Ellos que se conocen tanto

publicado el 15/12/11 por Laura Rodriguez en Sobre César

Él es paciente y ella impaciente. Ella mira hacia el futuro, él es un apasionado por el pasado. Entre risas, nostalgias y reflexiones, el conocido par celebra sus diferencias reconciliables y visualiza su vejez frente al mar

Imagen: Aníbal Mestre

“No hay nada más que conversar con los amigos. Y si tu ‘amigo’ es una mujer bella a la que, además, le tienes ganas, pues te sacaste la lotería”, comenta un relajado César Miguel Rondón sobre su esposa Floralicia Anzola. Esta última, sonrojada, le ‘pela’ los inmensos ojos azules y, luego, acepta el cumplido con el glamour que la caracteriza. “A mí lo que me impresiona de César -dice ella- es su organización mental. Es como si tuviera dentro un enorme ‘gavetero’ que lo tiene todo identificado”.

Piropos van y piropos vienen mientras salen a flote también algunas diferencias reconciliables, anécdotas inolvidables, una que otra broma y serias reflexiones en este encuentro mañanero en el que se les propuso a ambos emular la dinámica de entrevista que se estila en el segmento Ellos que se conocen tanto, que Rondón ha hecho popular en su programa radial en Éxitos 99.9FM. El asunto consiste en convocar a una entrañable dupla a que se hagan preguntas frente al micrófono. La idea se transformó en un libro homónimo, de Ediciones B, que registra en el papel estos diálogos en frecuencia modulada. Hasta la fecha, han sido “víctimas” pares como Luis Chataing y Érika de la Vega, Mimí Lazo y Mónica Montañés y el maestro José Antonio Abreu y Gustavo Dudamel, entre muchos otros.

En este caso, la pareja entrevistada, además del oficio comparte la cotidianidad. Él, respetado hombre de medios audiovisuales, locutor de 99.9FM, melómano por naturaleza, escritor y asesor dramático de Venevisión y presentador del canal por suscripción Bio. Ella, exitosa productora de radio y televisión, experta en publicidad, de espíritu filantrópico y ahora locutora de su propio espacio Frívolas, en Onda 107.9FM, junto a Elizabeth Fuentes. Ambos encabezan un núcleo familiar en el que han crecido César Ignacio, María Bárbara, Victoria Eugenia, Andrés Miguel y María Antonieta. Generosos vasos de jugos naturales refrescan la grata conversa.

Café con aroma de mujer

César Miguel, ¿qué le preguntarías a Floralicia?

César Miguel: “Te voy a confesar algo: en Ellos que se conocen tanto, yo tengo un truco con los invitados. Nos sentamos a conversar con unos tragos de whisky en la mano. Cuando ellos revelan cosas inesperadas en la entrevista, ya están en otro nivel de conciencia. Y yo, en este momento, me estoy tomando un jugo de guanábana. De manera que me agarras en desventaja. En todo caso, para mí, Floralicia es perfecta”.

¿La esposa perfecta?

César Miguel: “¡No! Eso sería muy aburrido. Me refiero a que tiene una capacidad increíble de controlar todo y uno ni se entera. Así que le preguntaría: ¿cómo lo haces?”.

Floralicia: “Para las productoras de televisión no hay imposibles. Supongo que mi mentalidad está afectada por lo que ha sido mi trabajo durante tantos años. Eso es bueno porque aprendes a evaluar las situaciones para crear soluciones, pero malo porque, a veces, terminas haciendo lo que no te corresponde. En cualquiera de los casos, soy una mujer que resuelve”.

¿Cómo se desconectan del trabajo?

César Miguel: “Nuestra relación profesional tiene muchos intermediarios, conformamos un gran equipo. Si trabajáramos solos los dos, no lo soportaríamos. Tenemos una regla: el trabajo no entra en casa. Jugamos a ser unos auténticos amantes furtivos cuando, ocasionalmente, le huimos a los roles que implican responsabilidades, llámense esposos, padres o socios. Porque también somos socios. Claro, ella siempre es la mayoritaria”.

Floralicia: “No señor, aquí todo está a la mitad”

César Miguel: “Vil mentira”.

¿Alguna razón por la que hayan escogido este lugar para la sesión de fotos?

