Raspada la Asamblea Nacional

  Estamos en tiempos de escasez. Escasean las medicinas, escasean los alimentos, escasean los productos de higiene personal, escasean tantas cosas. Estamos en tiempos de muy baja producción. Las empresas están funcionando a la mitad de su capacidad instalada, y la situación parece apuntar a una merma aún mayor. Así se ve la caída en prácticamente todos los reglones de la economía nacional. Tiempos, pues, de escasez y baja producción.

  Será para estar acorde con los tiempos, pero la Asamblea Nacional ha decidido ponerse a tono. El Nacional hoy en su primera página nos dice: “La Asamblea va a receso después de 20 sesiones y sólo dos leyes aprobadas”. La Asamblea Nacional, así, también acusa poca producción, escasez de leyes: “De 15 propuestas de debate o investigación presentadas por la oposición a la plenaria, 13 fueron rechazada por el oficialismo, entre ellas varias relacionadas con corrupción, inseguridad y crisis de servicios. La suspensión de actividades durará hasta el 15 de septiembre. La junta directiva podrá convocar a la comisión delegada o a sesiones extraordinarias.”

  El Nuevo País, en su primera página, nos muestra la gráfica donde el diputado Earle Herrera se lleva la mano al cinto desde la tribuna de oradores en el hemiciclo del parlamento: “Cuestión de prioridades”, titulan; y la leyenda que acompaña nos explica porqué la foto es noticia: “La Asamblea Nacional aprobó ayer un acuerdo en repudio al canal CNN en español, luego que la semana pasada publicara una imprecisión sobre supuestos saqueos en el estado Aragua, cuando la corresponsal en Venezuela reportaba sobre hechos irregulares en Valencia, Estado Carabobo. La mayoría oficialista arremetió contra el canal acusándolo de ser una “trasnacional de la mentira”. El debate fue planteado por el diputado Earle Herrera y apoyado por los camaradas de la bancada oficialista. La misma bancada que votó en contra de debatir la crisis en el sistema de salud, un problema que fue planteado por la oposición en el parlamento.”

  Esas son las prioridades de esta Asamblea Nacional, de esta bancada oficialista. Es preferible casar un pleito, sin duda minúsculo, con un canal internacional que ocuparse de la salud de los venezolanos que está en crisis. Esta misma semana, los padres y los niños enfermos de cáncer en el J.M de Los Ríos, salieron a la calle en sus sillas de ruedas, con sus tapabocas, a protestar porque no tienen los medicamentos para quimioterapia. La curación se aleja, es imposible. El doctor Augusto Pereira, Jefe de Oncología del hospital, corroboró en nuestro programa radial la terrible e inaceptable situación.

  Falta de medicamentos, falta de alimentos, falta de todo, y la Asamblea Nacional sólo se ocupa de CNN. Pero se entiende, la televisión, para la revolución chavista, es muy importante.

  Más de una vez se ha insistido en que la verdadera gestión gubernamental de Hugo Chávez era su programa Aló Presidente, desde donde nombraba y destituía ministros que se enteraban allí mismo, al aire, de sus destinos. Todo se resolvía –o complicaba- en ese programa de televisión. Esa era su autentica acción de gobierno. Quizá eso explique que en la actualidad todo el mundo tenga su programa de televisión. Hasta la “Primera Combatiente” tiene el suyo; el presidente Maduro el primero, y, por supuesto, el presidente de la Asamblea Nacional, “Con el mazo dando”.

  En la foto de El Nuevo País quien preside la sesión es Elvis Amoroso; a lo mejor el presidente de la Asamblea estaba ocupado haciendo su programa de televisión. Programa que, como leía estos días en la prensa, no pasa de ser un programa de chismes, una especie de Chepa Candela político. Pero así, en ese nivel, es como ahora se manejan las cosas.

  Urge, pues, un cambio de Asamblea.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *