La muerte del periodismo en Venezuela – Antonio López Ortega

publicado el 12/12/15 por Ana Forero en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , ,

Artículo publicado en El Pais

Por: Antonio López Ortega

Ninguna televisión mostró los rostros de los ganadores de las elecciones legislativas                                                             alopez

Venezuela vivió una nueva jornada electoral que terminó de madrugada. El sistema de conteo de votos más automatizado del mundo tiene una extraña virtud: alarga los resultados hasta la agonía, como si se requiriera estar en estado de somnolencia para entenderlos. Y sin embargo, la paciencia fue infinita, sobre todo la de los directivos y testigos de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), velando hasta altas horas para evitar trucajes o alteraciones misteriosas. La vigilancia se convierte finalmente en insomnio: es el coste que se paga por recibir la bendición de una votación abrumadora. Y no es poca cosa la maniobra: podríamos resumirla como una sociedad que se organiza con las uñas para enfrentarse al todopoderoso y omnipresente Estado. David ha logrado asestar una pedrada en medio de la frente de Goliat y, mientras el gigante se tambalea, huye entre sus piernas.

Quienes añoraban alguna pista sobre los resultados sólo contaban con las redes sociales. O a lo sumo con una invención de última hora: un estudio de televisión improvisado por la MUD que se podía sintonizar por Internet. La imagen era inestable, borrosa, se colgaba por segundos, haciendo aparecer a los voceros como fantasmas, pero era lo único con lo que se contaba. Ninguna televisión, ni pública ni privada, salvo la internacional CNN, mostró los rostros de los triunfadores. Esa escena, que añoraban los casi ocho millones de venezolanos que votaron por la MUD, no existió formalmente: ningún medio de comunicación audiovisual dio cuenta de ella.

Hacia la una de la madrugada, la red de emisoras de televisión transmite en cadena para mostrar a la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) y su séquito. Lee el primer boletín de resultados que, una hora después, el coordinador general de la MUD, Jesús Torrealba, califica de “estítico”: la vocera se las arregla para decir lo menos posible, pero tiene la sutileza de informar primero sobre los resultados de los perdedores, como si en este caso la derrota mereciera todos los honores. El televidente habrá confiado que, después de la cadena, vendrían los rostros de celebración. Pero no: no nos engañemos. De una cadena pasamos a otra, y ahora le toca el turno al presidente Maduro. Es necesario explicar, explayarse, condolerse. Los derrotados no son los derrotados: es la crisis la que ha ganado las elecciones, es la “guerra económica”. Felicitamos al CNE, a las Fuerzas Armadas, a la cívica jornada; a todos menos a los ganadores, que no existen ni en el discurso oficial ni en los medios de comunicación.

Solo hubo corresponsales extranjeros en las salas de prensa de los triunfadores

Habrá pensado el espectador trasnochado que, después de las dos cadenas, ahora sí, vendrán al fin los rostros de celebración, los que merecen un mínimo reconocimiento. Pero tampoco: no nos hagamos ilusiones. Las televisiones muestran gráficos, números, tendencias, sobre el mapa de Venezuela. Hay animadores, reporteros, analistas. Pero ni un rostro, ni un vocero, ni una opinión, de nadie de la MUD. Las televisiones ni siquiera colocaron reporteros para transmitir en directo desde las salas de prensa de los ganadores, donde sólo se veía a corresponsales extranjeros.

Es difícil entender el periodismo que se hace hoy en día en Venezuela, sobre todo cuando se piensa en los grandes diarios del siglo XX, en el crecimiento de la televisión, en los extraordinarios columnistas, en las numerosas escuelas de comunicación social que antes vivían abarrotadas y ahora cuentan con altos niveles de deserción. Pienso en el poeta Andrés Mata cuando fundó El Universal en 1911; pienso en el novelista Miguel Otero Silva, creador de El Nacional en 1943; pienso en Tomás Eloy Martínez, cuando ayudó a fundar el Diario de Caracas en los años 70. Hoy parecen fantasmas, como los rostros que celebraban los resultados electorales en el canal de la MUD sin que ninguna televisión se interesara por ellos. La única diferencia es que los que celebran, aunque no los veamos, son seres que escriben el futuro, mientras que quienes deben reseñarlos y no lo hacen, al menos para el periodismo, están muertos y no lo saben.



WP_Post Object
(
    [ID] => 34205
    [post_author] => 8
    [post_date] => 2015-12-12 05:55:13
    [post_date_gmt] => 2015-12-12 10:25:13
    [post_content] => 

Artículo publicado en El Pais

Por: Antonio López Ortega

Ninguna televisión mostró los rostros de los ganadores de las elecciones legislativas                                                             alopez

Venezuela vivió una nueva jornada electoral que terminó de madrugada. El sistema de conteo de votos más automatizado del mundo tiene una extraña virtud: alarga los resultados hasta la agonía, como si se requiriera estar en estado de somnolencia para entenderlos. Y sin embargo, la paciencia fue infinita, sobre todo la de los directivos y testigos de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), velando hasta altas horas para evitar trucajes o alteraciones misteriosas. La vigilancia se convierte finalmente en insomnio: es el coste que se paga por recibir la bendición de una votación abrumadora. Y no es poca cosa la maniobra: podríamos resumirla como una sociedad que se organiza con las uñas para enfrentarse al todopoderoso y omnipresente Estado. David ha logrado asestar una pedrada en medio de la frente de Goliat y, mientras el gigante se tambalea, huye entre sus piernas.

Quienes añoraban alguna pista sobre los resultados sólo contaban con las redes sociales. O a lo sumo con una invención de última hora: un estudio de televisión improvisado por la MUD que se podía sintonizar por Internet. La imagen era inestable, borrosa, se colgaba por segundos, haciendo aparecer a los voceros como fantasmas, pero era lo único con lo que se contaba. Ninguna televisión, ni pública ni privada, salvo la internacional CNN, mostró los rostros de los triunfadores. Esa escena, que añoraban los casi ocho millones de venezolanos que votaron por la MUD, no existió formalmente: ningún medio de comunicación audiovisual dio cuenta de ella.

Hacia la una de la madrugada, la red de emisoras de televisión transmite en cadena para mostrar a la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) y su séquito. Lee el primer boletín de resultados que, una hora después, el coordinador general de la MUD, Jesús Torrealba, califica de "estítico": la vocera se las arregla para decir lo menos posible, pero tiene la sutileza de informar primero sobre los resultados de los perdedores, como si en este caso la derrota mereciera todos los honores. El televidente habrá confiado que, después de la cadena, vendrían los rostros de celebración. Pero no: no nos engañemos. De una cadena pasamos a otra, y ahora le toca el turno al presidente Maduro. Es necesario explicar, explayarse, condolerse. Los derrotados no son los derrotados: es la crisis la que ha ganado las elecciones, es la “guerra económica”. Felicitamos al CNE, a las Fuerzas Armadas, a la cívica jornada; a todos menos a los ganadores, que no existen ni en el discurso oficial ni en los medios de comunicación.

Solo hubo corresponsales extranjeros en las salas de prensa de los triunfadores

Habrá pensado el espectador trasnochado que, después de las dos cadenas, ahora sí, vendrán al fin los rostros de celebración, los que merecen un mínimo reconocimiento. Pero tampoco: no nos hagamos ilusiones. Las televisiones muestran gráficos, números, tendencias, sobre el mapa de Venezuela. Hay animadores, reporteros, analistas. Pero ni un rostro, ni un vocero, ni una opinión, de nadie de la MUD. Las televisiones ni siquiera colocaron reporteros para transmitir en directo desde las salas de prensa de los ganadores, donde sólo se veía a corresponsales extranjeros.

Es difícil entender el periodismo que se hace hoy en día en Venezuela, sobre todo cuando se piensa en los grandes diarios del siglo XX, en el crecimiento de la televisión, en los extraordinarios columnistas, en las numerosas escuelas de comunicación social que antes vivían abarrotadas y ahora cuentan con altos niveles de deserción. Pienso en el poeta Andrés Mata cuando fundó El Universal en 1911; pienso en el novelista Miguel Otero Silva, creador de El Nacional en 1943; pienso en Tomás Eloy Martínez, cuando ayudó a fundar el Diario de Caracas en los años 70. Hoy parecen fantasmas, como los rostros que celebraban los resultados electorales en el canal de la MUD sin que ninguna televisión se interesara por ellos. La única diferencia es que los que celebran, aunque no los veamos, son seres que escriben el futuro, mientras que quienes deben reseñarlos y no lo hacen, al menos para el periodismo, están muertos y no lo saben.

[post_title] => La muerte del periodismo en Venezuela - Antonio López Ortega [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => la-muerte-del-periodismo-en-venezuela-antonio-lopez-ortega [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-12-11 21:40:41 [post_modified_gmt] => 2015-12-12 02:10:41 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=34205 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!