cualquier modo, hasta de franelillas, bluyines y chancletas, como si estuvieran en una tarde de gallera. Y abruma ver a los hombres con la cabeza cubierta con sombreros y gorras, lo cual es una violación a las más elementales normas de cortesía y respeto que marcan que los caballeros no debe tener jamás cobertura de sus cabezas cuando hállense bajo techo. A todos les debería repartir una copia del Manual de Carreño.
El comportamiento
Como estructura modela comportamiento, no puede sorprendernos que actúen en consonancia con sus lamentables atuendos. El tema, que puede sonar trivial (seguro me acusarán de "pequeña burguesa"), sin embargo no lo es. Algo desastroso ocurrió cuando los parlamentarios decidieron que las formas no importan. Y la crítica va para uno y otro bando. Baste verlos en las sesiones en pantalones arrugados, camisolas y franelas, chaquetas de malandro, gorras y sombreros más apropiados para reuniones a campo traviesa. Esto es un irrespeto al recinto, a la investidura de los cargos, a los ciudadanos a quienes se supone representan. Relajar el vestir habla de indisciplina y genera por consecuencia igual relajo del proceder, el verbo, la gestualidad y la labor. Aclaró que el Palacio Legislativo cuenta con un excelente aire acondicionado. Así que nada excusa ver a hombre y mujeres trajeados como quien atiende a un mercadillo.
Es bueno recordar que este país ha tenido parlamentarios con voz sensata, entereza, visión de país, notable discursiva y hasta con brillante sentido del humor. Debe existir todavía un archivo completo de todo lo que se ha dicho, debatido y discutido en el Parlamento. Ojalá en el afán de reescribir la historia, no les haya dado también por destruir esos legajos que condensan el accidentado tránsito de los venezolanos por la vida republicana.
Esa cúpula dorada que se avista desde casi cada esquina del centro de Caracas debería inspirar pluralismo, sensatez, decoro y talante democrático. Los diputados y también los inconstitucionales constituyentes deben entender que están ahí  para servir al pueblo, no para ser servidos. Su desempeño y conducta debe estar bajo constante escrutinio de nosotros los ciudadanos, los únicos e incontestables soberanos. Es evidente que algunos hoy atrincherados en el Palacio Federal Legislativo tienen los errores muy confundidos. Hay que corregirles. Llamarlos a capítulo. Exigirles modos acordes con ese espacio. Y hacerles entender que ese palacio es nuestro.
En este texto no me alcanza el espacio para narrar decenas de anécdotas divertidas o dolorosas que tuvieron como escenario ese palacio. Prometo obsequiarlas en próxima publicación.
[post_title] => Ese Palacio es Nuestro - Soledad Morillo Belloso [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => ese-palacio-soledad-morillo-belloso [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-11-28 17:32:51 [post_modified_gmt] => 2017-11-28 21:32:51 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=52546 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!