Vergonzoso silencio

Haití. Segundo día.

La cosa pica y se extiende