Floralicia: “Esta zona tiene un significado especial para ambos como pareja. César me vio a mí, por primera vez, en el Cine Altamira, cuando yo era una muchachita. Se llevaba a cabo una función para la prensa de la película Pequeña Revancha, de Olegario Barrera. Yo había llegado tarde y me quedé parada en uno de los costados de la sala de proyección. Él dice que, desde ese entonces, yo le llamé la atención. ¿Por qué fue que te llamé la atención?”.

César Miguel: “Porque, además de bonita, te vi como frágil, con los cuadernos contra el pecho, como ‘apocadita’, tímida. Pero resultaste ser todo lo contrario y, 22 años después, heme aquí, a tu lado.”

¿No la abordaste en ese momento?

César Miguel: “No. La conocí tiempo después, en los pasillos de Venevisión, cuando ella producía el programa Close Up. Comenzamos a decirnos ‘hola’ y después a tomarnos un cafecito. Por un café casi siempre empieza todo”.

Floralicia: “De hecho, este es el amor más cafetalero que yo conozco. Creo que nunca había tomado tanto café con una persona en toda mi vida (risas)”.

¿Alguna de esas veladas que haya sido memorable?

César Miguel: “Todas lo fueron. Siempre quedaba pendiente un próximo café, verla…”.

Floralicia: “César me enamoró dejándome notas con poesías suyas en cualquier lugar: en una gaveta de la oficina, en el parabrisas… ¿Cómo hace uno para defenderse de actos tan flagrantes?”.

César Miguel: “Evidentemente, Floralicia no es crítica literaria”.

¿Conservas esas poesías?

Floralicia: “Conservo algunas de ellas.”

César Miguel: “Lamentablemente”.

¿Eran muy cursis?

César Miguel: “No, ¡cursis no! Ninguna decía ‘te quiero’. Pero eran muy malas. Tenían mucho humor, eso sí. Porque uno suele escudarse en el humor cuando está en esa etapa de conocimiento mutuo”.

Floralicia: “En respuesta a esos ‘bombardeos’ de poesía, yo estilaba decirle una frase inconclusa justo antes de bajarme del ascensor, en el canal. Así que siempre quedaba un asunto pendiente que lo dejaba intrigado”.

¿Te perturbaba la intriga?

César Miguel: Todo me perturbaba de ella. Fue un cortejo muy sabroso, nos imponía retos. Y es que cortejarse es muy bonito, no sé si hoy en día se estile. Nosotros teníamos que ver qué inventábamos para derretirnos el uno al otro y creo que lo logramos”.

Son de mar

¿Es cierto que Floralicia organiza escapadas románticas?

Floralicia: “Sí. César no se da abasto con el trabajo y a mí, de paso, me encanta organizar esas escapadas; de hecho, si me preguntaras qué me gustaría hacer después de tantos años dedicada a la radio y a la publicidad te diría que me encantaría montar mi propia agencia de viajes”.

César Miguel: “Y a mí me gustaría ser tu principal cliente, contando con que me hagas rebajas. Mira, es que si Flor montara su propia agencia, sería un tiro al piso. Los viajes que organiza son únicos. En mi cumpleaños pasado, por ejemplo, estuvimos en un pueblito portugués que se llama Cascais. Fuimos a hacer mercado con el chef de un restaurante y luego preparamos el almuerzo entre los tres. Bueh… eso de ‘preparamos’ es una arrogancia mía, lo prepararon ellos. Yo terminé fumándome un habano frente al mar. Fui feliz”.

Floralicia: “Eso me recuerda que, en la poesía que me escribías, siempre estaba presente el mar. Asumías la conquista como quien se monta en un barco. Siempre me he preguntado ¿por qué?”.

César Miguel: “Porque me gusta mucho el mar. Me hace sentir cómodo. Ahora bien, te aclaro que nunca asumí el rol de ‘conquistador'”.

Sino el de pirata…

César Miguel: “Exactamente. Tan pirata como el que describe Joaquín Sabina en su canción, con parche y pata de palo. No me quedaba más remedio (risas)”.

Floralicia: “¿Te imaginas a tus 70 años con una vista al mar?”.

César Miguel: “No sé, déjame llegar a los 60 primero. Recuerda que yo soy un apasionado del pasado, no del futuro”.

Floralicia: “A mí sí me gusta mirar para adelante”.

Es decir, que, de alguna manera, se complementan…

César Miguel: “Eso espero (risas)”.

Floralicia: “Claro que sí”.

César Miguel: “En todo caso, hablando de futuro, quien tiene garantizada la longevidad aquí es Floralicia, tomando en cuenta un artículo que salió en El Universal donde dice que ‘las mujeres de cadera ancha son más longevas’. Siendo así, ella va a vivir 150 años”.

Floralicia: “Lo tomaré como un cumplido (risas). Te propongo algo: envejecer en una casa frente al mar, con pocos objetos que arreglar y con tecnología que nos permita estar comunicados con nuestros hijos, en un lugar, acá en Venezuela, donde tú puedas escribir una novela”.

César Miguel: “¡No! Si en mi vejez me voy a vivir frente al mar, no quiero escribir más. Quiero dedicarme a hacer lo que más disfruto: leer, ver películas y escuchar música. Bueno, y las otras cosas también, no vayas a pensar mal”.

Ardiente paciencia

¿Intercambian libros?

César Miguel: “Yo le recomendé La Suite Francesa, de la rusa Irène Némirovsky. Al cabo de un tiempo, le pregunté: ‘¿te la leíste?’ y me dijo: ‘bueeh…'”.

Floralicia: “Es que me gustan más las historias donde el escritor es el protagonista y narrador a la vez. Me encanta la novela El lápiz del carpintero, por ejemplo, del español Manuel Rivas”.

César Miguel: “Es una joya de la literatura”.

Floralicia: “Me impactó por su belleza y, de alguna manera, me recordó lo tierno que es César Miguel, a quien, no sé si le adosan la ternura como cualidad dentro de su imagen de hombre serio”.

¿Luchas contra tu imagen de hombre tierno?

César Miguel: “Para nada. Me va bien con la ternura, pero sería un poco maricón de mi parte andar por ahí diciendo: ‘yo sí soy tierno'”.

Ella te adosa la ternura, ¿qué cualidad le adosas tú?

César Miguel: es extremadamente impaciente. Pero como yo soy absolutamente paciente, su impaciencia, para mí, es una virtud. Pero más allá de eso, es el ser más ‘atorado’ que conozco”.

Floralicia: “Es verdad (risas). Es un defecto terrible con el que tengo que lidiar todos los días”.

Un defecto perdonado…

César Miguel: “Aunque, a veces trato de vengarme de ese defecto. Si, por ejemplo, ella se ‘atora’ en que comencemos a hacer dieta, le digo a la señora de servicio que prepare las papas fritas más suculentas de su vida”.

¿Tú has practicado algún tipo de venganza, Floralicia?

Floralicia: “Déjame pensar…¿De qué manera me he vengado yo de ti, César?”.

César Miguel: “De todas las maneras posibles e imaginables. Tu belleza física, por ejemplo, es una manera infalible de vengarte”.

Floralicia: “¡Cierto! Cuando él está de malhumor o un poco revuelto porque discutimos, mi manera de vengarme es embellecerme, para que le duela haber discutido conmigo (risas)”.

César Miguel: “Hace algo peor: se desnuda a mi lado”.

Floralicia: “Exacto, lo hago tipo casual (risas)”.

¿Recurres a la poesía para reconquistarla?

César Miguel: “Recurro a la sinceridad. Le digo: ‘está bien, mi amor, me jodiste”.

El amor en los tiempos de…

¿Cuáles son las películas que más han disfrutado juntos?

César Miguel: “Nos encantó Una mujer en Berlín (dirigida en 2008 por Max Färberböck), que es una extraordinaria cinta alemana. Trata el recurrente drama de la mujer del vencido después de la guerra. Mientras corrían los créditos llegué a la conclusión de que quienes realmente echan para adelante el mundo son las mujeres y, paradójicamente, también son sus principales víctimas. Los hombres son unos tontos útiles que creen que están protagonizando la historia y se llevan las estatuas. Ver esta película al lado de una mujer como Floralicia me hizo sentir muy seguro”.

Floralicia: “Nos conectamos también con la historia de En tierra de nadie (No Man’s Land, de Danis Tanovic, estrenada en 2001).

César Miguel: “Es excelente. Ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2002”.

Floralicia: “Trata de dos soldados, uno bosnio y el otro serbio, que se enfrentan en la frontera, en plena guerra de Bosnia, en 1993. Terminan descubriendo que son vecinos. El final es sumamente duro. En esencia, habla de la tolerancia. Fue inevitable verla con el código venezolano; es decir, relacionarla con la realidad de este país dividido”.

