Súbditos y ciudadanos

publicado el 9/10/12 por Laura Rodriguez en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , ,

Por: Ibsen Martínez

  Muchos opinan que el real adversario de Henrique Capriles R. es un pueblo envilecido por las dádivas. Pero ese análisis solo sirve a la autocomplacencia de los malos perdedores.

  Acaso habría sido mejor titular “¿súbditos versus ciudadanos?” para dar cuenta de la naturaleza de cada una de las dos mitades de la discordia venezolana.

  Si atendemos a algunas efusiones de las llamadas “redes sociales” podríamos pensar que el gobierno de un petroestado populista, en una versión tan caudillesca y colectivista como lo es el chavismo, es electoralmente inconmovible.

  En la superficie de la decepcionada marejada de lamentos de muchos votantes opositores flota la noción de que el verdadero adversario de Capriles Radonski es un pueblo envilecido hasta la anestesia por las dádivas de un caudillo instigador de resentimientos, un iluminado del odio social.

  Es la única explicación que sabe dar quien sucumbe a una especie de rabiosa perplejidad ante el hecho de que los apagones consuetudinarios y los sucesos de Amuay no hayan tenido, al parecer, ninguna consecuencia electoral favorable a Capriles en el estado Falcón.

  O que la indetenible matanza de personas inocentes, víctimas de la violencia criminal en los populosos barrios pobres de las grandes ciudades, tampoco parezca mover el voto en dirección opositora.

  Quienes así piensan tienen, creo yo, solo en parte razón. Supuesto que un petroestado populista y clientelar como el nuestro ha dedicado décadas -desde mucho antes de la “era Chávez”, todo hay que decirlo- a sujetar; esto es: a asegurar la sujeción de gran parte del electorado por vía de la dádiva, es lícito suponer que el jefe de un tal Estado no gobierna sobre ciudadanos, sino sobre súbditos.

  Del súbdito no cabría esperar actitud crítica respecto de la ineptitud del gobernante, ni de sus abusos y, en consecuencia, mucho menos un voto en pro de un sistema de libertades en el que impere la alternabilidad.

   Para el súbdito, tanto como para el autócrata, cuanto más estable y predecible sea el vínculo de la dádiva, más consolidado el régimen autoritario y cualquier otra consideración saldría sobrando.

  Opino que pensar de ese modo solo sirve a la autocomplacencia moral de algunos malos perdedores, porque también es un hecho cierto que la oferta de Henrique Capriles, esto es, la oferta de una mayor gobernabilidad, de una mayor transparencia en la gestión de los dineros públicos, atrajo sectores del, por así llamarlo, “electorado súbdito”.

  Prueba suficiente, digo yo, de que no anduvo tan descaminada la estrategia de campaña.

Con todo, admitamos provisionalmente que haya dos Venezuelas irreconciliables. Una de ellas, interesada en valores propios de la democracia liberal (por evitar esa mala palabra, el bando opositor aceptó la expresión “progresista”), se reclama ciudadana en el sentido de que sus integrantes se piensan actores políticos críticos del gobernante.

  La otra, beneficiaria de la largueza del gobernante, una largueza que, se presume, basta para ahogar cualquier crítica a su ineptitud o irresponsabilidad, llámese esta tragedia de Amuay, apagón, motín carcelario o matanzas de fines de semana, obvia cualquier insuficiencia o abuso a cambio del favor clientelar.

  La pregunta acuciante no es si una nación dividida de tal modo, es viable, sino por cuánto tiempo.



WP_Post Object
(
    [ID] => 6385
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2012-10-09 17:14:57
    [post_date_gmt] => 2012-10-09 17:14:57
    [post_content] => 

Por: Ibsen Martínez

  Muchos opinan que el real adversario de Henrique Capriles R. es un pueblo envilecido por las dádivas. Pero ese análisis solo sirve a la autocomplacencia de los malos perdedores.

  Acaso habría sido mejor titular "¿súbditos versus ciudadanos?" para dar cuenta de la naturaleza de cada una de las dos mitades de la discordia venezolana.

  Si atendemos a algunas efusiones de las llamadas "redes sociales" podríamos pensar que el gobierno de un petroestado populista, en una versión tan caudillesca y colectivista como lo es el chavismo, es electoralmente inconmovible.

  En la superficie de la decepcionada marejada de lamentos de muchos votantes opositores flota la noción de que el verdadero adversario de Capriles Radonski es un pueblo envilecido hasta la anestesia por las dádivas de un caudillo instigador de resentimientos, un iluminado del odio social.

  Es la única explicación que sabe dar quien sucumbe a una especie de rabiosa perplejidad ante el hecho de que los apagones consuetudinarios y los sucesos de Amuay no hayan tenido, al parecer, ninguna consecuencia electoral favorable a Capriles en el estado Falcón.

  O que la indetenible matanza de personas inocentes, víctimas de la violencia criminal en los populosos barrios pobres de las grandes ciudades, tampoco parezca mover el voto en dirección opositora.

  Quienes así piensan tienen, creo yo, solo en parte razón. Supuesto que un petroestado populista y clientelar como el nuestro ha dedicado décadas -desde mucho antes de la "era Chávez", todo hay que decirlo- a sujetar; esto es: a asegurar la sujeción de gran parte del electorado por vía de la dádiva, es lícito suponer que el jefe de un tal Estado no gobierna sobre ciudadanos, sino sobre súbditos.

  Del súbdito no cabría esperar actitud crítica respecto de la ineptitud del gobernante, ni de sus abusos y, en consecuencia, mucho menos un voto en pro de un sistema de libertades en el que impere la alternabilidad.

   Para el súbdito, tanto como para el autócrata, cuanto más estable y predecible sea el vínculo de la dádiva, más consolidado el régimen autoritario y cualquier otra consideración saldría sobrando.

  Opino que pensar de ese modo solo sirve a la autocomplacencia moral de algunos malos perdedores, porque también es un hecho cierto que la oferta de Henrique Capriles, esto es, la oferta de una mayor gobernabilidad, de una mayor transparencia en la gestión de los dineros públicos, atrajo sectores del, por así llamarlo, "electorado súbdito".

  Prueba suficiente, digo yo, de que no anduvo tan descaminada la estrategia de campaña.

Con todo, admitamos provisionalmente que haya dos Venezuelas irreconciliables. Una de ellas, interesada en valores propios de la democracia liberal (por evitar esa mala palabra, el bando opositor aceptó la expresión "progresista"), se reclama ciudadana en el sentido de que sus integrantes se piensan actores políticos críticos del gobernante.

  La otra, beneficiaria de la largueza del gobernante, una largueza que, se presume, basta para ahogar cualquier crítica a su ineptitud o irresponsabilidad, llámese esta tragedia de Amuay, apagón, motín carcelario o matanzas de fines de semana, obvia cualquier insuficiencia o abuso a cambio del favor clientelar.

  La pregunta acuciante no es si una nación dividida de tal modo, es viable, sino por cuánto tiempo.

[post_title] => Súbditos y ciudadanos [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => subditos-y-ciudadanos [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2012-10-09 17:14:57 [post_modified_gmt] => 2012-10-09 17:14:57 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=6385 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 3 [filter] => raw )

3 Responses to “Súbditos y ciudadanos”


Ana Milena Fumero Urpin
9 octubre, 2012 Responder

buenas tardes esto tendrá algo que ver cono mi carta Abierta para Henrique C, te la paso y dame tu opinión
Gracias¡
@cmrondon #cartaabierta @hcapriles No puedo dejar de pensar que aun en Venezuela hayan tantos pobladores lo cual NO es lo mismo a ciudadanos, UN POBLADOR es aquel que solo vive y habita un lugar, un espacio territorial un poblador no tiene aspiraciones, no tiene sueños no tiene metas es un ser que solo se deja llevar por su medio ambiente sin importar que el mismo lo convierta en una HIENA, que atrapa la presa con sus dientes en vez de sus garras,( que no luchan por su futuro y peor aun el de sus hijos) que esperan que otros animales vomiten para ellos comer.
un ciudadano es la persona que, por su condición natural civil o de vecino, establece relaciones sociales de tipo privado y público como titular de derechos y obligaciones personalísimos e inalienables reconocidos, al resto de los ciudadanos, bajo el principio formal de igualdad.
CIUDADANÍA es la condición de miembro de una comunidad organizada.
lo cual cual no existe en este gobierno, en realidad nunca ha existido ni existirá ORGANIZACIÓN, RESPETO, por solos mencionar algunas, que palabras son esas para ellos ??? verbos que pronuncian porque aprendieron hablar mas no ha pensar.

Triste que VENEZUELA siga sumergida en el fondo del mar por tantos POBLADORES convertidos en HIENAS logrando así OXIDAR mentes brillantes, mentes llenas de conocimientos, mentes progresistas OXIDANDO a los CIUDADANOS que habitamos en ella.

Por otra parte quiero agradecerte por haberme llenado de miles de esperanzas, por haberme hecho parte de un proyecto progresista donde estaba incluida para un beneficio NO personal sino de un país entero, pero como quedo claro ayer, (DOM 07/10/12) aun HAY QUIENES NO SE DEJAN SALVAR NI DE ELLOS MISMOS.

Tu HENRIQUE quien ha dejado todo puesto en esto proyecto de vida por un PAÍS QUE ES IGNORANTE, CONFORMISTA, sumado ahora mas a los miles de VICIOS quiero AGRADECERTE POR HABER DESPERTADO EN MI ESTE ESPÍRITU DE LUCHA. y siento con mucha vergüenza Y DOLOR que LE QUEDAS GRANDE A VENEZUELA,, porque como dije en lineas anteriores HAY MAS POBLADORES QUE CIUDADANOS

Elias Cabrera
10 octubre, 2012 Responder

Los Venezolanos que estamos Identifcado con la Opcion Opositora debemos entender que No es facil hacer entender una Vision de un mejor Pais al que Tenemos mientras exista una Campana en favor de Promover Antivalores y Violencia!

Maribel Padron
10 octubre, 2012 Responder

Ibsen, me considero una mala perdedora según lo que describes en tu artículo, esperé hasta el final para saber cuál debería ser la posición de un buen perdedor, pero no está. Me gustaría conocerla

Dejar un comentario


error: Content is protected !!