Demagogia y populismo para mujeres.

  El pasado viernes el foro de nuestro programa radial lo hicimos con dos destacados humoristas, Rayma Supriani y Laureano Márquez, para hablar sobre la censura en el humor y sobre tantas otras penurias que vivimos en el país. Rayma, con ese talento que la caracteriza, en algún momento dijo: “No consigo tampax, ni toallas sanitarias, ni anticonceptivos, solo me queda pedirle al dios del humor que me mande la menopausia ya”. El chiste es cruel porque es extraído de la realidad.

  En este contexto, Maduro plantea -y leo de gran titular del diario Vea-: “Creada la Unión Nacional de Mujeres. Desde la Plaza Diego Ibarra, en la ciudad capital, el presidente Nicolás Maduro asistió a la fundación de esta nueva instancia propuesta en el Congreso Venezolano de Mujeres, la cual convocará, agrupará y defenderá los derechos a la vida, igualdad y libertad de las féminas venezolanas. Es la noticia oficial. Últimas Noticias: “Crean Unión Nacional de Mujeres. UNAMUJER -que así se llamará– defenderá el derecho a la vida y a la igualdad de género. Realizarán un Censo el 25 de abril para inscribirse. El presidente Maduro dio 72 horas a Ministros para que presenten un proyecto que las involucre en el modelo productivo”. Y celebró como una gran cosa que tengan: “30% de las jefaturas de la Fuerza Armada, 68% de los Consejos Comunales y 65% de la UBCH.” El Universal lo cita así: “El presidente dio un plazo de 72 horas a cuatro Ministros para que presenten un plan productivo para garantizar a las mujeres los elementos básicos para su vida”.

 El acto tuvo todos los matices y características de un evento proselitista. Ahora bien, ¿cuando el presidente se plantea esto para las mujeres, quiere decir que los hombres están muy bien? Más allá de esta interrogante, ¿por qué le da 72 horas  a unos ministros para que implementen dizque un plan de emergencia para solucionar el problema de las mujeres? ¿No sería más fácil enfrentar la realidad y ver que los venezolanos, hombres, mujeres y de todas las edades son los que están viviendo en una penuria sin acabar?

  Lo malo de esto es que el anuncio de ayer, es eminentemente demagógico y populista. Es un anuncio que no va a ningún lado. Como la idea era hacer un acto proselitista, Maduro grita su sentencia: ¡72 horas  a los ministros! Me recuerda tanto a aquél Ministro de la Defensa, general con todos los soles en las charreteras, a quien Hugo Chávez le ordenó -cuando estábamos a punto de desatar una guerra con Colombia-: “¡Ministro, movilice las tropas ya a la frontera!” Y el Ministro se puso firme, saludó marcialmente, y se volvió a sentar.

 Aquí, por lo visto, ni los ministros se toman en serio las palabras de los presidentes.

72 horas. En 72 horas no se soluciona el problema de las mujeres, tampoco el de los hombres, menos el de los niños.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *