¿Quién le teme a la Unidad? – Jean Maninat

publicado el 22/08/14 por Ana Forero en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , ,

Por: Jean Maninat

 Lo peor que puede pasarle a una idea gregaria y pertinente es convertirseJean Maninat en un buen propósito impertinente. Es un viejo pase de alquimia que inventó la humanidad hace ya milenios, a fin de burlar cualquier llamado de la fibra moral individual para actuar de acuerdo a ciertas reglas de convivencia que garanticen el bien común.

Si en un monte del medio oriente un líder tribal recibe de la mano de Dios un decálogo de buen  comportamiento para garantizar que las pulsiones individualistas no pongan en peligro el destino manifiesto de la tribu; en la llanura, un sinfín de futuros “intérpretes verdaderos” de los preceptos pactados en la cima, ya han comenzado a fraguar el becerro de oro que les propicie una notoria carrera de profetas alternativos.

 Cada uno de los diez mandamientos labrados en piedra, con el trascurrir de los segundos, minutos, horas, días, meses, años y siglos, se han ido convirtiendo en buenos propósitos a los cuales la humanidad ha dedicado parte importante de su ingenio para darles la flexibilidad del hombre de goma. Dejados a su libre albedrío, los bípedos se debaten entre el chador y la minifalda, a la hora de lidiar con la presencia multitudinaria y tentadora de la mujer del prójimo en las calles y avenidas del mundo.

 Apenas se instaló la MUD como una referencia política al servicio de la Unidad y se establecieron las reglas básicas de comportamiento y convivencia para lograr el objetivo común que la convocó; se inició el litigio -primero soterrado, luego abierto- acerca de la “naturaleza” del instrumento unitario: es solamente electoral, no tiene jurisdicción sobre las iniciativas políticas particulares, una cosa es la mesa y otra las acciones de calle…Obladí, Obladá.  Mientras se hablaba de Unidad unos plantaban con cara de yo no fui las cargas de profundidad que la harían trastabillar y otros nadaban de muertitos de un punto de vista al otro a ver que  muebles heredaban del ansiado naufragio. Los “profetas verdaderos” reclamaban su parte en la obra.

 Ahora que está claro que la oposición venezolana está dividida mientras que las fuerzas que sustentan y avalan al gobierno lograron capear el temporal del III Congreso del PSUV, y que el país se desmorona bajo una crisis económica y social de consecuencias impredecibles; recomponer la Unidad dejó de ser un buen propósito con el que todos se santiguan, para convertirse en la ruta vital que impida el desplome total del país. Así de trágico como suena.

Sin la Unidad no habrá fuerza política ni carisma personal que desbloquee la recuperación democrática, que posibilite el regreso de la cordura en la gestión económica, que impida que  lo que queda de libertad de expresión se extinga definitivamente, que permita que la gente vuelva a caminar sin miedo por las calles y que los presos políticos y los exiliados regresen a sus casas. Para no exagerar el dramatismo: digamos que la cámara no está para selfies.

La Unidad es un patrimonio del país que quiere un cambio y requiere de la presión participativa de todos para restituirla, regenerarla y ponerla en marcha de nuevo. Los logros de la oposición -que ahora algunos quieren minimizar- se dieron por el esfuerzo unitario de quienes asumieron la contienda electoral y la protesta pacífica en condiciones muy desiguales frente a quienes quieren imponer su menesteroso modelo de socialismo del siglo XXI.

El reciente llamado de Ciudadanos por la Unidad responde a la inquietud -no desprovista de un gesto de incredulidad- de tanta gente a nivel nacional e internacional que no se explica cómo es posible que en medio de la calamitosa situación que vive Venezuela, sus dirigentes opositores no logren ponerse de acuerdo en una plataforma común para presentarla al país.

Hasta tanto no pasen de los buenos propósitos y asuman su responsabilidad histórica para salir del momento que se vive, la gente se preguntará con toda razón: ¿Quién le teme a la Unidad?

 

@jeanmaninat



WP_Post Object
(
    [ID] => 23861
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-08-22 11:30:44
    [post_date_gmt] => 2014-08-22 16:00:44
    [post_content] => 

Por: Jean Maninat

 Lo peor que puede pasarle a una idea gregaria y pertinente es convertirseJean Maninat en un buen propósito impertinente. Es un viejo pase de alquimia que inventó la humanidad hace ya milenios, a fin de burlar cualquier llamado de la fibra moral individual para actuar de acuerdo a ciertas reglas de convivencia que garanticen el bien común.

Si en un monte del medio oriente un líder tribal recibe de la mano de Dios un decálogo de buen  comportamiento para garantizar que las pulsiones individualistas no pongan en peligro el destino manifiesto de la tribu; en la llanura, un sinfín de futuros “intérpretes verdaderos” de los preceptos pactados en la cima, ya han comenzado a fraguar el becerro de oro que les propicie una notoria carrera de profetas alternativos.

 Cada uno de los diez mandamientos labrados en piedra, con el trascurrir de los segundos, minutos, horas, días, meses, años y siglos, se han ido convirtiendo en buenos propósitos a los cuales la humanidad ha dedicado parte importante de su ingenio para darles la flexibilidad del hombre de goma. Dejados a su libre albedrío, los bípedos se debaten entre el chador y la minifalda, a la hora de lidiar con la presencia multitudinaria y tentadora de la mujer del prójimo en las calles y avenidas del mundo.

 Apenas se instaló la MUD como una referencia política al servicio de la Unidad y se establecieron las reglas básicas de comportamiento y convivencia para lograr el objetivo común que la convocó; se inició el litigio -primero soterrado, luego abierto- acerca de la “naturaleza” del instrumento unitario: es solamente electoral, no tiene jurisdicción sobre las iniciativas políticas particulares, una cosa es la mesa y otra las acciones de calle…Obladí, Obladá.  Mientras se hablaba de Unidad unos plantaban con cara de yo no fui las cargas de profundidad que la harían trastabillar y otros nadaban de muertitos de un punto de vista al otro a ver que  muebles heredaban del ansiado naufragio. Los “profetas verdaderos” reclamaban su parte en la obra.

 Ahora que está claro que la oposición venezolana está dividida mientras que las fuerzas que sustentan y avalan al gobierno lograron capear el temporal del III Congreso del PSUV, y que el país se desmorona bajo una crisis económica y social de consecuencias impredecibles; recomponer la Unidad dejó de ser un buen propósito con el que todos se santiguan, para convertirse en la ruta vital que impida el desplome total del país. Así de trágico como suena.

Sin la Unidad no habrá fuerza política ni carisma personal que desbloquee la recuperación democrática, que posibilite el regreso de la cordura en la gestión económica, que impida que  lo que queda de libertad de expresión se extinga definitivamente, que permita que la gente vuelva a caminar sin miedo por las calles y que los presos políticos y los exiliados regresen a sus casas. Para no exagerar el dramatismo: digamos que la cámara no está para selfies.

La Unidad es un patrimonio del país que quiere un cambio y requiere de la presión participativa de todos para restituirla, regenerarla y ponerla en marcha de nuevo. Los logros de la oposición -que ahora algunos quieren minimizar- se dieron por el esfuerzo unitario de quienes asumieron la contienda electoral y la protesta pacífica en condiciones muy desiguales frente a quienes quieren imponer su menesteroso modelo de socialismo del siglo XXI.

El reciente llamado de Ciudadanos por la Unidad responde a la inquietud -no desprovista de un gesto de incredulidad- de tanta gente a nivel nacional e internacional que no se explica cómo es posible que en medio de la calamitosa situación que vive Venezuela, sus dirigentes opositores no logren ponerse de acuerdo en una plataforma común para presentarla al país.

Hasta tanto no pasen de los buenos propósitos y asuman su responsabilidad histórica para salir del momento que se vive, la gente se preguntará con toda razón: ¿Quién le teme a la Unidad?

  @jeanmaninat [post_title] => ¿Quién le teme a la Unidad? - Jean Maninat [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => quien-le-teme-la-unidad-jean-maninat-2 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-08-22 13:56:44 [post_modified_gmt] => 2014-08-22 18:26:44 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=23861 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “¿Quién le teme a la Unidad? – Jean Maninat”


Belkys H. de Barrios
23 agosto, 2014 Responder

Totalmente de acuerdo con sus planteamientos! Nos cuesta trabajo pensar como es posible tanta diatriba en medio de este caos. El Paìs merece sindèresis, es hora de la Unidad sin condiciones. Despuès habrà tiempo para polemizar.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!