El “extraño” apagón

Cada día somos un país, digamos, más raro o más absurdo. ¿Por qué lo digo? Un apagón es algo extraordinario, algo nefasto, un severo inconveniente para la vida de los ciudadanos. Un apagón es un gran problema, puede ser una gran tragedia.

Ahora, lo curioso es que un apagón pase a ser considerado como “raro” o “extraño”. Apagón es apagón y punto. Se fue la luz, quedamos a oscuras, en tinieblas. Pero ayer tuvimos un apagón, masivo apagón, que de inmediato fue calificado como “extraño” por el ciudadano Nicolás Maduro, Presidente de la República.

¿Por qué le causó extrañeza a Maduro ese apagón? La verdad es que Maduro no está solo en esa sospecha o en esa sensación tan rara. Raro es el calificativo que utiliza El Nuevo País en su gran titular de hoy en primera página: “Raro apagón afectó al país”. ¿Por qué un apagón puede ser raro?

Dice El Nuevo País: Casi una hora estuvo Venezuela sin luz anoche. Maduro mientras cantaba villancicos en Miraflores enseguida asomó la tesis del sabotaje.

Eran las 8 y algún minuto, había terminado una cadena, la cadena había dejado el estruendo de las cacerolas y de inmediato se va la luz. Esto incrementó el ruido de las cacerolas. En el mes de septiembre de este año hubo un apagón semejante que se originó, curiosamente, en el mismo punto en la línea La Horqueta-La Arenosa.

Dice el diario El Universal, a todo lo ancho de su primera página: “Apagón en 15 Estados”. Poco después de las 8 de la noche de este lunes una falla en la sub estación La Arenosa dejó sin luz al centro occidente del país. El Presidente Nicolás Maduro ordenó militarizar las instalaciones eléctricas y petroleras y reiteró que las elecciones se harán con normalidad.

Aquí viene el primer elemento “raro”. ¿Por qué? Pues salto del titular de El Universal al de El Nacional donde leo lo siguiente: Después del apagón de septiembre que se originó en la misma Arenosa, el Ministro Chacón anunció la militarización del sistema eléctrico y el incremento de la vigilancia con la milicia y la red de inteligencia social.

A ver, aquí alguien está mintiendo. O mintió Chacón cuando dijo que estaban militarizadas las instalaciones eléctricas, o es el señor Maduro que mandó a militarizarlas ayer. ¿Estaban o no estaban militarizadas? Pongamos que no estaban militarizadas y entonces tiene sentido lo que dice el gobierno, “ayer me sabotearon”. ¿Pero, y si en efecto estaban militarizadas, quién “saboteó” entonces?

Por lo pronto, esa es la palabra que resuelve todos los inconvenientes para el Gobierno Nacional: “sabotaje”. Todo es un “sabotaje”.

Llama la atención que muy temprano, a pocos minutos del apagón, ya esa era la idea que estaba manejando el Alto Gobierno. Diosdado Cabello, en el twitter: No tengo dudas que el saboteo eléctrico de hoy es parte del plan de la derecha y de la trilogía del mal. Alertas PSUV, UBCH Patriotas. Pedro Carreño: La derecha inmoral rememora el criminal paro petrolero saboteando, esa acción es confesión de parte de que tienen una derrota cantada el 8 de diciembre. La Fiscal Luisa Ortega Díaz: He designado al fiscal superior de Carabobo para investigar a fondo las causas del apagón. La Ministra de Comunicación e Información, Delcy Rodríguez: Sabotaje petrolero la mismas fuerzas oscuras actúan y celebran el sabotaje eléctrico.

¿Cómo es que hubo tantos tuits, tan inmediatos, en paralelo y todos con el mismo argumento? No hubo tiempo alguno de que Jesse Chacón averiguase o que alguien le reportase, mire pasó esto. No, ya estaba allí la tesis del sabotaje. Entonces pasa a ser raro el apagón por esto. Porque, como decíamos, ¿estaban o no militarizadas las instalaciones eléctricas? Si no estaban militarizadas, suponemos volvió la iguana aquella, o el rabipelado. Pero, si en efecto estaban militarizadas, como dijo Chacón en septiembre, ¿quién saboteó entonces? Eso si le creemos al Gobierno y aceptamos que, en efecto, sí fue un sabotaje.

Henrique Capriles consideró que esta declaraciones del sabotaje son patéticas: “alguna vez en su vida sean responsables”, dijo.

El detalle está en que esto ocurre a muy poquitos días de un proceso electoral. Y llama mucho la atención que Jesse Chacón comente –y esto lo dice El Universal- que sospecha porque en la tarde fue una comisión de la MUD a decirle “ojo pelao con un apagón”. Y mira, en la noche vino el apagón. ¡Caray, que perspicaz es el señor Chacón! Él y Maxwell Smart, el súper agente 86.

Por lo pronto, el señor Maduro garantiza que todo estará en normalidad para el próximo 8 de diciembre. Y si a usted le molestan estas circunstancias, si a usted le resulta extraño y raro todo lo que está ocurriendo, no deje entonces de ir a votar el 8 de diciembre, porque esa, estimado oyente, es su única opción. Vote.

 

Etiquetas:

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *