Avances del fascismo

  Hitler y sus seguidores salivaban y eran felices viendo las inmensas piras de libros que ardían bajo las llamas. El fascismo venezolano, ejercido desde el régimen con sus seguidores, ha dado un paso importante de avance: ellos queman universidades. Hemos tenido días seguidos de dura violencia contra la educación superior. Los disturbios en la UCAB de Guayana, el incendio provocado y los disturbios en la Universidad Fermín Toro de Barquisimeto. Y ayer la situación de pánico, inaceptable, que se vivió en la Universidad Católica Andrés Bello.

  El titular de El Nacional es muy duro: “PNB, GNB y colectivos, han atacado, saqueado y quemado 18 universidades”. Es grave lo que dice El Nacional porque está incluyendo por igual no solo a los llamados colectivos -como los definió Human Rigth Wacht: “pandillas de paramilitares armados”, estas patotas de malandros que son afectos al chavismo y protegidos por el régimen- sino también nada menos que a la Policía Nacional Bolivariana y a la mismísima Guardia Nacional Bolivariana. Leo acá también en El Nacional: “Un grupo armado motorizado disparó ayer contra los estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello que trancaron la autopista Francisco Fajardo para exigir la libertad de dos de sus compañeros presos. Fueron suspendidas las actividades hasta nuevo aviso.”

  Cuando se dice “dispararon contra los estudiantes” hay una fotografía que da prueba del hecho. Un motorizado se baja de su moto, se acuclilla -es decir, “rodilla en tierra” como le gustaba decir al comandante aquel- y dispara su arma contra alguien que no vemos en el cuadro ante la mirada de sus compañeros.

  ¿Qué está ocurriendo aquí? El Universal dice: “Grupos armados atacaron la UCAB ante la indiferencia de la policía”. Porque es tan grave la acción de estos malandros, como la indiferencia de la autoridad uniformada. Dice el diario: “El movimiento estudiantil anuncia que volverá a la calle en los próximos días”.

  Fíjese usted lo curioso de esto. Hemos reseñado los incidentes violentos, inaceptables, peligrosísimos de los últimos días en la UCAB Guayana, Universidad Fermín Toro en Lara y la UCAB en Caracas. Y los estudiantes no habían hecho acciones de calle. Esa violencia contra los estudiantes y sus universidades se dio sin que hubiesen salido a la calle. El movimiento estudiantil dice, entonces, que volverá a la calle. ¿Qué les espera? Dios quiera que la violencia tenga algún límite en algún momento.

  Como decíamos al principio, Hitler quemaba libros y sus seguidores aplaudían eufóricos. Este régimen ha avanzado en el fascismo, quema universidades y sus seguidores disparan, y, supone uno, celebran.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *