Cursos de Acción – Ismael Pérez Vigil

publicado el 11/11/18 por Laura Rodriguez en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , , ,

Publicado en www.ismaelperezvigil.com

Por: Ismael Pérez Vigil

Ismael Pérez VigilYa es un lugar común hablar de la aguda crisis política, del desánimo, desesperanza y frustración por la que atraviesa la oposición y que se prolonga por más de un año. Frente a eso, ¿Qué hacer? ¿Qué curso de acción tomar? Se vuelve una necesidad imperiosa aportar algunas ideas.

En primer término, qué duda cabe que la estrategia o la palabra clave es: Unidad. Nadie, en su sano juicio político, se atreve a denigrar de esta idea, pues todos sabemos que sin ella no es posible enfrentar la dictadura y conseguir apoyo internacional, que es también indispensable. Pero, paradójicamente, la “unidad” no puede seguir siendo la única estrategia política, el pivote, por el cual nos sentamos a esperar que se dé, que llegue, que pase, es necesario seguir adelante, avanzar, construirla uniéndose los que puedan o con los que se pueda.

Es el momento de actuar, de unirse, en varios niveles, como he dicho, con quien, y como se pueda, sin esperar esa idílica unión, en la que todos coincidiríamos. Es el momento para que cada quien ponga en práctica lo que cree y predica: calle, elecciones, desobediencia cívica, protestas, hasta vías más radicales, que todos conocen pero que no nombro. Pero que ciertamente lo haga, que se active, que actué, que se organice, que se movilice y movilice a otros como él, que se acabe ese juego de la crítica y denigración por redes sociales de lo que hacen los demás, mientras se mantienen cruzados de brazos, creyendo que con solo hablar y criticar a los demás se van a resolver las cosas y va a caer la dictadura.

Una segunda idea, ya mencionada, es contar con el apoyo internacional. De gobiernos, organismos multilaterales, agrupaciones políticas, gremios, academias, personalidades y líderes mundiales, etcétera. Pero, estando conscientes que la solución es interna; pasó ya la época de invasiones como las de Guatemala, Grenada, Rep. Dominicana, incluso Panamá, cuya excusa fue el narcotráfico. Hoy día, comparadas con el pasado reciente, las acciones internacionales son más complicadas; algunos pensaran que menos efectivas, pero ciertamente diferentes, mas acordes con la complejidad del mundo en el que vivimos.

En tercer lugar, es bueno asumir o considerar que la salida se producirá, entre otras cosas, por una “fractura” del bloque hegemónico; es cierto, pero eso no basta y a algunos se les olvida que es necesaria la consolidación de un bloque alternativo, organizado, que presente una “alternativa” popular, no populista; que tenga un discurso, una “narrativa”, que enganche y que contrarreste el discurso oficial, populista, demagógico, ese que tiene siglos mutando, que predica un país rico, expoliado por los “ricos” pero que ahora cuenta con unos Robin Hood, salvadores –casualmente ellos–, que vinieron a liberarlo y lo que en realidad hicieron fue perpetuar, agravar y multiplicar los problemas y la miseria.

La cuarta idea a considerar es insistir en que la electoral es una vía para organizar a la gente; para darle un norte más o menos “seguro”, para movilizar, despertar del letargo. Nadie está diciendo que vamos a salir de la dictadura  ganando un proceso electoral y menos sin asegurarnos unas condiciones que lo permitan; pero tampoco vamos a salir sin hacerlo, pues la derrota electoral de la dictadura –aunque haga trampas, antes, durante y después no reconozcan el triunfo– es una vía para que se produzca esa “fractura del bloque hegemónico” que hemos dicho que es una de las condiciones necesarias para que se produzca la caída y la transición a la democracia. Quienes lo duden o se opongan, que mencionen una sola ventaja que nos haya traído la abstención, por ejemplo, en las elecciones de gobernadores del 15 de octubre de 2017 o en las del 20 de mayo de este año.

La quinta idea es que ahora se nos presentan tres hitos importantes en materia política, tres retos para la oposición democrática. Uno de ellos, del cual ya hablamos extensamente la semana pasada, (Fecha de Vencimiento enero 2019) es que en enero de 2019 se vence, culmina, la legitimidad de este régimen, heredada del triunfo electoral en 2012.

Para decirlo en pocas palabras, con relación a lo que pueda ocurrir en enero de 2019, la clave es entender que no ocurrirá nada si no se organiza y planifica desde ahora y el reto es cómo activarse, como movilizar al país, sin generar falsas expectativas. Por “falsas expectativas” me refiero a cosas como: “…en el lapso de seis meses tendremos una fórmula constitucional, democrática, pacífica, electoral para cesar este gobierno…”; por “falsas expectativas” me refiero a: “…falta poco, es cosa de días para que caiga este gobierno…”; por “falsas expectativas” me refiero a: “…vamos a impedir que el 30 de julio se designe una Asamblea Nacional Constituyente…”; por “falsas expectativas” me refiero a estimular la esperanza de una intervención militar, externa o interna, para deponer la dictadura. El reto, entonces es cómo evitar que se repita, por ejemplo, lo del 30 de julio de 2017, cuando – como dice una buena amiga– por una mala conducción política convertimos en pellejo, el lomito del 16 de julio de ese año.

Son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo a nivel nacional y sobre todo internacional, por parte de ese inmenso contingente de venezolanos que hoy están en el exterior y que se calcula que es un número cercano a los tres millones. En el exterior es más fácil emprender acciones a nivel individual, de grupos, de partidos, generar un gran movimiento de opinión, de rechazo a que la dictadura continúe ilegítimamente en el poder a partir del 10 de enero de 2019. ¿Acabará eso con la dictadura? Seguramente, no; pero contribuirá de manera importante.

Los otros dos hitos son claramente electorales. El primero son las elecciones de concejales previstas para el próximo 9 de diciembre y que a escasas cuatro semanas para su realización, permanecen aún en una especie de limbo político para la oposición democrática. El otro hito es la “eventual” realización de un referéndum para aprobar una supuesta constitución que nos presentaría la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente.

Sobre la importancia de ambos temas volveré próximamente.

https://ismaelperezvigil.wordpress.com/

 

Lea también de Ismael Perez Vigil, Fecha de Vencimiento enero 2019



WP_Post Object
(
    [ID] => 62352
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2018-11-11 14:40:03
    [post_date_gmt] => 2018-11-11 18:40:03
    [post_content] => Publicado en www.ismaelperezvigil.com

Por: Ismael Pérez Vigil

Ismael Pérez VigilYa es un lugar común hablar de la aguda crisis política, del desánimo, desesperanza y frustración por la que atraviesa la oposición y que se prolonga por más de un año. Frente a eso, ¿Qué hacer? ¿Qué curso de acción tomar? Se vuelve una necesidad imperiosa aportar algunas ideas.

En primer término, qué duda cabe que la estrategia o la palabra clave es: Unidad. Nadie, en su sano juicio político, se atreve a denigrar de esta idea, pues todos sabemos que sin ella no es posible enfrentar la dictadura y conseguir apoyo internacional, que es también indispensable. Pero, paradójicamente, la “unidad” no puede seguir siendo la única estrategia política, el pivote, por el cual nos sentamos a esperar que se dé, que llegue, que pase, es necesario seguir adelante, avanzar, construirla uniéndose los que puedan o con los que se pueda.

Es el momento de actuar, de unirse, en varios niveles, como he dicho, con quien, y como se pueda, sin esperar esa idílica unión, en la que todos coincidiríamos. Es el momento para que cada quien ponga en práctica lo que cree y predica: calle, elecciones, desobediencia cívica, protestas, hasta vías más radicales, que todos conocen pero que no nombro. Pero que ciertamente lo haga, que se active, que actué, que se organice, que se movilice y movilice a otros como él, que se acabe ese juego de la crítica y denigración por redes sociales de lo que hacen los demás, mientras se mantienen cruzados de brazos, creyendo que con solo hablar y criticar a los demás se van a resolver las cosas y va a caer la dictadura.

Una segunda idea, ya mencionada, es contar con el apoyo internacional. De gobiernos, organismos multilaterales, agrupaciones políticas, gremios, academias, personalidades y líderes mundiales, etcétera. Pero, estando conscientes que la solución es interna; pasó ya la época de invasiones como las de Guatemala, Grenada, Rep. Dominicana, incluso Panamá, cuya excusa fue el narcotráfico. Hoy día, comparadas con el pasado reciente, las acciones internacionales son más complicadas; algunos pensaran que menos efectivas, pero ciertamente diferentes, mas acordes con la complejidad del mundo en el que vivimos.

