Las mujeres mandan

Play las-mujeres-mandan

  Con considerable retraso, según lo prometido originalmente, llegaron las cifras del Censo Nacional que corresponden al cierre de octubre del año 2011. Las estamos conociendo en el mes de agosto de 2012, a escasos dos meses de cumplirse un año del Censo. De acuerdo a estos resultados, la cifra definitiva de venezolanos es de 28 .946.101.

  Pero fíjese usted en este detalle: ¿A usted le censaron? ¿Visitaron su casa?

A mí tampoco me censaron. Entonces, ¿qué es lo que ocurre? Esto lo leo en la primera página de El Universal: …Si bien fueron empadronadas 27.227.930 personas, calculan que la cifra real de población es -la que les dijimos antes-  28.946.101.

  ¿Cómo se llega de la cifra censada realmente, a esa última proyección, que como notarán es muy específica, 28.946.101?

  Ese es un punto. Destaca, por ejemplo, el diario El Universal, en este pequeño resumen de primera página: …Sobre viviendas, el Censo 2011 reveló que existen 8.216.443 unidades, es decir hay 2.132.622 más que en el 2001, pero el incremento mayor ocurrió entre 1991 y 2001. Sobre el suministro de agua, a 9,5% de la población no le llega el líquido por tubería. A pesar de lo que proclamó Aristóbulo Isturiz, años atrás, el 5% de la población venezolana es analfabeta. Cifras oficiales que se desprenden del Censo.

  El Diario 2001, a propósito de estas cifras, ha titulado hoy en su primera página: “Así es Venezuela”. Por ejemplo, 50,3% de la población es femenina y 49,7% son varones. De las mujeres 39,3%  son jefes del hogar. La edad promedio del venezolano es  de 27 años. –Como se ha venido observando el venezolano ha ido envejeciendo, hace un par de décadas, éramos un país absolutamente adolescente, en promedio.-  El 23,7% de la población tiene acceso a internet.

  En el diario El Nacional, a la hora de reparar en las cifras del Censo, llaman la atención sobre un detalle interesante: “Ciudadanos prefieren el concubinato al matrimonio”. La profesionalización de la mujer y su incorporación a otros campos laborales incidió en la disminución de las mujeres casadas, pues la mujer no requiere del matrimonio para independizarse económicamente. Además aumentó el número de hogares que son encabezados por una mujer.

   En algún diario dijeron que el hombre es reacio a dar el sí, son más duros para dar el sí. Pues no pareciera. Pareciera más bien que a las mujeres no les hace falta esa situación y tenemos un país que cada día más – y esto es evidente, según estas cifras-  está comandado por la mujer.

  En la crónica del diario El Nacional, la periodista Emily Avendaño, entrevista al sociólogo Leoncio Barrios, quien dice: “Esto le da valor numérico a un cambio cualitativo que ya se venía observando. Las características familiares han cambiado porque la mujer no necesita del matrimonio para independizarse (…) Cuando la mujer se escolarizó adquirió un oficio y empezó a ocupar papeles distintos en la sociedad, gracias a sus propios recursos, se hizo menos dependiente de la institución matrimonial”.

  Cambia la familia venezolana, cambian tantas cosas, pero, en el fondo, otras siguen idénticas. Es, apenas, el primer vistazo a los resultados oficiales, con casi un año de retraso.

Etiquetas:

1 comment

  1. Excelente tu artículo, pero a pesar de esas cifras %0,3 % de mujeres, y de tener mujeres más autónomas, no tenemos una visión femenina en los lugares donde se toman las decisiones, es decir la visión integral de la sociedad y las mujeres construyendo su propio espacio van cada uno por su lado como si no pertenecieran al mismo país…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *