Magallanes cumple 103 años – Mari Montes

Magallanes cumple 103 años - Mari Montes
Cortesía: Prodavinci

Publicado en: Prodavinci

Por: Mari Montes

“No sé si seremos turcos, eléctricos o navegantes…”

Es una de las frases de la guaracha del maestro Billo Frómeta sobre los Navegantes del Magallanes.

No creo que exista un solo caraquista que no se la sepa, incluso que alguna vez no se haya sorprendido a sí mismo tarareándola, porque como toda buena guaracha es pegajosa.

Como he contado tantas veces, muchos de los cuentos de béisbol que conozco me llegaron a través de mi papá, caraquista desde el Cervecería, muchacho “Royero”, como se decían los herederos del Royal Criollos, caraquistas desde antes que existiera el Caracas.

Acababa el Magallanes de titularse campeón del Caribe por primera vez, cuando Billo le dedicó el famosísimo tema, escrito por Pedro Rojas.

Fui una niña caraquista y escandalosa. Me llenaba la boca diciendo que había ido al estadio y que había visto a César Tovar y a “Vitico”, así que cuando ganó el Magallanes el segundo título de Serie del Caribe, mis amigos y rivales del béisbol se las “echaban” conmigo y me chalequeaban, merecidamente.

Tenían con qué, era verdad que habían ganado dos Series del Caribe y encima tenían canciones que sonaba en todas partes. Si, no pocas veces me quedé con la melodía. ”No hay quien le gane, al Magallanes”.

Cuando el 31 de diciembre mi papá ponía los discos de “La Billo’s Caracas Boys”, saltaba el “surco” hasta el siguiente tema. Nadie protestaba, en mi casa no había magallaneros por ninguna parte.

Una vez me explicó la letra, fue cuando supe que como don Carlos Lavaud, uno de los propietarios del Magallanes, gerente del club cuando fue fundada la liga en 1946, tenía una tienda cerca de la Plaza “El Venezolano” llamada “El Equipo Eléctrico” y que por eso les decían también “los eléctricos” y de ahí que la canción de Billo diga así.

Lo de “turcos” es porque dos de sus fundadores, Alberto y Ricardo Salomón eran de origen árabe. Esa era la explicación de mi papá, quien con el tiempo ya no se ocupó más de saltar el surco de la celebérrima canción, pero nunca llegamos al extremos de bailarla. Tampoco así.

Magallanes es la marca deportiva de mayor prosapia en nuestra historia deportiva.

Nació en un bar perteneciente a Antonio Benítez, de nombre ya augurioso, “Back stop”. Fue él quien propuso el nombre, no en homenaje al marino portugués, sino a la dificultad de navegar el estrecho bautizado en su nombre. Lo sometió a votación, y según algunos testimonios, ganó por un solo voto.

Lo cierto es que por los alrededores de la Plaza Pérez Bonalde, se ubicó el primer campo para que jugara el club recién nacido. Ese lugar hoy en día lo conocemos como “Los Magallanes de Catia”. Así se llama el lugar gracias al equipo que este 26 de octubre arriba a los 103 años, «Navegantes del Magallanes», siendo el único el caso de una toponimia determinada por un club deportivo. Lo habitual es que el nombre del equipo derive del lugar y no al revés.

Magallanes siempre aspiró a poder medirse de igual a igual con sus competidores de entonces, el Royal, que a la postre heredó al “Cervecería Caracas” y más tarde y hasta el fin del mundo, los Leones del caracas. La rivalidad, entonces, también tiene también un más de un siglo.

La historia del Magallanes es muy rica. Habla de una Caracas que sólo podemos ver en viejos retratos, de un país que recién recibía como propio un deporte desconocido. Contiene momentos y personajes históricos.

El Magallanes cuenta la historia de héroes civiles, de soñadores y empresarios que se fajaron a hacer realidad la Liga Venezolana de Béisbol Profesional. Y canciones, por supuesto, las tres guarachas de Billo, tan enamorado de Caracas y sin embargo, tan Magallanero.

En el caso de los caraquistas, los Navegantes del Magallanes son nuestros enemigos eternos, los de siempre. De pronto surgen rivales y rivalidades, pero ninguna se compara a la que sentimos unos por otros.

El “enfrentamiento” comenzó con el Royal Criollos a finales de los años 20, y de allá hasta acá no hemos parado de vivir el uno en contra del otro y por y para el otro.

Magallanes, recién en la misma categoría que el Royal y el Santa Marta, le ganó una serie de tres juegos al Royal y desde entonces sabemos la historia.

Dejaron de existir en la LVBP por una década, hasta que regresaron ya instalados en Valencia por la Fundación Magallanes presidida por José Ettedgui. En esos años, la existencia del Oriente de alguna manera llenó el vacío. No era Magallanes pero estaba Camaleón García y como dice el escritor Francisco Suniaga: “Donde estaba Camaleón, estaba el Magallanes” y así paleaban la ausencia.

La verdad es que nos hemos divertido mucho. Además esa “rivalidad” es, para quienes la experimentamos, una emoción única y sabrosa. Que no se ofendan los demás, pero este es un asunto que sólo magallaneros y caraquistas comprendemos. Con los demás también se disfruta y también se sufre, pero nada es comparable a esta hostilidad que existe entre «los Turcos» y nosotros.

Para los jugadores no es diferente. No sé si lo que pasa en las tribunas y gradas baja y se contagia a los jugadores, o si alguna vez fue al revés, pero lo cierto es que todos refieren que nada se parece a protagonizar un juego de los eternos rivales, especialmente en el estadio Universitario de Caracas.

La razón es que el parque está repleto y prácticamente dividido en dos (aunque hay un poco más de caraquistas) y la bulla es constante. Todos los peloteros de una y otra divisa aseguran que son duelos que se superan en emoción. Incluso para quienes han jugado para Boston o para los Yankees, como Álex González o Francisco Cervelli.

Además, y sobre todo en estos últimos tiempos, creo que es maravilloso ver cómo somos en el estadio en un Caracas-Magallanes. Es un enfrentamiento tan apasionado, visceral y enconado y al mismo tiempo tan amable y divertido, que es ejemplo de verdadera tolerancia y respeto por el otro.

En estos tiempos en los que para algunos se ha vuelto tan difícil aceptar al contrario, muchos citan como ejemplo la convivencia ejemplar que tenemos en un Caracas-Magallanes.

Queremos ganarle al otro y disfrutar la victoria, pero si perdemos no nos llevamos las sillas y las almohadillas, o amenazamos con demoler al otro y exterminarlo para que no regrese. Ojalá fuésemos siempre como somos en un Caracas-Magallanes.

Por eso nadie se alegra por la actual situación ante las Grandes Ligas, derivada de sus vínculos con la gobernación del estado Carabobo, debido a razones estatutarias, por todo lo que significa el Magallanes, y no solo para su afición.

Cumplen 103 años, y desde siempre, como dice la canción popularizada por Billo Frómeta, han querido hacer de los Leones chicharrones, pero hasta la próxima.

Feliz cumpleaños Navegantes del Magallanes, felicidades, magallaneros… y sí, por qué no, felicidades a los caraquistas por tener en frente a un rival de tantos innings.

¡»Magallanes será campeón» una amenaza que es parte del soundtrack o banda sonora de mi vida!

 

 

 

 

Lea también: Miguel Rojas: ‘Sentía que no tenía energía’“, de Mari Montes

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *