Lo mismo, pero peor

publicado el 6/12/12 por Laura Rodriguez en Editoriales Etiquetas:, ,

Play lo-mismo-pero-peor

  Uno sale del país por unos cuantos días, por razones de trabajo, y al regreso hay dos impresiones que se mezclan y confunden. Uno: notar, por ejemplo, como las cosas se agravan, empeoran. Como la ciudad, por ejemplo, logra estar cada día más sucia, más inmunda. Como lo había definido John D. Anderson, cuando estuvo acá en el programa, “la sensación es mugrienta.”

  La otra: así como por un lado uno siente que algunas cosas se agravan, otras sencillamente no cambian. Reparaba en el último editorial que había hecho el pasado jueves, 29 de noviembre, y éste versaba sobre el secretismo en torno a la salud del Presidente de la República. Recordarán: se esperaba que el Presidente asistiese a los actos del 27 de noviembre en Maracay y no sólo no asistió sino que partió a Cuba, aparentemente de emergencia, y poco se ha sabido de su salud hasta el día de hoy.

  Cuando uno abre de nuevo los diarios, en esta mañana del miércoles 6 de diciembrte, esa sigue siendo la incertidumbre. Gran titular en El Nacional: “Mercosur espera información sobre la asistencia de Chávez.” La gran incógnita es la participación del mandatario. El diario oficialista Vea no dice absolutamente nada, pero en el diario Tal Cual: “Dimes y diretes sobre la asistencia de Chávez a Brasil.” En Miraflores sigue el hermetismo sobre el posible viaje del Presidente. Están a la espera de la confirmación. En Brasil manejan que el venezolano asistirá, pero admiten que esa información es anterior al nuevo tratamiento en Cuba -es decir, información que ya no tiene ninguna vigencia-. Otros diplomáticos manejan datos cruzados. Chávez no pudiera ocupar la silla que por primera vez tiene Venezuela para sentarse como miembro pleno del Mercosur.

   Este es un gran evento. Se nos da a entender que se ha peleado mucho por esa silla; y hoy ¿quién se va a sentar allí? Que no asista el Presidente, pues, sólo confirma los temores y sospechas sobre su gravedad. Incrementará las dudas, evidentemente.

  El diario El Nuevo País, en su primera página, nos da una composición gráfica donde están todos los presidentes del sur, pero no está Chávez. En su lugar, una silueta roja entre signos de interrogación: La incógnita roja. Curiosamente, El Nuevo País de hoy trae como título: “Este gobierno no termina”, ese es su gran titular de primera página. Y esto remite a una columna muy breve, editorial, casi una mancheta, que firma el propio editor, el veterano periodista Poleo: “No termina.” Escribe Poleo: Pocas veces una  situación política es tan clara como la que hoy se nos presenta. El Presidente se va, dejando sin definir la sucesión. Su herencia es un desastre: tenemos que importar hasta la comida, no tenemos dólares para hacerlo y nadie nos presta porque sabe que no vamos a pagar. En estas condiciones –escribe Poleo– el alzamiento popular es previsible para marzo-abril, meses pavosos para el chavismo -no sabemos porque lo acota Poleo-. La cosa es así, a grandes rasgos. Me acuerdo de lo que Leandro Mora me dijo cuando rechazó la candidatura de Acción Democrática para las elecciones de 1988: “No, no soy candidato, porque el próximo gobierno no termina.”



WP_Post Object
(
    [ID] => 8046
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2012-12-06 15:42:23
    [post_date_gmt] => 2012-12-06 15:42:23
    [post_content] => [vc_separator] [mp3t play="Play" track="[email protected]"] [vc_separator]

  Uno sale del país por unos cuantos días, por razones de trabajo, y al regreso hay dos impresiones que se mezclan y confunden. Uno: notar, por ejemplo, como las cosas se agravan, empeoran. Como la ciudad, por ejemplo, logra estar cada día más sucia, más inmunda. Como lo había definido John D. Anderson, cuando estuvo acá en el programa, “la sensación es mugrienta.”

  La otra: así como por un lado uno siente que algunas cosas se agravan, otras sencillamente no cambian. Reparaba en el último editorial que había hecho el pasado jueves, 29 de noviembre, y éste versaba sobre el secretismo en torno a la salud del Presidente de la República. Recordarán: se esperaba que el Presidente asistiese a los actos del 27 de noviembre en Maracay y no sólo no asistió sino que partió a Cuba, aparentemente de emergencia, y poco se ha sabido de su salud hasta el día de hoy.

  Cuando uno abre de nuevo los diarios, en esta mañana del miércoles 6 de diciembrte, esa sigue siendo la incertidumbre. Gran titular en El Nacional: “Mercosur espera información sobre la asistencia de Chávez.” La gran incógnita es la participación del mandatario. El diario oficialista Vea no dice absolutamente nada, pero en el diario Tal Cual: “Dimes y diretes sobre la asistencia de Chávez a Brasil.” En Miraflores sigue el hermetismo sobre el posible viaje del Presidente. Están a la espera de la confirmación. En Brasil manejan que el venezolano asistirá, pero admiten que esa información es anterior al nuevo tratamiento en Cuba -es decir, información que ya no tiene ninguna vigencia-. Otros diplomáticos manejan datos cruzados. Chávez no pudiera ocupar la silla que por primera vez tiene Venezuela para sentarse como miembro pleno del Mercosur.

   Este es un gran evento. Se nos da a entender que se ha peleado mucho por esa silla; y hoy ¿quién se va a sentar allí? Que no asista el Presidente, pues, sólo confirma los temores y sospechas sobre su gravedad. Incrementará las dudas, evidentemente.

  El diario El Nuevo País, en su primera página, nos da una composición gráfica donde están todos los presidentes del sur, pero no está Chávez. En su lugar, una silueta roja entre signos de interrogación: La incógnita roja. Curiosamente, El Nuevo País de hoy trae como título: “Este gobierno no termina”, ese es su gran titular de primera página. Y esto remite a una columna muy breve, editorial, casi una mancheta, que firma el propio editor, el veterano periodista Poleo: “No termina.” Escribe Poleo: Pocas veces una  situación política es tan clara como la que hoy se nos presenta. El Presidente se va, dejando sin definir la sucesión. Su herencia es un desastre: tenemos que importar hasta la comida, no tenemos dólares para hacerlo y nadie nos presta porque sabe que no vamos a pagar. En estas condiciones –escribe Poleo– el alzamiento popular es previsible para marzo-abril, meses pavosos para el chavismo -no sabemos porque lo acota Poleo-. La cosa es así, a grandes rasgos. Me acuerdo de lo que Leandro Mora me dijo cuando rechazó la candidatura de Acción Democrática para las elecciones de 1988: “No, no soy candidato, porque el próximo gobierno no termina.”

[post_title] => Lo mismo, pero peor [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => lo-mismo-pero-peor [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2012-12-06 15:42:23 [post_modified_gmt] => 2012-12-06 15:42:23 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=8046 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 2 [filter] => raw )

2 Responses to “Lo mismo, pero peor”


El que tenga ojos que vea, el que tenga oidos que escuche

Đaniel López
6 diciembre, 2012 Responder

Su dudosa y desastrosa vida terminará y su "gobierno" no lo hará. Este tipo va a jorobar la paciencia hasta mucho después de muerto, si lo está ya.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!