Maduro, Pérez Jiménez y Eudomar Santos.

El historiador Pedro Benítez afirma, en artículo reciente, que con la convocatoria a esta constituyente absurda, forzada, Nicolás Maduro ha cometido el mismo error que cometió Marcos Pérez Jiménez poco antes de su caída del poder. En 1957 se debían realizar elecciones pero Pérez Jiménez las eludió prefiriendo convocar a un plebiscito. Esta convocatoria, según el historiador, aceleró el proceso que el dictador hubiese podido frenar, o tal vez amainar, de haberse realizado las elecciones.

Maduro ha caído al fondo de este oscuro pozo, sin posibilidad evidente o inmediata de recuperar la superficie, precisamente por no haber realizado elecciones. “Las elecciones hubiesen evitado la sangre en las calles”, recién le dijo Luis Almagro. Pero palabras como “voto” o “elección” le suenan a eructo de diablo derechista. Las cuentas, sencillamente, no le dan. Por eso eludió las de gobernadores del año pasado, y, tanto o más grave, eludió también el referéndum revocatorio. Mas plantear cualquiera de las dos consultas ahora le resultaría extemporáneo e insuficiente. La solución de la crisis le exige más, mucho más que el mero caramelo electoral. De allí que Benítez afirme que Maduro ha cometido el mismo error de Pérez Jiménez.

Pero no es este el único error. Su proceder a lo largo de este convulsionado mes ha estado plagado de pifias, dejando en evidencia que actúa a lo Eudomar Santos: improvisando en el vacío, inventando desesperadamente en caída libre. Por ello su única opción a mano, la que en el nerviosismo y desconcierto que acusa asume como segura y de resultados inmediatos, es la represión.

Días atrás conversábamos con el especialista Eduardo Gamarra, profesor en la Universidad Internacional de la Florida, quien nos afirmó que, históricamente, cuando un gobierno dictatorial se ve obligado a la represión como única opción, es porque ya su caída esta cerca. “Gobierno que reprime, gobierno que cae”, fue su frase.

Que como válvula de escape al humo y la asfixia por tantas lacrimógenas, por tantos muertos y tanta violencia en las calles, Maduro ahora saque de la manga el magullado conejo plástico de una asamblea constituyente comunal, no parece ser recurso suficiente y efectivo, a pesar de todo el poder que todavía ostenta y de la vergonzosa sumisión de Tibisay Lucena. Pero luce como otra carta sugerida por su amigo Eudomar, y ya lo sabemos: como vaya viniendo vamos viendo.

 

Etiquetas:

1 comment

  1. Que escrito tan exacto en su comparacion , en el caso del Gobierno del Gral Marcos Pèrez Jimenez , caso que ocurriò en otra etapa de la historia de nuestro pais . Yo vivì ese momento y participe en el plesbicito, tenia 26 años , y a pesar de estar trabajando como Docente desde 1955 , y no estar de acuerdo con el Regimen por las circi¡unstancias que todos conocemos manifestè mi contrariedad y votè por el ” No ” y lo hice publico mi voto. sin temor a nada , Lo felicito Señor Benitez por recordar el parecido de los casos , y si es verdad que esto acelerò la caida de ese Regimen . ,….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *