Una nueva mirada a la diáspora – Tomás Páez

publicado el 27/07/18 por Laura Rodriguez en El espacio de mis amigos Etiquetas:, , , , ,

Publicado en El Nacional

Por: Tomás Páez

Tomas PaezLa alarma migratoria vende, escribió alguien de quien no logro acordarme. Unos abultan los datos para infundir terror entre los ciudadanos, y como pretexto para interrumpir el flujo migratorio, y otros porque creen que de ese modo se hace más patente el deterioro de las condiciones que explican por qué los ciudadanos emigran. Aunque por motivos distintos, ambas posturas coinciden en la necesidad de frenar la movilidad humana: para evitar la fuga de cerebros y que los países menos desarrollados financien a los de mayor desarrollo, o para impedir la mezcla cultural y racial que afecta el desarrollo de estos últimos países, o para evitar el “robo” de empleos.

La alarma también es cualitativa, alude a los epítetos, muchos de ellos despectivos, con los que se caracteriza a la diáspora. Hay quienes la catalogan como integrada por violadores, portadores de enfermedades y de destrucción. Esos rasgos no definen a las diásporas, por más que se intente, pues la realidad es que es un fenómeno mucho más individual, complejo, multifactorial y plural. Esos apelativos, además de inútiles, son perjudiciales para la interacción humana.

Un claro ejemplo de lo que ese alarmismo vende lo encontramos en las displicentes afirmaciones hechas por los voceros de la dictadura venezolana, que cifra en 6 millones el número de colombianos en Venezuela. Lo dicen con desparpajo, a sabiendas de la inexactitud del dato y de su falta de asideros empíricos. Un análisis más concienzudo y responsable, llevado a cabo por especialistas de ambos países, confirma que en realidad el dato real es menos de un tercio de ese número.

Un alarmismo similar experimenta el dato de la diáspora venezolana. Solo basta con recorrer la información de prensa de los dos últimos años para hallar las inconsistencias y la forma como se inflan los números. Nuestra contribución a esclarecer la situación es la información que hemos recabado en el Observatorio de la Diáspora, cuyos registros se extienden por más de 90 países y centenares de ciudades y, como siempre aclaramos, no se trata de un censo.

La cuantificación y caracterización de la diáspora es un dato de mucho interés para fines electorales y para defender su derecho político como ciudadanos en todo el mundo. Es además importante para conocer las magnitudes de los problemas que este régimen ha causado a jubilados y pensionados, a los refugiados y solicitantes de asilo, a los niños y jóvenes que la dictadura ha convertido en “apátridas” porque les niega el acceso a los documentos de identidad.

La forma como se mira el fenómeno de la diáspora signa el sentido y el alcance de la política que se elabore para articularse a ella. Por esta razón adquiere sentido analizar el “alarmismo” con el que se aborda el tema migratorio, que en sí mismo carecería de interés si de ello no derivaran consecuencias políticas que han colocado a las diásporas como una de las prioridades de la agenda política global.

De un modo irreflexivo, gobernantes y partidos políticos alientan la xenofobia con discursos, llenos de falacias, que crean realidades y actitudes intransigentes y que propician políticas públicas excluyentes y desintegradoras. Convierten la inmigración en un arma política para obtener votos y la identifica como la responsable de los problemas existentes y por venir. Desde esta forma de mirar la diáspora se erigen las políticas del cierre de fronteras, construcción de muros y vallas, se cierran puertos y se crean campos de inmigración. Asumen, quienes así piensan, que existe una raza y una cultura superior y distinta.

Otra mirada extrema del fenómeno de la diáspora es la que la concibe como una especie de despojo mediante el cual los países de mayor desarrollo relativo se aprovechan del capital humano formado en los de menor desarrollo, privando a estos últimos del know-how que les impide progresar.

Estos extremos se tocan, pues para ambos la movilidad humana es perjudicial; para unos el daño se causa en el país receptor, y para otros, en el país de origen. Quienes ven con miedo el arribo de nuevos inmigrantes enaltecen su “nacionalismo” y “patriotismo”, promueven la hostilidad y siembran el miedo al inmigrante con los siguientes argumentos: desplazan a los trabajadores del país, ponen en riesgo la seguridad nacional,  deterioran las ciudades a las que llegan que convierten en regiones del Tercer Mundo y además en el país no cabe un extranjero más. Les piden y exigen que se larguen del país en el que viven con sus hijos.

Veamos algunos datos y evidencias empíricas que contradicen las posturas que hemos apuntado en los párrafos previos. Los estudios del Banco Mundial calculan que si los países ricos admiten un incremento de 3% de la fuerza de trabajo a través de la flexibilización de los procesos migratorios, ello arrojaría beneficios que la institución cifra en más de 300.000 millones de dólares. La diáspora dinamiza el consumo y la inversión. Otros estudios realizados por la institución en torno al papel de las remesas muestra que son la mayor fuente de financiamiento de los países en desarrollo, mucho más que la inversión extranjera directa, y supera en más 2 veces el financiamiento que proviene de la ayuda internacional.

