Somos los tercos – Lusi Carlos Diaz

publicado el 20/04/17 por Ana Forero en El espacio de mis amigos Etiquetas:,

Por: Luis Carlos Diaz

Somos los tercos, porque (1.) sabemos que tenemos derecho a tener derechos. Por eso no cedemos.

Los cambios sociales se impulsan cuando ese nivel de conciencia y dignidad escala dos niveles más. Es decir:

(2.) Ellos ya saben que sabemos. Nos lo niegan, nos ponen trabas, insisten en desconocer nuestra dignidad y nuestra libertad, de hecho no nos reconocen como humanos ni como ciudadanos, por eso celebran tirarnos al río-cloaca, le sonríen a las emboscadas o agradecen las muertes porque generan pánico e inmovilizan. Pero ya saben que sabemos y eso no nos lo quitan.

El tercer nivel es el inicio del Big Bang de los cambios sociales: (3) nosotros ya empezamos a saber que ellos saben que nosotros sabemos.

Eso empieza a ser poder. Muy suave, pero mueve gente y mueve ideas. Eso es actuar por nuestra cuenta y también sobre la base de sus errores, marcarles agenda, hacerles perder control de los castillos de naipe que construyeron. Es ser brisa que de pronto levanta, porque ya sabemos que ellos saben que esto que tenemos entre manos los supera, trasciende sus miserias. Huele a tierra mojada.

Decimos “democracia” y se nos llena la boca de aspiraciones y esperanzas, de deseos y significados que saben a mañana. Eso, queridos, es vanguardia.

En cambio el poder dice lo suyo y suena a una franquicia de nostalgias vencidas, de un ayer que intentan repetir porque le agarraron gusto, porque es cómodo tener la rienda y considerar súbditos a los sometidos, son un pasado al que le sacan algo de brillo ante la miseria que obtuvieron. Celebran el carnet del sometimiento porque condenaron a los suyos al control y la espera de migajas. Atacan el olor a tierra mojada porque no supieron sembrar.

Somos los tercos porque insistimos. Es nuestra naturaleza. Porque crecemos donde no se espera, porque no pedimos permiso sino que notificamos: somos, estamos, seguiremos.

¿Seguiremos?

Sí, porque sabemos que seguiremos.



WP_Post Object
(
    [ID] => 45616
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2017-04-20 09:29:55
    [post_date_gmt] => 2017-04-20 13:29:55
    [post_content] => 

Por: Luis Carlos Diaz

Somos los tercos, porque (1.) sabemos que tenemos derecho a tener derechos. Por eso no cedemos.

Los cambios sociales se impulsan cuando ese nivel de conciencia y dignidad escala dos niveles más. Es decir:

(2.) Ellos ya saben que sabemos. Nos lo niegan, nos ponen trabas, insisten en desconocer nuestra dignidad y nuestra libertad, de hecho no nos reconocen como humanos ni como ciudadanos, por eso celebran tirarnos al río-cloaca, le sonríen a las emboscadas o agradecen las muertes porque generan pánico e inmovilizan. Pero ya saben que sabemos y eso no nos lo quitan.

El tercer nivel es el inicio del Big Bang de los cambios sociales: (3) nosotros ya empezamos a saber que ellos saben que nosotros sabemos.

Eso empieza a ser poder. Muy suave, pero mueve gente y mueve ideas. Eso es actuar por nuestra cuenta y también sobre la base de sus errores, marcarles agenda, hacerles perder control de los castillos de naipe que construyeron. Es ser brisa que de pronto levanta, porque ya sabemos que ellos saben que esto que tenemos entre manos los supera, trasciende sus miserias. Huele a tierra mojada.

Decimos “democracia” y se nos llena la boca de aspiraciones y esperanzas, de deseos y significados que saben a mañana. Eso, queridos, es vanguardia.

En cambio el poder dice lo suyo y suena a una franquicia de nostalgias vencidas, de un ayer que intentan repetir porque le agarraron gusto, porque es cómodo tener la rienda y considerar súbditos a los sometidos, son un pasado al que le sacan algo de brillo ante la miseria que obtuvieron. Celebran el carnet del sometimiento porque condenaron a los suyos al control y la espera de migajas. Atacan el olor a tierra mojada porque no supieron sembrar.

Somos los tercos porque insistimos. Es nuestra naturaleza. Porque crecemos donde no se espera, porque no pedimos permiso sino que notificamos: somos, estamos, seguiremos.

¿Seguiremos?

Sí, porque sabemos que seguiremos.

[post_title] => Somos los tercos - Lusi Carlos Diaz [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => somos-los-tercos-lusi-carlos-diaz [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-04-20 09:29:55 [post_modified_gmt] => 2017-04-20 13:29:55 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=45616 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!