La corrupción la corrupción la corrupción

publicado el 26/06/14 por Laura Rodriguez en Editoriales Etiquetas:, , , , , , ,


 

  Primero Giordani, luego Héctor Navarro. Y tras Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio, Víctor Álvarez y tantos otros que la situación se está complicando seriamente, esto está pasando ya de morado a oscuro. Según Tal Cual: “Además de Jorge Giordani, Vanessa Davies y el propio Navarro, hay un grupo de “radicalistas” que estiman necesario rescatar la tolda -es decir el partido- pues advierten que han perdido parte de los objetivos trazados por el difunto Chávez. Entre los disidentes se inscriben: Rodrigo cabezas, Fernando Soto Rojas, Ana Elisa Osorio, Freddy Bernal y otrora figuras claves del chavismo.”

  Héctor Navarro en su carta se preguntaba: ¿Es que no va haber respuesta a las preguntas de Giordani? Ayer Nicolás Maduro, en un acto en Aragua, decidió responder. Peor no respondió en absoluto a las denuncias de Giordani, lo que hizo fue amenazar. Pareciera que Maduro solo amenaza, sean de oposición o sean oficialistas, ante cualquier interrogante, ante cualquier duda, su reacción es siempre la amenaza. Le citan en Versión Final, de Maracaibo: “Voy a quitarle la careta a los trasnochados de izquierda”. Diario 2001: “Por algo me dejo Chávez aquí”. Es decir, es incuestionable que yo esté en este sitio. Y, de paso, acusó de “izquierda trasnochada” a todos aquellos que le quieren dirigir. Dijo que en algún momento va a decir sus verdades. ¿Cuándo? ¿Qué está esperando para decirlas? Y si no dijo sus verdades ayer, ¿qué es lo que va a decir mientras tanto? ¿Mentiras?

  Por lo pronto, la situación empieza a complicarse de una manera realmente grave. ¿Por qué? Porque ya el acento está yendo al tema de la corrupción. Gran titular en El Carabobeño: “Los corruptos son los grandes traidores de la revolución, la ex Ministra Ana Elisa Osorio manifestó su apoyo a Héctor Navarro. Maduro no justifico a quien anda sacando cartas para destruir al movimiento.”

  ¿Por qué no sabemos a estas alturas quiénes le birlaron a la patria 20 mil millones de dólares con empresas de maletín en Cadivi? ¿Por qué no lo sabemos? ¿Por qué la investigación del diputado Sanguino no ha arrojado resultados que sean públicos? ¿Quiénes son esas personas? ¿Por qué el régimen de alguna manera las protege? Y digo las protege porque no ha dicho absolutamente nada al respecto.

  Ante esta situación, ¿Maduro sólo va a exigir lealtad y silencio?

  El editorial de Tal Cual dice: “La corrupción existente fue una de la excusas, la principal, que dieron para justificar el golpe de Estado de febrero de 1992. Luego de llegar al poder y que los colocaran donde “haiga”, se demostró que las fibras morales de las que presumían eran mucho más endebles de lo que pregonaban. La revolución devino en una gigantesca corrupción, a juzgar por todo lo que se ha dicho recientemente.”

  La corrupción del año 1992 es una tontería al lado de esta corrupción que estamos viviendo en la actualidad. Ya sabemos cómo terminó el asunto en 1992. La pregunta es ¿cómo terminará ahora en este 2014?



WP_Post Object
(
    [ID] => 22621
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2014-06-26 11:16:15
    [post_date_gmt] => 2014-06-26 15:46:15
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/la-corrupcion-la-corrupcion-la-corrupcion[/sonido] 
 

  Primero Giordani, luego Héctor Navarro. Y tras Héctor Navarro, Ana Elisa Osorio, Víctor Álvarez y tantos otros que la situación se está complicando seriamente, esto está pasando ya de morado a oscuro. Según Tal Cual: “Además de Jorge Giordani, Vanessa Davies y el propio Navarro, hay un grupo de “radicalistas” que estiman necesario rescatar la tolda -es decir el partido- pues advierten que han perdido parte de los objetivos trazados por el difunto Chávez. Entre los disidentes se inscriben: Rodrigo cabezas, Fernando Soto Rojas, Ana Elisa Osorio, Freddy Bernal y otrora figuras claves del chavismo.”

  Héctor Navarro en su carta se preguntaba: ¿Es que no va haber respuesta a las preguntas de Giordani? Ayer Nicolás Maduro, en un acto en Aragua, decidió responder. Peor no respondió en absoluto a las denuncias de Giordani, lo que hizo fue amenazar. Pareciera que Maduro solo amenaza, sean de oposición o sean oficialistas, ante cualquier interrogante, ante cualquier duda, su reacción es siempre la amenaza. Le citan en Versión Final, de Maracaibo: “Voy a quitarle la careta a los trasnochados de izquierda”. Diario 2001: “Por algo me dejo Chávez aquí”. Es decir, es incuestionable que yo esté en este sitio. Y, de paso, acusó de “izquierda trasnochada” a todos aquellos que le quieren dirigir. Dijo que en algún momento va a decir sus verdades. ¿Cuándo? ¿Qué está esperando para decirlas? Y si no dijo sus verdades ayer, ¿qué es lo que va a decir mientras tanto? ¿Mentiras?

  Por lo pronto, la situación empieza a complicarse de una manera realmente grave. ¿Por qué? Porque ya el acento está yendo al tema de la corrupción. Gran titular en El Carabobeño: “Los corruptos son los grandes traidores de la revolución, la ex Ministra Ana Elisa Osorio manifestó su apoyo a Héctor Navarro. Maduro no justifico a quien anda sacando cartas para destruir al movimiento.”

  ¿Por qué no sabemos a estas alturas quiénes le birlaron a la patria 20 mil millones de dólares con empresas de maletín en Cadivi? ¿Por qué no lo sabemos? ¿Por qué la investigación del diputado Sanguino no ha arrojado resultados que sean públicos? ¿Quiénes son esas personas? ¿Por qué el régimen de alguna manera las protege? Y digo las protege porque no ha dicho absolutamente nada al respecto.

  Ante esta situación, ¿Maduro sólo va a exigir lealtad y silencio?

  El editorial de Tal Cual dice: “La corrupción existente fue una de la excusas, la principal, que dieron para justificar el golpe de Estado de febrero de 1992. Luego de llegar al poder y que los colocaran donde “haiga”, se demostró que las fibras morales de las que presumían eran mucho más endebles de lo que pregonaban. La revolución devino en una gigantesca corrupción, a juzgar por todo lo que se ha dicho recientemente.”

  La corrupción del año 1992 es una tontería al lado de esta corrupción que estamos viviendo en la actualidad. Ya sabemos cómo terminó el asunto en 1992. La pregunta es ¿cómo terminará ahora en este 2014?

[post_title] => La corrupción la corrupción la corrupción [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => la-corrupcion-la-corrupcion-la-corrupcion [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-06-26 11:16:15 [post_modified_gmt] => 2014-06-26 15:46:15 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=22621 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!