La charada y otras desgracias

publicado el 28/08/12 por Laura Rodriguez en Editoriales Etiquetas:, , , , ,

Play la-charada-y-otras-desgracias

  “El Show debe continuar”, “La Función debe continuar” o “El espectáculo debe continuar”.  No estoy seguro de cuál fue la expresión que utilizó el Presidente de la República,  pero está claro que algo debe continuar, digamos, la charada debe continuar. Uno siente que está frente a una de esas viejas comedias, viejas peliculitas astracanes, al estilo de “Los tres chiflados”, donde uno decía una cosa, otro decía otra y luego venía Curly, el gordito, y le metía los dedos en el ojo a Moe, en fin…

  Sería de reírse si no fuera una tragedia con muchos muertos y un candelero que todavía no se extingue.

  A ver. Primeras noticias del día sábado en la mañana. Dice el señor Rafael Ramírez, Presidente de PDVSA, Ministro de Energía y Petróleo: “En dos días estará Amuay plenamente operativa y todo resuelto”. Dos días se cumplían ayer en la mañana. Ayer estalló un tercer tanque. La situación no sólo no se pudo resolver, sino que viene un tercer tanque y arde en llamas.

  ¿Qué queremos destacar con esto?

  Pues que la declaración original del señor Rafael Ramírez, fue absolutamente irresponsable. No tenía manera alguna de poder predecir lo que iba a ocurrir. Es una situación muy grave, difícil, complicada. Pero  el Ministro tenía que dar una respuesta “política”. Decir que en “dos días todo estaría bajo control” era una respuesta política. En definitiva, él no es un técnico que está manejando una empresa técnica, él es un dirigente político. No nos olvidemos que, estando en Ciudad Guayana, en la polémica cadena del lunes de la semana pasada, el Presidente de la República le ratificó por seis años más en su cargo y Ramírez, al asumir, ratificó el carácter político de la empresa PDVSA, el rol fundamental que tiene PDVSA en la revolución. Siendo así, es muy difícil que no esté politizada cualquier discusión que tenga que ver con PDVSA, aún inclusive en la tragedia.

  Pero vayamos con la charada. El señor Ramírez dice “que no es posible que los vecinos hayan olido la fuga de gas”. El Presidente de la República en Amuay, hablando como si fuese un gran ingeniero petrolero, dijo de manera tajante, se lo dijo a la periodista colombiana, “que era imposible que hubiera una fuga de gas”.

  Es impresionante como se ha empezado a tragar las palabras porque ahora resulta que “sí hubo una fuga de gas”. Claro, Rafael Ramírez dice “que no fue días antes, sino que fue horas antes”. Pero, de “no hubo fuga de gas” a “sí hubo”…

  El Diario La Verdad, hoy en Maracaibo, titula: “PDVSA ‘olfateó’ el riesgo el viernes”. Once horas antes de la explosión una comisión de la petrolera advirtió a la empresa Puramin que debía desalojar la sede, ubicada a pocos metros de Amuay. Había acumulación de gas metano.

  Ramírez dice: “la fuga se detectó a las ocho de la noche”.  Al paso en que va el Ministro Ramírez, ya terminará reconociendo que no fue a las ocho, fue a las ocho de la mañana. En fin…

  Sigamos con la imagen de la charada. A ver. Dice la señora Luisa Ortega Díaz “no hay desaparecidos”.  El Nacional, hoy nos trae la fotografía de una joven muy angustiada, que muestra la foto, a su vez, de su hermanita de 15 años desaparecida. El Jefe del CORE 3 de la Guardia Nacional dice “hay tres militares desaparecidos”.

  ¿Cómo la señora Fiscal va a decir que no hay desaparecidos de manera tan tajante?

  Pero lo más absurdo es lo que leo ahora en la primera página del diario El Universal: Los funcionarios gubernamentales ofrecieron balances dispares de la tragedia ocurrida en Falcón.

  Por un lado, la gobernadora de la entidad, Stella Lugo de Montilla, aseguró ayer que la cifra de muertos debido a la explosión de tras tanques de gas ascendía a 48; pero por el otro, en rueda de prensa, la Fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, indicó que el número de víctimas seguía en 41.

  En horas de la noche, la mandataria falconiana se retractó e informó que “son 39 los fallecidos en la tragedia ocurrida el sábado”.

  Que manera tan vil de jugar con la dignidad humana. Caímos en lo peor, en lo macabro, en el regateo de la muerte… ¡Dios!.

   Mientras, se pide una investigación seria y profunda. Recordarán, el Presidente de la República había dicho que el SEBIN, la DIM, los organismos de seguridad iban a hacer la investigación. Llamó la atención que no hubiese convocado a los expertos, pues, la gente del sindicato quiere estar allí, los expertos petroleros quieren estar allí.

  Pero hay algo cierto, quienes sí va a hacer una investigación muy seria son las empresas aseguradoras, evidentemente.

  Humberto Calderón Berti dijo en unas declaraciones destacadas por la Agencia Venezolana de Noticias: “…Se debe investigar muy bien los hechos al presentarlos ante la compañía de seguros, que va a tener que determinar que lo que sucedió allí no fue por error humano. Si lo hace, reconstruir esa zona va a salir muy caro. Y no va a salir del bolsillo de Rafael Ramírez”.

  En otras palabras,  ¿qué ocurre?

  Si las aseguradoras descubren que hubo negligencia, falta de mantenimiento, esto y lo otro, no pagan. Tan sencillo como eso. Si no pagan ellas, ¿quién paga?

  Mientras, evidentemente, el show, el espectáculo, la función, la charada, debe continuar.



WP_Post Object
(
    [ID] => 5220
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2012-08-28 17:04:06
    [post_date_gmt] => 2012-08-28 17:04:06
    [post_content] => [vc_separator] [mp3t play="Play" track="[email protected]"] [vc_separator]

  “El Show debe continuar”, “La Función debe continuar” o “El espectáculo debe continuar”.  No estoy seguro de cuál fue la expresión que utilizó el Presidente de la República,  pero está claro que algo debe continuar, digamos, la charada debe continuar. Uno siente que está frente a una de esas viejas comedias, viejas peliculitas astracanes, al estilo de “Los tres chiflados”, donde uno decía una cosa, otro decía otra y luego venía Curly, el gordito, y le metía los dedos en el ojo a Moe, en fin…

  Sería de reírse si no fuera una tragedia con muchos muertos y un candelero que todavía no se extingue.

  A ver. Primeras noticias del día sábado en la mañana. Dice el señor Rafael Ramírez, Presidente de PDVSA, Ministro de Energía y Petróleo: “En dos días estará Amuay plenamente operativa y todo resuelto”. Dos días se cumplían ayer en la mañana. Ayer estalló un tercer tanque. La situación no sólo no se pudo resolver, sino que viene un tercer tanque y arde en llamas.

  ¿Qué queremos destacar con esto?

  Pues que la declaración original del señor Rafael Ramírez, fue absolutamente irresponsable. No tenía manera alguna de poder predecir lo que iba a ocurrir. Es una situación muy grave, difícil, complicada. Pero  el Ministro tenía que dar una respuesta “política”. Decir que en “dos días todo estaría bajo control” era una respuesta política. En definitiva, él no es un técnico que está manejando una empresa técnica, él es un dirigente político. No nos olvidemos que, estando en Ciudad Guayana, en la polémica cadena del lunes de la semana pasada, el Presidente de la República le ratificó por seis años más en su cargo y Ramírez, al asumir, ratificó el carácter político de la empresa PDVSA, el rol fundamental que tiene PDVSA en la revolución. Siendo así, es muy difícil que no esté politizada cualquier discusión que tenga que ver con PDVSA, aún inclusive en la tragedia.

  Pero vayamos con la charada. El señor Ramírez dice “que no es posible que los vecinos hayan olido la fuga de gas”. El Presidente de la República en Amuay, hablando como si fuese un gran ingeniero petrolero, dijo de manera tajante, se lo dijo a la periodista colombiana, “que era imposible que hubiera una fuga de gas”.

