El ejemplo Polar – Editorial Analítica

Editorial analitica.com

¿Qué otra industria nacional tiene mayor repercusión satisfactoria en la inmensa mayoría de los hogares de cualquier nivel social?

Las familias y los países crecen sanamente cuando el ejemplo que reciben es positivo y exitoso. Por el contrario, nada hay más pernicioso que el mal ejemplo del padre de familia o del gobernante que se preocupa más por el poder que ejerce que por el ejemplo que tiene que transmitir.

En el caso de Empresas Polar el ejemplo positivo salta a la vista de cualquier venezolano. ¿Qué otra industria nacional tiene mayor repercusión satisfactoria en la inmensa mayoría de los hogares de cualquier nivel social?.

Hoy todos comemos  arepas y empanadas que son producidas por ese genial invento que fue la Harina Pan. Hoy, en el más remoto rincón de la geografía nacional, la polarcita y Maltin han, en gran parte, sustituido la dañina caña blanca.

No queremos seguir enumerando los productos o marcas que forman parte del consumo diario de todo venezolano o extranjero que mora en nuestros confines, ya que la lista sería demasiado grande y rebasaría la extensión habitual de este escrito.

¿Por qué tanta saña contra el éxito?, nadie en su sano juicio puede creer la fábula de la guerra económica y mucho menos que Polar, cuya  tarea  es precisamente colocar al máximo sus productos, pudiese estar interesada en semejante despropósito.

Lo único que cabe pensar es el efecto nocivo del espejo para aquel que frente al éxito solo ve en él su propio fracaso. ¿Donde están los Polar del régimen? Acaso en ese espejo se contempla el ejemplo exitoso de PDVSA, SIDOR, VENALUM, CORPOELEC, ALCASA,  BAUXILUM, FERROMINERA, las cementeras, Agro Isleña -perdón, Agro Patria, Aceite DiIana, Café el Peñón, Fama de América y Madrid, Harina Juana y tantas otras marcas que difícilmente llenan los anaqueles del más modesto abasto del país.

El éxito que se ve en el espejo de Polar es precisamente lo que no se ve en el espejo de las empresas controladas o manejadas por el gobierno y eso genera rabia y envidia y en vez de seguir el ejemplo de una gestión proba y eficiente, la solución que se persigue es más bien romper el espejo,para que no haya lugar a comparación alguna que resulte desfavorable al modelo económico que se pretende implantar.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *