La paz de la república

   Sin lugar a dudas, en esta Venezuela que nos ha tocado vivir estamos bajo un terrible, inaceptable e inconstitucional apartheid político. Hay ciudadanos que son más ciudadanos que otros. Hay ciudadanos para los cuales están abiertos todos los beneficios y garantías que da la Constitución, a los otros nada. Ejemplo de ello la primera página del Últimas Noticias de hoy: “Caracas entre marchas” Y en una foto vemos la marcha de los oficialista, que fueron en santa paz desde Chacaíto hasta la Plaza Morelos, y allí se sentaron en el piso en circulo, como si fuera una reunión de boyscouts, para oír y conversar con el Presidente. La otra era una marcha pacífica convocada por los estudiantes. Estaban reunidos dentro de la sagrada y hermosa Universidad Central de Venezuela, y allí llegó la Guardia Nacional de la manera más salvaje y torpe. Aquí la gráfica no es de una reunión de boyscouts, aquí la gráfica nos remite a las peores situaciones que se puedan haber imaginado en tiempos de represión moderna. La humareda poco deja ver la estampida entre los presentes. Lo grave es que esta era una marcha pacífica, los estudiantes no habían hecho absolutamente nada, solo pretendían salir por la Plaza Venezuela y la represión que lo impidió vino sin clemencia alguna.

  El señor Maduro, ya lo hemos comentado, vive en una realidad que solo le pertenece a él. Es decir, vive en una suerte de gran burbuja. Está complacido porque se reúne con el puñadito de estudiantes que le van a ver y adular, como si fuesen la real y verdadera representación del estudiantado nacional. Y cuando digo puñadito, basta que se remitan ustedes a la fotografía de primera página en el diario oficialista Vea, donde dice: “Gran marcha de los estudiantes bolivarianos”, y en la foto apenas vemos una treintena de personas, en un plano muy cerrado donde ya también se notan huecos. El Presidente, pues, habla con ellos y para el resto del país, plomo, perdigones, lacrimógenas, gas pimienta, la peor de las represiones posibles.

  Ya vamos para más de un mes en esto y ayer ya hubo tres muertos más y 14 heridos, solo en el estado Carabobo. Por no hablar de la situación espantosa que se vivió en Caracas, especialamente en Chacao. El Nuevo País hoy lo dice: “Horror en Chacao” Vecinos protestan que la represión entre los hogares,  sistemáticamente ahogados de gas lacrimógeno e insultos por alto-parlantes, además de la penetración de la Guardia en los edificios y apartamentos. Porque  lo que se esta viviendo es eso, el infierno, el horror. Una manera de torturar es poner a todo volumen a Alí Primera mientras suena el estallido de los perdigones y los disparos. Alí Primera cantando “Canción mansa para un pueblo bravo”. ¿Se habrán dado cuenta de la incoherencia de lo que están haciendo? ¡Qué iba a pensar Ali Primera que terminaría como instrumento de una represión fascista al estilo nazi!

  Y en medio de esta situación no sabemos a dónde vamos a llegar. ¿Qué es lo que pretende un Gobierno que está de espaldas a la realidad, alimentado por los peores sentimientos? Por ejemplo lo que ocurrió en Táchira, donde se utilizó una ambulancia como si fuese una suerte de Caballo de Troya. Una ambulancia, que está protegida por la Convención de Ginebra, que en todos los conflictos en todo el planeta siempre ha sido respetada porque es para aliviar, para ayudar, para curar y sanar, la convierten en trampa de guerra. Hacen que la ambulancia cruce la barricada y cuando la abren, cual guerreros de Odiseo, salen de allí colectivos armados a disparar.

  ¿De qué estamos hablando? ¿De qué tipo de gente estamos hablando? De qué tipo de gente estamos hablando cuando la Defensora va a Ginebra y en lugar de defender al pueblo, se defiende ella misma de las agresiones que, dice, ha recibido últimamente (carita la defensa personal porque viajó en bussines hasta Ginebra).

  Esto no se entiende. No se entiende y uno cada día se indigna más. Todos ya vivimos en interminable zozobra, en una especie de gran limbo, limbo que huele mal, que produce irritación.

  Y uno no tiene la menor idea de la apuesta que está haciendo el señor Maduro.

  Pero si algo está claro es que a esta fecha, a más de un mes de las manifestaciones en la calle, ni a Maduro ni a los que con él gobiernan, les interesa para nada la paz de la república. Todo lo contrario.

Etiquetas:

6 comments

  1. En Venezuela el apartheid es generado por el resentimiento social de la diligencia del régimen. Eso fue el legado de Chávez desafortunadamente para el pais

  2. Precisamente anoche escribí en el twitter: Increible… todo el mundo habla de PAZ en Venezuela ¿será que cambiaron el significado de este concepto y yo aún no me he dado cuenta? Definitivamente no hay intenciones de mantener la PAZ. Soy madre y el dolor, la impotencia y las incertidumbres nos mantienen en una total y absoluta angustia. ¡Cuátos muertos más por Dios!

  3. La licenciada: Colette Capriles, escribe en su articulo de EN 13/03/14 del Sr. Pedro Salinas.. ”Sòlo cuando se agota la esperanza en el poder suasorio del del habla, en su fuerza de convencimiento, rebrillan las armas y se inicia la violencia” Cesar Miguel, somos Barquisimeto, lamentablemente en nuestra ciudad y Cabudare, estamos de brazos cruzados, parece que nada sucede que nos haga despertar de este letargo, cuando los jòvenes de mi paìs, luchan por lograr su libertad.

  4. Buenas tardes!
    Venía pensando y lo confirmé después de leer el artículo lo difícil que se ve la situación actual. Se me ocurre proponer, para salvar algo de esta ruina, que alguien, por ejemplo la resistencia, dado que el gobierno no lo hará, proponga una tregua a todos los niveles e invite al gobierno a hacer lo mismo en lo que le compete. Eso permitiría saber claramente si lo que viene es una guerra civil o un momentáneo País en el cual podríamos vivir un tiempo menos traumático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *