Magnisuicidio – Laureano Márquez

publicado el 1/06/14 por Ana Forero en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , , ,

Por: Laureano Márquez

No es nada casual que le escenario escogido sea el Teatro Nacional. De hacelaureanomarquez2_vert-0fbce051d8660c55fbd8fbdd690a720c21cd85ae-s6-c30 buen tiempo a esta parte, casi todas las acciones de gobierno se presentan en teatros, sutil anuncio que que lo que va a ver usted allí es pura ficción. La obra se llama “magnicidio con golpe militar”, un recurso propio del espectáculo, el de unir en una sola representación dos proyectos  teatrales que han sido cada uno individualmente exitoso. El hecho de que se nos diga que lo que se prepara es un magnicidio con golpe (como quien dice quirpa con chipola), recuerda inevitablemente al viejo chiste del tipo al que se le murió la suegra y preguntado por el empleado de la funeraria acerca de si prefería entierro o cremación, él responde: “las dos cosas por sí acaso”.

“¿Qué demócrata, qué cristiano está de acuerdo con un baño de sangre? Él (Tarre). ¿Qué demócrata o cristiano está de acuerdo con magnicidio? Ella (María Corina Machado) y él (Gustavo Tarre). ¿Qué venezolano, qué ser humano está de acuerdo con la violencia, con el asesinato de hermanos? Ella y él”. Esto, sin duda es un fragmento del del monólogo de Pío Miranda en “el día que me quieras” del inolvidable Cabrujas, que se quedó flotando por ahí, en algún rincón del teatro y decidió, como un fantasma, salir hace dos días.  Que nuestros magnicidas pongan por escrito sus planes los convierte en una especie de reencarnacion de Peter Seller en sus mejores momentos de la Pantera Rosa”. Acusado Tarre de magnicida, es inevitable imaginarlo, como Tom Cruise en Mission Impossible, con licra negra ceñida al cuerpo corriendo en la noche por los tejados de Miraflores, sin romper una teja y descolgándose al patio central, el de la fuentecita, con un sistema de cuerdas con poleas y freno incorporado que le detiene a un centímetro del piso, justo antes de que se activen las poderosas alarmas láser que -simulando telas de araña- protegen de pisadas indeseadas el suelo nocturno del patio central de la casona de misia Jacinta. Mientras, Maria Corina, cual lady speed stick de la vida, se lanza en rapel desde aquella famosa esquinita de la azotea del Palacio Blanco y su axila – sin una gota de sudor, ni un atisbo de mal olor- va a dar a la cara atónita de Tarre. Mientras, desde El Calvario, Diego Arría, con binoculares nocturnos de alta definición contempla la escena. Toma su celular y le envía un mensaje al embajador de Estados Unidos en Colombia: “ya los magnicidas llegaron al Palacio”… “¿cuál Palacio?”, responde el otro distraído en la madrugada…”gua, ¿cuál va a ser?, el de Miraflores…¿no te acuerdas pues lo que hablamos?” …”oh, yes yes, el magnicidio, si jaja, que cabezo el mío”. El otro mensaje de Diego es  para Eligio….”transfiere más real que ya están adentro”. Con la precaria situación económica del país, a los terroristas no les aprobaron a tiempo Sicad II para comprar las armas y  hubo que recurrir a financiamiento externo…¿quien eligio al financista? Nadie lo sabe, pero lo cierto es que el dijo que no ponía ni medio hasta no tener la certeza de que estuvieran  adentro porque el no iba a perder sus reales otra vez. El final de esta compleja operación es cuando -con todos los planes ejecutados exitosamente- aparece Salas Römer  en cadena nacional de radio y televisión, montado en su caballo diciendo a cámara: “ahora sí que vamos a devolverle la alegría a Venezuela”

 ¿Magnicidio otra vez? ¿El intento fracasado número 13?… Por favor, el teatro tiene una infinidad de recursos. Camaradas, abran los ojos,  aquí lo que hay es un magnisuicidio, es decir un suicidio de proporciones intergalácticas, supremas, inconmensurables, que abarca la economía, las instituciones, la salud, la seguridad, la educación y que si sigue así nos va a aniquilar a toditos.

Publicado en el diario TalCual el viernes 30 de Mayo de 2014



WP_Post Object
(
    [ID] => 22037
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-06-01 10:00:17
    [post_date_gmt] => 2014-06-01 14:30:17
    [post_content] => 

Por: Laureano Márquez

No es nada casual que le escenario escogido sea el Teatro Nacional. De hacelaureanomarquez2_vert-0fbce051d8660c55fbd8fbdd690a720c21cd85ae-s6-c30 buen tiempo a esta parte, casi todas las acciones de gobierno se presentan en teatros, sutil anuncio que que lo que va a ver usted allí es pura ficción. La obra se llama "magnicidio con golpe militar", un recurso propio del espectáculo, el de unir en una sola representación dos proyectos  teatrales que han sido cada uno individualmente exitoso. El hecho de que se nos diga que lo que se prepara es un magnicidio con golpe (como quien dice quirpa con chipola), recuerda inevitablemente al viejo chiste del tipo al que se le murió la suegra y preguntado por el empleado de la funeraria acerca de si prefería entierro o cremación, él responde: "las dos cosas por sí acaso".

“¿Qué demócrata, qué cristiano está de acuerdo con un baño de sangre? Él (Tarre). ¿Qué demócrata o cristiano está de acuerdo con magnicidio? Ella (María Corina Machado) y él (Gustavo Tarre). ¿Qué venezolano, qué ser humano está de acuerdo con la violencia, con el asesinato de hermanos? Ella y él”. Esto, sin duda es un fragmento del del monólogo de Pío Miranda en "el día que me quieras" del inolvidable Cabrujas, que se quedó flotando por ahí, en algún rincón del teatro y decidió, como un fantasma, salir hace dos días.  Que nuestros magnicidas pongan por escrito sus planes los convierte en una especie de reencarnacion de Peter Seller en sus mejores momentos de la Pantera Rosa". Acusado Tarre de magnicida, es inevitable imaginarlo, como Tom Cruise en Mission Impossible, con licra negra ceñida al cuerpo corriendo en la noche por los tejados de Miraflores, sin romper una teja y descolgándose al patio central, el de la fuentecita, con un sistema de cuerdas con poleas y freno incorporado que le detiene a un centímetro del piso, justo antes de que se activen las poderosas alarmas láser que -simulando telas de araña- protegen de pisadas indeseadas el suelo nocturno del patio central de la casona de misia Jacinta. Mientras, Maria Corina, cual lady speed stick de la vida, se lanza en rapel desde aquella famosa esquinita de la azotea del Palacio Blanco y su axila - sin una gota de sudor, ni un atisbo de mal olor- va a dar a la cara atónita de Tarre. Mientras, desde El Calvario, Diego Arría, con binoculares nocturnos de alta definición contempla la escena. Toma su celular y le envía un mensaje al embajador de Estados Unidos en Colombia: "ya los magnicidas llegaron al Palacio"... "¿cuál Palacio?", responde el otro distraído en la madrugada..."gua, ¿cuál va a ser?, el de Miraflores...¿no te acuerdas pues lo que hablamos?" ..."oh, yes yes, el magnicidio, si jaja, que cabezo el mío". El otro mensaje de Diego es  para Eligio...."transfiere más real que ya están adentro". Con la precaria situación económica del país, a los terroristas no les aprobaron a tiempo Sicad II para comprar las armas y  hubo que recurrir a financiamiento externo...¿quien eligio al financista? Nadie lo sabe, pero lo cierto es que el dijo que no ponía ni medio hasta no tener la certeza de que estuvieran  adentro porque el no iba a perder sus reales otra vez. El final de esta compleja operación es cuando -con todos los planes ejecutados exitosamente- aparece Salas Römer  en cadena nacional de radio y televisión, montado en su caballo diciendo a cámara: "ahora sí que vamos a devolverle la alegría a Venezuela"

 ¿Magnicidio otra vez? ¿El intento fracasado número 13?... Por favor, el teatro tiene una infinidad de recursos. Camaradas, abran los ojos,  aquí lo que hay es un magnisuicidio, es decir un suicidio de proporciones intergalácticas, supremas, inconmensurables, que abarca la economía, las instituciones, la salud, la seguridad, la educación y que si sigue así nos va a aniquilar a toditos.

Publicado en el diario TalCual el viernes 30 de Mayo de 2014 [post_title] => Magnisuicidio - Laureano Márquez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => magnisuicidio-laureano-marquez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-06-01 09:57:19 [post_modified_gmt] => 2014-06-01 14:27:19 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=22037 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “Magnisuicidio – Laureano Márquez”


Eso no es para sorprendernos, esto solamente es otro guion bufo de unos politiqueros que tratan de convencer al país y al mundo, sin conseguirlo, que ellos son las verdaderas víctimas en esta tragicomedia en la que ellos tienen inmersa a nuestra nación.
Es increíble ver como se pierden recurso tratando de convencer al mundo de una mentira. En mi país, tu país, nuestro país, los únicos golpistas confesos son ellos. Los únicos conspiradores fueron ellos; acaso los venezolanos debemos olvidar el juramento en el árbol de las tres raíces, o debemos olvidar las intentonas golpistas en las cuales estos señores tuvieron partición activa. Vendiéndole al país unos ideales que a la primera vuelta, al usufructuar el poder terminaron olvidando traicionando a todos y cada uno de los venezolanos que depositaron su confianza en ellos.
Gracias a dios, tarde o temprano los politiqueros pasan… y esa estela de desolación y crisis que van dejando a su paso será nuevamente arreglada y encausada por todos los venezolanos que si queremos a nuestro país. Pero como dije, todo pasa, pero no significa que quede impune.
Gracias a dios Venezuela es un país que tiene más futuro que pasado y los que hoy usufructúan y vacían las arcas de nuestro país, mañana tendrán que rendir cuentas y serán señalados por la historia, como los protagonistas del periodo más oscuro por el cual paso nuestra nación. Y sé que sus hijos y nietos sentirán mucha pena y como venezolanos que son, también le pedirán cuenta a ellos; pidiendo que les expliquen cómo es que teniendo todos los poderes y manejando la gran cantidad de recursos que jamás ha tenido la nación, ellos fueron capaces de llevar al país a tal estado de pobreza y calamidad.
Como venezolano confió en mi país y sé que todo pasara, logrando darle a mi hijo la misma educación que en su momento me dieron mis padres y de la cual me siento muy orgulloso.

Saludos Amigo Laureano

Dejar un comentario


error: Content is protected !!