Viajando por USA con el cerebro de Einstein en la maleta

publicado el 4/05/15 por Ana Forero en También Sucede Etiquetas:, , ,

Lo que usted va a escuchar podría aparecer en el programa de Rafael Silva “Nuestro Insólito Universo” y quitaría mi voz para que viniese la de nuestro querido amigo Porfirio Torres. ¿por qué lo digo? Pues porque vamos a ocuparnos de un libro que viene con el título: “Paseando con Mister Albert”. Y luego a manera de subtitulo: Un viaje a través de estados Unidos con el cerebro de Einstein.

En efecto, Einstein falleció el 18 de abril de 1955, pasado 18 de abril se cumplieron ya 60 años. Cuando fallece su cuerpo es cremado, pero no todo, dejan intacto su cerebro. Porque querían averiguar qué había detrás de ese cerebro tan extraordinariamente prodigioso.

Un patólogo estadounidense llamado Thomas Harvey, logró quedarse con el cerebro. Probablemente- dicen los cronistas- sin el consentimiento de la familia. Pues bien, Harvey se lo llevó a su casa, lo guardaba en un tarro de cristal, lo picó en lonjas, lo fotografió, pero fueron pasando los años, los años, los años y Harvey no producía nada de interés con el cerebro de Einstein, nada que revelará realmente la clave de su genialidad.

Thomas Harvey

Thomas Harvey

Aparece entonces en escena un periodista llamado Michael Paternini. Michael es el autor del libro Paseando con Mr Albert, él le llega a Harvey cuando ya Harvey es un anciano octogenario, y con él deciden recorrer Estados Unidos buscando a la hija de Einstein.

Aquí arranca una aventura extraordinaria, escribe Paternini de Harvey, “no parecía el hombre adecuado para el trabajo, si es que alguna vez alguien le había dado su visto bueno para hacerlo”.

El libro cuenta lo que ocurrió en ese viaje. Dice Paternini: “El viaje duró 6.400 kilómetros, pero yo sentí como que eran 16.000. Harvey creía que estaba haciendo algo importante, protegiendo y preservando el cerebro en beneficio de las generaciones futuras”.

Harvey murió en 2007 sin publicar ninguna investigación sobre el cerebro de Einstein, pero su esfuerzo no fue del todo en vano, dice Paternini. “Harvey tomó fotos del cerebro y lo cortó en 240 tajadas para ser observadas con microscopio”.

Es entonces cuando entra en acción Marian Diamond,  una investigadora de la Universidad de california. Ella publicó en 1985 un trabajo donde explicaba que:

Einstein tenía más células gliales por neurona que el grupo de control utilizado en el experimento.

Madame Tussauds Vienna Unveils Anne Frank Wax Figure

Estas células se ocupan de realizar una función de apoyo a las neuronas. El artículo reafirmaba la idea de que el cerebro de Einstein tenía alguna peculiaridad que estaba tras la genialidad del científico.

Más recientemente, en 2012, Frederick Lepore, profesor de Neurología de la Universidad de Rutgers y la antropóloga Dean Falk, de la Universidad de Florida, pudieron estudiar algunas fotos nunca antes vistas del cerebro de Einstein.

images

“Es un cerebro excepcional. Pero no por su tamaño. Pesaba 1.230 gramos, lo cual para un hombre de 76 años (la edad de Einstein cuando murió) no es excepcionalmente grande”

“Pero cuando se examinan las fotos, tiene una anatomía muy extraordinaria”, afirmó el científico.

La mayoría de las personas tenemos tres giros prefrontales, mientras que Einstein tenía cuatro al contar con uno extra en su lóbulo frontal medio.

Los giros son las elevaciones de la superficie del cerebro que se producen al plegarse la corteza. Están separadas por surcos.

“Tiene muchas otras cosas (distintas). Todos sus lóbulos del cerebro son distintos a la anatomía normal”.

¿Allí está la genialidad de Einstein? Lo curioso es que nadie puede responder afirmativamente esa pregunta.

Una de las preguntas que quedan son las siguientes:

¿Einstein nació con esas características cerebrales o éstas se desarrollaron tras una vida dedicada a pensamientos complejos?

¿Las personas nacen con circunvoluciones especificas en el cerebro, pero no sabemos en qué medidas son influenciados por la experiencia y la práctica? Si en efecto lo son.

Por ejemplo, Einstein tuvo una carrera muy distinta a la del resto. No sabemos qué efecto tiene sobre la estructura de tu cerebro el pasar 20 o 30 años de tu vida pensando sobre complejos problemas matemáticos. Es muy difícil separar causa y efecto”

Esto es lo que dicen los científicos. ¿Se hace el hombre o ya de nacimiento viene con todas sus características y virtudes?

 ¿Usted qué piensa?

¿Los genios son predestinados o alguien puede forjar esa genialidad a lo Einstein?

Según lo que usted piense, échele pichón.

 

 



WP_Post Object
(
    [ID] => 29108
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2015-05-04 06:15:17
    [post_date_gmt] => 2015-05-04 10:45:17
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/viajando-por-usa-con-el-cerebro-de-einstein-en-la-maleta[/sonido]

Lo que usted va a escuchar podría aparecer en el programa de Rafael Silva “Nuestro Insólito Universo” y quitaría mi voz para que viniese la de nuestro querido amigo Porfirio Torres. ¿por qué lo digo? Pues porque vamos a ocuparnos de un libro que viene con el título: “Paseando con Mister Albert”. Y luego a manera de subtitulo: Un viaje a través de estados Unidos con el cerebro de Einstein.

En efecto, Einstein falleció el 18 de abril de 1955, pasado 18 de abril se cumplieron ya 60 años. Cuando fallece su cuerpo es cremado, pero no todo, dejan intacto su cerebro. Porque querían averiguar qué había detrás de ese cerebro tan extraordinariamente prodigioso.

Un patólogo estadounidense llamado Thomas Harvey, logró quedarse con el cerebro. Probablemente- dicen los cronistas- sin el consentimiento de la familia. Pues bien, Harvey se lo llevó a su casa, lo guardaba en un tarro de cristal, lo picó en lonjas, lo fotografió, pero fueron pasando los años, los años, los años y Harvey no producía nada de interés con el cerebro de Einstein, nada que revelará realmente la clave de su genialidad.

[caption id="attachment_29110" align="aligncenter" width="300"]Thomas Harvey Thomas Harvey[/caption]

Aparece entonces en escena un periodista llamado Michael Paternini. Michael es el autor del libro Paseando con Mr Albert, él le llega a Harvey cuando ya Harvey es un anciano octogenario, y con él deciden recorrer Estados Unidos buscando a la hija de Einstein.

Aquí arranca una aventura extraordinaria, escribe Paternini de Harvey, “no parecía el hombre adecuado para el trabajo, si es que alguna vez alguien le había dado su visto bueno para hacerlo”.

El libro cuenta lo que ocurrió en ese viaje. Dice Paternini: "El viaje duró 6.400 kilómetros, pero yo sentí como que eran 16.000. Harvey creía que estaba haciendo algo importante, protegiendo y preservando el cerebro en beneficio de las generaciones futuras".

Harvey murió en 2007 sin publicar ninguna investigación sobre el cerebro de Einstein, pero su esfuerzo no fue del todo en vano, dice Paternini. “Harvey tomó fotos del cerebro y lo cortó en 240 tajadas para ser observadas con microscopio”.

Es entonces cuando entra en acción Marian Diamond,  una investigadora de la Universidad de california. Ella publicó en 1985 un trabajo donde explicaba que:

Einstein tenía más células gliales por neurona que el grupo de control utilizado en el experimento.

Madame Tussauds Vienna Unveils Anne Frank Wax Figure

Estas células se ocupan de realizar una función de apoyo a las neuronas. El artículo reafirmaba la idea de que el cerebro de Einstein tenía alguna peculiaridad que estaba tras la genialidad del científico.

Más recientemente, en 2012, Frederick Lepore, profesor de Neurología de la Universidad de Rutgers y la antropóloga Dean Falk, de la Universidad de Florida, pudieron estudiar algunas fotos nunca antes vistas del cerebro de Einstein.

images

"Es un cerebro excepcional. Pero no por su tamaño. Pesaba 1.230 gramos, lo cual para un hombre de 76 años (la edad de Einstein cuando murió) no es excepcionalmente grande”

"Pero cuando se examinan las fotos, tiene una anatomía muy extraordinaria", afirmó el científico.

La mayoría de las personas tenemos tres giros prefrontales, mientras que Einstein tenía cuatro al contar con uno extra en su lóbulo frontal medio.

Los giros son las elevaciones de la superficie del cerebro que se producen al plegarse la corteza. Están separadas por surcos.

"Tiene muchas otras cosas (distintas). Todos sus lóbulos del cerebro son distintos a la anatomía normal".

¿Allí está la genialidad de Einstein? Lo curioso es que nadie puede responder afirmativamente esa pregunta.

Una de las preguntas que quedan son las siguientes:

¿Einstein nació con esas características cerebrales o éstas se desarrollaron tras una vida dedicada a pensamientos complejos?

¿Las personas nacen con circunvoluciones especificas en el cerebro, pero no sabemos en qué medidas son influenciados por la experiencia y la práctica? Si en efecto lo son.

Por ejemplo, Einstein tuvo una carrera muy distinta a la del resto. No sabemos qué efecto tiene sobre la estructura de tu cerebro el pasar 20 o 30 años de tu vida pensando sobre complejos problemas matemáticos. Es muy difícil separar causa y efecto"

Esto es lo que dicen los científicos. ¿Se hace el hombre o ya de nacimiento viene con todas sus características y virtudes?

 ¿Usted qué piensa?

¿Los genios son predestinados o alguien puede forjar esa genialidad a lo Einstein?

Según lo que usted piense, échele pichón.

    [post_title] => Viajando por USA con el cerebro de Einstein en la maleta [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => viajando-por-usa-con-el-cerebro-de-einstein-en-la-maleta [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-05-03 21:49:25 [post_modified_gmt] => 2015-05-04 02:19:25 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=29108 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!