El poder y la sonrisa de Tibisay

publicado el 2/07/15 por Ana Forero en Editoriales Etiquetas:, , , ,

   Según diversas culturas milenarias, la mujer es la responsable de todos los males, incluyendo, por supuesto, a la de la manzana aquella. Pero en tiempos más recientes, quizá las mujeres puedan ser las responsables de todos los bienes y de todas las soluciones. Esto lo comento porque hoy sorprenden unas fotografías, en primeras páginas de diarios tan disimiles como Vea y El Nacional, donde aparecen dos destacadas mujeres de la vida pólítica nacional, que jamás imaginamos pudieran compartir un momento de felicidad: Tibisay Lucena, presidenta del CNE e Isabel Carmona de Serra, presidenta de AD.

  En primer lugar, la señora Lucena sale sonriente y no le conocíamos la sonrisa. Una sonrisa llena, plena. Viste una franela que dice “Hay palabras que matan. Quien ama no maltrata” (seguro se perdió alguna palabra o alguna letra en los pliegues del cuerpo). La señora Carmona, por su parte, con la elegancia que la caracteriza. Las fotos fueron tomadas en un acto donde las mujeres celebraron la decisión del Consejo Nacional Electoral a propósito de la paridad de género: 50% y 50% o, si no es posible, 60% y 40%. La medida ha sido criticada desde varias posturas políticas, básicamente opositoras. Aunque la MUD ya ha dicho que puede enfrentar esta decisión. Pero se le interpretó con suspicacia porque la decisión la publica el CNE luego de que la MUD presentase los acuerdos de sus candidaturas. Entonces se consideró que la decisión era una trampa, una marramucia de última hora.

  Sin embargo, esta foto desmiente lo anterior. Esta foto le da una transcendencia increíble a la decisión. Parece una foto tomada en los tiempos de la republica civil, cuando la gente no hacía de las diferencias políticas razones de odio y de exterminio. Aquí la señora Carmona y la señora Lucena, sonrientes como nuca, celebran sin suspicacias ni resquemores. Y celebran, como dice el titular de El Nacional, “Unidas contra el machismo”.

  Ahora bien, dice la señora Lucena: “La MUD estaba al tanto de esto desde mayo”. La MUD responde que de ninguna manera. Pero después de la foto, que como tantas dice más que mil palabras, todos los argumentos parecen haber pasado a un segundo orden.

  Sin embargo, hay un detalle. La señora Carmona, además de celebrar, tomarse la foto y compartir, dijo que solicitaba que las elecciones al Parlatino se hiciesen de manera abierta y manejadas por el Consejo Nacional Electoral, como siempre han sido. Recordarán que fue Diosdado Cabello quien, desde la Asamblea Nacional, decidió que no, que la Asamblea –y sólo ella- designaría a estos diputados. Suponemos que ahora Lucena tendrá que consultar con Cabello. En definitiva, se ha demostrado hasta el cansancio, el CNE no es un poder autónomo, como debiera serlo por la Constitución, y Lucena siempre ha actuado como quien recibe órdenes superiores. ¿De quién son éstas, de Maduro, de Jorge Rodríguez, o serán más bien de Cabello? Pareciera que, últimamente, todos los caminos del poder conducen a la figura del Presidente de la Asamblea Nacional. Quizá eso explique, por ejemplo, el gran titular de El Nuevo País:Diosdado debe detener la ruina. El remate de los activos nacionales, el aumento de la hipoteca y la deuda requieren una decisión patriótica del partido de gobierno para impedir que sea total y por varias generaciones la ruina de los venezolanos.”

  Pareciera que, después de haberse reunido con Thomas Shannon en Haití, y de tantas otras supuestas reuniones de las cuales hay más rumores que certezas, a lo mejor ya, tanto en el exterior como en el interior, se entiende que quien está mandando, en realidad, es Cabello. Entonces que Cabello resuelva.

 



WP_Post Object
(
    [ID] => 30357
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2015-07-02 10:31:17
    [post_date_gmt] => 2015-07-02 15:01:17
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/el-poder-y-la-sonrisa-de-tibisay[/sonido]

   Según diversas culturas milenarias, la mujer es la responsable de todos los males, incluyendo, por supuesto, a la de la manzana aquella. Pero en tiempos más recientes, quizá las mujeres puedan ser las responsables de todos los bienes y de todas las soluciones. Esto lo comento porque hoy sorprenden unas fotografías, en primeras páginas de diarios tan disimiles como Vea y El Nacional, donde aparecen dos destacadas mujeres de la vida pólítica nacional, que jamás imaginamos pudieran compartir un momento de felicidad: Tibisay Lucena, presidenta del CNE e Isabel Carmona de Serra, presidenta de AD.