  Es impresionante como se ha empezado a tragar las palabras porque ahora resulta que “sí hubo una fuga de gas”. Claro, Rafael Ramírez dice “que no fue días antes, sino que fue horas antes”. Pero, de “no hubo fuga de gas” a “sí hubo”…

  El Diario La Verdad, hoy en Maracaibo, titula: “PDVSA ‘olfateó’ el riesgo el viernes”. Once horas antes de la explosión una comisión de la petrolera advirtió a la empresa Puramin que debía desalojar la sede, ubicada a pocos metros de Amuay. Había acumulación de gas metano.

  Ramírez dice: “la fuga se detectó a las ocho de la noche”.  Al paso en que va el Ministro Ramírez, ya terminará reconociendo que no fue a las ocho, fue a las ocho de la mañana. En fin…

  Sigamos con la imagen de la charada. A ver. Dice la señora Luisa Ortega Díaz “no hay desaparecidos”.  El Nacional, hoy nos trae la fotografía de una joven muy angustiada, que muestra la foto, a su vez, de su hermanita de 15 años desaparecida. El Jefe del CORE 3 de la Guardia Nacional dice “hay tres militares desaparecidos”.

  ¿Cómo la señora Fiscal va a decir que no hay desaparecidos de manera tan tajante?

  Pero lo más absurdo es lo que leo ahora en la primera página del diario El Universal: Los funcionarios gubernamentales ofrecieron balances dispares de la tragedia ocurrida en Falcón.

  Por un lado, la gobernadora de la entidad, Stella Lugo de Montilla, aseguró ayer que la cifra de muertos debido a la explosión de tras tanques de gas ascendía a 48; pero por el otro, en rueda de prensa, la Fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, indicó que el número de víctimas seguía en 41.

  En horas de la noche, la mandataria falconiana se retractó e informó que “son 39 los fallecidos en la tragedia ocurrida el sábado”.

  Que manera tan vil de jugar con la dignidad humana. Caímos en lo peor, en lo macabro, en el regateo de la muerte… ¡Dios!.

   Mientras, se pide una investigación seria y profunda. Recordarán, el Presidente de la República había dicho que el SEBIN, la DIM, los organismos de seguridad iban a hacer la investigación. Llamó la atención que no hubiese convocado a los expertos, pues, la gente del sindicato quiere estar allí, los expertos petroleros quieren estar allí.

  Pero hay algo cierto, quienes sí va a hacer una investigación muy seria son las empresas aseguradoras, evidentemente.

  Humberto Calderón Berti dijo en unas declaraciones destacadas por la Agencia Venezolana de Noticias: “…Se debe investigar muy bien los hechos al presentarlos ante la compañía de seguros, que va a tener que determinar que lo que sucedió allí no fue por error humano. Si lo hace, reconstruir esa zona va a salir muy caro. Y no va a salir del bolsillo de Rafael Ramírez”.

  En otras palabras,  ¿qué ocurre?

  Si las aseguradoras descubren que hubo negligencia, falta de mantenimiento, esto y lo otro, no pagan. Tan sencillo como eso. Si no pagan ellas, ¿quién paga?

  Mientras, evidentemente, el show, el espectáculo, la función, la charada, debe continuar.

[post_title] => La charada y otras desgracias [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => la-charada-y-otras-desgracias [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2012-08-28 17:04:06 [post_modified_gmt] => 2012-08-28 17:04:06 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=5220 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 2 [filter] => raw )

2 Responses to “La charada y otras desgracias”


Zacarias Betancourt
28 agosto, 2012 Responder

es la realidad de un pais en ruina, este gobierno entró con un desatre de agua como fué lo de vargas y saldrá con un desatre de fuego como es lo de amuay

Mariebe Calderón Rodríguez
29 agosto, 2012 Responder

Al ser añadido el detalle de las aseguradoras, observaremos realmente el verdadero cuento de esta trágica situación, claro está que existe la posibilidad que el informe correspondiente sea silenciado, y me temo que eso pueda ocurrir.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!