En tercer lugar, es bueno asumir o considerar que la salida se producirá, entre otras cosas, por una “fractura” del bloque hegemónico; es cierto, pero eso no basta y a algunos se les olvida que es necesaria la consolidación de un bloque alternativo, organizado, que presente una “alternativa” popular, no populista; que tenga un discurso, una “narrativa”, que enganche y que contrarreste el discurso oficial, populista, demagógico, ese que tiene siglos mutando, que predica un país rico, expoliado por los “ricos” pero que ahora cuenta con unos Robin Hood, salvadores –casualmente ellos–, que vinieron a liberarlo y lo que en realidad hicieron fue perpetuar, agravar y multiplicar los problemas y la miseria.

La cuarta idea a considerar es insistir en que la electoral es una vía para organizar a la gente; para darle un norte más o menos “seguro”, para movilizar, despertar del letargo. Nadie está diciendo que vamos a salir de la dictadura  ganando un proceso electoral y menos sin asegurarnos unas condiciones que lo permitan; pero tampoco vamos a salir sin hacerlo, pues la derrota electoral de la dictadura –aunque haga trampas, antes, durante y después no reconozcan el triunfo– es una vía para que se produzca esa “fractura del bloque hegemónico” que hemos dicho que es una de las condiciones necesarias para que se produzca la caída y la transición a la democracia. Quienes lo duden o se opongan, que mencionen una sola ventaja que nos haya traído la abstención, por ejemplo, en las elecciones de gobernadores del 15 de octubre de 2017 o en las del 20 de mayo de este año.

La quinta idea es que ahora se nos presentan tres hitos importantes en materia política, tres retos para la oposición democrática. Uno de ellos, del cual ya hablamos extensamente la semana pasada, (Fecha de Vencimiento enero 2019) es que en enero de 2019 se vence, culmina, la legitimidad de este régimen, heredada del triunfo electoral en 2012.

Para decirlo en pocas palabras, con relación a lo que pueda ocurrir en enero de 2019, la clave es entender que no ocurrirá nada si no se organiza y planifica desde ahora y el reto es cómo activarse, como movilizar al país, sin generar falsas expectativas. Por “falsas expectativas” me refiero a cosas como: “…en el lapso de seis meses tendremos una fórmula constitucional, democrática, pacífica, electoral para cesar este gobierno…”; por “falsas expectativas” me refiero a: “…falta poco, es cosa de días para que caiga este gobierno…”; por “falsas expectativas” me refiero a: “…vamos a impedir que el 30 de julio se designe una Asamblea Nacional Constituyente…”; por “falsas expectativas” me refiero a estimular la esperanza de una intervención militar, externa o interna, para deponer la dictadura. El reto, entonces es cómo evitar que se repita, por ejemplo, lo del 30 de julio de 2017, cuando – como dice una buena amiga– por una mala conducción política convertimos en pellejo, el lomito del 16 de julio de ese año.

Son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo a nivel nacional y sobre todo internacional, por parte de ese inmenso contingente de venezolanos que hoy están en el exterior y que se calcula que es un número cercano a los tres millones. En el exterior es más fácil emprender acciones a nivel individual, de grupos, de partidos, generar un gran movimiento de opinión, de rechazo a que la dictadura continúe ilegítimamente en el poder a partir del 10 de enero de 2019. ¿Acabará eso con la dictadura? Seguramente, no; pero contribuirá de manera importante.

Los otros dos hitos son claramente electorales. El primero son las elecciones de concejales previstas para el próximo 9 de diciembre y que a escasas cuatro semanas para su realización, permanecen aún en una especie de limbo político para la oposición democrática. El otro hito es la “eventual” realización de un referéndum para aprobar una supuesta constitución que nos presentaría la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente.

Sobre la importancia de ambos temas volveré próximamente.

https://ismaelperezvigil.wordpress.com/   Lea también de Ismael Perez Vigil, Fecha de Vencimiento enero 2019 [post_title] => Cursos de Acción - Ismael Pérez Vigil [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => cursos-de-accion-ismael-perez-vigil [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-11-11 14:40:03 [post_modified_gmt] => 2018-11-11 18:40:03 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=62352 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!