Jeffrey Sachs sobre Venezuela

Extractos de la entrevista  realizada por Jorge Fontevecchia. publicada en Perfil- Periodismo Puro, el 11 de febrero de 2018

Foto: Chile Desarrollo Sustentable

—¿Qué receta debería aplicar Venezuela para salir de la hiperinflación que hoy tiene? ¿Cómo trataría la inflación en Venezuela?

—Primero, que el señor Maduro renuncie… Después de su renuncia, la inflación desaparecerá. Venezuela está en guerra civil. El chavismo es, otra vez, la historia de la política hiperagresiva, el populismo. Venezuela es uno de los países más ricos del mundo. Ha sido bendecido con tanto petróleo que se ha suicidado más de una vez. Lo único malo allí es la política. Chávez le hizo un daño enorme a Venezuela. Tuvo buenas ideas sobre justicia social, pero un Estado personalizado. Cualquier Estado creado sobre la base de una persona está mal, es nocivo, sea peronismo, chavismo o estalinismo. Es un error grave personalizar la política. Chaávez lo hizo, y su sucesor, que es mucho menos talentoso, es un matón, lamento decirlo. No soy una persona agresiva, solo describo hechos concretos. Es hora de que se vaya, para que Venezuela pueda reconstruir algo de su política. La idea de mantener viva esta revolución personalizada utilizando medios opresivos está destruyendo el país. La idea de una Venezuela hambrienta es inverosímil. Si me preguntaran “¿Cómo harías para que Venezuela tuviera hambre?”, ni siquiera tendría la creatividad para destruir tanto. Con tanta riqueza… es algo inimaginable.

—¿Por qué había muchos más casos de hiperinflación en el mundo hace algunas décadas y hoy hay tan pocos? Venezuela, por ejemplo, es una de las excepciones.

—En general, las hiperinflaciones surgen a causa de guerras y revoluciones. Casi todas las hiperinflaciones se produjeron después de la Primera o la Segunda Guerra, o de revoluciones como la bolchevique. Bolivia fue una situación inusual. Era la primera hiperinflación en tiempos de paz. No hubo revoluciones, fue simplemente la inestabilidad política y la crisis financiera lo que la provocó. Desde entonces, hubo hiperinflaciones asociadas con el colapso de Yugoslavia y la URSS. La hiperinflación de Zimbabue sucedió en un Estado personalizado. La produjo el señor Mugabe, que era un matón. Tuvo sus momentos positivos, pero luego decidió que era dueño del país, y utilizó la brutalidad y la corrupción para aferrarse al poder. Por cierto, aclaro que estoy en contra de cualquier cambio de régimen generado por Estados Unidos. Cuando hablo de cambiar de régimen, me refiero a la política interna, no a la intervención externa.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *