María Corina Machado

publicado el 16/06/14 por Ana Forero en Editoriales Etiquetas:,

  Ayer en una entrevista concedida a Roberto Giusti, Luis Chataing confiesa que es muy difícil no mofarse de alguien que habla con pajaritos. Además, revela que quizá el detonante para que su programa saliera del aire fue la mofa que hizo de aquella rueda de prensa donde se anunció el supuesto magnicidio. Lo cierto es que el gobierno sigue moliendo con el tema y, según leo en el diario Vea, para hoy en la mañana o en los próximos días el señor Cabello ofrecerá nuevas pruebas del fulano delito jamás consumado.

  En el cuadro político, mientras el gobierno se empeña en su cantaleta obsesiva y buena parte del país le sigue la corriente, tenemos que hoy es el día señalado para que María Corina Machado se presente en la Fiscalía General de la República. Después de varias experiencias recientes, hay serias sospechas de que la dejaran detenida. Hoy Giusti la entrevista en El Universal y ella confiesa que el objetivo es aniquilarla.

  “Tengo muchos años alertando al país sobre la gravedad del sistema político y la urgencia de provocar un cambio. Por eso no hay ingenuidad en mis decisiones. Estoy consciente de que en Venezuela se ha instaurado una dictadura y quienes están en el poder tienen una vocación militar-militarista. Es más, con vínculos internacionales terribles que han desangrado nuestro país y le han entregado nuestra soberanía a Cuba. Así que tengo muy claro a quién nos enfrentamos. Conscientes de que en Venezuela no hay justicia tenemos la responsabilidad de defender la verdad y de llamar las cosas por su nombre.”

  Pregunto entonces, si como dice María Corina Machado esto es una dictadura, ¿por qué proceder como si no lo fuera? Es el mismo caso de Leopoldo López, quien afirma igual que aquí lo que hay es una dictadura y va y se entrega. Allí hay una contradicción difícil de entender.

  En tiempos de dictadura, por ejemplo, dirigentes políticos como Ruiz Pineda, Pinto Salinas, Carnevalli jamás se entregaron. Ahora va María Corina a la Fiscalía advirtiendo que esto es una dictadura. ¿Por qué va? Cuesta entenderlo.

   Dice ella:

  “La lucha por mi libertad, por la tuya, por la de todos los venezolanos, es para que tú puedas decir la verdad y cumplas con tu trabajo; es para que los venezolanos, cuando salen a la calle, puedan expresar su descontento ante una profunda crisis que cada día se acelera más. En mi caso ha habido un ensañamiento para callarme. No sólo me fracturaron la cara en la Asamblea, sino que me cayeron a golpes, me sacaron a la fuerza, me arrebataron la inmunidad parlamentaria y ahora pretenden aniquilarme moral y físicamente.”

  Diego Arria, citado y mandado a apresar hasta por Interpol en condición de testigo -cosa que le pareció un exabrupto al eminente penalista Alberto Arteaga- dice que no se presenta ante una justicia mandada por cubanos. Y hemos leído abundantes ensayos, artículos, declaraciones sobre  cómo la justicia en el país está al servicio exclusivamente de los intereses políticos del gobierno. Por ejemplo, sin ir más lejos, hoy en primera página de El Nacional: “Cuestionan la justicia penal por distorsiones políticas. Carmen Alguindigue, profesora de la UCV, considera que el sistema de justicia actúa selectivamente y como si estuviera al servicio de un estado policial”. El estado policial, en efecto, está allí perfectamente servido.

  ¿Qué ocurrirá hoy con María Corina Machado? ¿Podrá salir luego de su cita? ¿Y si así ocurre en qué condiciones saldrá? Pero y si queda detenira, ¿qué pasara entonces?

  El país, mientras, desbaratándose, cayéndose según lo evidencian cifras espantosas. Hoy en Tal Cual: “Es inminente una nueva devaluación. Para el economista José Guerra, la unificación cambiaria afectaría el 70% de las importaciones. La devaluación no resuelve los graves problemas económicos que atraviesa el país. El dólar viajero tiene sus días contados. El Banco Central de Venezuela retrasa la publicación de las cifras de inflación y escasez por la debilidad financiera del país”.

  En esas estamos.



WP_Post Object
(
    [ID] => 22406
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-06-16 10:06:17
    [post_date_gmt] => 2014-06-16 14:36:17
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/maria-corina-machado[/sonido]

  Ayer en una entrevista concedida a Roberto Giusti, Luis Chataing confiesa que es muy difícil no mofarse de alguien que habla con pajaritos. Además, revela que quizá el detonante para que su programa saliera del aire fue la mofa que hizo de aquella rueda de prensa donde se anunció el supuesto magnicidio. Lo cierto es que el gobierno sigue moliendo con el tema y, según leo en el diario Vea, para hoy en la mañana o en los próximos días el señor Cabello ofrecerá nuevas pruebas del fulano delito jamás consumado.

  En el cuadro político, mientras el gobierno se empeña en su cantaleta obsesiva y buena parte del país le sigue la corriente, tenemos que hoy es el día señalado para que María Corina Machado se presente en la Fiscalía General de la República. Después de varias experiencias recientes, hay serias sospechas de que la dejaran detenida. Hoy Giusti la entrevista en El Universal y ella confiesa que el objetivo es aniquilarla.

  “Tengo muchos años alertando al país sobre la gravedad del sistema político y la urgencia de provocar un cambio. Por eso no hay ingenuidad en mis decisiones. Estoy consciente de que en Venezuela se ha instaurado una dictadura y quienes están en el poder tienen una vocación militar-militarista. Es más, con vínculos internacionales terribles que han desangrado nuestro país y le han entregado nuestra soberanía a Cuba. Así que tengo muy claro a quién nos enfrentamos. Conscientes de que en Venezuela no hay justicia tenemos la responsabilidad de defender la verdad y de llamar las cosas por su nombre.”

  Pregunto entonces, si como dice María Corina Machado esto es una dictadura, ¿por qué proceder como si no lo fuera? Es el mismo caso de Leopoldo López, quien afirma igual que aquí lo que hay es una dictadura y va y se entrega. Allí hay una contradicción difícil de entender.

  En tiempos de dictadura, por ejemplo, dirigentes políticos como Ruiz Pineda, Pinto Salinas, Carnevalli jamás se entregaron. Ahora va María Corina a la Fiscalía advirtiendo que esto es una dictadura. ¿Por qué va? Cuesta entenderlo.

   Dice ella:

  “La lucha por mi libertad, por la tuya, por la de todos los venezolanos, es para que tú puedas decir la verdad y cumplas con tu trabajo; es para que los venezolanos, cuando salen a la calle, puedan expresar su descontento ante una profunda crisis que cada día se acelera más. En mi caso ha habido un ensañamiento para callarme. No sólo me fracturaron la cara en la Asamblea, sino que me cayeron a golpes, me sacaron a la fuerza, me arrebataron la inmunidad parlamentaria y ahora pretenden aniquilarme moral y físicamente.”

  Diego Arria, citado y mandado a apresar hasta por Interpol en condición de testigo -cosa que le pareció un exabrupto al eminente penalista Alberto Arteaga- dice que no se presenta ante una justicia mandada por cubanos. Y hemos leído abundantes ensayos, artículos, declaraciones sobre  cómo la justicia en el país está al servicio exclusivamente de los intereses políticos del gobierno. Por ejemplo, sin ir más lejos, hoy en primera página de El Nacional: “Cuestionan la justicia penal por distorsiones políticas. Carmen Alguindigue, profesora de la UCV, considera que el sistema de justicia actúa selectivamente y como si estuviera al servicio de un estado policial”. El estado policial, en efecto, está allí perfectamente servido.

  ¿Qué ocurrirá hoy con María Corina Machado? ¿Podrá salir luego de su cita? ¿Y si así ocurre en qué condiciones saldrá? Pero y si queda detenira, ¿qué pasara entonces?

  El país, mientras, desbaratándose, cayéndose según lo evidencian cifras espantosas. Hoy en Tal Cual: “Es inminente una nueva devaluación. Para el economista José Guerra, la unificación cambiaria afectaría el 70% de las importaciones. La devaluación no resuelve los graves problemas económicos que atraviesa el país. El dólar viajero tiene sus días contados. El Banco Central de Venezuela retrasa la publicación de las cifras de inflación y escasez por la debilidad financiera del país”.

  En esas estamos.

[post_title] => María Corina Machado [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => maria-corina-machado [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-06-16 10:06:17 [post_modified_gmt] => 2014-06-16 14:36:17 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=22406 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “María Corina Machado”


Mariella Cabrera
16 junio, 2014 Responder

La mayoría de los Venezolanos solo están pendiente del football en los actuales momentos, lo cual considero realmente terrible.

Dejar un comentario


error: Content is protected !!