Además, los citados informes añaden que este instrumento es más confiable en la medida en que hay una persona tras cada envío, y que las remesas son contracíclicas; a diferencia de los grandes inversionistas, tienden a crecer cuando las condiciones del país de origen empeoran. Las remesas también juegan un importante papel en los pequeños negocios. En los países de origen, estos se sostienen gracias a los recursos que reciben por este medio. La experiencia venezolana confirma estos hallazgos. Las remesas que enviaban los inmigrantes que el país recibió permitieron a familiares y amigos de estos, en sus países de origen, mejorar sus condiciones de vida, estudiar y recibir los regalos de Navidad o del Día de Reyes.

Además, el cierre de fronteras es contrario a la libertad de mercado y la diáspora ha aumentado en la medida en que el mercado se ha hecho más global. Asimismo, los inmigrantes, con independencia de su calificación, son un activo y no una carga. En países como España ha significado un rejuvenecimiento de la fuerza de trabajo y una garantía para la sobrevivencia del Estado de bienestar. Como ya dijimos, dinamizan el consumo de bienes y servicios y muchos emprenden, creando riqueza y empleo en el país receptor.

Venezuela, parafraseando a J. F. Kennedy en su reflexión sobre la inmigración a Estados Unidos, fue un país referencia y cobijo para los oprimidos del mundo e, igual que Estados Unidos, se benefició de todos los aportes que hicieron las sucesivas oleadas migratorias provenientes de Europa y Latinoamérica. Esta práctica de brazos abiertos es la consecuencia de concebir al migrante no como una carga sino como un aporte, como un ser humano al que es necesario integrar en el país de acogida.

Son tantos los beneficios en todos los planos que cuesta entender las propuestas diseñadas para impedir el flujo migratorio entre fronteras. La apertura de finales de la década de los ochenta en Latinoamérica confirma que la libertad de movimiento de bienes y servicios se fortalece cuando se facilita la libertad de movilidad del know-how que produce esos bienes y servicios. Compartimos la afirmación de Robert Guest, quien sostiene que la diáspora contribuye a disminuir la pobreza global.

En el otro extremo se ubican quienes ven la migración como fuga y, por ende, destrucción de un país que se priva de ese capital humano. El estudio de Oded Stark sobre este tema es muy elocuente. Afirma que la diáspora puede impulsar las habilidades y competencias más que deprimirlas en el país de origen. Además, quien emigra no solo aporta, también adquiere nuevas habilidades, competencias y posibilidades de acceder a tecnologías e infraestructuras inexistentes en el país de origen.

El migrante vive entre el país de origen y el de acogida, entre dos culturas, entre dos o más lenguas, dos formas de relacionarse. En el país de acogida debe reinventarse y todo ello exige un grado de apertura a la nueva realidad, a las nuevas instituciones, a las nuevas tecnologías e ideas. Quien migra se mueve, circula, en palabras de Anna Lee Saxenian: los migrantes van y vienen. En ese movimiento, en ese ir y venir, utilizan su nuevo know-how, sus redes y recursos para desarrollar iniciativas, proyectos y para emprender negocios en ambos países. Esto no será posible mientras persistan las actuales circunstancias de Venezuela o se verá reducido a los contactos mínimos que puedan sobrevivir: hay que tener presente que la mano represora del socialismo convierte la interacción humana en un “sálvese quien pueda” y en un “todos contra todos”. Por ello el conocimiento y la tecnología retroceden, involucionan, pues el conocimiento solo puede avanzar en contextos de cooperación y competencia. Un ejemplo es la ciudad de La Habana, el centro de decisión de Venezuela, el mejor museo del automóvil de la primera mitad del siglo pasado, y ello porque los repuestos para mantenerlos funcionando y los recursos para adquirirlos provienen de la diáspora cubana.



WP_Post Object
(
    [ID] => 59970
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2018-07-27 11:47:12
    [post_date_gmt] => 2018-07-27 15:47:12
    [post_content] => Publicado en El Nacional

Por: Tomás Páez

Tomas PaezLa alarma migratoria vende, escribió alguien de quien no logro acordarme. Unos abultan los datos para infundir terror entre los ciudadanos, y como pretexto para interrumpir el flujo migratorio, y otros porque creen que de ese modo se hace más patente el deterioro de las condiciones que explican por qué los ciudadanos emigran. Aunque por motivos distintos, ambas posturas coinciden en la necesidad de frenar la movilidad humana: para evitar la fuga de cerebros y que los países menos desarrollados financien a los de mayor desarrollo, o para impedir la mezcla cultural y racial que afecta el desarrollo de estos últimos países, o para evitar el “robo” de empleos.

La alarma también es cualitativa, alude a los epítetos, muchos de ellos despectivos, con los que se caracteriza a la diáspora. Hay quienes la catalogan como integrada por violadores, portadores de enfermedades y de destrucción. Esos rasgos no definen a las diásporas, por más que se intente, pues la realidad es que es un fenómeno mucho más individual, complejo, multifactorial y plural. Esos apelativos, además de inútiles, son perjudiciales para la interacción humana.

Un claro ejemplo de lo que ese alarmismo vende lo encontramos en las displicentes afirmaciones hechas por los voceros de la dictadura venezolana, que cifra en 6 millones el número de colombianos en Venezuela. Lo dicen con desparpajo, a sabiendas de la inexactitud del dato y de su falta de asideros empíricos. Un análisis más concienzudo y responsable, llevado a cabo por especialistas de ambos países, confirma que en realidad el dato real es menos de un tercio de ese número.

Un alarmismo similar experimenta el dato de la diáspora venezolana. Solo basta con recorrer la información de prensa de los dos últimos años para hallar las inconsistencias y la forma como se inflan los números. Nuestra contribución a esclarecer la situación es la información que hemos recabado en el Observatorio de la Diáspora, cuyos registros se extienden por más de 90 países y centenares de ciudades y, como siempre aclaramos, no se trata de un censo.

La cuantificación y caracterización de la diáspora es un dato de mucho interés para fines electorales y para defender su derecho político como ciudadanos en todo el mundo. Es además importante para conocer las magnitudes de los problemas que este régimen ha causado a jubilados y pensionados, a los refugiados y solicitantes de asilo, a los niños y jóvenes que la dictadura ha convertido en “apátridas” porque les niega el acceso a los documentos de identidad.

La forma como se mira el fenómeno de la diáspora signa el sentido y el alcance de la política que se elabore para articularse a ella. Por esta razón adquiere sentido analizar el “alarmismo” con el que se aborda el tema migratorio, que en sí mismo carecería de interés si de ello no derivaran consecuencias políticas que han colocado a las diásporas como una de las prioridades de la agenda política global.

De un modo irreflexivo, gobernantes y partidos políticos alientan la xenofobia con discursos, llenos de falacias, que crean realidades y actitudes intransigentes y que propician políticas públicas excluyentes y desintegradoras. Convierten la inmigración en un arma política para obtener votos y la identifica como la responsable de los problemas existentes y por venir. Desde esta forma de mirar la diáspora se erigen las políticas del cierre de fronteras, construcción de muros y vallas, se cierran puertos y se crean campos de inmigración. Asumen, quienes así piensan, que existe una raza y una cultura superior y distinta.

Otra mirada extrema del fenómeno de la diáspora es la que la concibe como una especie de despojo mediante el cual los países de mayor desarrollo relativo se aprovechan del capital humano formado en los de menor desarrollo, privando a estos últimos del know-how que les impide progresar.

Estos extremos se tocan, pues para ambos la movilidad humana es perjudicial; para unos el daño se causa en el país receptor, y para otros, en el país de origen. Quienes ven con miedo el arribo de nuevos inmigrantes enaltecen su “nacionalismo” y “patriotismo”, promueven la hostilidad y siembran el miedo al inmigrante con los siguientes argumentos: desplazan a los trabajadores del país, ponen en riesgo la seguridad nacional,  deterioran las ciudades a las que llegan que convierten en regiones del Tercer Mundo y además en el país no cabe un extranjero más. Les piden y exigen que se larguen del país en el que viven con sus hijos.

Veamos algunos datos y evidencias empíricas que contradicen las posturas que hemos apuntado en los párrafos previos. Los estudios del Banco Mundial calculan que si los países ricos admiten un incremento de 3% de la fuerza de trabajo a través de la flexibilización de los procesos migratorios, ello arrojaría beneficios que la institución cifra en más de 300.000 millones de dólares. La diáspora dinamiza el consumo y la inversión. Otros estudios realizados por la institución en torno al papel de las remesas muestra que son la mayor fuente de financiamiento de los países en desarrollo, mucho más que la inversión extranjera directa, y supera en más 2 veces el financiamiento que proviene de la ayuda internacional.

Además, los citados informes añaden que este instrumento es más confiable en la medida en que hay una persona tras cada envío, y que las remesas son contracíclicas; a diferencia de los grandes inversionistas, tienden a crecer cuando las condiciones del país de origen empeoran. Las remesas también juegan un importante papel en los pequeños negocios. En los países de origen, estos se sostienen gracias a los recursos que reciben por este medio. La experiencia venezolana confirma estos hallazgos. Las remesas que enviaban los inmigrantes que el país recibió permitieron a familiares y amigos de estos, en sus países de origen, mejorar sus condiciones de vida, estudiar y recibir los regalos de Navidad o del Día de Reyes.

Además, el cierre de fronteras es contrario a la libertad de mercado y la diáspora ha aumentado en la medida en que el mercado se ha hecho más global. Asimismo, los inmigrantes, con independencia de su calificación, son un activo y no una carga. En países como España ha significado un rejuvenecimiento de la fuerza de trabajo y una garantía para la sobrevivencia del Estado de bienestar. Como ya dijimos, dinamizan el consumo de bienes y servicios y muchos emprenden, creando riqueza y empleo en el país receptor.

Venezuela, parafraseando a J. F. Kennedy en su reflexión sobre la inmigración a Estados Unidos, fue un país referencia y cobijo para los oprimidos del mundo e, igual que Estados Unidos, se benefició de todos los aportes que hicieron las sucesivas oleadas migratorias provenientes de Europa y Latinoamérica. Esta práctica de brazos abiertos es la consecuencia de concebir al migrante no como una carga sino como un aporte, como un ser humano al que es necesario integrar en el país de acogida.

Son tantos los beneficios en todos los planos que cuesta entender las propuestas diseñadas para impedir el flujo migratorio entre fronteras. La apertura de finales de la década de los ochenta en Latinoamérica confirma que la libertad de movimiento de bienes y servicios se fortalece cuando se facilita la libertad de movilidad del know-how que produce esos bienes y servicios. Compartimos la afirmación de Robert Guest, quien sostiene que la diáspora contribuye a disminuir la pobreza global.

En el otro extremo se ubican quienes ven la migración como fuga y, por ende, destrucción de un país que se priva de ese capital humano. El estudio de Oded Stark sobre este tema es muy elocuente. Afirma que la diáspora puede impulsar las habilidades y competencias más que deprimirlas en el país de origen. Además, quien emigra no solo aporta, también adquiere nuevas habilidades, competencias y posibilidades de acceder a tecnologías e infraestructuras inexistentes en el país de origen.

El migrante vive entre el país de origen y el de acogida, entre dos culturas, entre dos o más lenguas, dos formas de relacionarse. En el país de acogida debe reinventarse y todo ello exige un grado de apertura a la nueva realidad, a las nuevas instituciones, a las nuevas tecnologías e ideas. Quien migra se mueve, circula, en palabras de Anna Lee Saxenian: los migrantes van y vienen. En ese movimiento, en ese ir y venir, utilizan su nuevo know-how, sus redes y recursos para desarrollar iniciativas, proyectos y para emprender negocios en ambos países. Esto no será posible mientras persistan las actuales circunstancias de Venezuela o se verá reducido a los contactos mínimos que puedan sobrevivir: hay que tener presente que la mano represora del socialismo convierte la interacción humana en un “sálvese quien pueda” y en un “todos contra todos”. Por ello el conocimiento y la tecnología retroceden, involucionan, pues el conocimiento solo puede avanzar en contextos de cooperación y competencia. Un ejemplo es la ciudad de La Habana, el centro de decisión de Venezuela, el mejor museo del automóvil de la primera mitad del siglo pasado, y ello porque los repuestos para mantenerlos funcionando y los recursos para adquirirlos provienen de la diáspora cubana.

[post_title] => Una nueva mirada a la diáspora - Tomás Páez [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => una-nueva-mirada-a-la-diaspora-tomas-paez [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2018-07-27 11:47:12 [post_modified_gmt] => 2018-07-27 15:47:12 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://www.cesarmiguelrondon.com/?p=59970 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 1 [filter] => raw )

One Response to “Una nueva mirada a la diáspora – Tomás Páez”


Hector Bracho C.
29 julio, 2018 Responder

Interesante data…analisis…permite objetivamente mayor comprension
de nuestra llamada Diaspora.
Hay dos aspectos Tomas…q creo podrian ser dos lineas de investigacion interesantes para abordar de manera mas holistica…y se refiere a:
*la 《diaspora intermitente globalizada de negocios》…desde hace algun tiempo existe …y su dinamica responde mas bien al fenomeno de la globalizacion…desarrollo del comercio internacional…asi que no es inusual ..conseguirse un venezolano que vive en USA-desarrolla negocios en Panama y -atiende afectos familuares/amistades y “negocio matriz base”..en Venezuela.
*la Diaspora Mundial Venezolana…su 《valor-desempeño estrategico》 en la reconstruccion del Pais…y en el obligante transito de nuestro Pais-Sociedad, hacia un nuevo modelo de desarrollo…vinculados a los progesos de globalizacion y desarrollo de comercio internacional;interesante podria ser un analisis comparativo diaspora italiana-irlandesa-hindu…etc

Dejar un comentario


error: Content is protected !!