  En primer lugar, la señora Lucena sale sonriente y no le conocíamos la sonrisa. Una sonrisa llena, plena. Viste una franela que dice “Hay palabras que matan. Quien ama no maltrata” (seguro se perdió alguna palabra o alguna letra en los pliegues del cuerpo). La señora Carmona, por su parte, con la elegancia que la caracteriza. Las fotos fueron tomadas en un acto donde las mujeres celebraron la decisión del Consejo Nacional Electoral a propósito de la paridad de género: 50% y 50% o, si no es posible, 60% y 40%. La medida ha sido criticada desde varias posturas políticas, básicamente opositoras. Aunque la MUD ya ha dicho que puede enfrentar esta decisión. Pero se le interpretó con suspicacia porque la decisión la publica el CNE luego de que la MUD presentase los acuerdos de sus candidaturas. Entonces se consideró que la decisión era una trampa, una marramucia de última hora.

  Sin embargo, esta foto desmiente lo anterior. Esta foto le da una transcendencia increíble a la decisión. Parece una foto tomada en los tiempos de la republica civil, cuando la gente no hacía de las diferencias políticas razones de odio y de exterminio. Aquí la señora Carmona y la señora Lucena, sonrientes como nuca, celebran sin suspicacias ni resquemores. Y celebran, como dice el titular de El Nacional, “Unidas contra el machismo”.

  Ahora bien, dice la señora Lucena: “La MUD estaba al tanto de esto desde mayo”. La MUD responde que de ninguna manera. Pero después de la foto, que como tantas dice más que mil palabras, todos los argumentos parecen haber pasado a un segundo orden.

  Sin embargo, hay un detalle. La señora Carmona, además de celebrar, tomarse la foto y compartir, dijo que solicitaba que las elecciones al Parlatino se hiciesen de manera abierta y manejadas por el Consejo Nacional Electoral, como siempre han sido. Recordarán que fue Diosdado Cabello quien, desde la Asamblea Nacional, decidió que no, que la Asamblea –y sólo ella- designaría a estos diputados. Suponemos que ahora Lucena tendrá que consultar con Cabello. En definitiva, se ha demostrado hasta el cansancio, el CNE no es un poder autónomo, como debiera serlo por la Constitución, y Lucena siempre ha actuado como quien recibe órdenes superiores. ¿De quién son éstas, de Maduro, de Jorge Rodríguez, o serán más bien de Cabello? Pareciera que, últimamente, todos los caminos del poder conducen a la figura del Presidente de la Asamblea Nacional. Quizá eso explique, por ejemplo, el gran titular de El Nuevo País:Diosdado debe detener la ruina. El remate de los activos nacionales, el aumento de la hipoteca y la deuda requieren una decisión patriótica del partido de gobierno para impedir que sea total y por varias generaciones la ruina de los venezolanos.”

  Pareciera que, después de haberse reunido con Thomas Shannon en Haití, y de tantas otras supuestas reuniones de las cuales hay más rumores que certezas, a lo mejor ya, tanto en el exterior como en el interior, se entiende que quien está mandando, en realidad, es Cabello. Entonces que Cabello resuelva.

  [post_title] => El poder y la sonrisa de Tibisay [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => el-poder-y-la-sonrisa-de-tibisay [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-07-02 10:31:17 [post_modified_gmt] => 2015-07-02 15:01:17 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=30357 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 3 [filter] => raw )

3 Responses to “El poder y la sonrisa de Tibisay”


Carlos Garcia
2 julio, 2015 Responder

Bueno Cesar aca no estamos seguro de quien manda a quien, si es Diosdado, Fidel, Cilia, pero de lo que si estamos seguros es que Nicolas no sabe mandar.

Jesus mora
2 julio, 2015 Responder

Si los del gobierno salen ahora diciendo que es 60 y 40. Lo que hay que hacer es postular de suplente los que están ahora por consenso y luego que vayan renunciando y que quede el suplente. Para malandros , malandros y medio

Gustavo Antonio Fonseca Ibarra
3 julio, 2015 Responder

Carámba Cesar,la radicalización ha hecho mella,ver a Tibi en esa actitud, deja un sabor de esos que al paladar son dulces y al tragarlos son amargos como la retama¡¡¡

Dejar un comentario


error: Content is protected !!