Pitias o del “ganar-ganar” – José Rafael Herrera

José Rafael Herrera

Publicado en: El Nacional

Por: José Rafael Herrera

El microcosmos de la tech-gnosis electoral, su empeño en sobrevivir “a como dé lugar”, en medio de la difícil coyuntura que padece una Venezuela en crisis orgánica, profundamente empobrecida y secuestrada por un neo-régimen gansteril -o quizá, no sin cierta premeditación, a consecuencia de todo ello-, no parece tener límites gaseosos. Flatus vocis, dirían los latinos. Lo cierto es que los “numeritos” y “sondeos de opinión”, siempre acompañados de las inefables interpretaciones tautológicas de los pitonisos de rigor y de una que otra retropulsión “noticiosa”, propia del rumor del día, que se va apelmazando cual bola de nieve hasta devenir un tropel que, dos o tres días después, es sustituido por otro y por otro, hasta el “infinito malo” del que hablaba Hegel -es decir, un infinito de pésima calidad-, hacen la delicia del momento, especialmente entre quienes se hayan convencidos de que en una sociedad “polarizada” no queda otro remedio que dirimir las diferencias existentes mediante una “masiva participación electoral”.

Decía Goebbels, el genio detrás de la propaganda fascista, que cuando no se pueden negar las malas noticias es menester inventar otras que las distraigan. Y, mención aparte de los aparatos de propaganda del régimen cubano, bajo la sombra de tal principio se cubren de la luz de la verdad unos cuantos ideólogos, ciertos promotores de la “inmediatez de la noticia” y otros tantos pitones profesionales. El oráculo de Delfos fue uno de los principales centros sagrados de la antigua Grecia, recinto consagrado al dios Apolo, símbolo de inspiración profética y, curiosamente, amante de las serpientes. Cuenta la leyenda que el buen Apolo se reunía en el Párnaso junto con las musas mientras tocaba la lira y las divinidades cantaban. Su santuario fue construido en un lugar no muy distante del Párnaso, conocido como Pitón, la gran serpiente que anidaba en el subsuelo del valle del Pleisto, de donde proviene el nombre de las pitias o pitonisas, las sacerdotisas del templo que interpretaban, de un modo particular, los extraordinarios misterios o “eventos” de la vida, a través de señales, como el tintineo de campanillas, los sonidos del viento, los sacrificios de animales, etc. Las respuestas, ante las presurosas demandas solicitadas, consistían en enigmáticas oraciones, generalmente repletas de simbolismos. No fallaban. Más bien, eran infalibles sus respuestas. Verbigracia, “si te llegan a matar, morirás”. “Si pierdes, no ganarás”. O “tendrás una sorpresa inesperada”. Eran la delicia de mandatarios y líderes, quienes regularmente consultaban ante ellas sus acciones, sobre todo, antes de ir al combate.

Claro que hay versiones más recientes, adecuadas a las más novedosas y muy precisas técnicas metodológicas de la investigación contemporánea, ubicadas entre los linderos del neo-positivismo y la posverdad. Tal vez un tanto menos clásicas, en el estricto sentido tautológico del término, pero no por ello menos efectivas y ciertamente más precisas y contundentes respecto del misterioso y abigarrado arte oracular tradicional: “si no participas en los próximos comicios pautados, ni ganarás ni perderás. Pero tendrás más que perder y menos que ganar. Quedarás por fuera de la relación ‘ganar-ganar, en la que, como afirmaba el Musiú, ‘mientras más juegues más oportunidades tienes de ganar»”. Y es entonces que, justo en ese momento decisivo, cual Agamenón ante el sacrificio de Ifigenia, un escalofrío atraviesa la médula espinal del líder y su piel se comienza a poner de gallina. Pero aún el dirigente en cuestión no ha terminado de superar el shock cuando viene la otra terrible advertencia: “porque, así no cuentes, habrá conteo”. ¡Oh sorpresa! Realmente admirable. Con razón, Aristóteles afirmaba que la auténtica sabiduría comenzaba con el asombro.

En el año 2006, calificados científicos italianos del Instituto de Geofísica y Vulcanología, aseguraron haber revelado el misterio de las profecías de Delfos, al descubrir la existencia de emanaciones de gas metano y etileno que aún brotan, en pequeñas cantidades, del subsuelo desde donde, en su momento, las pitonisas en trance -en realidad, intoxicadas por los gases- ejercían su sagrada labor de divinari. Y bien valdría la pena preguntarse por la procedencia del tipo de gases que parecieran estar afectando el sano y experto juicio de los pitias del presente, especialmente en un país que posee la mayor cantidad de reservas probadas de gas natural, pero que, por desgracia, hace ya bastante tiempo que carece de toda capacidad para producirlo. Quizá la respuesta esté en los tóxicos del humo de los fogones en los que los más humildes se han visto en la necesidad de cocinar. Habrá que consultarle a los geofísicos italianos, a ver si logran obtener alguna respuesta satisfactoria que le permita a los prestigiosos facilitadores o influencers encontrar de una buena vez el punctum dollens entre el “escenario ideal” y el “escenario real”, a ver si de tantas certezas resulta, al menos, la sobria verdad.

“Es un grave error quedarse en la nada, porque las demás vías están descartadas”, afirman. Valdría la pena preguntarse qué  significa “quedarse en la nada”. Porque nada más abstracto que aquello que parece más real y nada más fantástico que lo que parece más tangible. El miserable “agarrando aunque sea fallo”, dentro de las actuales circunstancias políticas, económicas y sociales, sólo puede significar que el “fallo” resulte ser nada menos que la nada misma. Advierte Hegel que el afirmar que una entidad cualquiera “es” solo sirve para poner de relieve que ella “no es”, o lo que es igual, que no es más que la nada. Abstraer a los hombres de su contexto histórico-cultural, de su quehacer cotidiano, de sus necesidades radicales y de sus relaciones sociales, para convertirlos en una tabla comparativa con realidades y contextos que poco tienen que ver con su modo de ser es eso: la nada.

La banalidad del “ganar-ganar” solo muestra ser la expresión invertida, el reflejo del hipócrita humanismo de utilería. Hay momentos en los cuales la praxis política concentra sobre una determinación específica su devenir, y es sobre su constante perseverancia, sobre su énfasis, que se logra finalmente conquistar el resultado deseado, la ruptura definitiva con el pasado, signado por el desgarramiento, y la consecuente conquista de un estadio propicio para la reconstrucción del tejido ético-político de la sociedad. Cuando la llamada polarización política se ha desvanecido por completo para dar paso a la distinción entre políticos y criminales, la superación de la crisis no puede ser política sino de carácter policial. Subestimar la caracterización que del presente venezolano han hecho prestigiosos políticos mundiales, veteranos expresidentes y presidentes en ejercicio, intelectuales y auténticos expertos en confrontaciones políticas, es una afrenta a la sensatez. Seguir creyendo que la solución está en el “pulseo” del “justo medio”, aunque ya no existan extremos que lo sustenten en el sentido onto-histórico de rigor, es negarse a concebir la realidad más allá de los buenos deseos, manipulados por viscosos intereses ocultos tras declaraciones sofísticas y llamados a una racionalidad carente de toda razón. Quien crea en los diagnósticos de los pitonisos del presente, será que busca inhalar los gases que con tanto afán promueve el narcoterrorismo.

 

 

 

 

 

Lea también: De los ‘buenos’ salvajes“, de José Rafael Herrera

 

 

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *