La pelota

publicado el 11/10/12 por Laura Rodriguez en Editoriales Etiquetas:, , , ,

Play la-pelota

  ¡Gracias a Dios existe el beisbol venezolano! Tenemos el beisbol de grandes ligas que es, por supuesto, el mejor del mundo, la meta es llegar allí, ser un “grande liga”, un big leaguer. Pero todo pasa por el beisbol venezolano, como le decimos acá “la pelota”. Tantos deportes que usan una pelota, el fútbol, el baloncesto, el tenis, pero “La Pelota” para los venezolanos es sólo la pelota de beisbol.

  Luego de un proceso largo, tortuoso, difícil, extenuante, como lo supuso la campaña electoral que finalizó el pasado domingo; luego de todo ese tiempo de asperezas, recriminaciones, desplantes, reclamos, insultos, ofensas, agresiones hondas, viles, inaceptables, nos llega ese oasis único que para los venezolanos es el beisbol. Allí en las tribunas del estadio, todos somos -¡por fin!- un solo país, la misma gente. La diferencia está en el equipo al cual le vamos, pero son diferencias tan absolutamente cordiales, que usted ve hasta las parejitas de novios en el estadio, ella con la camisa del Magallanes (no entiendo porqué) y él con la camisa de los Leones, y van agarraditos de la mano y  se hacen carantoñas.

  Usted llega al estadio, no conoce al que está sentado delante, no conoce al que está sentado detrás, pero si somos, por ejemplo, todos caraquistas, la primera jugada, la primera atrapada importante, el primer hit, uno se levanta choca las palmas con el de adelante, choca las palmas con el de atrás y durante nueve innings formamos una camaradería única, como si fuéramos hermanos, amigos de toda la vida; y ni siquiera al final nos hemos preguntado el nombre. Eso es el beisbol para nosotros. Es el terreno de la paz, de la neutralidad. Todo depende de una pelotita. Una pelota que un pitcher desalmado lanza a más de noventa millas, a la cual le responde un bateador corajudo y la manda lejísimo, ojalá y la bote del parque.

  Hoy volvemos a ser felices todos, como el país que deberíamos ser siempre con o sin beisbol.



WP_Post Object
(
    [ID] => 6426
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2012-10-11 17:44:49
    [post_date_gmt] => 2012-10-11 17:44:49
    [post_content] => [vc_separator] [mp3t play="Play" track="[email protected]"] [vc_separator]

  ¡Gracias a Dios existe el beisbol venezolano! Tenemos el beisbol de grandes ligas que es, por supuesto, el mejor del mundo, la meta es llegar allí, ser un “grande liga”, un big leaguer. Pero todo pasa por el beisbol venezolano, como le decimos acá “la pelota”. Tantos deportes que usan una pelota, el fútbol, el baloncesto, el tenis, pero “La Pelota” para los venezolanos es sólo la pelota de beisbol.

  Luego de un proceso largo, tortuoso, difícil, extenuante, como lo supuso la campaña electoral que finalizó el pasado domingo; luego de todo ese tiempo de asperezas, recriminaciones, desplantes, reclamos, insultos, ofensas, agresiones hondas, viles, inaceptables, nos llega ese oasis único que para los venezolanos es el beisbol. Allí en las tribunas del estadio, todos somos -¡por fin!- un solo país, la misma gente. La diferencia está en el equipo al cual le vamos, pero son diferencias tan absolutamente cordiales, que usted ve hasta las parejitas de novios en el estadio, ella con la camisa del Magallanes (no entiendo porqué) y él con la camisa de los Leones, y van agarraditos de la mano y  se hacen carantoñas.

  Usted llega al estadio, no conoce al que está sentado delante, no conoce al que está sentado detrás, pero si somos, por ejemplo, todos caraquistas, la primera jugada, la primera atrapada importante, el primer hit, uno se levanta choca las palmas con el de adelante, choca las palmas con el de atrás y durante nueve innings formamos una camaradería única, como si fuéramos hermanos, amigos de toda la vida; y ni siquiera al final nos hemos preguntado el nombre. Eso es el beisbol para nosotros. Es el terreno de la paz, de la neutralidad. Todo depende de una pelotita. Una pelota que un pitcher desalmado lanza a más de noventa millas, a la cual le responde un bateador corajudo y la manda lejísimo, ojalá y la bote del parque.

  Hoy volvemos a ser felices todos, como el país que deberíamos ser siempre con o sin beisbol.

[post_title] => La pelota [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => la-pelota [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2012-10-11 17:44:49 [post_modified_gmt] => 2012-10-11 17:44:49 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=6426 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “La pelota”


Toty Saavedra
13 octubre, 2012 Responder

Definitivamente nada como el beisbol, otra temporada mas confiando que nuestro equipo pase Diciembre y no desaparezca con las hallacas (eso solo le tiene que pasar al magallanes). Feliz inicio de temporada. y el 16/12 a votarrr

Dejar un comentario


error: Content is protected !!