¿Y las empresas de maletín qué?

publicado el 18/07/14 por Ana Forero en Editoriales Etiquetas:, , ,

 En el editorial hoy en Tal Cual, Laureano Márquez reflexiona con el humor y la agudeza que el caracterizan, a propósito del cinismo con que el gobierno, o mejor dicho el régimen -porque son todas las instancias del poder- nos tratan a los venezolanos. En el caso de Tal Cual se ocupa particularmente de la circunstancia de Leopoldo López:

“Esta semana, ante las denuncias de su esposa, Lilian Tintori, de la incomunicación pública y notoria en la que se encuentra Leopoldo López -un dirigente político privado de su libertad casualmente por expresar sus opiniones políticas en el mismo país en el cual fue jefe de Estado una persona que después de dar un golpe militar, recibía visitas regularmente y organizaba en la cárcel su plataforma política para la conquista del poder- nos dicen, desde los organismos encargados de vigilar la legalidad, que se va a investigar si a Leopoldo López se le han violado por casualidad, en una de esas, vaya usted a saber y Dios nos libre, sus derechos humanos. Como si su sola injustificada prisión no fuese ya suficiente prueba de ello.”

A propósito de ese cinismo, tenemos otro caso más tan palpable como el anterior. Esta Cencoex, que viene de sustituir a ese nido de corrupción espantoso que fue Cadivi. A través de Cadivi se fueron miles de millones de dólares. Esos miles de millones fueron al sector privado. Usted, por ejemplo, que es un ciudadano de a pie, es dueño de esos dólares. Pero como tenemos un control de cambio- que ya ha dicho Aristóbulo Istúriz, no es una medida económica sino política- esos dólares suyos, usted no los puede tener a menos que, después de unos cuantos trámites, se los otorgue el organismo en cuestión, antes Cadivi ahora Cencoex.

 Además de que es su dinero, el dinero que usted produjo, ahora empiezan a fiscalizarlo. Le fiscalizan a usted, le mandan correos, le citan, verifique aquí, deme acá la factura de la camisa, o tantos otros detalles. Por otra parte las empresas también empiezan a ser fiscalizadas. Hoy El Mundo dice: “Empresas abiertas a revisar sus dólares”. Hay aquí citas de muchos de los involucrados. Erich HartKopf, Presidente Ejecutivo de Cavedrepa, “el que no la debe no la teme, pero a la vez deben normalizar la adjudicación de divisas pendiente”. Esa es otra, usted sale en el Sicad, en la subasta y pasan meses y no le dan el dinero que le asignaron. Dice David Fihman Presidente de la Asociación Textil de Venezolana, “el sector está en crisis requiere 200 millones de dólares al año y no nos han liquidado casi nada”. Declara Eduardo Garmendia, Presidente de Coindustria, “los empresarios no tenemos nada que esconder pero el llamado debe ser particular”.

Pero el punto está en lo que declara Carlos Calderon, el Vicepresidente de Anaco: “Esperamos que sean llamados los presidentes de las empresas de maletín”.

Y allí está el detalle: se fiscaliza al que legalmente solicitó sus dólares, pero ni una palabra ha surgido, ni una, para esos que, a través de esas empresas de maletín, se llevaron 20 mil millones de dólares, según anunciaron Jorge Giordani y Edmée Betancourt. Tal como lo había definido el doctor Gustavo Linares Benzo, es el robo más grande en la historia de la humanidad. Pero de eso ni una palabra. Pueden decirnos ¿por qué?



WP_Post Object
(
    [ID] => 23059
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2014-07-18 09:54:47
    [post_date_gmt] => 2014-07-18 14:24:47
    [post_content] => [sonido]https://soundcloud.com/6j86-producciones/y-las-empresas-de-maletin-que[/sonido]

 En el editorial hoy en Tal Cual, Laureano Márquez reflexiona con el humor y la agudeza que el caracterizan, a propósito del cinismo con que el gobierno, o mejor dicho el régimen -porque son todas las instancias del poder- nos tratan a los venezolanos. En el caso de Tal Cual se ocupa particularmente de la circunstancia de Leopoldo López:

“Esta semana, ante las denuncias de su esposa, Lilian Tintori, de la incomunicación pública y notoria en la que se encuentra Leopoldo López -un dirigente político privado de su libertad casualmente por expresar sus opiniones políticas en el mismo país en el cual fue jefe de Estado una persona que después de dar un golpe militar, recibía visitas regularmente y organizaba en la cárcel su plataforma política para la conquista del poder- nos dicen, desde los organismos encargados de vigilar la legalidad, que se va a investigar si a Leopoldo López se le han violado por casualidad, en una de esas, vaya usted a saber y Dios nos libre, sus derechos humanos. Como si su sola injustificada prisión no fuese ya suficiente prueba de ello.”

A propósito de ese cinismo, tenemos otro caso más tan palpable como el anterior. Esta Cencoex, que viene de sustituir a ese nido de corrupción espantoso que fue Cadivi. A través de Cadivi se fueron miles de millones de dólares. Esos miles de millones fueron al sector privado. Usted, por ejemplo, que es un ciudadano de a pie, es dueño de esos dólares. Pero como tenemos un control de cambio- que ya ha dicho Aristóbulo Istúriz, no es una medida económica sino política- esos dólares suyos, usted no los puede tener a menos que, después de unos cuantos trámites, se los otorgue el organismo en cuestión, antes Cadivi ahora Cencoex.

 Además de que es su dinero, el dinero que usted produjo, ahora empiezan a fiscalizarlo. Le fiscalizan a usted, le mandan correos, le citan, verifique aquí, deme acá la factura de la camisa, o tantos otros detalles. Por otra parte las empresas también empiezan a ser fiscalizadas. Hoy El Mundo dice: “Empresas abiertas a revisar sus dólares”. Hay aquí citas de muchos de los involucrados. Erich HartKopf, Presidente Ejecutivo de Cavedrepa, “el que no la debe no la teme, pero a la vez deben normalizar la adjudicación de divisas pendiente”. Esa es otra, usted sale en el Sicad, en la subasta y pasan meses y no le dan el dinero que le asignaron. Dice David Fihman Presidente de la Asociación Textil de Venezolana, “el sector está en crisis requiere 200 millones de dólares al año y no nos han liquidado casi nada”. Declara Eduardo Garmendia, Presidente de Coindustria, “los empresarios no tenemos nada que esconder pero el llamado debe ser particular”.

Pero el punto está en lo que declara Carlos Calderon, el Vicepresidente de Anaco: “Esperamos que sean llamados los presidentes de las empresas de maletín”.

Y allí está el detalle: se fiscaliza al que legalmente solicitó sus dólares, pero ni una palabra ha surgido, ni una, para esos que, a través de esas empresas de maletín, se llevaron 20 mil millones de dólares, según anunciaron Jorge Giordani y Edmée Betancourt. Tal como lo había definido el doctor Gustavo Linares Benzo, es el robo más grande en la historia de la humanidad. Pero de eso ni una palabra. Pueden decirnos ¿por qué?

[post_title] => ¿Y las empresas de maletín qué? [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => editorial-10 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2014-07-18 09:54:47 [post_modified_gmt] => 2014-07-18 14:24:47 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=23059 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 3 [filter] => raw )

3 Responses to “¿Y las empresas de maletín qué?”


scsmsa
18 julio, 2014 Responder

Dictadura Militar y PSUV intentan salir indemnes del saqueo más gigantesco cometido contra nación alguna. Sería una inmoralidad de igual magnitud que lo consiguieran

Dictadura Militar y PSUV intentan salir indemnes del saqueo más gigantesco cometido contra nación alguna. Sería una inmoralidad de igual magnitud que lo consiguieran

Yoel Tunos
18 julio, 2014 Responder

“Por mi amor al maletín es que no nos tumban”.
“Si no fuera por el maletín ya me hubiese ido a Cuba, dije Francia.”

“Una nación sobrevive a sus idiotas, hasta a los ambiciosos.
Pero no puede sobrevivir la traición desde adentro… porque el traidor pudre el alma de una nación… infecta el cuerpo político de forma que no puede resistir”. – Cicerón

NOTA: Es bueno aclarar que Cicerón no sabia, ni siquiera imaginaba que existirían tantos idiotas en Miraflorina posición, ambiciosos frente al edificio ‘La Francia’ y los eternizados TONTOS UTILES (seguro hasta les gusta el término y hacen fanfarria con el).

—“OYE ÚTIL!!! SI TÚ!!, No olvides ponerle la azuquita gringa al café. Tú sabes; mi diabetes la paso con SPLENDA, y algo de JUISKI MAYOR DE EDAD.”—

Dejar un comentario


error: Content is protected !!