Dialéctica del gansterato – José Rafael Herrera

Dialéctica del gansterato - José Rafael Herrera
Cortesía: El Nacional

Publicado en: El Nacional

Por: José Rafael Herrera

“Abandona toda esperanza, tú, que aquí entras”

                                    Dante Aligheri, Comedia

                                          (Inferno, canto terzo)

El gansterato es un resultado. No nace de la nada. Es la consecuencia inmanente de la experiencia de la conciencia extraviada y desventurada -infeliz- de un Estado-Nación, primero, escindido, más tarde, fallido y, ya prácticamente, inexistente. Experiencia es -muy por encima de lo que presupone la vulgata empirista o la desbordada imaginación de los entusiastas promotores de “los hechos” sin sujeto- “el movimiento dialéctico que la conciencia lleva a cabo en sí misma, tanto en su saber como en su objetivo, en cuanto brota ante ella el nuevo objeto verdadero”. Y en la medida en la cual se hace mayor la objetivación del dominio gansteril sobre el ser social, mayor resulta ser su pobreza espiritual y material. En ese mismo orden. De las virtudes republicanas y civilizatorias de la antigua Roma a las vergüenzas de la República de Saló. De la inteligencia superior del idealismo clásico alemán al “Tercer Reich”. Se trata de un “modelo” de “sociedad” que el stalinismo y el maoísmo fueron diligentemente copiando y perfeccionando con el tiempo.

Praxis y práctica ni tienen el mismo significado ni son lo mismo. Praxis es “actividad sensitiva humana”, comprehensión del movimiento continuo de la relación sujeto-objeto. Práctica es una técnica específica de aplicación a la realidad inmediata. Lo uno y lo otro hacen la diferencia entre razón y entendimiento, entre verdad y certeza, entre Wirklichkeit realiter. Pero, además, y por eso mismo, comprenden la diferencia entre justicia y venganza.

La praxis política, propiamente dicha, va desde la lucha -elevada a conciencia social- por las exigencias de la sociedad civil -de la cual surge- y, devenida Espíritu de pueblo, marcha hacia su eventual objetivación en la sociedad política y a su ulterior conformación -legítima y legal- en un nuevo Estado. La práctica gansteril se aprovecha de las primeras manifestaciones de agotamiento -y desgarramiento- de un Estado para imponer sus intereses particulares al resto de la sociedad, primero, corrompiéndolo mediante la imposición de sus “valores”, de su “lenguaje”, de sus hábitos y costumbres, para, poco después, consumar su secuestro. Y, una vez perpetuado, convierte los restos putrefactos -corrompidos- de la vieja sociedad política en instrumento de represión y sometimiento en beneficio de sus intereses particulares, es decir, de sus “negocios”, utilizándola como fachada “institucional” que oculta sus auténticos propósitos. No es, en consecuencia, arriesgado afirmar que la praxis política, stricto sensu, es absolutamente distinta de la práctica gansteril. Y que si bien la práctica gansteril puede prosperar bajo el cobijo de la praxis política, ambas son distintas y constituyen dos dimensiones, dos logos, dos modos de concebir e interpretar el ser social. La praxis política es productiva y reproductiva. La práctica gansteril es parasitaria y degenerativa. La primera es fuente de riqueza y civilidad. La segunda conduce a la depauperación y la barbarie.

En 1993, el historiador francés Paul Veyne publicó el resultado de una de sus más reveladoras investigaciones, en un artículo sinóptico editado por la prestigiosa revista L´Histoire, en número especial, dedicado al estudio y comprensión de la historia de la criminalidad. En el artículo en cuestión, Veyne sostiene que la estructura del Imperio romano fue adquiriendo, con el tiempo, las características organizacionales propias de la mafia, a causa de lo cual inevitablemente se fue corrompiendo hasta su completa disolución. El fraude, la corrupción, la estafa, el robo, la venganza, la violencia, el clientelismo, las violaciones, no eran consideradas como delitos penales, sino como asuntos de competencia civil, por lo que cada ciudadano comenzó a tomar la justicia en sus propias manos. El crimen, la gansterilidad, bajo sus más diversas figuras, terminó siendo el fluido que movía la economía romana. De pronto, el Imperio se encontró dominado por capos que controlaban sus respectivas “zonas de paz”, con organizaciones que practicaban “políticas” de venganza en sustitución de la justicia. La omertà y la “ley del más fuerte” se transformaron en norma de vida. Una larga cadena de delincuentes, los militum -más tarde, llamados soldati– penetraron todas las esferas del Estado. Cadena que terminaba en las manos de un gran capo, il capo di tutti capi. Al final, el Imperio terminó siendo gobernado por el crimen organizado, que en nombre del Estado administraba y -en último análisis- dirigía por entero todas las instancias de la sociedad.

Era a esas “glorias” imperiales a las que con tanto afán se refería Mussolini en sus discursos, y que tanto entusiasmo despertaron en Hittler, al punto de llegar a considerarlo como su auténtico “maestro”. Il Duce, de hecho, le abrió los ojos al Führer, porque le enseñó la alquimia capaz de transmutar la lógica política en gansteril. De hecho, el movimiento de esta experiencia de la conciencia tuvo sus inicios a finales del siglo XIX, en Sicilia. Los gansters se habían apoderado por completo de la isla. El gobierno italiano decidió tomar cartas en el asunto y envió tropas militares en busca de reordenar   normalizar la situación. Pero el conflicto terminó provocando la caída del gobierno y permitiendo el ascenso al poder de un gobierno “socialista” dirigido, tras bambalinas, por la mafia. Más tarde, después de la Primera Guerra Mundial, el movimiento fascista -nombre que, de suyo, evoca el fasces como la fuente del poder imperial romano-, en boca de su capo mayor, se definía del siguiente modo: “Hablemos francamente: no importa cómo. El fascismo no es antitético sino más bien convergente con el programa socialista, sobre todo en lo relacionado con la reorganización técnica, administrativa y política de nuestro país”. Il Duce supo ocultar bien los intereses gansteriles detrás de una aparente tendencia ideológico-política. Lo mismo haría más tarde el Führer con el partido “nacional socialista obrero alemán”, al cual, si, por ejemplo, Bolivar hubiese nacido en Alemania, sin duda le hubiese puesto “bolivariano”: Nationalsozialistische Bolivarianen Deutsche Arbeiter Partei. Stalin y Mao aprendieron muy bien la lección y la pusieron en práctica con excelentes resultados. De Stalin a Putin, de Fidel a Chávez y Maduro No pocas veces, la pérdida de los principios, el pragmatismo ramplón, la confianza excesiva o, simplemente, la desidia, permiten ciertas laxitudes que son aprovechadas por los delincuentes, no solo para penetrar el tejido social y político de una determinada sociedad, sino para sustituirlo, imponiendo sus propias reglas. El gansterato no nace como los hongos, a pesar de ser un parásito. Siempre es un resultado de la experiencia histórica.

 

 

 

Lea también: De la virtud“, de José Rafael Herrera

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *