El General y el Golpe de Estado

  Los canales de televisión suelen tener un programa de predicciones. Invitan a un astrólogo, experto tarotista para que haga las predicciones para los próximos días, la próxima semana, en fin. Televen tiene también su programa de predicciones, solo que, en este caso, al frente del mismo no está un brujo, o no al menos uno digamos oficial (no sabemos si le interesa el tarot o la astrología, pero si le da mucho a predecir el futuro aunque con errores notables). Es el mismo que hace un tiempo dijo que la oposición había comprado aviones de guerra y los tenía en Colombia. Suele disparar sus pronósticos sin tener que cotejarlos con la realidad y jamás pide excusas por sus errores. Hoy leo en el diario oficialista Vea su último pronóstico: “Para mediados de julio se reiniciará la actividad terrorista en el país”.

  El pronosticador en cuestión, el oteador del futuro en cuestión es el señor Rangel, y, como es su costumbre, no dice cómo ni por qué llegó a semejante predicción. En todo caso, mediados de julio es hoy, es mañana, es pasado. Más allá de la irresponsabilidad de este señor, lo importante es que en su programa de ayer invitó a un General en Jefe, por lo visto, no menos irresponsable. El General Padrino López, Comandante del CEOFAN -es decir, el hombre, como lo definen los expertos en la materia, con mayor capacidad de fuego, el hombre que tiene el control militar real de la Fuerza Armada del país-, es el mismo que con todas sus condecoraciones fue a la Asamblea Nacional a dar el discurso de orden del 5 de julio. Allí el General dijo, tras una pausa dramática, llevándose la mano al pecho con todas sus condecoraciones, como si fuera un héroe de Normandía: “Esta Fuerza Armada es chavista”. No le bastó decir eso, lo llevó Rangel a su programa y allí soltó otras consideraciones no menos graves: “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana se fortaleció políticamente después del golpe del 2002”, según leo en el gran titular del diario Vea.

  ¿Tenía que fortalecerse políticamente la Fuerza Armada? ¿Es acaso una institución política? Pues eso eso es lo que opina el General Padrino. En Últimas Noticias dice: “La Fuerza Armada Nacional Bolivariana es política pero no partidista. Cree que hay una nueva visión del Estado donde se incorporan todos los factores de poder para la paz.” Llega más allá y dice: “Somos políticos, una de las cosas aberrantes de la constitución de 1961 cuando decía que la Fuerza Armada era una institución apolítica no deliberante obediente al Estado y a las políticas, pero cuando dice apolítica le está quitando todo la capacidad de raciocinio, cuando le dice no deliberante le está quitando toda la capacidad de discernir, debatir, de tomar decisiones.”

  La frase ya en sí misma es una aberración. Porque además está poniendo una suerte de ultimátum: o yo delibero o soy un eunuco político. Y tal situación no es así. La constitución del año 99 hereda y puntualiza en todo exactamente a la del 61, con la notoria excepción de permitir el voto militar. Y esto es así, general Padrino, porque la Fuerza Armada no puede estar por encima ni al servicio de ninguna parcialidad. Dice el General, citado en El Universal: “Fue un error histórico no integrar la Fuerza Armada a la política.” Y aquí vuelve con el tema de la aberración: “La unión cívico militar es una necesidad”. Curioso que esta unión cívico militar la cite hoy el editorial de Tal Cual para afirmar que es una de las grandes mamparas para la mil millonaria corrupción en dólares que hemos tenido en estos último cinco lustros.

  Es una pena que al frente del CEOFAN, que en la eventualidad de un proceso electoral es el que lleva adelante el Plan República, esté un General con semejantes criterios. Y él, que se ufana y pretende respetar la Constitución, dice, según la cita en El Correo del Orinoco: “A quienes han planteado La Salida, aquí todo tiene que dirimirse por la vía constitucional”.

Pues bien, el primero que la está violando es usted, General, porque la Fuerza Armada no le pertenece a ningún partido.

  Ahora, regresando a ese polémico discurso del 5 de julio, el General dijo allí algo más grave: “Esta Fuerza Armada no va a dar ningún golpe, no se presta para ningún golpe”.

  Y uno se pregunta, si esa Fuerza Armada es chavista y está tan implicada con el régimen -tanto así, que buen parte del gabinete ministerial lo llevan adelante generales activos-, ¿por qué tiene el General Padrino que aclarar lo obvio? Levanta cualquier tipo de perspicacias cada vez que se aclara lo obvio. Es como decir, por ejemplo, mi esposa es una mujer leal y fiel. De inmediato todo el mundo le verá raro y crecerán las sospechas. En fin…

PS: Mas adelante en el programa, Henrique Capriles Radonski, consultado al respecto, se limitó a una sentencia lapidaria: “Padrino es un jalabolas, ese lo que quiere es el Ministerio de la Defensa”.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *