El tolerante

El Presidente Maduro observa una realidad, muy distinta de la otra con la que nos topamos y sufrimos los venezolanos todos los días. Será por eso quizá, como lo comentábamos ayer, que él es el único venezolano que tiene el privilegio de dormir como un muchachito; los demás, pues, padecen de insomnio, algunos muchachitos no pueden dormir por el exceso de lacrimógenas, los ancianos, en fin. Son tiempos de mucha zozobra.

  Y en medio de la zozobra que hemos vivido todos estos días, pareciera que lo único que le ha preocupado al Presidente Maduro, independientemente de las razones que tienen los estudiantes para estar en la calle, independientemente de las razones que tiene el pueblo venezolano para estar a disgusto con su Gobierno, pareciera que lo único que le preocupa, insisto, es el fulano Golpe de Estado que, en cámara lenta según han definido sus propios seguidores, se ha estado forjando en su contra.

  Con ese humor tan venezolano, leí en un twitter que “Ese Golpe venía tan en cámara lenta que era más lento que un Alka-Seltzer en un vaso de chicha”. Pero, aparentemente, ya lo tiene derrotado. Así ha declarado en Últimas Noticias: “Ya está derrotado el Golpe de Estado”. En Vea: “Hemos derrotado el Golpe de Estado con trabajo y más trabajo”. No sabemos cuál es ese tipo de trabajo, pero de allí pasa a decir, sobredimensionando realmente su gobierno y su importancia en la región, que la estabilidad en la región depende de Venezuela. En El Correo del Orinoco: “La estabilidad de América del Sur del Caribe e inclusive de buena parte de Centroamérica depende hoy por hoy de la estabilidad de Venezuela, si desestabilizan a Venezuela se desestabilizaría buena parte del continente”. Y entonces insistió en que su presidencia es la única garantía de paz para el país y advirtió que si la intolerancia llegara a tomar el poder de Venezuela se desestabilizaría la Nación y veríamos los crímenes más horrendos que jamás se han visto en la historia. “Pinochet quedaría como un niño de pecho”.

  Este argumento lo usaba mucho el propio Presidente Chávez y muchos de los teóricos que lo apoyaron, sobre todo en el 2005-2006. Decían que Chávez era una suerte de gran muro de contención, un dique para que las aguas no inundaran todo el país. Ahora Maduro, sin tener el fuelle político e histórico de Chávez, pretende convertirse él también en esa especie de dique de contención. Pero si escasamente logra controlar un país que se le ha ido de las manos, eso del dique pasa a ser un absurdo.

Lo que nos llama la atención es cuando él dice: “Yo soy la única garantía de paz para el país y advirtió que si la intolerancia llegara a tomar el poder de Venezuela se desestabilizaría la Nación y veríamos los crímenes más horrendos que jamás se han visto en la historia. Pinochet quedaría como un niño de pecho.

  Es decir, él es la tolerancia. El señor Maduro nos dice con esto que él es la tolerancia y puede venir un Gobierno intolerante. ¿Tolerante un hombre que ni siquiera deja que los médicos avancen más allá de Plaza Venezuela? ¿Tolerante un hombre que tiene el país encendido por su terquedad, su tozudez? ¿Tolerante un hombre que no puede reconocer al contrario? ¿Tolerante alguien que pretende invitar a dialogar mentándole la madre, ofendiendo, insultando a los que no están de acuerdo con él? ¿Cuáles serían esos crímenes más horrendos que jamás hemos visto? Si ya hemos visto en estos días desmesuras y crímenes espantosos que jamás habíamos conocido.  ¿A cuenta de qué esta amenaza tan cobarde y fuera de la realidad?

  Qué cosa, al Presidente últimamente le da por hablar de muchachitos: “Pinochet  es un muchachito de pecho”, “Yo duermo como un muchachito”.

  Se solicita psicólogo.

Etiquetas:

2 comments

  1. El señor Maduro que ahora no quiere llegar ni siquiera a muchacho, pues parece existen crimines, atropellos, torturas (que de paso la “Defensora del Pueblo”, justifica para sacar confecciones) y que según él son cosas de muchachitos nos viene con la ridiculez que solo él representa la gobernabilidad y estabilidad de la región (modestia aparte). ¿Será que él señor Presidente de verdad ignora que la molestia de no conseguir los productos, de la inseguridad, de la inflación, de la corrupción, etc. existen en todos los sectores de Venezuela? Y que ya son muchas las cacerolas y manifestaciones en sectores populares que han hecho escuchar su malestar, y que solo están contenidas por el miedo que los mal llamados colectivos ejercen en esas zonas y/o por cuidar un trabajo en la administración publica, y que ser Chavista no es lo mismo que Madurista.
    Señor Maduro le recuerdo que la INTOLERANCIA tiene ya 15 años en el poder y crimines más horrendos que lo que hemos vistos en ese periodo, no digo que no podríamos ver; pues de ustedes ya no nos sorprende nada.

  2. Si este gobierno vive en otro país, cree q esta en elecciones todo el tiempo y los problemas q se denuncian en una marcha se soluciona con otra marcha en contra, no es ver cual es mas numerosa, si no enterder q una parte del país q el llama minoría , no esta a gusto y nesecita soluciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *