Un sindicalista de apellido Urbieta – Jean Maninat

publicado el 21/09/18 por Laura Rodriguez en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , ,

Por: Jean Maninat

Jean ManinatLos amigos que partieron de esta vida, regresan a los lugares más insospechados. Digamos, se apersonan frente al carrusel que nos devuelve el equipaje, en medio de unos pasajeros desconocidos con quienes hemos compartido vuelo, mala comida, y la persecución freudiana previa al viaje. Todos con la mirada -de viajeros cansados, pero alegres de haber terminado la jornada- fija en el tiovivo interminable cargado de bultos, bultotes y bultitos.

Allí, entre el jolgorio interior de haber aterrizado sanos y salvos -triunfo de bípedos terrestres  regidos por la ley de la gravedad- recuerdas las tantas veces que lo recibiste en el aeropuerto de Cointrin, allá en Ginebra, para asistir a las reuniones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Lo ves venir, en su entrañable humanidad, y recibes el saludo de su camaradería inteligente y burlona: Hola, cabeza…

Porque, a pesar de la corta memoria que rige nuestros días, hubo gente que creyó que el oficio del sindicalismo era valioso y parte ineludible del esfuerzo por construir sociedades libres y democráticas, respetuosas de los derechos de los trabajadores para asociarse libremente en la defensa de sus condiciones salariales y laborales.

(Lenin, concibió los sindicatos como “correas de transmisión” del partido bolchevique; mientras la tradición socialdemócrata los consideraba autónomos y desprovistos de obediencias partidistas).

Las sociedades democráticas, que se precian de serlo, han mantenido esa división de intereses entre sindicatos y partidos políticos -no siempre con total éxito- para garantizar la independencia de las organizaciones representativas del tejido social.

Por eso, los proyectos totalitarios -y autoritarios- siempre han intentado vulnerar  la libertad de asociación de trabajadores y empleadores en sus organizaciones representativas; bien sea cooptándolos a través del corporativismo, o la simple y tajante prohibición de sus actividades gremiales.

La Venezuela que tantos quieren olvidar -de lado y lado- alumbró un grupo de dirigentes sindicales -de raigambre ácrata- que combatieron la dictadura de Pérez Jiménez desde sus balbucientes organizaciones sindicales, y luego contribuirían a fortalecer la democracia venezolana, desde una de las organizaciones sindicales que fue más influyente y representativa en el continente americano: la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV). Siempre denostada por la izquierda radical y los intelectuales “progres” de entonces. ¿Y ahora?

La aportación de personajes como Augusto Malavé Villalba, José Vargas, Juan José Delpino, Manuel Peñalver, Antonio Ríos, Federico Ramírez León, y tantos otros a la democracia venezolana, merece la atención de los futuros historiadores del movimiento obrero venezolano. Una deuda todavía por pagar, bien sea hipercrítica, o ecuánime e imparcial.

Jesús Urbieta, hijo exiliado de republicanos vascos, y sindicalista de convicción, derrotó el intento del difunto presidente Chávez por imponer a uno de los suyos  al comando de la CTV. Queda su frase de entonces en los medios de comunicación: vamos a elecciones, así  sea con una pistola en la cabeza… y el candidato oficialista fue derrotado. Hola, cabeza…

 

@jeanmaninat



WP_Post Object
(
    [ID] => 61251
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2018-09-21 09:43:50
    [post_date_gmt] => 2018-09-21 13:43:50
    [post_content] => 

Por: Jean Maninat

Jean ManinatLos amigos que partieron de esta vida, regresan a los lugares más insospechados. Digamos, se apersonan frente al carrusel que nos devuelve el equipaje, en medio de unos pasajeros desconocidos con quienes hemos compartido vuelo, mala comida, y la persecución freudiana previa al viaje. Todos con la mirada -de viajeros cansados, pero alegres de haber terminado la jornada- fija en el tiovivo interminable cargado de bultos, bultotes y bultitos.

Allí, entre el jolgorio interior de haber aterrizado sanos y salvos -triunfo de bípedos terrestres  regidos por la ley de la gravedad- recuerdas las tantas veces que lo recibiste en el aeropuerto de Cointrin, allá en Ginebra, para asistir a las reuniones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Lo ves venir, en su entrañable humanidad, y recibes el saludo de su camaradería inteligente y burlona: Hola, cabeza…

Porque, a pesar de la corta memoria que rige nuestros días, hubo gente que creyó que el oficio del sindicalismo era valioso y parte ineludible del esfuerzo por construir sociedades libres y democráticas, respetuosas de los derechos de los trabajadores para asociarse libremente en la defensa de sus condiciones salariales y laborales.

(Lenin, concibió los sindicatos como “correas de transmisión” del partido bolchevique; mientras la tradición socialdemócrata los consideraba autónomos y desprovistos de obediencias partidistas).

Las sociedades democráticas, que se precian de serlo, han mantenido esa división de intereses entre sindicatos y partidos políticos -no siempre con total éxito- para garantizar la independencia de las organizaciones representativas del tejido social.

Por eso, los proyectos totalitarios -y autoritarios- siempre han intentado vulnerar  la libertad de asociación de trabajadores y empleadores en sus organizaciones representativas; bien sea cooptándolos a través del corporativismo, o la simple y tajante prohibición de sus actividades gremiales.

La Venezuela que tantos quieren olvidar -de lado y lado- alumbró un grupo de dirigentes sindicales -de raigambre ácrata- que combatieron la dictadura de Pérez Jiménez desde sus balbucientes organizaciones sindicales, y luego contribuirían a fortalecer la democracia venezolana, desde una de las organizaciones sindicales que fue más influyente y representativa en el continente americano: la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV). Siempre denostada por la izquierda radical y los intelectuales “progres” de entonces. ¿Y ahora?

La aportación de personajes como Augusto Malavé Villalba, José Vargas, Juan José Delpino, Manuel Peñalver, Antonio Ríos, Federico Ramírez León, y tantos otros a la democracia venezolana, merece la atención de los futuros historiadores del movimiento obrero venezolano. Una deuda todavía por pagar, bien sea hipercrítica, o ecuánime e imparcial.

Jesús Urbieta, hijo exiliado de republicanos vascos, y sindicalista de convicción, derrotó el intento del difunto presidente Chávez por imponer a uno de los suyos  al comando de la CTV. Queda su frase de entonces en los medios de comunicación: vamos a elecciones, así  sea con una pistola en la cabeza... y el candidato oficialista fue derrotado. Hola, cabeza…

  @jeanmaninat [post_title] => Un sindicalista de apellido Urbieta - Jean Maninat [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => un-sindicalista-de-apellido-urbieta-jean-maninat [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-09-21 09:50:20 [post_modified_gmt] => 2018-09-21 13:50:20 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=61251 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw )

Dejar un comentario


error: Content is protected !!