Cuestión de prioridades

publicado el 30/06/16 por José Angel Sánchez en Editoriales Etiquetas:, , ,

 

La foto en primera página de El Nuevo País es elocuente. La calle está sucia. Sucia porque las bolsas de basura están rotas y su contenido desperdigado ¿Por quién? ¿Por perros, gatos? No, por seres humanos, en su mayoría niños. Uno, inclusive, está de rodillas en el asflato. Buscando. ¿Qué buscan? Restos de comida. La basura está en la acera a las afueras de un local comercial. La foto fue tomada en la parroquia Candelaria, en Caracas. Gente desesperada buscando comida en la basura. Eso nunca se habia visto en la Venezuela de la modernidad, en la Venezuela de las ultimas décadas. Nunca se había llegado a un nivel de penuria y de pobreza tan grande, tan doloroso y humillante.

El Nacional publica hoy en su primera página una infografía terrible: “El salario mínimo solo cubre el 6% de la Cesta Alimentaria. Un Profesor universitario, instructor a tiempo completo, tiene un sueldo mensual de BsF. 29.980,72. Eso cubre apenas el 13% de su Canasta Básica. Es decir, para él poder cubrir la Canasta Básica de un mes tendría que trabajar 7 meses y medio. La situación se hace más complicada a medida que se baja de nivel. Un TSU nivel I de la administración pública, con un sueldo de BsF 16.641,44 apenas logra cubrir el 7% de la Canasta Básica. Necesitaría trabajar 13,6 meses para poder comprar la Canasta Básica de un mes. Un médico rural que gana 10.464 bolívares, solo logra cubrir el 4,6% de su Canasta Básica. Tendría que trabajar 21,6 meses para poderla comprar”.

¿Usted se ha dado cuenta del absurdo que implica esto? Usted está viviendo una situación demasiado cruel, ilógica, incomprensible: su salario mensual en realidad no es mensual, porque si acaso le alcanza para un par de días, y, en algunos casos más dramáticos aún, para unas cuantas horas, no más. Y hablamos de una Canasta Básica con productos regulados en bolívares que, escasamente, se consiguen. La realidad final es mucho más patética.

Explica Luis Vicente León: “La economía venezolana se ha venido dolarizando en la parte negativa, pues todos los productos se encuentran a precio de dólar negro. El incremento de los precios es espeluznante y la población termina consiguiendo los productos en los bachaqueros, en la economía informal o en las importaciones de contrabando que provienen desde Colombia. El precio del arroz en el mercado negro es de 2 dólares el kilo, a comparación del costo en un supermercado internacional donde no sobre pasa el dólar”.

Cuando usted lee este tipo de informaciones, entiende por qué se da esa penosísima circunstancia que retrata El Nuevo País en su fotografía de primera página.

Ahora, ante este drama mayúsculo, ¿qué piensa hacer el gobierno? Leo en la página de Unión Radio: “El presidente Maduro dice que la línea para el próximo semestre es la derrota del parlamento”.

Es decir, al presidente le importa nada… Le importa un comino… Le importa un pito el hambre de los venezolanos.



WP_Post Object
(
    [ID] => 38675
    [post_author] => 23
    [post_date] => 2016-06-30 10:39:59
    [post_date_gmt] => 2016-06-30 14:39:59
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/cuestion-de-prioridades[/sonido]

 

La foto en primera página de El Nuevo País es elocuente. La calle está sucia. Sucia porque las bolsas de basura están rotas y su contenido desperdigado ¿Por quién? ¿Por perros, gatos? No, por seres humanos, en su mayoría niños. Uno, inclusive, está de rodillas en el asflato. Buscando. ¿Qué buscan? Restos de comida. La basura está en la acera a las afueras de un local comercial. La foto fue tomada en la parroquia Candelaria, en Caracas. Gente desesperada buscando comida en la basura. Eso nunca se habia visto en la Venezuela de la modernidad, en la Venezuela de las ultimas décadas. Nunca se había llegado a un nivel de penuria y de pobreza tan grande, tan doloroso y humillante.

El Nacional publica hoy en su primera página una infografía terrible: “El salario mínimo solo cubre el 6% de la Cesta Alimentaria. Un Profesor universitario, instructor a tiempo completo, tiene un sueldo mensual de BsF. 29.980,72. Eso cubre apenas el 13% de su Canasta Básica. Es decir, para él poder cubrir la Canasta Básica de un mes tendría que trabajar 7 meses y medio. La situación se hace más complicada a medida que se baja de nivel. Un TSU nivel I de la administración pública, con un sueldo de BsF 16.641,44 apenas logra cubrir el 7% de la Canasta Básica. Necesitaría trabajar 13,6 meses para poder comprar la Canasta Básica de un mes. Un médico rural que gana 10.464 bolívares, solo logra cubrir el 4,6% de su Canasta Básica. Tendría que trabajar 21,6 meses para poderla comprar”.

¿Usted se ha dado cuenta del absurdo que implica esto? Usted está viviendo una situación demasiado cruel, ilógica, incomprensible: su salario mensual en realidad no es mensual, porque si acaso le alcanza para un par de días, y, en algunos casos más dramáticos aún, para unas cuantas horas, no más. Y hablamos de una Canasta Básica con productos regulados en bolívares que, escasamente, se consiguen. La realidad final es mucho más patética.

Explica Luis Vicente León: “La economía venezolana se ha venido dolarizando en la parte negativa, pues todos los productos se encuentran a precio de dólar negro. El incremento de los precios es espeluznante y la población termina consiguiendo los productos en los bachaqueros, en la economía informal o en las importaciones de contrabando que provienen desde Colombia. El precio del arroz en el mercado negro es de 2 dólares el kilo, a comparación del costo en un supermercado internacional donde no sobre pasa el dólar”.

Cuando usted lee este tipo de informaciones, entiende por qué se da esa penosísima circunstancia que retrata El Nuevo País en su fotografía de primera página.

Ahora, ante este drama mayúsculo, ¿qué piensa hacer el gobierno? Leo en la página de Unión Radio: “El presidente Maduro dice que la línea para el próximo semestre es la derrota del parlamento”.

Es decir, al presidente le importa nada… Le importa un comino… Le importa un pito el hambre de los venezolanos.

[post_title] => Cuestión de prioridades [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => cuestion-de-prioridades-3 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-06-30 11:53:40 [post_modified_gmt] => 2016-06-30 15:53:40 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=38675 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “Cuestión de prioridades”


zulmabermudez
30 junio, 2016 Responder

Que dolor da solo leer ese articulo, y es cierto no hay sueldo que aguante una canasta básica , se va al mercado y se gasta mas de lo que se tiene presupuestado y la comida dura un santiamén, pareciera que hasta el peso estuviera alterado, o es que el kilo no pesa un kilo. Productos básicos regulados a donde los consigues?? Ya ni una torta de casabe se puede comprar esta a 800bs , un bagazo de yuca que antes nadie comía solo los orientales y llaneros , ahora es oro liquido y ni hablar de los granos .
Aquí es todo contra todos , los que venden explotan al comprador como si ellos en algún momento no van a estar en el puesto del ser cliente .
Al tipo ese Nicolás Maduro no le importa un rábano lo que le pase a lo venezolanos ,ya que como colombiano que es no le duele esta patria ,por eso hay que salir de él . Será que el piensa eternizarse en Miraflores ??
En algún momento se te volteara la tortilla Nicolás, por que ya todo esta fuerte ,demasiado fuerte.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!