Si hay fecha en el calendario

publicado el 23/02/12 por Laura Rodriguez en Editoriales

 

El editorial de hoy de “Tal Cual”, lo firma Petkoff, bajo el título “La Enfermedad”, leemos:

“Nuevamente la agenda política nacional, pasa a ser ocupada por la enfermedad del Presidente, pero si esta reaparición de un tumor que según la biopsia podría resultar maligno y lleva a una nueva operación con su consecuencial convalecencia y más quimioterapia, debería obligar al Presidente a que le prestara más atención a la gravedad su enfermedad y a dictar las disposiciones que pauta la constitución en los casos de falta temporal del Primer Mandatario.

En la Carta Magna, están previstas, dos eventualidades: la falta absoluta que implica su ausencia definitiva del cargo por razones que van desde su fallecimiento hasta la renuncia, en cuyo caso la Constitución prevé los pasos a dar para subsanar esa ausencia. La otra es la falta temporal, que tipifica la ausencia por tiempo limitado del ejercicio del cargo, por cualquier razón que obliga al Mandatario a separarse un tiempo de la presidencia. En este caso su falta será suplida por el Vice-Presidente Ejecutivo o Vice-Presidente Ejecutiva, hasta por 90 prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional, por 90 días más. Añade este artículo 234 que si la falta temporal se prolonga por más de 90 días consecutivos, la Asamblea Nacional por mayoría de sus integrantes, debe considerar entonces si hay falta absoluta. En cuyo caso, se procedería de acuerdo con la Constitución  a suplir esa falta absoluta mediante  los procedimientos en ella indicados.

Pero por ahora, estamos ante la posibilidad de una ausencia temporal, Si ella se concreta, sería una verdadera irresponsabilidad del Presidente, pretender fingir que gobierna desde su lecho de convaleciente. Deben tomarse todas las previsiones para que el mandato constitucional sea cumplido y el Vicepresidente sustituya al Mandatario temporalmente. Si la revolución, al decir del propio Chávez está  blindada y la Fuerza Armada Nacional es Chavista, no tendría que tener el Presidente la aprehensión  de que le hagan una jugada como la de Gómez con Castro. Además el país, más que necesitar, exige una información médica precisa sobre las características del cáncer que agobia al Presidente. El secretismo del que se ha rodeado esta vivencia de Chávez es inadmisible, en una sociedad abierta y relativamente democrática. De lo contrario, las bolas y los rumores sustituyen a la información, pudiendo ello dar pie a acciones indecibles, porque una cosa tiene que estar clara, sea Chávez candidato o no, el manejo de una hipótesis de su ausencia prolongada, pasa por respetar escrupulosamente el calendario electoral y la oposición, más allá de los avatares que podría traer una circunstancia como esta para la vida nacional, debe mantener la exitosa línea trazada y la defensa de los principios constitucionales y de la paz de la República” .

Y ese pasa a ser el tema crucial, hay que respetar escrupulosamente el calendario electoral como lo describe Petkoff en el Editorial de Tal Cual.

El Calendario, los meses que nos separan, desde el día de hoy hasta el 7 de Octubre, pasan a ser una discusión política fundamental. ¿Qué va a ocurrir?, porque además a todas estas, como bien dice el Universal en su primera página, el Consejo Nacional Electoral aún no publica la fecha de la elección presidencial en su gaceta.



WP_Post Object
(
    [ID] => 1059
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2012-02-23 18:34:34
    [post_date_gmt] => 2012-02-23 18:34:34
    [post_content] =>  

El editorial de hoy de “Tal Cual”, lo firma Petkoff, bajo el título “La Enfermedad”, leemos:

“Nuevamente la agenda política nacional, pasa a ser ocupada por la enfermedad del Presidente, pero si esta reaparición de un tumor que según la biopsia podría resultar maligno y lleva a una nueva operación con su consecuencial convalecencia y más quimioterapia, debería obligar al Presidente a que le prestara más atención a la gravedad su enfermedad y a dictar las disposiciones que pauta la constitución en los casos de falta temporal del Primer Mandatario.

En la Carta Magna, están previstas, dos eventualidades: la falta absoluta que implica su ausencia definitiva del cargo por razones que van desde su fallecimiento hasta la renuncia, en cuyo caso la Constitución prevé los pasos a dar para subsanar esa ausencia. La otra es la falta temporal, que tipifica la ausencia por tiempo limitado del ejercicio del cargo, por cualquier razón que obliga al Mandatario a separarse un tiempo de la presidencia. En este caso su falta será suplida por el Vice-Presidente Ejecutivo o Vice-Presidente Ejecutiva, hasta por 90 prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional, por 90 días más. Añade este artículo 234 que si la falta temporal se prolonga por más de 90 días consecutivos, la Asamblea Nacional por mayoría de sus integrantes, debe considerar entonces si hay falta absoluta. En cuyo caso, se procedería de acuerdo con la Constitución  a suplir esa falta absoluta mediante  los procedimientos en ella indicados.

Pero por ahora, estamos ante la posibilidad de una ausencia temporal, Si ella se concreta, sería una verdadera irresponsabilidad del Presidente, pretender fingir que gobierna desde su lecho de convaleciente. Deben tomarse todas las previsiones para que el mandato constitucional sea cumplido y el Vicepresidente sustituya al Mandatario temporalmente. Si la revolución, al decir del propio Chávez está  blindada y la Fuerza Armada Nacional es Chavista, no tendría que tener el Presidente la aprehensión  de que le hagan una jugada como la de Gómez con Castro. Además el país, más que necesitar, exige una información médica precisa sobre las características del cáncer que agobia al Presidente. El secretismo del que se ha rodeado esta vivencia de Chávez es inadmisible, en una sociedad abierta y relativamente democrática. De lo contrario, las bolas y los rumores sustituyen a la información, pudiendo ello dar pie a acciones indecibles, porque una cosa tiene que estar clara, sea Chávez candidato o no, el manejo de una hipótesis de su ausencia prolongada, pasa por respetar escrupulosamente el calendario electoral y la oposición, más allá de los avatares que podría traer una circunstancia como esta para la vida nacional, debe mantener la exitosa línea trazada y la defensa de los principios constitucionales y de la paz de la República” .

Y ese pasa a ser el tema crucial, hay que respetar escrupulosamente el calendario electoral como lo describe Petkoff en el Editorial de Tal Cual. El Calendario, los meses que nos separan, desde el día de hoy hasta el 7 de Octubre, pasan a ser una discusión política fundamental. ¿Qué va a ocurrir?, porque además a todas estas, como bien dice el Universal en su primera página, el Consejo Nacional Electoral aún no publica la fecha de la elección presidencial en su gaceta. [post_title] => Si hay fecha en el calendario [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => si-hay-fecha-en-el-calendario [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2012-02-23 18:47:46 [post_modified_gmt] => 2012-02-23 18:47:46 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=1059 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “Si hay fecha en el calendario”


Luis Felipe Pérez
23 febrero, 2012 Responder

Es indispensable en estos momentos respetar la constitución, pero ¿lo hará todo el mundo?

Dejar un comentario


error: Content is protected !!