Un chiste internacional

  Ya había avanzado la noche, más de las 9:30. Ya los venezolanos habían decidido recogerse, entretenerse quizá con algún programa de televisión… Y aparece el presidente con el anuncio. Noticia de última hora, porque a esas horas de la noche no se dan noticias y mucho mensos anuncios de tan severas consecuencias como el que dio anoche Maduro. Si comunica un anuncio como este, tan tarde en la noche, uno puede sospechar que la decisión se tomó a última hora. Y tomar decisiones a última hora es tomar decisiones improvisadas, desesperadas, sin mayor planificación. ¿De qué decisión estamos hablando? Pues nada menos que de extender el Estado de Excepción en la frontera con Colombia.

  Últimas Noticias: “Estado de Excepción en Apure. Maduro lo decretó en los municipios Páez, Rómulo Gallegos y Pedro Camejo.” Pero, además, extendió el Estado de Excepción en el Zulia en los Municipios Jesús Henrique Losada, Machiques, Jesús María Semprún, Rosario de Perijá, Cañada de Urdaneta, Catatumbo y Colón. Toda la frontera zuliana ya está cerrada. Cerrada en Táchira, cerrada también en Apure.

  Y mientras el presidente está en estas, Juan Manuel Santos se aparece en Paraguachón -un tanto guachamarón, sobrado, manejando su vehículo, vestido con jeans y una gorrita- dándole la mano a los militares venezolanos en la frontera. Actitudes distintas frente a un problema delicado. Se supone que estos dos señores se van a reunir con el auspicio de Unasur. Pero las informaciones en este sentido son también confusas.

  El diario Vea dice hoy en su gran titular: “Tema fronterizo analizaran presidentes de Unasur.” La Canciller Delcy Rodríguez es quien hace el anuncio, y da el encuentro como un hecho. Sin embargo, un diario tan afecto al régimen, al menos en su línea editorial, como Panorama, en Maracaibo, dice en su primera página: “Sin consenso en la Unasur para la cumbre por la crisis binacional”. Y desde el Uruguay informan: “No hay anuncio en firme sobre la cumbre de la Unasur. La cancillería de Uruguay, país que tiene la presidencia pro tempore de la Unasur, comunicó que todavía no hay un anuncio en firme de la cumbre de presidentes.”

  Entonces, ¿cómo es que la canciller Rodríguez hace el anuncio? Una vez más nuestro penoso dilema: ¿qué anuncio damos por cierto, el de la cancillería uruguaya o el de la venezolana?

  Recordemos que en este desespero por desviar la atención de nuestras penurias cotidianas -escasez, altísima inflación, inseguridad- el gobierno comenzó con una ofensiva muy fuerte contra Guyana. Allí se alborotó un avispero. Pero el gobierno, después de mucho alboroto, amenazas y desplantes, decidió abandonar el asunto porque no tuvo el impacto deseado en la opinión pública: el llamado “Efecto Galtieri” que tanto se buscó y no llegó. Se abandonó entonces esa frontera para procurar el mismo efecto en la otra: todo el esfuerzo concentrado ahora en la de Colombia. Y menudo problema se ha levantado.

  Alborotado aquel avispero guyanés, el gobierno de ese país, ya en una de abierto irrespeto, pasa a burlarse del gobierno venezolano. El Nuevo País, en su gran titular de hoy: “Guyana presiona en tema Esequibo. Georgetown atenta a mapas que puedan legitimar la reclamación venezolana”. ¿Cómo que “atenta a mapas”? El Nacional amplía: “Guyana solicita excluir áreas venezolanas de Google-Maps”. Y en Runrunes.com citan al canciller Guyanés, Carl Greenidge: “Queremos que el gigante tecnológico Google elimine de su sistema ciertos lugares de la región de Esequibo que apuntan son parte de Venezuela”. Según el funcionario, el gobierno de Guyana dispone de datos que señalan que Venezuela tiene un sistema de satélite que le permite ofrecer información a Google.”

  Guyana, pues, le dice a Google, mire eso no es Venezuela y punto, todo eso es Guyana. Eso es una falta de respeto. Y es una pena terrible que los venezolanos terminemos siendo irrespetados en el exterior por la inoperancia, la ignorancia, la ineficiencia y falta de calidad y piratería de nuestro actual gobierno. Como apuntó nuestro productor Carlos Eduardo Pérez: somos un chiste internacional.

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *