Un mes en las calles

publicado el 12/03/14 por Ana Forero en Editoriales Etiquetas:, , , ,

Todo arrancó en firme el pasado 12 de febrero. Hemos llegado pues, en el día de hoy, a un mes de zozobra, tensión, manifestaciones, una situación completamente anormal. El gobierno y la oposición, como habíamos definido, empezaron hacer un pulso, una pulseada, para ver, como en todas las pulseadas, quién se cansa primero. Pues han manifestado una increíble resistencia. El gobierno le apostó a que con los carnavales se acabaría todo, de hecho adelantó dos días de Carnaval. Nada, ni mella le hicieron esos carnavales al fervor, al ímpetu de las protestas, y ya estamos en Cuaresma y las calles siguen encendidas.

  Ahora, ¿qué balance se puede hacer después de este largo y turbulento mes? El Universal trae en su titular de primera página: “Protestas alejaron más al Gobierno y a la oposición”. “Aquí no ha quedado bien nadie”, dijeron expertos sobre los 29 días de actos de calle estudiantil. “Faz represiva” del Ejecutivo y fractura de la Unidad son algunos de los resultados.

  Se ha incrementado de una manera terrible e inaceptable la represión. Hay actos dignos de las temibles policías políticas en las peores dictaduras de la historia latinoamericana. El proceder del SEBIM ha sido altamente cuestionable. Sugiero al respecto la lectura del editorial de hoy en El Nacional. También tenemos la desmesura, el salvajismo, la cobardía con la que han arremetido la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana contra los manifestantes. Y la intervención de estos grupos paramilitares llamados colectivos. Lo que ya se manifiesta sin ningún tipo de recato es que estos son la misma cosa, porque actúan al alimón: Guardia Nacional y motorizados colectivos, uno los ve juntos en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en las adyacencias.

  Los estudiantes no se han cansado, los estudiantes siguen organizando marchas, y para hoy han propuesto una muy importante que arranca desde Ciudad Banesco para dirigirse a la Defensoría del Pueblo, donde le harán un reclamo importante a la señora Gabriela Ramírez, la única Defensora del Pueblo en el mundo que al parecer no le ve problemas a la tortura.

  Pero el señor Maduro ha dicho que la marcha no va a entrar en Caracas. ¿Y cuál es su argumento? “Mientras haya guarimbas, mientras el Golpe de Estado esté activado, mientras la MUD se niegue al diálogo, las marchas de la derecha no entran a Caracas, no las voy a dejar entrar porque no vamos a traer lo que hay en Chacao al centro de Caracas”.

  Maduro sigue viendo de manera parcial el problema. Dijo días atrás -y el editorial hoy de Tal Cual lo ratifica- que ya estaba derrotado el Golpe de Estado. ¿Cómo está derrotado el Golpe de Estado si acaba de decir que el Golpe de Estado está activado? Es un Golpe de Estado rarísimo. Porque es un Golpe de Estado que dijeron venía en cámara lenta y, como señala el humor popular: “Es un Golpe de Estado tan lento que parece un Alka-Seltzer en un vaso de chicha”.

  Y a los opositores Maduro les espeta: “Son unos hipócritas, unos fariseos y yo les quiero ver la cara para decírselos. Quiero verlos cara a cara, no sean cobardes, vengan a sentarse a hablar cobardes de la MUD, se los digo, siéntense, es lo que la patria quiere”. ¿Con ese lenguaje el señor Maduro está invitando hablar o a caerse a golpes? Parece más bien un reto. Eso no es un señor que esté invitando hablar, es un energúmeno que está invitando a pelear.

  A todas estas el Gobierno, como dicen, está “rayado” en el exterior; perdió todo ese trabajo que hizo Hugo Chávez durante 14 años, brindar al mundo la imagen de que la revolución venezolana era una revolución democrática, eso Nicolás Maduro la volvió añicos en apenas un mes. Y en la oposición tenemos una dirigencia evidentemente fracturada, con una capacidad de convocatoria mermada.

  Pero ya veremos, esto, en teoría, no iba a durar más de tres, cuatro días y ya tiene un mes. ¿Cuánto tiempo más podrá durar? Una respuesta certera y definitiva no parece tenerla nadie, por ahora. Mientras el país está virtualmente paralizado.

 



WP_Post Object
(
    [ID] => 19685
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-03-12 15:09:01
    [post_date_gmt] => 2014-03-12 15:09:01
    [post_content] => [soundcloud id='139211311']

Todo arrancó en firme el pasado 12 de febrero. Hemos llegado pues, en el día de hoy, a un mes de zozobra, tensión, manifestaciones, una situación completamente anormal. El gobierno y la oposición, como habíamos definido, empezaron hacer un pulso, una pulseada, para ver, como en todas las pulseadas, quién se cansa primero. Pues han manifestado una increíble resistencia. El gobierno le apostó a que con los carnavales se acabaría todo, de hecho adelantó dos días de Carnaval. Nada, ni mella le hicieron esos carnavales al fervor, al ímpetu de las protestas, y ya estamos en Cuaresma y las calles siguen encendidas.

  Ahora, ¿qué balance se puede hacer después de este largo y turbulento mes? El Universal trae en su titular de primera página: “Protestas alejaron más al Gobierno y a la oposición”. “Aquí no ha quedado bien nadie”, dijeron expertos sobre los 29 días de actos de calle estudiantil. “Faz represiva” del Ejecutivo y fractura de la Unidad son algunos de los resultados.

  Se ha incrementado de una manera terrible e inaceptable la represión. Hay actos dignos de las temibles policías políticas en las peores dictaduras de la historia latinoamericana. El proceder del SEBIM ha sido altamente cuestionable. Sugiero al respecto la lectura del editorial de hoy en El Nacional. También tenemos la desmesura, el salvajismo, la cobardía con la que han arremetido la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana contra los manifestantes. Y la intervención de estos grupos paramilitares llamados colectivos. Lo que ya se manifiesta sin ningún tipo de recato es que estos son la misma cosa, porque actúan al alimón: Guardia Nacional y motorizados colectivos, uno los ve juntos en las inmediaciones de la Plaza Altamira, en las adyacencias.

  Los estudiantes no se han cansado, los estudiantes siguen organizando marchas, y para hoy han propuesto una muy importante que arranca desde Ciudad Banesco para dirigirse a la Defensoría del Pueblo, donde le harán un reclamo importante a la señora Gabriela Ramírez, la única Defensora del Pueblo en el mundo que al parecer no le ve problemas a la tortura.

  Pero el señor Maduro ha dicho que la marcha no va a entrar en Caracas. ¿Y cuál es su argumento? “Mientras haya guarimbas, mientras el Golpe de Estado esté activado, mientras la MUD se niegue al diálogo, las marchas de la derecha no entran a Caracas, no las voy a dejar entrar porque no vamos a traer lo que hay en Chacao al centro de Caracas”.

  Maduro sigue viendo de manera parcial el problema. Dijo días atrás -y el editorial hoy de Tal Cual lo ratifica- que ya estaba derrotado el Golpe de Estado. ¿Cómo está derrotado el Golpe de Estado si acaba de decir que el Golpe de Estado está activado? Es un Golpe de Estado rarísimo. Porque es un Golpe de Estado que dijeron venía en cámara lenta y, como señala el humor popular: “Es un Golpe de Estado tan lento que parece un Alka-Seltzer en un vaso de chicha”.

  Y a los opositores Maduro les espeta: “Son unos hipócritas, unos fariseos y yo les quiero ver la cara para decírselos. Quiero verlos cara a cara, no sean cobardes, vengan a sentarse a hablar cobardes de la MUD, se los digo, siéntense, es lo que la patria quiere”. ¿Con ese lenguaje el señor Maduro está invitando hablar o a caerse a golpes? Parece más bien un reto. Eso no es un señor que esté invitando hablar, es un energúmeno que está invitando a pelear.

  A todas estas el Gobierno, como dicen, está “rayado” en el exterior; perdió todo ese trabajo que hizo Hugo Chávez durante 14 años, brindar al mundo la imagen de que la revolución venezolana era una revolución democrática, eso Nicolás Maduro la volvió añicos en apenas un mes. Y en la oposición tenemos una dirigencia evidentemente fracturada, con una capacidad de convocatoria mermada.

  Pero ya veremos, esto, en teoría, no iba a durar más de tres, cuatro días y ya tiene un mes. ¿Cuánto tiempo más podrá durar? Una respuesta certera y definitiva no parece tenerla nadie, por ahora. Mientras el país está virtualmente paralizado.

  [post_title] => Un mes en las calles [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => un-mes-en-las-calles [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-03-12 15:09:01 [post_modified_gmt] => 2014-03-12 15:09:01 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=19685 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 2 [filter] => raw )

2 Responses to “Un mes en las calles”


Erwing Patiño
12 marzo, 2014 Responder

En tiempos Pinochet en Chile, había un almirante miembro de la Junta… quien dijo, cuanto estaba decidido que habría elecciones.. ¨ El próximo año habrá elecciones y democracia, y el que no quiera vivir en democracia, lo obligaremos a ello¨. ¿El diálogo será con una pistola en la cabeza??

Carlos Durán
12 marzo, 2014 Responder

El “Presidente” no entiende o no quiere recordar que Caracas es una ciudad compuesta por varios municipios y se atrinchera en el único en que escasamente ganó ( por trampa dicen muchos yo me inclino que por mal el candidato que presentó la MUD). ¿Será que el señor Maduro cree que el es el presidente solo del Municipio Libertador)? o ya escucho las cacerolas en ese sector y comprenden que dejar entrar la gran “candelita” de los estudiantes a ese territorio podría generar una explosión social de grandes magnitudes?

Por otra parte mientras la MUD no entienda que el pueblo ya se canso de ruedas de prensa detrás de escritorios y micrófonos, y que lo que se quiere es ver dirigentes al frente de las marchas con Megáfonos en manos llevando la batuta de la protesta, mientras sencillamente seguimos viendo la MUD como una palabra incompleta que le falta la A.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!