Ponerse a derecho

 Cuando desapareció el Indepabis, Eduardo Samán confesó en un tuit que era tan doloroso como la muerte de un hijo. Desapareció el Indepabis, desapareció la Sundecop y ambos organismos se fundieron en una nueva organización Sundde. Y al frente de esta superintendencia está una joven, Andreina Tarazón, que se dio a conocer en aquel año 2007, cuando los estudiantes salieron a las calles a protestar por el cierre de RCTV. Recordarán, los dirigentes estudiantiles electos, bien en centros universitarios y en diversas instituciones universitarias estudiantiles, salieron a protestar y el Gobierno buscó quienes les respondieran. Pero quienes respondían no eran dirigentes estudiantiles -porque la revolución nunca ha ganado en las universidades- sino simples estudiantes. Algunos más virulentos que otros; de ahí surgió el ahora diputado Robert  Serra, de ahí también el actual Ministro Héctor Rodríguez, y fue famosa la intervención en la Asamblea Nacional de la jovencita Tarazón, quien tiene escasos veintitantos años, según un perfil que no hace mucho publicaran en el diario Tal Cual. Ahora ella tiene que llevar adelante la fiscalización de los comercios para verificar que, en efecto, no haya ganancias superiores al 30%.

  Últimas Noticias titula: “Nueva ola de fiscalizaciones. La Sundde visitará comercios para garantizar que cumplan la Ley de Costos Ganancias y Precios Justos. 480 Fiscales recorrerán establecimientos del país. Todos los sectores deben adaptarse de inmediato a la norma que fija en 30% el margen máximo de ganancia, dijo Tarazón. Los impuestos podrían no ser tomados en cuenta en los costos. Empresarios reiteran que están bajos de inventario y temen que los acusen de cometer delito”.

  Fíjense, el Gobierno procede siempre de tal manera que toda aquel que no esté en el Gobierno, que no esté en la revolución, es su enemigo, su adversario. Me llama la atención cuando le citan (a la joven Tarazón) en El Periodiquito, Maracay, el titular dice: “Se afincan con los comercios. Iniciarán operativos en inspección en ventas de alimentos y artículos de higiene. La superintendente  Andreina Tarazón exhortó a los empresarios a ponerse a derecho porque comenzarán una ofensiva nacional para velar por el cumplimiento y sancionar a los que no se adapten a la normativa”.

  La expresión ponerse a derecho se utiliza cuando alguien está siendo solicitado por la justicia y ésta persona no da la cara, se esconde. Entonces usted dice: tiene que ponerse a derecho para que la justicia, la ley, proceda. Resulta que los comerciantes no están huyendo, los comerciantes no han cometido delito, que se sepa. Pero ya, al menos en el léxico, la joven superintendente Tarazón da a entender que va a arremeter contra unos delincuentes a los que les exige ponerse a derecho, como si no lo estuvieran.

  Y en esto la señorita Tarazón refleja el proceder del Gobierno. Fíjense en este titular en primera página de El Nacional: “Comenzó la fiscalización en la aerolíneas internacionales. La inspección que consiste en revisar los libros contables del año pasado, es considerada una medida de presión para que las empresas acepten que les paguen con bonos de la nación y combustible una parte de los 3,6 millardos de dólares que les adeuda el Gobierno”.

  Proceden, en el caso de las líneas a las que les deben la bicoca de 3,6 millardos de dólares, como si las líneas aéreas hubiesen cometido un delito: las voy a inspeccionar, les voy a revisar todos los papeles, todos los documentos. Insisto, pareciera que todo aquel que está fuera del límite del Gobierno, fuera del límite del chavismo, es un delincuente, alguien sospechoso de algo.

  Mientras, señores del Gobierno, según Notitarde: “En riesgo 30 mil empleos por la crisis de papel periódico”. Y como bien titula hoy el diario El Impulso, en Barquisimeto: “Se agota el papel, se agota la libertad”. Además El Nacional en su gran titular: “Farmacias tienen medicinas sólo para quince días”. Se puede saber, señores del Gobierno, ¿qué vamos a hacer el día dieciséis? Y el titular de El Universal, por si fuera poco: “Las empresas sufren el cierre parcial de oferta de divisas. Entre noviembre y enero Cadivi prácticamente dejó de aprobar dólares, y aún el Centro Nacional de Comercio Exterior que asumirá su rol no entra en funcionamiento.

  ¿Y entonces, qué hacemos en el largo mientras tanto? ¿Ponernos a derecho?

Etiquetas:

1 comment

  1. La verdad que este Samán no estaba aquél día bajo el Samán de Güere…vamos a ver ahora, si cuando la superintendente Tarazón exhorta a los empresarios a “que se pongan a derecho”, lo que va a suceder. No luce adecuada la frase, porque ponerse a derecho, en mis cortas luces legales, implica estar solicitado y sería un error darse a la fuga, mejor es que se “ponga a derecho”. Luce como el idioma ante los delincuentes. No es todavía vigente la presunción de inocencia, a menos que se compruebe lo contrario? Y ahora resulta que si no se puede mostrar mercancía, por haberse agotado y al no tener acceso a divisas, no pudo comprar, no puede tener productos a la venta, ese empresario va a ser sospechoso de tener acaparada la mercancía en otra parte, cuando menos…porque si no tiene mercancía, porqué motivo está abierto? Y si cierra, porqué le quita el puesto de trabajo a su personal?…peor. Empresarios que traten de vender a precios de mercado actual no van a poder, pues se les va a requerir la factura de compra. Si hace varios meses que se adquirió, va a tener que fijar precios para probar 30% de beneficio en base a sus vieja factura + gastos con comprobantes. Aún que le sea bien necesario, no puede actualizar precios. Aún que el Estado pueda verificar que los precios correctos de hoy, son mayores. En otras palabras: No se va a poder fijar precios, a valor reposición de costos actuales…Si este empresario compró productos a Bs. 1.000 y sus gastos le inciden en Bs. 300, el precio máximo con el 30% de utilidad, lo va a tener que fijar en Bs. 1.690. Yo quisiera saber si el producto, a costo actual, adquirido al mayorista en el mercado es de Bs. 1500 y se le suma Bs. 300 de gastos, + un 30%, para un valor de venta final de Bs. 2.340, cómo aquellos empresarios que sólo pueden vender a Bs. 1.625, van a poder reponer mercancía? Lo compraron en 1500, y con los 125 que les quedan les faltan Bs. 175 para cubrir gastos pierden y no ganan nada? Creo que esta nueva Ley Habilitante no debió nunca ser aprobada.
    Definitivamente, va a tener que cerrar, pues con 300 productos vendidos en un mes, van a perder Bs. 52.500 mensuales, amén de haber dejado de ganar Bs. 162.000 cada mes, que sería justo el 30% de su valor de costo actual + gastos…
    Hay dos versiones a tomar: O el gobierno por no ser empresario, desconoce la necesidad de actualizar a valor reposición para sobrevivir, con lo cual quisiera ver a funcionarios oficiales que se les ocurriera montar sus negocios con estas reglas imposibles…o no les importa que se cierren negocios y se queden tantos empleados sin empleo, pues su filosofía política y populista, es más importante que una economía sana, pago del IVA, con puestos de trabajo y progreso para todos. Apaguen las luces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *