América Latina sin Chávez

publicado el 16/03/13 por Laura Rodriguez en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , , ,

Por: Jean Maninat

En 14 años en el poder, Hugo Chávez construyó una narrativa de sí mismo sin igual en la región americana. Conjugó una serie de elementos que siempre han habitado en los aposentos más escondidos del subconsciente colectivo: hombre de acciones audaces, de verbo atmosférico, de apego a las causas de los más desfavorecidos y de uniforme verde olivo que tanto encanta a algunos, siempre que venga acompañado por frases progresistas y redentoras. Y todo aderezado con votos.

La herencia que deja en el país es otra. Son muchas las promesas incumplidas, como reconoció su sucesor Maduro: inseguridad rampante, escasez, falta de viviendas dignas para los sectores populares. Agréguele una alta dosis de inflación y tendrá usted el panorama completo.

Con el influjo de su desbordante personalidad despertó una conexión personal con muchos mandatarios en la región que luego se convertiría en proyectos económicos nutridos por una petrochequera tan infatigable como sus discursos. Allí cayeron, o se dejaron caer, grandes países que no necesitaban de los recursos

venezolanos para subsistir; países medios que los utilizaron para ayudarse en el despegue; y los más empobrecidos que lo vieron, literalmente, como un maná caído del cielo.

En el resto de los países de la región, primó la ‘realpolitik’ que permitió una relación distante en lo político, pero lo suficientemente próxima en lo personal para no avivar polémicas y enfrentamientos inútiles. Con la posible excepción del gobierno de Álvaro Uribe.

La relación del gobierno de Chávez con el Perú tuvo una dinámica especial.

Después de un intento baldío por incidir desde Caracas en los procesos electorales, y luego de que el gobierno del presidente Humala asumiese un rumbo propio para tratar de conjugar crecimiento económico con inclusión social sin decibeles ideológicos, se estableció una cortina de cristal lo suficientemente clara como para saber dónde estaba parado cada quien. El Perú mantenía una economía abierta, avanzaba socialmente y se convertía en un nuevo paradigma regional; mientras Venezuela se dedicaba a fortalecer con mayor ímpetu un modelo económico cada vez más estatizante, y a sortear políticamente los primeros signos de la enfermedad presidencial.

El ex presidente venezolano dejó su huella en muchas de las instancias regionales que se crearon en los últimos años. Pero la que sin duda llevará su denominación de origen controlada, su ‘Made by Chávez’, es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), su obra y su brazo político en la región.

¿Podrá esta institución subsistir a la partida de su creador?

¿La necesitan hoy sus miembros tanto como cuando fue creada en el 2004? Probablemente no. Tanto Ecuador como Bolivia tienen vida propia. Cuba está interesada en escenarios más amplios como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), de la cual ostenta la residencia pro témpore. El resto de los países es poco lo que podrá incidir en cualquier decisión.

La sombra del ex presidente Chávez seguirá presente por cierto tiempo.

Sin su influjo, la política regional será menos trepidante y las cumbres menos pintorescas. Los líderes de la región volverán a lo suyo y su memoria se enfriará en el mármol de un mausoleo.

@jeanmaninat

Publicado en El Comercio. Miércoles 13 de marzo de 2013



WP_Post Object
(
    [ID] => 10795
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2013-03-16 08:19:46
    [post_date_gmt] => 2013-03-16 08:19:46
    [post_content] => 

Por: Jean Maninat

En 14 años en el poder, Hugo Chávez construyó una narrativa de sí mismo sin igual en la región americana. Conjugó una serie de elementos que siempre han habitado en los aposentos más escondidos del subconsciente colectivo: hombre de acciones audaces, de verbo atmosférico, de apego a las causas de los más desfavorecidos y de uniforme verde olivo que tanto encanta a algunos, siempre que venga acompañado por frases progresistas y redentoras. Y todo aderezado con votos.

La herencia que deja en el país es otra. Son muchas las promesas incumplidas, como reconoció su sucesor Maduro: inseguridad rampante, escasez, falta de viviendas dignas para los sectores populares. Agréguele una alta dosis de inflación y tendrá usted el panorama completo.

Con el influjo de su desbordante personalidad despertó una conexión personal con muchos mandatarios en la región que luego se convertiría en proyectos económicos nutridos por una petrochequera tan infatigable como sus discursos. Allí cayeron, o se dejaron caer, grandes países que no necesitaban de los recursos

venezolanos para subsistir; países medios que los utilizaron para ayudarse en el despegue; y los más empobrecidos que lo vieron, literalmente, como un maná caído del cielo.

En el resto de los países de la región, primó la ‘realpolitik’ que permitió una relación distante en lo político, pero lo suficientemente próxima en lo personal para no avivar polémicas y enfrentamientos inútiles. Con la posible excepción del gobierno de Álvaro Uribe.

La relación del gobierno de Chávez con el Perú tuvo una dinámica especial.

Después de un intento baldío por incidir desde Caracas en los procesos electorales, y luego de que el gobierno del presidente Humala asumiese un rumbo propio para tratar de conjugar crecimiento económico con inclusión social sin decibeles ideológicos, se estableció una cortina de cristal lo suficientemente clara como para saber dónde estaba parado cada quien. El Perú mantenía una economía abierta, avanzaba socialmente y se convertía en un nuevo paradigma regional; mientras Venezuela se dedicaba a fortalecer con mayor ímpetu un modelo económico cada vez más estatizante, y a sortear políticamente los primeros signos de la enfermedad presidencial.

El ex presidente venezolano dejó su huella en muchas de las instancias regionales que se crearon en los últimos años. Pero la que sin duda llevará su denominación de origen controlada, su ‘Made by Chávez’, es la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), su obra y su brazo político en la región.

¿Podrá esta institución subsistir a la partida de su creador?

¿La necesitan hoy sus miembros tanto como cuando fue creada en el 2004? Probablemente no. Tanto Ecuador como Bolivia tienen vida propia. Cuba está interesada en escenarios más amplios como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), de la cual ostenta la residencia pro témpore. El resto de los países es poco lo que podrá incidir en cualquier decisión.

La sombra del ex presidente Chávez seguirá presente por cierto tiempo.

Sin su influjo, la política regional será menos trepidante y las cumbres menos pintorescas. Los líderes de la región volverán a lo suyo y su memoria se enfriará en el mármol de un mausoleo.

@jeanmaninat

Publicado en El Comercio. Miércoles 13 de marzo de 2013

[post_title] => América Latina sin Chávez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => america-latina-sin-chavez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-03-15 18:25:57 [post_modified_gmt] => 2013-03-15 18:25:57 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=10795 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!