Carta de Rosmit a Melenchon, traducida por Andreina Mujica

Carta de Rosmit a Melenchon, traducida por Andreina Mujica
Cortesía: Andreina Mujica

Traducida por: Andreina Mujica


Hoy les traemos la carta que Rosmit Mantilla le escribió a Jean-Luc Melenchon y que fue publicada por Le Point en francés. Aquí les traemos la traducción de la misma, realizada por Andreina Mujica al español:

Carta de Rosmit a Melenchon, traducida por Andreina Mujica
Cortesía: Andreina Mujica

Rosmit Mantilla es un activista de Derechos Humanos y diputado en Venezuela por el partido de centro Voluntad Popular. Ahora es un refugiado político en Francia. Sobreviviente de la resistencia de las cárceles del régimen, el diputado Mantilla responde al diputado Jean-Luc Melenchon, quien continúa apoyando el poder chavista- madurista.

Carta abierta:

Venezuela: Sr. Mélenchon, ¿tiene conciencia?

“Sr. Melenchon, estoy aquí antes que usted y sus activistas.

Soy Rosmit Mantilla, venezolano y miembro de la Asamblea Nacional. Hace casi dos años, recibí protección internacional en Francia, después de salir de Venezuela, donde había sido encarcelado y torturado. Mi único delito era pensar de manera diferente. Hoy, permítame hacerle algunas preguntas porque me sorprende que esté defendiendo a un gobierno que ha destruido un país próspero llamado Venezuela. Es totalmente irresponsable afirmar, como lo hizo en las redes sociales, que Juan Guaido M, el presidente interino, cometió un golpe de estado. No, señor, el único golpista fue su amigo Hugo Chávez, quien intentó tomar el poder con un golpe de Estado en 1992 para derrocar al presidente Carlos Andrés Pérez.

Sr. Mélenchon, ¿sabe que en mi país comemos solo una vez al día? ¿Qué el salario mínimo es inferior a 3 euros? Y que por esta razón, desde 2014, los venezolanos han perdido en promedio 14 kilos, lo que hace de nuestro pueblo una nación de desnutridos.

El Sr. Mélenchon, sabe que algunas personas que reciben ayuda alimentaria (alimentos en mal estado) lo consiguen gracias al “Carnet de la patria” del partido político del gobierno?

El Sr. Mélenchon, como usted sabe que en mi país no hay medicina, y que han transcurrido más de un año que no hay nada más para pacientes con SIDA? ¿Sabe que más de la mitad de los hospitales están cerrados y que ni siquiera hay hilo para suturar las heridas?

El Sr. Mélenchon, sabes usted que en mi país, hay 600 presos políticos torturados, violados, y muchos otros fueron asesinados?

El Sr. Mélenchon, sabe usted que desde 2014, más de 5 millones de venezolanos han cruzado la frontera con Colombia?

Por ello, señor Mélenchon, la realidad social de mi país.

Aquí está la realidad política:

Usted debe saber que Nicolás Maduro, su aliado, es la figura del mayor del cartel tráfico de drogas y la corrupción de la historia política de cualquier país.

Debe saber que todo el alto mando militar es objeto de investigaciones internacionales por corrupción, tráfico de drogas y, recientemente, delitos estatales ante la Corte Penal Internacional, así como el ex presidente Nicolás Maduro y todo el ejecutivo que asesinó y torturó a gran escala.

Creo que también sabe que los sobrinos de Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro, cumplen una condena de prisión de dieciocho años por tráfico de drogas en los Estados Unidos. De lo contrario, si no lo sabe, le invito a que me acompañe a Venezuela, pero esta vez sin beneficiarse del dinero, la seguridad del estado y el avión presidencial, como cuando siguió a Hugo Chávez durante la campaña presidencial de 2012.

Tengo algunas cosas que aclarar y algunas preguntas que hacerle.

Como sabe, el fallecido presidente Hugo Chávez utilizó el dinero de mi país para comprar conciencias en todo el mundo y así crear un lazo de corrupción y narcotráfico en los cinco continentes. Fidel y Raúl Castro, ex presidentes de Cuba, Evo Morales, presidente de Bolivia; Lula da Silva, ex presidente de Brasil ahora preso; Dilma Rousseff, ex presidenta de Brasil; Nestor Kirchner, ex presidente de Argentina; Cristina Kirchner, ex Presidenta de Argentina; Daniel Ortega, presidente de Nicaragua; Rafael correa, ex presidente de Ecuador entre otros, fueron pagados para olvidar el hambre y el dolor de los venezolanos y se mantuvieron en silencio durante veinte años. La desgracia de mi país ha servido para que cada uno de los representantes de la izquierda asesina de América Latina haya recibido su parte.

Sr. Mélenchon, ¿por qué trata de relativizar la miseria que se está viviendi en mi país? Es indiscutible, no es ni un espectáculo mediático ni una cuestión de perspectiva. La desgracia de mi país son los niños que mueren de hambre, de enfermedad, es la falta de alimentos, de electricidad, de agua, es la violencia, es el encarcelamiento de menores, es la dictadura militar y la narco tiranía, es la ausencia de cualquier administración pública, es la tasa de inflación más alta del país que posee las mayores reservas de petróleo del mundo, es el crimen ecológico, es el refugio para células guerrilleras y campos de entrenamiento terrorista, es tener a ex prisioneros, criminales en los más altas cargos de instituciones de la justicia, es la presencia en el corazón del poder a miembros del narcotráfico internacional, es el crimen de lesa humanidad y la flagrante violación de los derechos humanos fundamentales.

Señor Mélenchon, mi país se está muriendo de hambre y odio. Ya no se trata de política: la crisis humanitaria devora a Venezuela.

¿Honestamente, tiene usted algo sincero para responder?

Para leer la carta en su idioma original, presione aquí

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *