¿Cómo queda Maduro?

No todos los muertos duelen

Triquitraqui