Chávez y Maduro en llamas

   Se caldean los ánimos, la situación toda en el país se va haciendo cada día más tensa, más caliente. Lo de San Félix fue un preocupante campanazo. El gobierno lo descartó diciendo que era algo incitado; hasta inclusive parece que encontraron a “un actor intelectual”. Pero resulta que todos los días tenemos situaciones duras y difíciles en todo el país.

  El Informador, de Barquisimeto, hoy: “La Guardia Nacional está en las calles para controlar la seguridad en las colas. Los consumidores desesperados han generado disturbios.” El Nacional, en Caracas:Después de 13 horas de cola se puede llegar a la casa sin nada. Los compradores deben permanecer en fila al sol, mientras los empleados almuerzan. Las personas que se cansan de esperar o que se quieren ir porque se acabaron los productos regulados, deben esperar a que les devuelvan la cédula de identidad que les retienen para constatar que les corresponde el día de compra. Los policías nacionales bolivarianos dejan pasar primero a sus amigos.”

  En situaciones de tanta tensión, cualquier minucia hace estallar un conflicto, un disturbio. Diosdado Cabello, el hombre fuerte del régimen, advierte que esto es un plan orquestado por la derecha para perturbar la campaña electoral: “Ahorita no hablan de desabastecimiento, colas, estudiantes presos, ya no hablan de aumento de sueldo. La moda es saqueo, esa es la palabra que tienen ellos ahorita pensando montar una campaña electoral”.  Siguiendo la voz del régimen, nada menos que el Defensor del Pueblo dice: “Asaltar camiones es la nueva modalidad del saqueo”. No es de gratis que tanto Cabello como Saab utilicen el mismo concepto: el saqueo como moda. Dice el Defensor: “Yo siempre hago un alerta a meses previos (a la fecha electoral) a todas las fuerzas de seguridad del Estado porque ya no es el saqueo en los términos que ya conocemos, ahora hay una modalidad más puntual que es el asalto a los camiones. Hoy hubo tres camiones asaltados”. Y en la primera página del 2001 vemos cómo fue asaltado un camión de Polar en el sector San Luis, en la ciudad de Valera, Estado Trujillo.

  Pero donde la situación sí llegó a un extremo muy delicado fue en el Estado Zulia. Tres diarios marabinos titulan así sus primeras páginas: Versión Final: “Poblada incendia alcaldía y saquea buses en Sinamaica”. Panorama: “Contrabandistas quemaron Alcaldía de La Guajira. Dice Arias Cárdenas: Sucedió por un decomiso”. La Verdad: “Incendio y saqueo en La Guajira, hay ocho detenidos. El Sebim allana viviendas en la zona. Los bachaqueros y la comunidad enardecida incendiaron oficinas de la alcaldía y hubo saqueos. No tenían la documentación legal para el traslado de alimentos. La policía sospechó de la irregularidad y retuvo la mercancía. Horas después un grupo de bachaqueros generó violencia y arremetió contra la sede de la alcaldía de La Guajira. La comunidad de Sinamaica pidió que vendieran los productos decomisados. Los ánimos se caldearon y hasta quemaron una foto del fallecido Hugo Chávez y una del presidente Maduro.”

  Konzapata.com publica una magnifica crónica firmada por Milagros Socorro: “La primera información llegó en la mañana del 5 de agosto. La Alcaldía de Sinamaica, en el Zulia, pomposamente llamada Alcaldía Bolivariana Indígena de La Guajira, había sido asaltada por tomistas enardecidos que provocaron un incendio en las instalaciones; y sacaron los retratos de Chávez y de Maduro para quemarlos en la plaza del pueblo. La fuente, que pidió dejar su nombre en resguardo, merece toda credibilidad. Un informante llevó al otro. Todos exigieron anonimato y hablaron con elocuencia y mucha angustia. Todos pidieron que se divulgara la situación de la Guajira, que, según dicen, es calamitosa, explosiva…y silenciada.” Y aquí resaltan una frase: “Al ver que los camiones pasaban clareados por el puesto de la Guardia y también por el de la Policía Regional, los de Sinamaica se fueron a este puesto y encararon a los funcionarios. “¿Por qué estos camiones pasan sin trabas? ¿Para dónde van? ¿De quién son? (…) ¿Acaso es el hijo del Gobernador Arias Cárdenas quien tiene camiones para carretear combustible a Colombia?”

  Esto puede terminar mal. En efecto, si el gobierno cree que se trata de un plan orquestado por esa muy eficiente oposición, a la que le ha costado ganar elecciones pero que, con la misma, le ha resultado sumamente fácil hacerle la vida imposible al gobierno saboteándole todo, entonces Cabello y sus hombres bien podrían detener y abortar todo el problema. Pero si no es así, si no se trata de algo orquestado sino de un malestar legitimo, verdadero y creciente en todo el pueblo venezolano, entonces hay que tomar previsiones: “Cuando veas las bardas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”.

Ayer ardieron las fotos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro.

Etiquetas:

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *