Una pequeña historia

publicado el 25/09/15 por Ana Forero en Editoriales Etiquetas:, , , , ,

  Queridos lectores, permítanme en el día de hoy contarles una pequeña historia. Corría el año de 1951, Venezuela estaba bajo una férrea y cruel dictadura militar. En la Penitenciaría Nacional de Venezuela, en San Juan de Los Morros, estaba preso César Rondón Lovera. Era evidentemente un preso político. Militante de Acción Democrática era un activista contra la dictadura.

  En la ciudad de Caracas, otra joven activista política contra la dictadura había superado ya el arresto domiciliario. Ella, Roselena Tejeda, vivía en una pequeña y modesta casa en las veredas de Propatria. Un tercero logró, gracias a sus buenos oficios, que la dictadura los sacase del país, expulsados, exiliados. Pero los jóvenes rebeldes estaban enamorados y era perentorio casarse antes que nada. Así, acompañada por un par de vecinos, la jovencita Roselena fue hasta San Juan de Los Morros y allí, en la cárcel, se casó con el preso político César Rondón Lovera. No hubo noche de bodas, no hubo luna de miel. Ella regresó a Caracas, a Propatria, con sus dos vecinos. Pero una boda siempre es algo importante, siempre es algo para celebrar así el novio no esté presente. Los vecinos le prestaron un traje blanco, y, como si fuese Scarlett O’Hara, Roselena, siempre tan ingeniosa ella, se armó de una cortina, la pantalla de una lámpara e improvisó un traje de novia. Entonces en su bicicleta salió a recorrer las veredas de Propatria. De inmediato la acompañaron todos los vecinos, y el guardia nacional que la vigilaba también se montó en su bicicleta para seguirla y quizá también para celebrar. Así fue la boda de Roselena.

  Dos semanas después, volvieron a encontrarse los novios recién casados en el aeropuerto de Maiquetía. Los guardias nacionales le quitaron las esposas a César Rondón Lovera, y a la parejita la montaron en el primer avión que saliera sin importar el destino. Luego de unos cuantos días en La Habana, terminaron llegando a México. En la inmigración le preguntan a César Rondón Lovera, en su condición de exiliado político, si ya tiene trabajo. Y él dice sí, yo voy a ser el chofer del poeta Andrés Eloy Blanco. Eso era lo que habían acordado. El detalle, Andrés Eloy no tenía carro. Para agradecerle tanta gentileza y solidaridad, los recién casados decidieron que su primogénito sería ahijado del gran poeta cumanés.

  Comenzó así una vida en el exilio dura, llena de penurias. Y un par de años después nació el primogénito. Ese primogénito es el que en esta dolorosa mañana les habla.

  Fueron años complicados, de persistente escasez económica, de dificultades de todo tipo. Después de mí vinieron mis dos hermanos menores. Y como no había familia, porque no teníamos tíos ni tías ni abuelos, la inmensa comunidad de adecos y comunistas exilados pasó a ser nuestra familia. Así comenzó la sana costumbre de pedirle la bendición a la periodista Ana Luisa Llovera, como si fuera nuestra abuela, o a la poeta Lucila Velásquez, como si fuera nuestra tía.

  Así crecí, en mucha modestia. Y me llamaba mucho la atención que la conversación recurrente en esa casa, llena de exilados políticos, era siempre Venezuela Venezuela Venezuela Venezuela. Venezuela hasta el cansancio, Venezuela siempre.

  En la casa había un cuarto de huéspedes. Pero en el exilio no hay huéspedes sino compañeros que son como hermanos. Y en ese cuarto de huéspedes dormía Justo Camargo, otro exilado venezolano. En la noche del 23 de Enero de 1958, el niño que alguna vez yo fui tuvo miedo. No sé, miedo a la oscuridad, miedo a tantas cosas. Y como tantos niños asustados decidí ir a dormir con mis papás. Me acosté en medio de los dos. De repente la puerta del cuarto empieza a retumbar. Un estruendo de golpes. Sobresaltados se despiertan mi papá y mi mamá y el niño que yo era también. Y cuando abren la puerta aparece Justo Camargo despeinado, como alumbrado por dentro y grita: ¡Cayó Pérez Jiménez! En ese instante pasó una cosa extraordinaria. Esos tres adultos empezaron a brincar en la cama, agarrados, como si hicieran una rueda infantil. Gritaban felices, lloraban de alegría. ¡Cayó la dictadura! ¡Cayó Pérez Jiménez! Yo, muy asustado, los veía desde abajo. Desde ese día entendí que la libertad es una fiesta.

  Pronto, en el primer vuelo que salió a Caracas, vinimos mi papá mi mamá y mis dos hermanos. Al llegar a Maiquetía un sol inmenso me encandiló, y conocí entonces por fin a mis tíos verdaderos, a mi familia verdadera.

  Mi papá fue electo diputado y un día me llevó a conocer el Congreso Nacional. Era yo muy pequeñito y me mostró los jardines del palacio. Sus palabras jamás se me olvidaron: “Hijo este es el Congreso, aquí manda el pueblo. Esto es la democracia y eso tienes que entenderlo y tienes que respetarlo. Y algo muy importante, más nunca nos vamos de Venezuela”.

  Desde ese día entendí que había que querer la democracia, respetarla y defenderla. Defender el país, defender sus instituciones, defenderlo todo. Como en mi infancia, siempre la misma palabra: Venezuela Venezuela Venezuela Venezuela.

  Lamento mucho tener que contar esta historia. Y lo lamento porque en estos tiempos absurdos, crueles, oscuros, injustos, terribles y miserables que vivimos hay que aclarar lo que está claro. Yo soy venezolano por nacimiento. Lo garantizan la Constitución Bolivariana de Venezuela y mi vida misma.

  Como diría César Vallejo, perdonen la tristeza.


Queridas amigas y amigos, todavía, pasados ya unos cuantos días de mi “pequeña historia”, sigo recibiendo emotivos y muy generosos mensajes de afecto y solidaridad. Me siento abrumado por tanto cariño, por tantos brazos abiertos, por tantas manos tendidas, por tanto amor. Jamás imaginé, en mis casi 45 años de vida profesional, que algún día llegaría a sentir el abrazo inmenso, fraterno y protector -sobre todo eso: protector-, de tantos compatriotas. No lo merezco. No merezco tanto. Me honran inmensamente.

Gracias. Mil gracias. Todas las gracias del mundo.
César Miguel Rondón.
Caracas, 28 de septiembre de 2015


WP_Post Object
(
    [ID] => 32396
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2015-09-25 10:27:12
    [post_date_gmt] => 2015-09-25 14:57:12
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/una-pequena-historia[/sonido]

  Queridos lectores, permítanme en el día de hoy contarles una pequeña historia. Corría el año de 1951, Venezuela estaba bajo una férrea y cruel dictadura militar. En la Penitenciaría Nacional de Venezuela, en San Juan de Los Morros, estaba preso César Rondón Lovera. Era evidentemente un preso político. Militante de Acción Democrática era un activista contra la dictadura.

  En la ciudad de Caracas, otra joven activista política contra la dictadura había superado ya el arresto domiciliario. Ella, Roselena Tejeda, vivía en una pequeña y modesta casa en las veredas de Propatria. Un tercero logró, gracias a sus buenos oficios, que la dictadura los sacase del país, expulsados, exiliados. Pero los jóvenes rebeldes estaban enamorados y era perentorio casarse antes que nada. Así, acompañada por un par de vecinos, la jovencita Roselena fue hasta San Juan de Los Morros y allí, en la cárcel, se casó con el preso político César Rondón Lovera. No hubo noche de bodas, no hubo luna de miel. Ella regresó a Caracas, a Propatria, con sus dos vecinos. Pero una boda siempre es algo importante, siempre es algo para celebrar así el novio no esté presente. Los vecinos le prestaron un traje blanco, y, como si fuese Scarlett O’Hara, Roselena, siempre tan ingeniosa ella, se armó de una cortina, la pantalla de una lámpara e improvisó un traje de novia. Entonces en su bicicleta salió a recorrer las veredas de Propatria. De inmediato la acompañaron todos los vecinos, y el guardia nacional que la vigilaba también se montó en su bicicleta para seguirla y quizá también para celebrar. Así fue la boda de Roselena.

