Niegan ayuda de Médicos sin Fronteras – Carlos Armando Figueredo

Por: Carlos Armando Figueredo

En el programa de César Miguel Rondón del 13 de noviembre de 2018, se entrevistó a una doctora del Ministerio de la Salud, allegada al Hospital Universitario de Caracas que trató de justificar, inútilmente, la negativa, de recibir una donación de medicamentos al Hospital Universitario de Caracas, basándose en un comunicado del ministerio según el cual se alega, entre otras cosas, que organizaciones como Médicos sin Fronteras “no poseen el registro sanitario indispensable”. Dicha doctora afirmó que se trata de acciones dirigidas a comprometer la integridad del pueblo venezolano” recomendando a quienes deseen ayudar que pidan el cese de las sanciones internacionales contra Venezuela según las cuales “se ha comprometido la adquisición de medicamentos” en el país.

El argumento de la doctora allegada al gobierno y que sigue, sin chistar todas la órdenes, por absurdas que sean, de sus jefes, se cae por su propio peso. En primer lugar, Médicos sin Fronteras es una organización que se ha dedicado a prestar su ayuda humanitaria a lo largo del mundo, y que ha merecido que se le otorgue un premio Nobel. Resiste al análisis pretender que dicha organización realice donaciones de medicamentos sin previamente obtener certificaciones de que cumplen con todos los requerimientos de las autoridades sanitarias de origen.

Según información obtenida en Internet, “El trabajo de MSF está guiado por la ética médica y por los siguientes principios de la acción humanitaria.

  • Humanidad: todas las personas tienen derecho a ser asistidas en su hora de mayor necesidad.
  • Independencia: ningún poder político, económico o religioso dicta las acciones de Médicos Sin Fronteras.
  • Imparcialidad: MSF no pregunta por etnia, la religión o la ideología de los pacientes.
  • Neutralidad: MSF no toma partido por nadie, solo por las personas que necesitan ayuda.
  • Ética médica: la obligación como médicos es asistir sin causar daño.
  • Además, MSF se compromete con los siguientes principios y valores:
  • Proporcionalidad: la asistencia debe responde equilibradamente a las necesidades que detectan.
  • Profesionalidad: compromiso con la calidad y la eficacia de la ayuda.
  • Proximidad: proporciona asistencia directa, sin intermediarios.
  • Compromiso individual: cada integrante de MSF asume una responsabilidad personal con su trabajo y acepta los riesgos que entraña.
  • Sin ánimo de lucro: todos los fondos recibidos se destinan a acción médica, testimonio, administración y captación de recursos.
  • Control de la ayuda: tanto el trabajo y como las finanzas están sometidos a estrictas supervisiones internas y externas.
  • Transparencia: cuentas e informes financieros de MSF son públicos.

La irresponsable y politizada doctora afirma que las autoridades sanitarias de Venezuela no certificaron la calidad de los medicamentos, pero parece olvidar que, cuando llegaron medicamentos de Rusia, con instructivos en ruso que no se tradujeron había que confiar en su calidad, sin pasar por ningún filtro. Alega que el gobierno tiene cómo importar medicinas pero que no las importa debido a las sanciones internacionales. Pero hay que recordarle que, a pesar de las sanciones sí hay dinero para comprarle armas a Rusia y para comprar gasolina extranjera para regalarla a Cuba.

Hay un principio que obliga a  todos los médicos a no dañar, el “primum non nocere” que, con la negativa de autorizar el donativo no se cumple y está dañando a los pacientes que, por falta de medicamentos, van a morir.

 

 

Etiquetas:

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *