El GOP está partido – Andrés Hoyos

Andrés Hoyos

Publicado en: El Espectador

Por: Andrés Hoyos

Las perspectivas del Partido Republicano gringo (Grand Old Party o GOP) lucen tan apetitosas como tomar una ducha helada en Alaska en invierno y a la intemperie.

Sí, por ahí se augura que van a intentar descarrilar la presidencia de Biden abusando del famoso filibuster, el cual permite obstruir votaciones importantes a menos que se cuente con una mayoría semicalificada de 60 votos, y/o bloqueando el funcionamiento del Senado según reglas muy enredadas, pero lo más seguro es que por el camino se estrellen contra una de dos paredes. Pared 1: digamos que los republicanos cierran filas en su defensa de Trump ante el impeachment y que apenas un puñado de senadores de ese partido votan para condenarlo, de los 17 necesarios. El obstruccionismo seguiría, con mayor o menor éxito, pero el efecto que esto tendría sería sobre todo mantener electoralmente vivo a don peluquín, con la consecuencia de que el ruido constante, el cubrimiento obsesivo de los medios y la reiteración de las espantosas imágenes de la toma del Capitolio también perpetuarían el resentimiento del lado opuesto, conduciendo otra vez a un voto masivo, sobre todo en las presidenciales de 2024. Digamos que allí Kamala Harris enfrenta a Trump. Él, por definición, marchita cualquier renovación. Postergar el surgimiento de nuevas figuras es una fórmula para el desastre en cualquier partido. Para Biden sí son importantes las elecciones de mitaca en 2022, pero un avance republicano en ellas de ningún modo es garantía para las presidenciales posteriores, sobre todo por el rechazo gigantesco que arrastra Trump, muy superior al apoyo que sí tiene.

La pared 2 prefigura todavía menos una recuperación cierta del GOP. Digamos que la oposición republicana a Trump crece y que, así no lo condenen en el impeachment, logren sacarlo de la carrera y promover candidatos alternativos para las presidenciales. Esta guerra civil, aparte de costar muchos puestos en las elecciones al Congreso, pues Trump atacaría con saña a cualquiera que se le oponga, podría hacer que los trumpistas armaran toldo aparte, llevándose digamos el 30 % de partido, lo que restaría a los republicanos los votos necesarios para ganar casi cualquier elección nacional y no pocas elecciones locales y regionales. En fin, si surge un ala conservadora razonable en el GOP, que intente hacer contrapeso a los trumpistas obsesionados con conspiraciones inexistentes, la batalla por el alma del partido se puede volver a muerte, lo que por definición aleja a la gente moderada o insegura. O sea, mal por un lado y mal por el otro.

¿Hay otras opciones a corto plazo? No se vislumbran. Se vislumbra en cambio una recuperación económica decente en los próximos dos años, así como el control de la pandemia de COVID-19, presupuestado para fines de 2021 en Estados Unidos. Con ello, el gringo promedio se tranquilizaría. No se ve cómo eso podría llevarlo a votar por Trump o por los botafuegos que él apoya, por ejemplo la loca representante a la Cámara por Georgia, Marjorie Taylor Greene.

Lo único que podría repotenciar al GOP a mediano plazo sería que el Partido Demócrata caiga a su vez en manos extremistas. Esto último no es probable, aunque tampoco imposible. También le serviría a la derecha una crisis económica muy aguda, no ahora, que ya existe y se le achaca a Trump, sino otra nueva. Hasta donde se sabe esto tampoco es probable en los próximos años, si bien una vez más no es imposible.

 

 

 

 

Lea también: El error armado“, de Andrés Hoyos

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *