El premio Herralde 2016

14785182902938Anagrama ha anunciado el ganador del premio Herralde  de novela en este año 2016, y de nuevo se lo ha ganado un mexicano. Es Juan Pablo Villalobos por su novela “No voy a pedirle a nadie que me crea”. La han definido como una novela mexicana sobre Barcelona, o una novela barcelonesa sobre México. ¿De qué va la trama?

Carles Geli en El País de Madrid:

“En este caso, Villalobos (autor nacido y criado en Anagrama) utiliza como hilo conductor a un joven mexicano (que se llama como el autor) que llega con su novia a Barcelona para estudiar literatura comparada y la obra de Jorge Ybargüengoitia. Lo hará todo menos eso, arrastrado a un mundo delirante por un prometedor estafador que le lanza a un negocio al que quién se iba a resistir. El resultado es una accidentada travesía llena de arrecifes en forma de peligrosos mafiosos, la neurosis creciente de una novia que le da entonces por leer Los detectives salvajes de Roberto Bolaño, una niña casi de terror que recita versos de Alejandra Pizarnik y, en el fondo del cultismo, una perrita de reminiscencias buñuelianas apodada Viridiana.”

images

Todo esto, se entiende, con mucho mucho humor, porque una trama tan enrevesada y quizá disparatada solo se puede llevar con humor. En todo caso, ya leeremos el texto de Juan Pablo Villalbos.

También será publicada otra novela concursante, “Amores enanos” del argentino Federico Jeanmair, sobre una pareja de enanos que construye un barrio solo para gente como ellos. “Se trata de unos enanos que deciden construir un barrio solo para gente como ellos hasta la llegada de una periodista tan bella como alta plasmación de las dificultades de las relaciones humanas”. Que es el mensaje último de la obra, según la misma reseña en El País.

“De entre la notable cantidad de originales presentados este año (512), el jurado del galardón ha decidido rescatar también para su publicación Cómo dejar de escribir, de Esther García Llovet.”

Como sabemos, quizá tarde mucho en llegar cualquiera de estos tres títulos al país. De todas maneras, el desaeo y la esperanza se mantienen intactos y ojalá los podamos leer pronto.

 

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *