Cuando se asesina un niño

  Probablemente usted que me lee es padre o madre. Probablemente usted ha vivido esa aventura maravillosa que es procrear y criar a un niño. Desde que nace y va creciendo, con él van creciendo también sus emociones y las nuestras. Y llega un buen día en que ese niño se gradúa de bachiller, entra en la universidad y luego sale de allí, hace su vida, levanta una familia y termina siendo su gran amigo, su gran amiga: los grandes compa;eros en este trayecto que es la vida. Así funciona. Pero ese trayecto supone la acumulación de años, de muchos años, y no hay nada que produzca más rabia, dolor e indignación que cuando esa cuenta de años no se logra dar.

  Cuando uno dice 14 años, uno dice un niño. Usted que me lee, que es padre o es madre, sabe que un jovencito de 14 años apenas está comenzando la vida. Un jovencito de 14 años está más cerca de la niñez que de la juventud. Un jovencito de 14 años va al bachillerato, tiene su uniforme con sus pantalones azules, su franela azul claro y su morral a la espalda con sus útiles escolares: libros, cuadernos, lápices; en fin las primeras herramientas para un proyecto de vida.

  Ese muchachito salió ayer de su casa, fue al liceo y del liceo regresaba a su casa. En una ciudad marcada por la penuria, como lo es San Cristóbal, ese muchachito se encontró con una manifestación que protestaba contra el gobierno de Nicolás Maduro. ¿Por qué? Sobran los argumentos para protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro. Porque no hay alimentos, porque no hay jabones, porque no hay agua, no hay luz, no hay medicinas, cualquiera. Y resulta que este muchacho, al confudirse con la manifestación, que es reprimida por la Policía Nacional Bolivariana, recibe un disparo.

  Según el relato del diario El Nacional, la situación fue esta:

  El liceísta Kluivert Ferney Roa de 14 años de edad le dijo a un uniformado de la PNB que dejara la represión y el policía se molestó y lo agarró, pero logró zafarse y correr. En ese instante el funcionario Javier Osías Mora Ortiz, de 23 años de edad, accionó la escopeta Remington calibre 12 y el disparo alcanzó en la cabeza al adolescente que murió en el acto.

  En una situación como esta no quiero extralimitarme en mis palabras. Confieso personalmente a ustedes, que son mis amigos de hace ya tantos años en esta costumbre de compartir el amanecer, que narrar una noticia como esta me altera y me afecta mucho. Yo tengo cinco hijos, como usted que también es padre y es madre. Entonces voy a limitarme a escuchar (transcribir) lo que dijo el ciudadano Presidente de la República Nicolás Maduro, en el día de ayer desde Cumana, en el estado Sucre, a su regreso de Trinidad:

  “…a los que buscan la violencia, hoy hubo un hecho que quiero condenar de violencia en el Estado Táchira. Quiero transmitir mis condolencias a los padres de un joven muchacho que fue asesinado en un hecho de violencia. Toda la información preliminar de la investigación con testigos, planimetría de la policía científica dice que esto es un hecho de violencia que se suscitó, se suscitó en el momento en el que un grupo de muchachos con capuchas, estaban en actividades de protesta y de generación de violencia, es la versión preliminar. Y en ese momento se produjo un hecho inverosímil. Pasaron unos policías por allí, se enfrascaron en una pelea, dicen los policías que fueron rodeados y golpeados y atacados con piedras, y uno de los policías accionó la escopeta de perdigones y asesinó a este muchacho. Condeno este asesinato, y desde que me enteré, estaba yo en Trinidad, ordené investigar y capturar a los responsables, así se ha hecho. Están presos los responsables  de este hecho, está establecido ya preliminarmente la verdad de lo que sucedió. Pero esto nos tiene que llamar a la reflexión. ¡Basta de violencia! ¡Basta de violencia! Se lo digo a los grupos de la derecha que envuelven en una abanico de odio y el estimulo, y la preparación de muchachos para que ejerzan violencia y les envenenan el alma de odio, de deseo de venganza de muerte”.

  Cita textual, ustedes lo han leído (escuchado): es el presidente, lo hemos tomado de una video de VTV.

Cuando Maduro dice que fueron rodeados por encapuchados que les agredían, que golpeaban a los policías, de alguna manera está justificando la acción. Lamentablemente, señor presidente, quienes le informaron son muy malos informantes. En estos tiempos de celulares inteligentes, hay abundantes videos que demuestran cómo fueron los hechos. Y esos videos ya están dándole la vuelta al mundo. En ellos se ve la acción: cómo a quema ropa asesinan al muchacho, cómo es la turba enardecida, la multitud que estaba ahí, la que persigue al policía. Y es por ello que se captura al policía, no porque usted lo haya ordenado desde Trinidad horas después.

Así son los hechos, los videos están allí. Pero lo grave es que cuando usted llama a la reflexión sobre la violencia, incita ala violencia. Usted no puede decir que es la violencia de la derecha, es su gobierno el que ha lanzado un decreto donde se permite el uso de armas de fuego para reprimir a manifestaciones pacíficas. Cuando usted habla de la violencia, y habla solo de la violencia de la derecha y no menciona para nada a sus colectivos paramilitares, por ejemplo, usted es el que está incitando a la violencia.

Señor Maduro, usted también es padre: no podemos seguir asesinando a niños de 14 años de edad.

 

 

Etiquetas:

1 comment

  1. tus palabras llenan mis ojos de lagrimas, no solo por ver como sin piedad matan a un inocente de 14 años, sino por que a veces siento que somos muy pocos lo que entendemos lo que acá esta pasando, como este régimen nos mata sin piedad para silenciarnos, intimidarnos y aplacarnos, pero luego salgo a la calle y hablo con mis conocidos chavistas y los oigo decir que ellos también están decepcionados, hartos de esta situación, pero en una dualidad irreal, triste y hasta estúpida los vez dando RT a las locuras de este gobierno falso, los vez en la calle orgullosos de sus camisas rojas, los escuchas insultando a los que no están de acuerdo con ellos, y por ser conocidos les preguntas: Porque? si ellos también están descontentos, actúan así. y te responden: algunos por miedo a represarías, otros por que los obligan, otros por orgullo y por que no darán su brazo a torcer para que le digan te lo dije. y es allí donde se atreven a manchar la inocencia de este niño acribillando y manchando su memoria solo por que el asesino es de su lado (perdona mi tono cuando escribo pero) UN ASESINATO NO tiene tolda política y el asesino debe pagar por que no lo hizo por defensa lo hizo con intención, lloro porque tengo mas miedo del policía que del delincuente que azota mi ciudad, lloro porque tengo miedo de salir a luchar, lloro porque tengo miedo que mis hijos crezcan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *