El baile y la muerte

publicado el 24/02/14 por Ana Forero en Editoriales Etiquetas:, , ,

  Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Supongo, entonces, que dos imágenes han de decir muchísimo más.

La primera: baila una pareja. Por la manera como bailan uno podría sospechar que no lo hacen con frecuencia, no bailan muy bien. Ella es pequeña, se cubre con una gorra y guarda distancia frente al hombre que la leva en el baile. Éste mira al piso, que no es un detalle que identifique a un buen bailador. Pero, en todo caso, parece que se divierten, se divierten muchísimo. Es una foto de felicidad. La foto que esta al lado es una foto de tristeza: se abre un pasillo entre personas para que pueda llegar un féretro cubierto con el Pabellón Nacional; hay mucho dolor en un momento luctuoso como este.

  ¿Por qué estas dos fotografías están juntas? Es lo que usted ha de preguntarse. ¿Por qué se compara el baile de una pareja con un entierro? ¿Es qué acaso están relacionadas? Sí, cruel, terriblemente relacionadas.

Zemanta Related Posts Thumbnail

  Ocurre que en ese féretro va una joven estudiante venezolana que falleció por perdigones disparados a quema ropa por la Guardia Nacional Bolivariana, siguiendo instrucciones del Gobierno del bailarín de la foto anterior. Es decir, el hombre que baila es Nicolás Maduro, su pareja es su señora esposa, conocida como la Primera Combatiente Cilia Flores. Pues bien, eso de combatiente alude a combate. Podemos entonces pensar que la joven que va en la foto de al lado, es una victima, una baja de esos combates. En todo caso, todo esto ocurrió en Valencia, en el estado Carabobo, donde el Gobernador Ameliach había llamado a un “contra ataque fulminante”, y nos había dicho que la orden la daría Diosdado Cabello, quien, hasta la fecha, ha permanecido muy callado.

  En otras palabras, las fotos nos dicen -con demasiada crueldad- que unos celebran y bailan, mientras una familia, por culpa de la misma pareja que baila, está de luto enterrando a un familiar. Esto ocurrió casi en simultáneo, en un país cargado de muertes, de torturas, de abusos e impunidad.

  El señor Maduro baila y está en una guachafita. Está desesperado por demostrar que todo en el país está normal, que no ha pasado ni pasa absolutamente nada. De allí esa indolencia inaceptable de montar una pachanga cuando los estudiantes están enterrando a sus muertos.

  En esta euforia, en esta desesperación por tapar la realidad, Maduro decretó que el 27 -este próximo jueves- sea un día no laborable para conmemorar los sucesos de hace 25 años en el Caracazo. Después viene el largo fin de semana por el Carnaval, así que usted entenderá que el viernes no tiene que decretarlo pero ya forma parte del Carnaval. Y Luego el miércoles de ceniza será 5 de marzo, con lo cual también a lo mejor es no laborable. Pareciera que el señor Maduro está desesperado por llegar a esa playita, a esa orillita, a esa arenita que supone el asueto carnestolento a ver si así se le calma el país. ¿Y si no se le calma señor Maduro? ¿Y si el país se indigna y le da la espalda a usted por burlarse de los venezolanos con esa bailadera? Porque hasta Oscar D’León, que vive de eso, dijo que: “en Carnaval no hay nada que celebrar y yo no voy a tocar con mi orquesta en Carnavales”.

  ¿Y si en Carnavales continúan las protestas? ¿Qué se va a inventar entonces?

  Es una pena, es una pena que este país tenga estos arrebatos de indolencia por parte de las autoridades, y tanto tanto dolor por parte de los ciudadanos.



WP_Post Object
(
    [ID] => 19170
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-02-24 15:47:11
    [post_date_gmt] => 2014-02-24 15:47:11
    [post_content] => [soundcloud id='136494522']

  Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Supongo, entonces, que dos imágenes han de decir muchísimo más.

La primera: baila una pareja. Por la manera como bailan uno podría sospechar que no lo hacen con frecuencia, no bailan muy bien. Ella es pequeña, se cubre con una gorra y guarda distancia frente al hombre que la leva en el baile. Éste mira al piso, que no es un detalle que identifique a un buen bailador. Pero, en todo caso, parece que se divierten, se divierten muchísimo. Es una foto de felicidad. La foto que esta al lado es una foto de tristeza: se abre un pasillo entre personas para que pueda llegar un féretro cubierto con el Pabellón Nacional; hay mucho dolor en un momento luctuoso como este.

  ¿Por qué estas dos fotografías están juntas? Es lo que usted ha de preguntarse. ¿Por qué se compara el baile de una pareja con un entierro? ¿Es qué acaso están relacionadas? Sí, cruel, terriblemente relacionadas.

Zemanta Related Posts Thumbnail

  Ocurre que en ese féretro va una joven estudiante venezolana que falleció por perdigones disparados a quema ropa por la Guardia Nacional Bolivariana, siguiendo instrucciones del Gobierno del bailarín de la foto anterior. Es decir, el hombre que baila es Nicolás Maduro, su pareja es su señora esposa, conocida como la Primera Combatiente Cilia Flores. Pues bien, eso de combatiente alude a combate. Podemos entonces pensar que la joven que va en la foto de al lado, es una victima, una baja de esos combates. En todo caso, todo esto ocurrió en Valencia, en el estado Carabobo, donde el Gobernador Ameliach había llamado a un “contra ataque fulminante”, y nos había dicho que la orden la daría Diosdado Cabello, quien, hasta la fecha, ha permanecido muy callado.

  En otras palabras, las fotos nos dicen -con demasiada crueldad- que unos celebran y bailan, mientras una familia, por culpa de la misma pareja que baila, está de luto enterrando a un familiar. Esto ocurrió casi en simultáneo, en un país cargado de muertes, de torturas, de abusos e impunidad.

  El señor Maduro baila y está en una guachafita. Está desesperado por demostrar que todo en el país está normal, que no ha pasado ni pasa absolutamente nada. De allí esa indolencia inaceptable de montar una pachanga cuando los estudiantes están enterrando a sus muertos.

  En esta euforia, en esta desesperación por tapar la realidad, Maduro decretó que el 27 -este próximo jueves- sea un día no laborable para conmemorar los sucesos de hace 25 años en el Caracazo. Después viene el largo fin de semana por el Carnaval, así que usted entenderá que el viernes no tiene que decretarlo pero ya forma parte del Carnaval. Y Luego el miércoles de ceniza será 5 de marzo, con lo cual también a lo mejor es no laborable. Pareciera que el señor Maduro está desesperado por llegar a esa playita, a esa orillita, a esa arenita que supone el asueto carnestolento a ver si así se le calma el país. ¿Y si no se le calma señor Maduro? ¿Y si el país se indigna y le da la espalda a usted por burlarse de los venezolanos con esa bailadera? Porque hasta Oscar D’León, que vive de eso, dijo que: “en Carnaval no hay nada que celebrar y yo no voy a tocar con mi orquesta en Carnavales”.

  ¿Y si en Carnavales continúan las protestas? ¿Qué se va a inventar entonces?

  Es una pena, es una pena que este país tenga estos arrebatos de indolencia por parte de las autoridades, y tanto tanto dolor por parte de los ciudadanos.

[post_title] => El baile y la muerte [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => el-baile-y-la-muerte [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-02-24 16:22:08 [post_modified_gmt] => 2014-02-24 16:22:08 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=19170 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 23 [filter] => raw )

23 Responses to “El baile y la muerte”


Nieve Rodriguez
24 febrero, 2014 Responder

que buen análisis Cesar, esta es una demostración mas de las improvisaciones a las que acude este gobierno para tratar de nublarle la conciencia, aun más, a un grupo de venezolanos que continúan bajo el influjo de esta mal llamada revolución, mientras que el resto del país siente la indignación de esta grosera burla por parte de un gobierno autista ante la crisis civil que se ha desatado…. pero con esto solo logran aumentar la presión a una olla que está a punto de estallar y por si ellos todavía no lo han notado con tanta represión y ataques han despertado en cada ciudadano un espíritu de fortaleza autentico, ha surgido el David que todos llevamos dentro, que a pesar de un despiadado Goliat se está armando con cuanta creatividad se le presenta según lo requiera la situación…..Venezuela y los venezolanos merecemos respeto..

leonidas duran
24 febrero, 2014 Responder

Muy acertado tu editorial cesar ,pienso que un presidente elegido con margen dudoso debiese dedicar su tiempo a acercarse a los descontentos y negociar una salida pacifica a la crisis .No terminan desde el alto gobierno de darse cuenta que la formula de chavez ya no resulta y la descalificacion y el mostrar desprecio por mas de la mitad del pais no los llevará a solucionar nada .dios bendiga a venezuela y a sus valientes caidos….

Lucía Mendoza
24 febrero, 2014 Responder

Excelente reflexión. Estoy de acuerdo que el país no está ni para bailar ni mucho menos para celebrar. Dejemos atrás esa etiqueta de frescura y que somos todo un “bochinche”. Es el momento de apoyarnos, de luchar, de ponernos serios en un asunto que nos duele. Por su parte, el gobierno debería pronunciarse y cesar el fuego. La violencia solo la usa aquel que se ha quedado sin argumentos. Dios proteja a todos los estudiantes de Venezuela.

alberto sojo
24 febrero, 2014 Responder

señor cesar rondon mis mas sinceros respetos, esta usted en lo cierto. que lamentable imagen de las dos caras de la moneda en la que esta sumida venezuela. mi pais, su pais, nuestro pais al que le debemos tanto. HAY QUE SEGUIR EN LA LUCHA. pero con inteligencia, sabiduria, razon, y loabilidad. Y no con mentiras, paños de aguas tibias y comprando la conciencia del venezolano, como lo ha hecho este gobierno convaleciente……..

beatriz gonzalez
24 febrero, 2014 Responder

Como siempre tan bien analizados todos tus comentarios, que nos enseñan a ver con más claridad las situaciones. No se puede entender como haya tanta gente que tiene tanto descaro para decir y hacer cosas que están tan alejadas del mas mínimo respeto por los demás.

Jesús Alberto Peña Romero
24 febrero, 2014 Responder

Estimado Cesar Rondón: Lamento que Paz se escriba con P de Perecer. Pidamos por nuestros hermanos caídos, y también por aquellos que están batallando en el furor del descontento. Al presidente pido cordura, sumar soluciones y restar omisiones.

Pedir cordura y sumar soluciones al gobierno actual es como pedirle a una serpiente que no te muerda

beatriz gonzalez
8 marzo, 2014 Responder

ciertamente; como pedir cordura a unos seres que solo piensan en sus propios intereses sin importarles a quien se llevan por delante, seria una tarea titanica solo pensar menos hacer que puedan cambiar su manera de pensar y actuar

Raul Sanz Machado
24 febrero, 2014 Responder

Lo mas detestable e irrespetuoso es que tras haber decretado 3 dias de duelo nacional por el Tio Simon, monta, simultaneamente un boche musical bailable frente a Miraflores. Entonces…?

Janios Perez
24 febrero, 2014 Responder

Es la mejor descripcion de la indolencia absurda que este presidentico tiene como conciencia, de la brutalidad con que analisa o mas bien no analisa la situacion del pais, y su propia situacion, aunque por otra parte parece un requisito para pertenecer al gobierno, pues vemos la misma actitud en personajes como jauja, varela, izarra, rodriguez y ultimamente muy poco en cabello (que mas se parece a caiman en boca e`caño). Y me perdonan aquellos pilitiquitos que dejo por fuera pero quizas no merecen ninguno de ellos aparecer en ninguna pagina donde aparesca el nombre de Cesar Miguel Rondon.

Lamentablemente en manos de quienes dejamos que cayera el país, hoy tenemos tristeza y dolor pero dios en su infinita misericordia nos cubrirá con su manto y con su espada de luz justicia y verdad divina alcanzara a los que hoy reprimen con tanta furia y causan tanto dolar a tanta familia. Ni un paso atrás vamos Venezuela unidos y junto adiós
todo poderoso saldremos de esta pesadilla que hoy vivimos

Jazmín Díaz-Barrios
25 febrero, 2014 Responder

Impecable! creo que resume el sentimiento de cada venezolano de bien

Laura E Ramirez
25 febrero, 2014 Responder

Estimados compatriotas: sin ánimo de banalizar, permítanme hacer una pregunta : no será que ellos, en su mundo denso y oscuro , “bailan los muertos”? De una crueldad ilimitada, los engendros del gobierno maltratan de todas las formas posibles a nuestro pais desde hace 15 años…No tenemos palabras que califiquen el horror de las imágenes y su juego perverso con el dolor . Eso debe tener una consecuencia que solo D´s podrá orientar…Mi más profunda manifestación de tristeza y solidaridad con mis hermanos venezolanos asesinados por este vil régimen y con sus familias.

Milagros Flores
25 febrero, 2014 Responder

Excelente análisis César Miguel, no podemos ser indolentes con los padecimietos ajenos y menos si se tiene responsabilidad por lo ocurrido. Totalmente una falta de valores. Nosotros los Venezolanos no somos así, ni le hemos ensenado eso a nuestros hijos. Ese senor no representa nuestro gentilicio.

Franklin Vallenilla
25 febrero, 2014 Responder

Con ese baile, Maduro escupe en la cara de todos los venezolanos. El cree que lo hace tan solo en el rostro de una mitad, la que lo adversa, pero se equivoca. La humillación es para todos. La provocación es para todos. Yo no sé los cubanos, pero los venezolanos no somos así. Incluso el difunto, jamás hubiese actuado con semejante desprecio.

OSCAR JOSE LEON
26 febrero, 2014 Responder

Excelente analisis y conclusion que ojala algun dia les llegue a estos sres representantes del gobierno en su cerebro y puedan retenerlo para que tengan la oportunidad de sentir lo que estamos sitiendo el resto de nuestros coterraneos

AIVI
26 febrero, 2014 Responder

=…(

Mi querido y siempre bien recordado Miguel, que gusto saber de ti, lastima que sea en estas condiciones, te felicito por ese comentario, pero mas bien creo que esta como Neron, tocando la lira cuando el pueblo arde. Cuando murió Chavez estabamos euforicos, sin embargo un amigo mio que conoces Carlos villalobos me comentó que seguramente la situacion en el pais se pondria peor, pues los sucesores simplemente son 100 por ciento mas ignorantes que el fallecido. Y asi fue. Abrazo solidario y cuenten con nuestro respaldo

Hildemar Mayorca
28 febrero, 2014 Responder

Debemos recapacitar y darnos cuenta de que ese exceso de festividades en un país que no tiene producción solo contribuye a sumirnos mas en la pobreza al atentar directamente contra los pocos empresarios que quedan, hacer que estos también se retiren y la dependencia de la población sea absolutamente del gobierno, así es mas fácil manejaros por un solo canal, lease burda imitación el régimen cubano.

luis aquiles besson diaz
28 febrero, 2014 Responder

Mis respetos César Miguel, espero que todo el que ha leído tu escrito sea capaz de reflexionar.

gloria
3 marzo, 2014 Responder

Definitivamente esta actitud demuestra lo poco que le importa el país y su gente. El amor que dice tener es hacia el dinero y el poder. Ya todos los venezolanos sabemos las reales intenciones eternizarse en el poder- Pero cuanto le ha costado. Todos despertamos y hoy valientemente junto a los estudiantes luchamos por la Venezuela que queremos para nuestros hijos y nietos-

MAGALI LEDEZMA RUGELES
3 marzo, 2014 Responder

Exelente, CESAR MIGUEL, en mayusculas, como lo mereces, no quedo nada por decir. VIVA VENEZUELA LIBRE.

mireya mercado
25 mayo, 2014 Responder

Solo los letreados, inteligentes y aquellos que amamos a nuestro país, pensamos así….

Dejar un comentario


error: Content is protected !!