Pimienta ideológica

El susto

Un tweet