  Dos semanas después, volvieron a encontrarse los novios recién casados en el aeropuerto de Maiquetía. Los guardias nacionales le quitaron las esposas a César Rondón Lovera, y a la parejita la montaron en el primer avión que saliera sin importar el destino. Luego de unos cuantos días en La Habana, terminaron llegando a México. En la inmigración le preguntan a César Rondón Lovera, en su condición de exiliado político, si ya tiene trabajo. Y él dice sí, yo voy a ser el chofer del poeta Andrés Eloy Blanco. Eso era lo que habían acordado. El detalle, Andrés Eloy no tenía carro. Para agradecerle tanta gentileza y solidaridad, los recién casados decidieron que su primogénito sería ahijado del gran poeta cumanés.

  Comenzó así una vida en el exilio dura, llena de penurias. Y un par de años después nació el primogénito. Ese primogénito es el que en esta dolorosa mañana les habla.

  Fueron años complicados, de persistente escasez económica, de dificultades de todo tipo. Después de mí vinieron mis dos hermanos menores. Y como no había familia, porque no teníamos tíos ni tías ni abuelos, la inmensa comunidad de adecos y comunistas exilados pasó a ser nuestra familia. Así comenzó la sana costumbre de pedirle la bendición a la periodista Ana Luisa Llovera, como si fuera nuestra abuela, o a la poeta Lucila Velásquez, como si fuera nuestra tía.

  Así crecí, en mucha modestia. Y me llamaba mucho la atención que la conversación recurrente en esa casa, llena de exilados políticos, era siempre Venezuela Venezuela Venezuela Venezuela. Venezuela hasta el cansancio, Venezuela siempre.

  En la casa había un cuarto de huéspedes. Pero en el exilio no hay huéspedes sino compañeros que son como hermanos. Y en ese cuarto de huéspedes dormía Justo Camargo, otro exilado venezolano. En la noche del 23 de Enero de 1958, el niño que alguna vez yo fui tuvo miedo. No sé, miedo a la oscuridad, miedo a tantas cosas. Y como tantos niños asustados decidí ir a dormir con mis papás. Me acosté en medio de los dos. De repente la puerta del cuarto empieza a retumbar. Un estruendo de golpes. Sobresaltados se despiertan mi papá y mi mamá y el niño que yo era también. Y cuando abren la puerta aparece Justo Camargo despeinado, como alumbrado por dentro y grita: ¡Cayó Pérez Jiménez! En ese instante pasó una cosa extraordinaria. Esos tres adultos empezaron a brincar en la cama, agarrados, como si hicieran una rueda infantil. Gritaban felices, lloraban de alegría. ¡Cayó la dictadura! ¡Cayó Pérez Jiménez! Yo, muy asustado, los veía desde abajo. Desde ese día entendí que la libertad es una fiesta.

  Pronto, en el primer vuelo que salió a Caracas, vinimos mi papá mi mamá y mis dos hermanos. Al llegar a Maiquetía un sol inmenso me encandiló, y conocí entonces por fin a mis tíos verdaderos, a mi familia verdadera.

  Mi papá fue electo diputado y un día me llevó a conocer el Congreso Nacional. Era yo muy pequeñito y me mostró los jardines del palacio. Sus palabras jamás se me olvidaron: “Hijo este es el Congreso, aquí manda el pueblo. Esto es la democracia y eso tienes que entenderlo y tienes que respetarlo. Y algo muy importante, más nunca nos vamos de Venezuela”.

  Desde ese día entendí que había que querer la democracia, respetarla y defenderla. Defender el país, defender sus instituciones, defenderlo todo. Como en mi infancia, siempre la misma palabra: Venezuela Venezuela Venezuela Venezuela.

  Lamento mucho tener que contar esta historia. Y lo lamento porque en estos tiempos absurdos, crueles, oscuros, injustos, terribles y miserables que vivimos hay que aclarar lo que está claro. Yo soy venezolano por nacimiento. Lo garantizan la Constitución Bolivariana de Venezuela y mi vida misma.

  Como diría César Vallejo, perdonen la tristeza.


Queridas amigas y amigos, todavía, pasados ya unos cuantos días de mi "pequeña historia", sigo recibiendo emotivos y muy generosos mensajes de afecto y solidaridad. Me siento abrumado por tanto cariño, por tantos brazos abiertos, por tantas manos tendidas, por tanto amor. Jamás imaginé, en mis casi 45 años de vida profesional, que algún día llegaría a sentir el abrazo inmenso, fraterno y protector -sobre todo eso: protector-, de tantos compatriotas. No lo merezco. No merezco tanto. Me honran inmensamente.

Gracias. Mil gracias. Todas las gracias del mundo.
César Miguel Rondón.
Caracas, 28 de septiembre de 2015
[post_title] => Una pequeña historia [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => una-pequena-historia [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-09-28 14:29:43 [post_modified_gmt] => 2015-09-28 18:59:43 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=32396 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 126 [filter] => raw )

126 Responses to “Una pequeña historia”


Rubén Hidalgo
25 septiembre, 2015 Responder

Dios quiera todos los Venezolanos entendamos que eso es la libertad,la democracia y el respeto a todos los ciudadanos de nuestro país.

Msrlene C.Rojas de Aguilera
25 septiembre, 2015 Responder

Maravillosa pequeña pero grande historia, satisfaccion infinita al leerla, ya q através sobre todo por.la radio los venezolanos hemos aprendido a quererte,sentirte nuestro y q todo lo q dices es la verdad,y en estos tiempos terribles que vive esa democracia nos das esperanza.
Marlene Rojas de Aguilera

juan Perez
25 septiembre, 2015 Responder

Amigo Rubén Hidalgo,lamentablemente el día que la entendamos (La Libertad)va a ser el día que la perdamos por completo,hasta ese día la vamos a extrañar,valorar,amar,etc. Mientras no la defendemos ni la respetamos. Saludos!

Judith Mendoza
25 septiembre, 2015 Responder

Te amo César Miguel y claro que eres venezolano, como cada uno de nosotros.

Andrea Ramírez
25 septiembre, 2015 Responder

Este comentario va dirigido al señor César M. Rondón: es lamentable que Ud. tenga que “aclarar lo que está claro”, pero ha tenido la oportunidad de narrarnos una hermosa y poética etapa de su vida en el exilio, la misma me ha conmovido y me ha demostrado el inmenso amor que siente por “esta hermosa tierra llamada Venezuela”.

Aura Rosa Malvacia
25 septiembre, 2015 Responder

Hoy leyendo tu artículo me emociona mucho y lloro ! Te respeto y admiro y pienso q eres ejemplo a seguir ! Recibe d mi parte y d mi flia un gran Abrazo!

Bernardo Neher Borjas
25 septiembre, 2015 Responder

Tocaste la propia fibra, CMR. ¡GRACIAS!

Miriam Casique de Falato
25 septiembre, 2015 Responder

Estimado Paisano somos de la misma Venezuela, Ud. es de los venezolanos que se esfuerza en Hacer lo que Haga con cuidado, compromiso, eficiencia, productividad y para mi lo mas significativo apegado al sentimiento. Gracias por compartir su historia y a través de ella engrandecer el mensaje de su padre y la línea de su vida. Lamento la tristeza, más como se dicen en mi familia “las cosas pasan por algo” y con esto Ud. dejó de hacer “silencio discreto” y elevó su voz para mostrar lo que muchos quisieran tener en su Curriculum Vitae. Gracias.

Alexander Guerrero
25 septiembre, 2015 Responder

MI estimado Cesar, mi Solidaridad y apoyo. Los tiempos oscuros pasaran..!!!

Luis Emilio Mauri
25 septiembre, 2015 Responder

Se repite la historia y espero se repita tambien el día de la libertad. Será la gran felicidad que compartiremos todos los venezolanos que estamos fuera y dentro del país. Bravo Cesar, bella historia que deja mucho en que pensar. Luis Emilio Mauri

Carlos la farciola
25 septiembre, 2015 Responder

Que grande eres CMR

Esther Mendez
25 septiembre, 2015 Responder

Precioso relato se me AGUO EL GUARAPO ( como decimos en criollo)

Marina
25 septiembre, 2015 Responder

Ahora lo admiro mucho más! Gracias por estar.

Eduardo
25 septiembre, 2015 Responder

Esperemos que los tiempos oscuros pasen. Lo sencillo es salir del régimen. Lo díficil va a ser es recuperar el gentilicio Venezolano. Dios ¿cómo permites que los castros comunistas hagan tanto daño ????

Ivan Garcia, El Negro Iván
25 septiembre, 2015 Responder

Querido y admirado Cesar Miguel. Conmovido con esta historia y agradecido que la pones de espejo. Gracias por estar en la consciencia matutina dle pais. No estoy en él desde hace años, pero sé que tu estás siempre y presente.Aprovecho para agradecer tu tiempo y espacio cada vez que voy a Venezuela y musiquear algo. Un abrazo y estoy contigo.

morella
25 septiembre, 2015 Responder

Estimado colega, hermosa historia, gracias por compartirla…..Ciertamente, son tiempos difíciles, como fueron aquellos de tu infancia, pero, peor. El país se nos ha desdibujado, no entiendo el comportamiento de parte de algunos venezolanos. Venezuela ha dejado de ser nuestra, hemos permitidos que otros de otras latitudes tomen el control del gobierno para que hagan los que les de la gana, la están destrozando, ante la mirada indolente de quienes deberíamos defenderla. . En cualquier momento siento que los chinos van a reclamar esta tierra como de ellos, y yo me siento tan abrumada, deseo tanto que el venezolano despierte de una vez, y diga BASTA…..Venezuela lo merece….y nosotros, los hombres de buena voluntad, también….

Johnny Veramendi
25 septiembre, 2015 Responder

CMR, soy un ferviente lector-escucha de su programa matutino… en ellos escucho y luego re-leo lo que me hace comprender y trascender al país… de esta manera, como ´cura´ trato de imprimir Esperanza y la tan necesaria indignación ética´ que tanto necesitamos para seguir diciendo Venezuela hasta el infinito… y no sólo ´decirla´, sino también respetarla, quererla, construirla, enamorarla, consentirla (y no vejarla ni ofenderla como va siendo lo común)…

Gracias por ser y estar en medio de esta debacle… Orgulloso de usted…

GIMAR OSPINO
25 septiembre, 2015 Responder

QUE HERMOSO SE ME SALEN LAS LAGRIMAS AUNQUE LO ESCUCHE EN VIVO HOY EN LA MAÑANA AHORA LO LEO MUY DETALLADAMENTE Y LO SIENTO MAS HERMOSO,SAUDOSSS

Ysandra Carrasco
25 septiembre, 2015 Responder

Mis respetos para Ud. mi acompañante de todas las mañanas. Gracias, muchas gracias por compartir su experiencia y la de sus padres. Me emocioné mucho y mis ojos se aguaraparon, pero eso me hizo admirarlo más..Fuerza Cesar Miguel..pa’lante es pa’lla.

Candida
25 septiembre, 2015 Responder

Este régimen desprecia la decencia la cultura la moral y el conocimiento. Estamos en DICTADURA

La historia de un hombre demócrata que no se va a dejar torcer el cuello, y con él esteremos, al menos yo lo digo..

Natalia Tolefo
25 septiembre, 2015 Responder

Amigo, te digo asi porque te acompaño cada mañana de 6 a 9, disfrutando de tu excelente programa.
Siento profundamente que el régimen, que ya está de salida, se haya metido contigo.
Pero hay que hacerles el caso que se le hace a los orates ignorantes y apatridas.
Sigue adelante y recuerda que si sientes algun riesgo para ti o los tuyos, no cuentes con la justicia que no existe hoy ni con el apoyo que cada vez es mas cobarde.
Dios te da su bendición.

Lourdes
25 septiembre, 2015 Responder

De mis ojos brotan lágrimas de amor sensibilidad y orgullo del sr tan grande que formó esa linda y valiente pareja. Viva Venezuela libre hoy y siempre Sr César Miguel Rondon. Venezuela Venezuela y siempre Venezuela

maria castro
25 septiembre, 2015 Responder

Contigo solidariamente, nos unimos a tu tristeza y también la perdonamos

Maritza Figueta
25 septiembre, 2015 Responder

Cesar Miguel Rondón su historia tiene muchos sentimientos Dios quiera que todos sientan esto por nuestro país

Francisco Gonzalez Betancourt
25 septiembre, 2015 Responder

Querido Cesar Miguel.. Que orgullo tan grande siento al leer tu artículo de hoy,. Estoy seguro de que el Espiritu de tu padre, I’m amigo Cesar también estará Feliz. Un muy fuerte abrazo para toda tu familia. ¡Paco,el de Los Toros!

Ricardo Martinez
25 septiembre, 2015 Responder

Ciudadano VENEZOLANO y gran patriota, CÉSAR MIGUEL RONDÓN, gesto humilde como el que usted expresa en su pequeña historia, deben de motivar al pueblo de BOLÍVAR a no tener miedo al amedrantamiento que el régimen quiera inculcarnos. !!! FUERZA, FE Y ESPERANZA !!!

Francisco Ferreira de Abreu
25 septiembre, 2015 Responder

Una pequeña historia que engrandece la labor ciudadana y profesional de un enorme César Miguel Rondón. Al César lo que es del …

Maryuri Hernandez
25 septiembre, 2015 Responder

El ser venezolano, mi querido Cesar Miguel Rondón lo demuestra usted todos los días con su gran labor de mantenernos informados y que con sus flexiones abre la puerta para que cada quien se forme su opinión. Es indignarte lo que estamos viviendo, y en especial este régimen atacan a las personas que dignifica nuestro gentilicio. Que Dios lo bendiga a usted y su familia. Mucha fuerza y fe, que la libertad la recuperaremos y seres un mejor país.

Rosa Maria
25 septiembre, 2015 Responder

CMR es más venezolano q otro q nunca presenta o muestra nada de sus origenes

Arturo MALDONADO
25 septiembre, 2015 Responder

Que cosas con estos oportunistas en el poder, tratan de desprestigiar alguna persona y siempre sacan a relucir lo pero de la miseria humana. Calificar a alguien como Mexicano-Venezolano en el contexto que lo utilizaron es Xenofobia. Yo también soy hijo de inmigrantes políticos, pero recibidos en Venezuela, nací afuera pero al igual que usted soy Venezolano por nacimiento porque así lo consagra nuestra constitución. Un abrazo.

Rafael
25 septiembre, 2015 Responder

Agradecido por compartir su historia con nosotros estimado y respetado CMR hoy más que nunca, no debemos dejar de soñar y avivar nuestra fe y esperanza en que pronto rescataremos nuestra hermosa y querida Venezuela. Por nuestros hijos y por los que quieren un futuro mejor, continuemos luchando. Dios nos bendice siempre. Amén

Julio Ramirez
25 septiembre, 2015 Responder

Gracias por compartir ese relato tan personal y edificante, desde el sitio que ocupas con mucha responsabilidad en esta sociedad nos enseñas lo que es ser un gran venezolano, cuentas con el apoyo y solidaridad de mi familia.

omar
25 septiembre, 2015 Responder

Cesar, lo admiro y lo respeto. Todavía quedamos venezolanos con b…..s

claudina
25 septiembre, 2015 Responder

Un nudo en la garganta y dos lágrimas al final de tan grande relato. Cuántos venezolanos de todas las edades soñamos con dar brincos ese dia glorioso en que volvamos a ser libres y respetuosos de la democracia y las leyes. Yo sueño con el Himno Nacional retumbamdo en todas las emisoras de radio de esta venezuela apaleada pero llena de esperanza, empobrecida y saqueada pero con la dignidad, el coraje y el orgullo de saber que hay un Ave de Fénix a punto de salir del cascarón que renacerá de la ceniza y sangre de tantos inocentes que dejaron sus vidas victimas de la violencia asesina de esa jauria desalmada y hambrienta de poder y riquezas que solo trajeron desolacion. Renaceremos y nos reunificaremos y volveremos a ser el gran país que siempre hemos sido de puertas abiertas y alegrias. El tiempo de dios es perfecto y en la vida todo tiene un principio y un fin tanta sangre derramada no será en vano. Vayamos al rescate de nuestros principios de hogar del amor filial y la fe en dios que alumbra nuestras esperanzas

Cesar Miguel has sido un cnsuelo en estos dificiles momentos y dios te lo compensará.

Corina Hernandez
25 septiembre, 2015 Responder

Por Dios, César Miguel, usted me hizo llorar! Lo escucho todos los días, sabe? Y siempre me temido que lo silencien! Cuidese mucho, pero siga defendiendo los principios de libertad y democracia. VENEZUELA, VENEZUELA, VENEZUELA. Mis respetos y gran estima por usted.

E Reyna
25 septiembre, 2015 Responder

Tanta gente grande en este gran pais! …. Tal vez con demasiado sol!

LUIS CORREA
25 septiembre, 2015 Responder

Estimado Cesar, eres un venezolano de los que necesita nuestra nacion en cada uno de sus ciudadanos, un ejemplo a seguir y un caballero a toda prueba. Que Dios te Bendiga!!!! Los que se quejan hacen oídos sordos ante el destrozo de nuestra Nación.

sagrario ramos
25 septiembre, 2015 Responder

como no llorar de tristeza, de rabia e impotencia, como no admirarlo, como no incluirlo todos los días en mis oraciones. Dios lo bendiga y la Virgen Pastora lo cubra con su manto.

jose camargo
25 septiembre, 2015 Responder

Mis saludos y respeto cmr que bella historia,¿podrá el que esta en Miraflores contar su historia de como llego aqui? lo dudo para no decir que no lo creo.

VIRGINIA SANCHEZ
25 septiembre, 2015 Responder

Que belleza, lamento muchísimo no haberlo podido oír de tu voz….RELIGIOSAMENTE te escucho todas las mañanas, hoy la patria no me dejo (entiéndase sin luz) … Gracias totales, como diria Cerati, es un inmenso placer oírte todos los días….tu oyente gocha y que también quiere saltar en la cama, como tus padres, mas temprano que tarde gritando LIBERTAD, VIVA VENEZUELA. !!!

yajaira barrios
25 septiembre, 2015 Responder

cesar miguel siempre te he admirado por ser como eres hoy te admiro màs eres un venezolano que quiere a su paìs de corazòn mis respetos cèsar miguel

jairo luis blanco
25 septiembre, 2015 Responder

Amigo CESAR le tomo estas buenas palabras,,,,,Yo soy venezolano por nacimiento. Lo garantizan la Constitución Bolivariana de Venezuela y mi vida misma.,,ahora mi pregunta,,,por que dejarnos HUMILLAR MALTRATAR FISICAMENTE Y VERBALMENTE por un grupo de ingnorates mal vividos,que no tienen ni un pisca de diplomacia y mucho menos humanidad,,,debemos todos digo todos los VENEZOLANOS SIN DISTINGO DE IDEOLOGIA,,,luchar por UNA VENEZUELA propera producctiva y armoniosa…ya que todos(menos los enchufados) estamos pasando las mil y una ronchas….o no¡¡¡¡¡.
LUCHEMOS POR LO NUESTRO Y NUESTRO GENTILICIO,,,ARRIBA MI HERMANOS QUE SI PODEMOS HACERLOS,,,

omaira angel
25 septiembre, 2015 Responder

Se cuenta, es triste la vivencia, y vivimos muchos años en democracia, pero Venezuela tiene sus hijos y hay que sacarla de esta locura ideologica, volveremos a ser libres VENEZUELA VENEZUELA VENEZUELA un abrazo gracias por darnos parte de su vivencia, vivi en Propatria en el 53 hasta los 70- tengo fe en que pasaran

Aida Torres
25 septiembre, 2015 Responder

LA VOZ DE CÉSAR MIGUEL RONDÓN

Hermano de Madre Patria:

La rutina de encender la radio me regaló una nueva oportunidad de escucharlo. Hoy, a primera hora, su voz revelaba los efectos de un golpe bajo. Su voz nasal, mal disfrazada de resfriado, dejó al descubierto el llanto. Después de la lectura, un chubasco de voces, letras y abrazos hicieron el milagro, escuchamos el renacer de su voz. Con ella, la demostración de que ya el gobierno no nos arrebata lo nuestro. Regresó, por segunda vez, el fruto de unos venezolanos alguna vez exiliados, volvió como los versos de Juan Antonio, regresó la voz de siempre, la voz diaria, la voz a la que estamos acostumbrados, la voz que a fuerza del ser, hacer y tener se hace escuchar. Su voz es la voz de un venezolano ejemplar, promotor de libertad, una voz que engrandece el gentilicio.

Aída Torres

rocio de suarez
25 septiembre, 2015 Responder

Admirado Cesar,su historia me conmueve,yo la vivi muy parecida,Mis padres lucharon por la libertad de Venezuela,papa estuvo preso en Guasina.Salio de alli exilado a Peru,junto a mi madre y mi hermano que me antecede,dejando a mis tres hermanos mayores en Vnzla,pues no podian llevarlos.Siempre escuche todas sus vivencias dificiles por cierto,
Conoci a su padre,estando pequena aca en Vnzla,El y mi padre eran amigos.No sabia que usted es su hijo.Que Dios lo proteja siempre y que permita que podamos seguir escuchandolo y leyendo sus escritos.
Gracias

José Antonio Sorondo
25 septiembre, 2015 Responder

Mi estimado amigo, aunque no te conozco personalmente, cada vez que puedo oír tu programa de radio no lo dudó ni un segundo, también cuando estabas en Televisión, lo que te quiero trasmitir, es lo siguiente, “eres un MAESTRO”, y Dios está con los justo, y Tu eres unos de ellos.

Maive
25 septiembre, 2015 Responder

Mis respetos y admiración para ti que cada mañana nos acompañas a enfrentar esta pesadilla que vivimos…la noticia del día es mi inicio de cada día… no te dejes afligir tienes una hermosa y orgullosa historia que te hace parte de la historia de Venezuela. Dios te bendiga siempre. Mil gracias por compartir hasta tus tristezas con los que te admiramos y te seguimos de corazón. Adelante ! !!

Leon J Villavicencio
25 septiembre, 2015 Responder

Adelante por encima de las tumbas, admirable, honorable y respetado amigo VENEZOLANO!!!

Zulay
25 septiembre, 2015 Responder

CMR. Es un orgullo contar con venezolanos de tú estirpe, los que acumulan sentimientos que se adhieren a la piel, los que expresan grandeza espiritual, cuando esparcen su poesía, tal cual tú lo haces! El ocaso de un régimen no merma tú creatividad y profesionalismo. Honor a quien honor merece. Un abrazo inmenso desde mi alma!

marco salas
25 septiembre, 2015 Responder

reciba usted amigo Cesar. mis cordiales saludos y la mas profunda admiracion y respeto. Usted es mas venezolano y quiere mas a venezuela que el 99 % de los chavistas que se hacen llamar bolivarianos, etc,etc,etc.

Andreina Garban
25 septiembre, 2015 Responder

Queridísimo y admirado César Miguel, esa Venezuela que tú hoy me recuerdas en tu historia maravillosa es la Venezuela hermosa que gente como tú sigue dibujando. A veces el grito de lo ordinario, lo feo y lo violento. Pero mientras sigamos unos cuantos con insistencia enfocados en esa Venezuela, Venezuela, siempre Venezuela, lo hermoso, lo íntegro y la libertad que se celebra resurgirán y celebraremos. Mi profunda admiración por ti, tu talento, devoción y el amor que a lo largo de los años has demostrado por nuestro país. Recuerdo hace algún tiempo, dijiste algo magistral en un evento de Venezuela Competitiva: Que esta Venezuela era como de un porfiao… que le daban golpes, pero aún no caía, que volvía a levantarse. Y lo haremos! Gracias por quien eres!

Yadira Armas
25 septiembre, 2015 Responder

Eres mi periodista mi ídolo siempre oigo tu programa y hoy me dio mucha tristeza cuando relatas está historia y sigue adelante. Que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista ánimo que volveremos a ser libres

Una palabra con dos significados separa a César Miguel de Nicolás y de todos esas piltrafas despreciables que componen al chavismo: VALOR. Valor de valentía, cualidad inexistente en los chavistas comenzando por el mismo Chávez. Valor por la distancia comparativa como venezolano, como constructor de país, con academia y con ejemplo. En esta guerra por Venezuela, los venezolanos la libertaremos de los chavistas.

harry almela
25 septiembre, 2015 Responder

Hola, césar miguel.
Impecable texto.
Y acotaría un detalle: antes de nacer en México (o en groenlandia, ese evento es imputable al azar), estuviste nueve meses viviendo en el vientre de una venezolana. en todo caso, eres venezolano antes que mexicano.
se le quiere.
harry almela

Mary Aguero Palazzi
25 septiembre, 2015 Responder

No te sientas mal. Todos sabemos y sentimos que eres un gran venezolano. Si lo que querian era menospreciarte, no los tomes en cuenta, tu estas muy por encima, moral y academicamente, de esa gentuza.

Atahualpa Montes
25 septiembre, 2015 Responder

Como dije en otro comentario, tuve la suerte inmensa, el honor mas bien, de ser Secretario de la Comisión Permanente de Reforma Parlamentaria de aquel Congreso de lujo, y luego, ser Jefe de Comunicaciones de ese mismo Parlamento. Allí, conocí y me conocieron hombres de la talla democrática de Cesar Miguel Rondón, Said Moanack, Domingo Alberto Rangel, Raúl Leoni que a la sazón era el Presidente del Parlamento y tantos otros que dieron lustre a ambas Cámaras. Allí estaba también el Senador Alberto Ravell, padre de ese valiente venezolano, Alberto Ravell ( hijo) a quien conocí siendo apenas un adolescente, que como hombre y digno heredero de los genes de su viejo, ha enfrentado a esta dictadura, como su padre lo hizo con la de Juan Vicente Gómez (entro al Castillo de Puerto Cabello cargado de grillos sesentones, a los 15 anos de edad y salió a los treinta y pico) y con la de Marcos Pérez Jiménez, a quien le debió un largo exilio.
De Alberto Ravell fui Secretario Privado sin sueldo y la verdad es que hubiera pagado yo para poder disfrutar del talento y la amistad de ese gran hombre.
En fin, esa pequeña historia del hijo de Cesar Miguel Rondón, me llevo a dar un salto atrás en el tiempo y recordar con mucha tristeza aquellos anos de aprendizaje al lado de esos prohombres que construyeron la democracia en Venezuela.
Hoy, veo con dolor venezolanista como han convertido al parlamento criollo en una cueva llena de animalitos iletrados que lo único que saben hacer es levantar las patas delanteras para aprobar lo que les diga ese gran responsable de la desgracia venezolana, ese en mala hora hijo de El Furrial en el Estado Monagas, (mi Estado natal), llamado Diosdado Cabello, que algún día, mas temprano que tarde, deberá pagar el inmenso daño causado por el y sus secuaces a la rica y democrática nación venezolana, hoy convertida en limosnera del mundo bajo una dictadura absurda e inexplicable.

Carlos B
25 septiembre, 2015 Responder

Ojalá y todos (mas aun aquellos que pretenden señalarte) entendieran lo que es querer a Venezuela. Mi apoyo contigo

Domingo Herná ndez
25 septiembre, 2015 Responder

Estimado y muy respetado Licenciado César Miguel Rondón, le admiramos, es usted un ilustre Venezolano.
Eres un Venezolano a carta cabal.

iraima
25 septiembre, 2015 Responder

Venezuela, Venezuela, Venezuela
Libertad, Libertad, Libertad

noris infamte
25 septiembre, 2015 Responder

Que admiración tan grande he sentido por Ud. Y ahora mas.mi apoyo y respecto incondicional.

Marianela Perez
25 septiembre, 2015 Responder

Hermosa historia, cargada de mucho sentimientos y recuerdos, no pude dejar de emocionarme hasta el punto de que casi lloro, ninguna persona debería vivir en el exilio lejos de su familia por pensar diferente. no pierdo las esperanzas de que el 6D todos los Venezolanos votantes entiendan que hay que dar y defender el voto por la democracia y la libertad.

Wendy Gonzalez
25 septiembre, 2015 Responder

Despues de una noche oscura sin luna , siempre hay un gran amanecer, con un hermoso sol brillante… gracias…. gracias cesar miguel….

Antonio Patiño
25 septiembre, 2015 Responder

Considero que no debes lamentarte por contar tu historia, que de paso es muy emotiva. Te felicito César Miguel y te agradezco por compartir con quienes te escuchamos a diario. Saludos

Edgar Garcìa
25 septiembre, 2015 Responder

A veces pienso en irme y después me pregunto pero ¿porque sí yo no he hecho nada malo^?

Dalila
25 septiembre, 2015 Responder

sencillamente hermoso- se me erizó la piel

Evilus Vilela
25 septiembre, 2015 Responder

Que tristeza pensar que en el siglo XXI aun existan dictaduras latentes!!! Me encanta leer lo que escribes Cesar Miguel y estoy segura que de alguna manera seguiras siendo la voz del pueblo, que tanto miedo tiene de hablar

Ramon Parra
25 septiembre, 2015 Responder

Con el debido respeto. No es solo su historia, es la mia y la de muchos pero desde adentro. En corto tiempo podremos abrazarnos los venezolanos en una sola historia de Paz y Democracia. Sin tristeza Cesar Miguel que los abrazos estan proximos y conatel como cuestionador y censurador sera el apoyo de la prensa y de las ideas. Mas temprano que tarde.

Teresa Salas
25 septiembre, 2015 Responder

Venezuela, Venezuela, Venezuela…Gracias por compartir, que lindo (y)

Yaritza Y
25 septiembre, 2015 Responder

Sin palabras, creo que todo esta dicho, como siempre un buen comunicador, me siento honrada de escucharte a diario, y a la vez adolorida de tanto latigazo que llevamos a todos los días, no se cuanto mas podre aguantar esta incertidumbre (se que nadie nos lo puede decir) pero si estoy segura de que queremos Democracia y debemos salir a votar. Me cansé de marchas, pitos, cacerolas, y pare de contar, no quiero ver mas Madres sufriendo la perdida de un Hijo(a), como tampoco lo quiero vivir yo, tengo un hijo de apenas 10 años, y cada vez que veo hacia adelante pienso que sera de El. Espero no seguir con lo mismo (vamos a esperar después del 6D) allí veremos que pasa y que hacer. Es el comentario común entre muchos conocidos. Basta de esperar ese después. Un abrazo, y que Dios te siga Bendiciendo.

annerisa
25 septiembre, 2015 Responder

CMR, si por ejemplo, tu padre fuera japonés y tu madre rusa, y tu nacicimiento hubiera sido en Dinamarca, igualito eres primero que todo VENEZOLANO, y luego todo lo demás que las leyes de cada país permitan!! Sigue adelante y no comamos de este gamelote!!

José Lubín Dávila C
25 septiembre, 2015 Responder

Gracias por esa pequeña historia. Alimenta nuestro sentir por Venezuela

Sahú
25 septiembre, 2015 Responder

CMR. Saludo muy especial. Venezolano no solo es quien nace en ella, si no quien la ama, por eso me hice venezolano. Amo Venezuela. El haber tenido la oportunidad de compartir algunos momentos de música contigo, me da el derecho de reconocerte como un gran ciudadano venezolano de gran valía. Venezuela, Venezuela.

clementepereda
26 septiembre, 2015 Responder

Es una bellisima historia, contada asi hace honor al protagonista que muchos admiramos. Ademas, habria que decir, el que hereda no lo hurta. No hay mejor suerte que nacer en un hogar feliz, de padres honestos y preocupados por su patria, donde el buen ejemplo es como dice el evangelio, la semilla cae en tierra fertil. Gracias por este relato.

Luis Cabrera
26 septiembre, 2015 Responder

Apreciado, admirado y respetado Cesar Miguel Rondón, eres mas Venezolano que la parranda de mediocres e ignorantes que te tildan con sus bajos comentarios racistas y xenófobos, que te resbalen ese tipo de comentarios, eso es típico de las personas que no tienen la razón, siempre descalifican y tratan de desprestigiar a las personas decentes, trabajadoras y honestas que hablan con la verdad, los que menos quieren a este país, son ellos que lo que están es destruyendo y sembrando odio sin piedad, el sol no se tapa con un dedo y yo tengo mucha fe de que pronto Venezuela va a despertar de este letargo y toda esta pesadilla terminara, todos debemos poner nuestro granito de arena, tu., día a día haces tu parte, sigue haciéndola, te apoyo y sé que como yo, muchos te apoyaran, viva Venezuela, Venezuela, Venezuela, Libre y Democrática.

Ana
26 septiembre, 2015 Responder

Hermano Cesar Miguel Rondon, prepárese para de nuevo vivir junto a todos nuestros hermanos venezolanos.. “En ese instante pasó una cosa extraordinaria. Esos tres adultos empezaron a brincar en la cama, agarrados, como si hicieran una rueda infantil. Gritaban felices, lloraban de alegría. ¡Cayó la dictadura! “….

ylleana
26 septiembre, 2015 Responder

Gracias x acompañarme cada mañana con tu cultura tu educacion tus principios nuestras verdades t admiro y respeto muchisimo Dios t bendiga y proteja x siempre mi gran hombre!

Juan Andrés Pericchi Guerra
26 septiembre, 2015 Responder

Es que el que no lo siente, no lo puede entender, y menos va a entender la explicación. Infame es el que tacha de apátrida, y al mismo tiempo la entrega a unos forasteros insensibles.

Doli Zerpa
26 septiembre, 2015 Responder

Todos tenemos una historia; algunas más interesantes que otras, según sea la percepción.
Su historia dibuja una etapa de transición ciertamente muy fuerte para muchos venezolanos, sólo que la suya se desarrolló sobre bases sólidas lejos del rencor y del resentimiento͵ pero que sin duda tuvo claros principios y valores como el respeto, la solidaridad, la constancia y sobretodo, el amor por la Patria. Ellos por el contrario, no tuvieron la misma suerte, su historia se fundamentó en el rencor y el resentimiento.
Cuando iba a la escuela sentía emoción al ver y estudiar los símbolos patrios, donde la figura y rostro de Simón Bolívar, siempre fue la misma, sin dejar de reconocer cuál fue su gran ideal.
Será que ya no soy tan venezolana como antes, porque mi Bolívar tiene otro rostro, mi bandera y mi escudo son difetentes. Los pueden cambiar de forma, color, tamaño, pero jamás podrán cambiar en mi su significado; mucho menos mi amor por Venezuela.

roman
26 septiembre, 2015 Responder

Lo indiscutible de la libertad es que es hermana de la felicidad .gracias a estas historias no tan pequeñas ,hay que seguir en lucha .

CORINA ROJAS
26 septiembre, 2015 Responder

Cesar, mil gracias,por la carta, y pregunto yo : A quien que no este en sus cabales se le puede ocurrir que no seas Venezolano.?…..Hurgar si naciste en otro territorio distante de este que tanto cuidas con tu buen decir, que iluminas con tu sano, constante y aleccionador criterio de excelente ciudadano y periodista, que modelas con tu ser impecable, que, sin conocerte personalmente, puedo asegurar tienes….., Alguien que no sea llevado por la perversidad y deseos de torcer las cosas, no se le ocurriria enfocarse en cuestionar la nacionalidad de alguien que suena a alma llanera!!!! En lo personal, en mi casa, eres como esos tios de tu infancia, hasta te pediriamos la bendicion si te vemos por ahi,!! Tenemos la fortuna de abrir cada dia escuchando el acontecer noticiioso con tu familiar y apreciadisima voz. En Maracaibo te diriamos “muchcacho vos soy mas Venezolano que el puente sobe el lago!!!!! y asi hubieses nacido en la cochinchina: tu amor y cuidados por este pais, reflejan y elevan tu venezolanidad. Asi que señores gobernantes a ocuparse de tantos problemas reales y dejar de estar amedrentando. A recanalizar esas energias hacia el bien….. de todos los que aqui vivimos, crecimos y amamos este pais. Mis respetos y cariños para ti Cesar Miguel y que Dios nos bendiga a todos.

Ana Yajaira salazar
26 septiembre, 2015 Responder

Nada que perdonar César Miguel, en este país “del desatino” mas bien la alegría es subversiva, sospechosa y los venezolanos que, al igual q tu, tenemos ojos ciegos con Venezuela como horizonte cardinal, cada vez nos cuesta muchísimo reír, y reir desde el alma, con esa risa que te estremece , desde 1999, realmente no lo hacemos, los que nos duele esta venezolanidad, este pais hecho al crisol de una generación auroral, que se quemó para ser brasa encendida de patrióticos anhelos, nosotros, los de nuestra generación, querido César Miguel, nos estamos “inmolando” ya tipo bonzo, fundidos por dentro, al ver la Patria convertida en cenizas humeantes, por doquier, y asi y todo, con fé, con esperanza, con anhelos crecientes, cual lunáticos en su ronda, seguimos apostando a columpiar los sueños Patria adentro, vemos nuestra geografía, escuchamos nuestros cantos, caminamos por donde alguna vez fuimos felices transitando rutas amadísimas, y nos decimos Si se Puede, se nos escurren entre los dedos los sueños rotos, las vidas truncadas, los amigos en peregrinación por el mundo, Tu hermoso origen, digno de la mejor telenovela de las que nos has regalado con tu talento creador, es la carta de identidad de la Venezuela a la que pertenezco. Tu país y el mio, y el de la mayoría de venezolanos de honras y blasones, dados por un corazón “hecho en Venezuela” . En tanto de otros, con nacimientos y defunciones, sin partidas, que lo acrediten, no les alcanzará el camino, ni en esta vida ni en otra, si la hubiera, para pagarle a Venezuela, el daño infringido,. Valiente venezolano, afina tu alma para la mejor aurora que ha de aguardar a nuestra patria, Venezuela hasta que duela!!!

Enoe Mata
26 septiembre, 2015 Responder

Gracias estimado, César Miguel! No es casualidad mi admiración hacia ti, desde chamita! Una historia que embarga tristeza, pero también mucha esperanza al entender que las crisis pasan y que Dios siempre impone lo bueno sobre lo malo.

Muchos de mis amigos me preguntan por qué no me he ido de Venezuela y mi respuesta es que este es el país donde quiero estar, he conocido varios lugares, pero jamás la cordialidad de la gente ha sido sustituida por la que tenemos acá, pese a las diferencias que han querido marcar entre nosotros.

Edgar Cordova
26 septiembre, 2015 Responder

Don Cesar! Mis respeto! Recuerde que ofende quien puede, no quien quiere. Ellos quisieron mas no pueden! Quizás ellos al dudar de su venezolanidad( muy marcada por cierto), dejan entre dicho la suya. Repito. Mis respeto a un gran venezolano, parido por venezolanos !!!!!!!!!

jusbeth
26 septiembre, 2015 Responder

Admiro tu valor, tu ímpetu, tu lucha, tu constancia…¡ Gracias por esta hermosa “pequeña historia”, que sin duda alguna, deja una reflexión para valorar lo que hemos abandonado; la libertad, la paz, el progreso¡ Mil gracias César Miguel Rondón, venezolano de pura cepa, que día a día lucha por un mejor país, el país que queremos para nuestros hijos …

Lisbeth Gil
26 septiembre, 2015 Responder

“Venezolano hasta los tuetanos” Eso es lo que tu eres mi querido compañero en la cola de todas las mañanas. Dios te bendiga!

Celia Nuñez
26 septiembre, 2015 Responder

Respetado César Miguel Rondón: al escucharle ayer relatar ese importantísimo episodio de su vida, que moldearon su personalidad y su alma, recordé historias parecidas de amigos y familia que al igual que ustedes tuvieron que vivir en el exilio soñando con regresar algún día a su país. Esa fiesta íntima que usted tuvo la oportunidad de presenciar cuando era niño, es con la que sueño cada día y para la cual tenemos que trabajar, cada uno desde su trinchera, par que pronto se convierta realidad. Gracias por cada día que nos regala con suvoz y su pensamiento crítico
Celia Nuñez.

Floralicia Anzola de Rondón
26 septiembre, 2015 Responder

Gracias a todos ustedes por tan sentidas palabras. Hoy amanecimos envueltos en el abrazo de miles de venezolanos

Oscar Romero
26 septiembre, 2015 Responder

El mayor de los respetos para este VENEZOLANÍSIMO hombre ejemplar.

Clara
26 septiembre, 2015 Responder

Miguel Rondon, tu historia muy conmovedora y triste a la vez, te admiron yo soy cubana pero sufro lo que pasa en tu pais y deseo que logren la democracia y que la dictadura termine, pero eso solo se logra luchando y no dejando que pase lo que paso en cuba, no dejar que tome fuerza, el mal hay que exterminarlo de raiz, pero a tiempo, se que se dice muy facil pero muchos de los que estamos en el exilio nos pesa y nos pesara toda la vida haber huido del pais y no haber luchado para lograr la libertad y eso fue el gran error y vemos con tristeza como la juventud huye y solo va quedando la nueva generacion que no se les inculca en las escuelas la verdadera historia de cuba, en nuestro pais van quedando los nacido bajo ese regimen que llevado 56 años en el poder y a destruido nuestra patria, le pido a dios que en las proximas elecciones de Venezuela puedan derrocar la tirania y brille un nuevo sol para su pueblo.

María Lizardo
26 septiembre, 2015 Responder

Aquellos momentos difíciles y los de ahora serán recompensados cuando todos en un solo abrazo volvamos a gritar, Venezuela libre y democrática.

iris lugo
26 septiembre, 2015 Responder

César Miguel siempre lo he admirado como comunicador socia, escritor, conductor, lo seguía en Radio Capital y Unión Radio, en Televen, lo llegué a leer en Summa y Séptimo día, pero esta nota tan sentida, sincera y humilde me ha conmovido mucho. Con razón usted es una persona con mucha calidad humana, y ahora veo de donde viene esa calidad humana, viene de un hogar con un padres que sufrieron represión, cárcel y exilio, pero que le sembraron valores que lo hicieron el ser humano que es usted hoy en día. Desde principio de los tiempos el ser humano a sufrido avatares causados por gobiernos dictadores y represores. Hasta el mismo Jesús de Nazareth murió porque vino a predicar el amor y la paz.
Que Dios lo bendiga y lo ayude en estos momentos en el que el régimen busca cualquier medio o motivo para señalar, enjuiciar y maltratar a las personas que como usted luchan por la democracia. Y si nos tiene que maltratar y señalar a todos, que lo hagan, porque en estos momentos me atrevo a decir que más del 80% de los venezolanos rechazan este régimen y se han dado cuenta que Hugo Chavez lo que trajo a este país fue desgracia, comunismo, muerto y corrupción. ¡CMR Dios está de su parte, porque Dios está con la justicia y la verdad!

GRETA MARTIN
26 septiembre, 2015 Responder

GRACIAS Sr. Rondón. ¡VIVA LA DEMOCRACIA!

Franklin Torres L.
26 septiembre, 2015 Responder

De Venezuela no nos vamos

jacqueline
26 septiembre, 2015 Responder

Dios lo bendiga, conmovedora historia de un VENEZOLANO que le duele su Patria

Carlos Urquiola
26 septiembre, 2015 Responder

Don Cesar, gracias por esa hermosa historia. Muchos VENEZOLANOS, pasaron por esos caminos del exilio. Como ud lo dice “nuestra constitución lo declara VENEZOLANO por nacimiento” un gran abrazo

María Carolina Moreno
26 septiembre, 2015 Responder

Señor Cesar Miguel estoy muy conmovida por lo que escribio. Yo me encuentro fuera de Venezuela y estamos mi familia y yo todos los días hablando de Venezuela porque aunque algunos nacieran en otro país fuimos criados y nuestros padres nacieron en Venezuela y eso los hace tan Venezolanos como los nacidos en el territorio.

sonia
26 septiembre, 2015 Responder

Sr. y queridisimo César, siento mucho dolor y demasiada tristeza, estoy escribiendo y estoy llorando, sin conocerlo lo aprecio una eternidad, de ser cierto, ese viernes no lo escuche, le pido disculpa, por que siempre lo escucho desde la 6 a.m. pongo su programa pero justamente esa mañana salí a una de esas colas a las que este gobierno nos ha impuesto, me niego a escuchar a otra persona, por favor no nos deje, se lo pido desde lo mas profundo de mi corazón, por mi querida Venezuela lo necesitamos¡¡¡

Minin Arévalo Parodi
26 septiembre, 2015 Responder

Obviamente lloré al leerlo, como deben haber llorado los que amamos al país. Obviamente me molesté, como deben haberse molestado quienes daríamos todo por él. Venezolano eres tú que naciste en México, venezolana soy yo que tuve que dejar mi país para darle una mejor vida a mi hijo. Apátridas son ellos que la destruyen, la masacran y la hacen sangrar a lágrima viva. Dios bendiga tus pasos y la providencia te siga cuidando. Un abrazo del tamaño de nuestra tierra.

ivone aguillon
26 septiembre, 2015 Responder

Tuve la suerte de conocer a sus padres, excelentes y generosas personas, asi como uno de sus tios, Toño , excelente y gran amigo, todos gente muy preparada y de integridad intachable, venezolanos de los que ya quedan muy pocos, pero que hacen mucha falta. Y eso César ud. lo lleva en la sangre.

Endrys Fernández
26 septiembre, 2015 Responder

Es muy preocupante, que usted, en estos momentos sea otro perseguido del régimen, como lo fué su papá en aquella dictadura, mis respetos Don César, y pido a Dios por todos los perseguidos de este régimen. BEDICIONES!!

Esperanza Duran
26 septiembre, 2015 Responder

Tremenda historia de vida, Sr.Cesar M. Rondon. Un autentico Venezolano! DLBñ

Javier Alvarado
26 septiembre, 2015 Responder

hay familia hay amigos hay sentimientos hay nostalgia hay un venezolano con historia con origen conocido con padres venezolanos amantes de la libertad un preciado tesoro que la mayoría de nuestros gobernantes y secuaces no pueden preciarse de presentar como credencial para poder ser respetados mis respetos hacia ti animo y sigue siempre amando mas a Venezuela

pedro
26 septiembre, 2015 Responder

Eres una gran piedra en el zapato de los bolichoros, Ud.césar miguel es un caballero decente, hace falta gente cómo Ud. Dios lo bendiga.

Luz Núñez
26 septiembre, 2015 Responder

He sido, soy y seré siempre admiradora de César Miguel Rondón: Venezolano honesto, culto,íntegro y cabal. Me llena de orgullo ser su compatriota! Que Dios te de mucha salud y larga vida para que podamos celebrar juntos el fin de esta aciaga hora!

Edgar José Acosta Gómez
26 septiembre, 2015 Responder

No sabía que eras hijo de Cesar Rondón Lovera, conozco a tus primos y primas, saludos

Andres Romaity
26 septiembre, 2015 Responder

El alma es una entelequia que con la ayuda de las palabras se convierte subitamente en algo tanjente, real, lucido, en nueve minutos y cuatro segundos una pequena historia se convierte en adulta cuando el narrador en primera persona le da sentido de vida a esas palabras, el mal nunca triunfa aunque gobierne por un tiempo largo, al final, siempre al final como la libertad, reinara.y seremos millones los que saltaremos de alegria en ese pequeno cuarto que hoy es Venezuela.

moreheisen
26 septiembre, 2015 Responder

PA LANTE Y MAS NADA, ante los oprobios y circunstancias dificiles, solo resta con fe y conviccion de cambio que todo es para bien. vaya mi elogio Cesar, mi admiracion y mi apoyo.

Nayda Bolivar
26 septiembre, 2015 Responder

Un venezolano de hidalguía. Dios te bendiga César Miguel en unión de tus seres queridos.

ramon yanez alvarez
26 septiembre, 2015 Responder

Cesar, llevas la semilla de la libertad que heredastes de tus padres , gracias por compartirla,
estamos contigo…

Beatriz Guerra
26 septiembre, 2015 Responder

Cesar Miguel Rondon. Que bella y triste tu historia,pero a la vez nos anima a no perder las esperanzas de luchar por nuestra bella Venezuela. Gracias por ser tannn venezolano.Dios te bendiga.

josé luque
26 septiembre, 2015 Responder

Sólo basta el amor por Venezuela!!!

Gerardo CastellanosTorres
26 septiembre, 2015 Responder

Mi solidaridad y apoyo a Usted por ser un venezolano que nos representa de forma digna y ejemplar. Seguro estoy que pronto celebraremos con Usted y todo la Nación la emergencia de la Venezuela democrática en la que todos seamos libres para emprender y trabajar por un mejor futuro. Le seguiremos escuchando todos los días por su programa.

Nora Silva
27 septiembre, 2015 Responder

Cesar Miguel Rondon, tu eres más Venezolano que el pabellon. NO AL CIERRE DEL PROGRAMA!!!

clara arellano
27 septiembre, 2015 Responder

Como te extrañaré en mis mañanas. Mas pronto que tarde esto cambiará. Un fuerte abrazo y ánimo.

Roberto Lamarca.
27 septiembre, 2015 Responder

Lo bueno de tanta infamia,es que los Venezolanos tuvimos la oportunidad de conocer una gran historia.Gracias Cesar Miguel Rondon,Dios te bendiga.

julieta anzola
27 septiembre, 2015 Responder

Ante todo mi respeto ante un gran Venezolano como el Sr Cesar Miguel, Yo nací en Democracia y veo con dolor todo el daño que esta gente nos ha hecho, mas a la juventud, debemos luchar por la Democracia y no vale cansarse. Igualmente digo perdonen la tristeza: Amo a mi Venezuela y a mis hermanos Venezolanos y es mi hermano mas Venezolano que nadie DLB
..

Simon Karam
27 septiembre, 2015 Responder

MI querido Cesar, vas a tener el privilegio de vivir lel momento de recuperar la libertad de Venezuela desde dos ópticas en momentos diferentes de la historia. La primera siendo un niño donde no podías tener conciencia del momento histórico y como adulto donde se está plenamente consciente de lo que hemos perdido y seguimos perdiendo. Un abrazo

Esther Montiel
27 septiembre, 2015 Responder

Que triste y a la vez Hermosa historia, Sr. Cesar Miguel Rondon Dios lo cuide.

Erlyn Hernandez
27 septiembre, 2015 Responder

Excelente reflexion e increible lo que haces, en tan pocas lineas dejas reflejado lo que has pasado y tu Inmenso Amor a esta patria, solo le recomiendo que dejemos el cansancio, dejemos la tristeza, no nos preocupemos, Ocupemonos, que esta hermosa Patria tenemos que recuperarla, como siempre lo digo (Cuando tu Quieras Yo Quiero, porque Yo Siempre Quiero) La pela es pelando !!! Sigue Adelante que cada quien tiene una Historia que contar, Suerte y juntemos Fuerza para sacar este hermosos pais adelante,,, Exitos !! Que Dios te Bendiga !!

Martha Paez
27 septiembre, 2015 Responder

Querido Cesar Miguel: soy sobrina de Justo Camargo, conocí la historia a través de tu madre y de mi tía Teo y mama Vicenta. Que bonita y que triste tenerla que decir en este contexto. Me encuentro expatriada junto a mis hermanas y confío que mis padres junto al tuyo y mis tíos intercedan ante Dios Misericordioso para que nosotras pronto podamos brincar y llorar de alegría y podamos reunirnos todos en nuestra Patria querida y en paz. Te queremos

luz alviarez
27 septiembre, 2015 Responder

Hombre como usted sr Cesar M Rondon es que hace falta en este Pais lo respeto y me quito el sombrero
Luz Alviarez

Lo escucho hace más de veinticinco años y, solo tengo 53. Lo he admirado y respetado profundamente porque usted representa para mí un ejemplo del venezolano digno. Reciba todo mi apoyo y solidaridad. Y ruego a Dios poder seguir disfrutando de su presencia y su voz todos los días.

Diego Alejandro Ramírez Peña
29 septiembre, 2015 Responder

DENSO!!!

Te regalo una lágrima, de esas que salen del alma con su nota, larga, cursi de película mexicana.

TODO LO MEJOR PARA TI.

Gracias por estar, ser y existir.

MARIA ISABEL BRANDT
30 septiembre, 2015 Responder

César Miguel, nadie nunca ha dudado de tu ciudadanía venezolana, ni siquiera los que te atacan. Sólo buscan excusas porque saben que eres nuestra ancla en la radio y escuchamos tu programa bebiendo de tu amor por la democracia y el bienestar de todos nosotros. Recibe mi humilde apoyo incondicional.

Mi profunda admiración y respeto para César Miguel Rondón. Una admiración que guardo desde muy joven oyendolo en un pequeño radio a través de una emisora AM de Valencia. Mi respeto porque venezolanos como él son los que hacen grande este país.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!