César Miguel: “Es que es inevitable verlo todo con el ‘código venezolano’. Es un código que nos tiene los ojos empañados. Es espantoso lo que está ocurriendo en Venezuela. ¿Cómo sales a la calle después de que el ministro Giordani dice que tiene que devaluar porque no hay dinero? Señor: ¿y qué hizo el Estado con 950 millones de dólares, que es lo que ha gastado? ¿Cómo se supone que debes sentirte después de que el presidente de la República dice, en el programa La Hojilla, que la oposición, que es una parte del país, ‘es una compota de pupú’? Por otro lado, si antes te querías comprar un televisor, ahora no puedes, no sólo porque tu poder adquisitivo bajó, sino porque tienes que contemplar invertir, preferiblemente, en unas lamparitas de gas o en varias cajas de velas, por el asunto de los apagones. Sin mencionar el problema de la inseguridad. Uno termina siendo un ciudadano de tercera o quizás un individuo del período Neandertal, pero sin las cuevas de Altamira”.

¿Cómo afecta a una relación de pareja la situación actual del país?

César Miguel: “Si jugamos a ponerle un título supongo que sería: El amor en los tiempos de la arrechera”.

Floralicia: “Oigo a César hablar así y me duele, porque es cierto. La situación del país afecta cualquier relación de pareja. La presión diaria puede configurar tus estados de ánimo. Si antes eras muy sexual, ahora no lo eres necesariamente y viceversa. Lo mejor es conectarse, en la intimidad, con el placer, para sobrevivir”.

¿Cómo ha sido en el caso de ustedes?

Floralicia: “Eso es algo muy íntimo para respondértelo”.

César Miguel: “Hay que decir que nuestra libido ha sido consecuente. Y es que la pareja es el gran refugio de los seres humanos. Además, uno no debe hacerle el juego a este chantaje que vivimos. La consigna, en este caso, es: ¡en mi cama no te metas!”.

(En ese momento, repentinamente, en el local donde se lleva a cabo la entrevista, se va la luz y suena un pito de emergencia).

Floralicia: “Llegó el apagón de esta hora”.

César Miguel: “Pon que la entrevista se termina porque suena un pito. La metáfora es perfecta, porque los pitos los ponen cuando uno quiere mentar la madre y lo censuran”.

[email protected]

Artículo publicado por estampas



WP_Post Object
(
    [ID] => 340
    [post_author] => 4
    [post_date] => 2011-12-15 19:59:55
    [post_date_gmt] => 2011-12-15 19:59:55
    [post_content] => Él es paciente y ella impaciente. Ella mira hacia el futuro, él es un apasionado por el pasado. Entre risas, nostalgias y reflexiones, el conocido par celebra sus diferencias reconciliables y visualiza su vejez frente al mar

[caption id="attachment_342" align="alignleft" width="190" caption="Imagen: Aníbal Mestre"][/caption]

"No hay nada más que conversar con los amigos. Y si tu 'amigo' es una mujer bella a la que, además, le tienes ganas, pues te sacaste la lotería", comenta un relajado César Miguel Rondón sobre su esposa Floralicia Anzola. Esta última, sonrojada, le 'pela' los inmensos ojos azules y, luego, acepta el cumplido con el glamour que la caracteriza. "A mí lo que me impresiona de César -dice ella- es su organización mental. Es como si tuviera dentro un enorme 'gavetero' que lo tiene todo identificado".

Piropos van y piropos vienen mientras salen a flote también algunas diferencias reconciliables, anécdotas inolvidables, una que otra broma y serias reflexiones en este encuentro mañanero en el que se les propuso a ambos emular la dinámica de entrevista que se estila en el segmento Ellos que se conocen tanto, que Rondón ha hecho popular en su programa radial en Éxitos 99.9FM. El asunto consiste en convocar a una entrañable dupla a que se hagan preguntas frente al micrófono. La idea se transformó en un libro homónimo, de Ediciones B, que registra en el papel estos diálogos en frecuencia modulada. Hasta la fecha, han sido "víctimas" pares como Luis Chataing y Érika de la Vega, Mimí Lazo y Mónica Montañés y el maestro José Antonio Abreu y Gustavo Dudamel, entre muchos otros.

En este caso, la pareja entrevistada, además del oficio comparte la cotidianidad. Él, respetado hombre de medios audiovisuales, locutor de 99.9FM, melómano por naturaleza, escritor y asesor dramático de Venevisión y presentador del canal por suscripción Bio. Ella, exitosa productora de radio y televisión, experta en publicidad, de espíritu filantrópico y ahora locutora de su propio espacio Frívolas, en Onda 107.9FM, junto a Elizabeth Fuentes. Ambos encabezan un núcleo familiar en el que han crecido César Ignacio, María Bárbara, Victoria Eugenia, Andrés Miguel y María Antonieta. Generosos vasos de jugos naturales refrescan la grata conversa.

Café con aroma de mujer

César Miguel, ¿qué le preguntarías a Floralicia? 

César Miguel: "Te voy a confesar algo: en Ellos que se conocen tanto, yo tengo un truco con los invitados. Nos sentamos a conversar con unos tragos de whisky en la mano. Cuando ellos revelan cosas inesperadas en la entrevista, ya están en otro nivel de conciencia. Y yo, en este momento, me estoy tomando un jugo de guanábana. De manera que me agarras en desventaja. En todo caso, para mí, Floralicia es perfecta".

¿La esposa perfecta? 

César Miguel: "¡No! Eso sería muy aburrido. Me refiero a que tiene una capacidad increíble de controlar todo y uno ni se entera. Así que le preguntaría: ¿cómo lo haces?".

Floralicia: "Para las productoras de televisión no hay imposibles. Supongo que mi mentalidad está afectada por lo que ha sido mi trabajo durante tantos años. Eso es bueno porque aprendes a evaluar las situaciones para crear soluciones, pero malo porque, a veces, terminas haciendo lo que no te corresponde. En cualquiera de los casos, soy una mujer que resuelve".

¿Cómo se desconectan del trabajo? 

César Miguel: "Nuestra relación profesional tiene muchos intermediarios, conformamos un gran equipo. Si trabajáramos solos los dos, no lo soportaríamos. Tenemos una regla: el trabajo no entra en casa. Jugamos a ser unos auténticos amantes furtivos cuando, ocasionalmente, le huimos a los roles que implican responsabilidades, llámense esposos, padres o socios. Porque también somos socios. Claro, ella siempre es la mayoritaria".

Floralicia: "No señor, aquí todo está a la mitad"

César Miguel: "Vil mentira".

¿Alguna razón por la que hayan escogido este lugar para la sesión de fotos? 

Floralicia: "Esta zona tiene un significado especial para ambos como pareja. César me vio a mí, por primera vez, en el Cine Altamira, cuando yo era una muchachita. Se llevaba a cabo una función para la prensa de la película Pequeña Revancha, de Olegario Barrera. Yo había llegado tarde y me quedé parada en uno de los costados de la sala de proyección. Él dice que, desde ese entonces, yo le llamé la atención. ¿Por qué fue que te llamé la atención?".

César Miguel: "Porque, además de bonita, te vi como frágil, con los cuadernos contra el pecho, como 'apocadita', tímida. Pero resultaste ser todo lo contrario y, 22 años después, heme aquí, a tu lado."

¿No la abordaste en ese momento? 

César Miguel: "No. La conocí tiempo después, en los pasillos de Venevisión, cuando ella producía el programa Close Up. Comenzamos a decirnos 'hola' y después a tomarnos un cafecito. Por un café casi siempre empieza todo".

Floralicia: "De hecho, este es el amor más cafetalero que yo conozco. Creo que nunca había tomado tanto café con una persona en toda mi vida (risas)".

¿Alguna de esas veladas que haya sido memorable? 

César Miguel: "Todas lo fueron. Siempre quedaba pendiente un próximo café, verla...".

Floralicia: "César me enamoró dejándome notas con poesías suyas en cualquier lugar: en una gaveta de la oficina, en el parabrisas... ¿Cómo hace uno para defenderse de actos tan flagrantes?".

César Miguel: "Evidentemente, Floralicia no es crítica literaria".

¿Conservas esas poesías? 

Floralicia: "Conservo algunas de ellas."

César Miguel: "Lamentablemente".

¿Eran muy cursis? 

César Miguel: "No, ¡cursis no! Ninguna decía 'te quiero'. Pero eran muy malas. Tenían mucho humor, eso sí. Porque uno suele escudarse en el humor cuando está en esa etapa de conocimiento mutuo".

Floralicia: "En respuesta a esos 'bombardeos' de poesía, yo estilaba decirle una frase inconclusa justo antes de bajarme del ascensor, en el canal. Así que siempre quedaba un asunto pendiente que lo dejaba intrigado".

¿Te perturbaba la intriga? 

César Miguel: Todo me perturbaba de ella. Fue un cortejo muy sabroso, nos imponía retos. Y es que cortejarse es muy bonito, no sé si hoy en día se estile. Nosotros teníamos que ver qué inventábamos para derretirnos el uno al otro y creo que lo logramos".

Son de mar

¿Es cierto que Floralicia organiza escapadas románticas? 

Floralicia: "Sí. César no se da abasto con el trabajo y a mí, de paso, me encanta organizar esas escapadas; de hecho, si me preguntaras qué me gustaría hacer después de tantos años dedicada a la radio y a la publicidad te diría que me encantaría montar mi propia agencia de viajes".

César Miguel: "Y a mí me gustaría ser tu principal cliente, contando con que me hagas rebajas. Mira, es que si Flor montara su propia agencia, sería un tiro al piso. Los viajes que organiza son únicos. En mi cumpleaños pasado, por ejemplo, estuvimos en un pueblito portugués que se llama Cascais. Fuimos a hacer mercado con el chef de un restaurante y luego preparamos el almuerzo entre los tres. Bueh... eso de 'preparamos' es una arrogancia mía, lo prepararon ellos. Yo terminé fumándome un habano frente al mar. Fui feliz".

Floralicia: "Eso me recuerda que, en la poesía que me escribías, siempre estaba presente el mar. Asumías la conquista como quien se monta en un barco. Siempre me he preguntado ¿por qué?".

César Miguel: "Porque me gusta mucho el mar. Me hace sentir cómodo. Ahora bien, te aclaro que nunca asumí el rol de 'conquistador'".

Sino el de pirata...

César Miguel: "Exactamente. Tan pirata como el que describe Joaquín Sabina en su canción, con parche y pata de palo. No me quedaba más remedio (risas)".

Floralicia: "¿Te imaginas a tus 70 años con una vista al mar?".

César Miguel: "No sé, déjame llegar a los 60 primero. Recuerda que yo soy un apasionado del pasado, no del futuro".

Floralicia: "A mí sí me gusta mirar para adelante".

Es decir, que, de alguna manera, se complementan...

César Miguel: "Eso espero (risas)".

Floralicia: "Claro que sí".

César Miguel: "En todo caso, hablando de futuro, quien tiene garantizada la longevidad aquí es Floralicia, tomando en cuenta un artículo que salió en El Universal donde dice que 'las mujeres de cadera ancha son más longevas'. Siendo así, ella va a vivir 150 años".

Floralicia: "Lo tomaré como un cumplido (risas). Te propongo algo: envejecer en una casa frente al mar, con pocos objetos que arreglar y con tecnología que nos permita estar comunicados con nuestros hijos, en un lugar, acá en Venezuela, donde tú puedas escribir una novela".

César Miguel: "¡No! Si en mi vejez me voy a vivir frente al mar, no quiero escribir más. Quiero dedicarme a hacer lo que más disfruto: leer, ver películas y escuchar música. Bueno, y las otras cosas también, no vayas a pensar mal".

Ardiente paciencia

¿Intercambian libros?

César Miguel: "Yo le recomendé La Suite Francesa, de la rusa Irène Némirovsky. Al cabo de un tiempo, le pregunté: '¿te la leíste?' y me dijo: 'bueeh...'".

Floralicia: "Es que me gustan más las historias donde el escritor es el protagonista y narrador a la vez. Me encanta la novela El lápiz del carpintero, por ejemplo, del español Manuel Rivas".

César Miguel: "Es una joya de la literatura".

Floralicia: "Me impactó por su belleza y, de alguna manera, me recordó lo tierno que es César Miguel, a quien, no sé si le adosan la ternura como cualidad dentro de su imagen de hombre serio".

¿Luchas contra tu imagen de hombre tierno? 

César Miguel: "Para nada. Me va bien con la ternura, pero sería un poco maricón de mi parte andar por ahí diciendo: 'yo sí soy tierno'".

Ella te adosa la ternura, ¿qué cualidad le adosas tú? 

César Miguel: es extremadamente impaciente. Pero como yo soy absolutamente paciente, su impaciencia, para mí, es una virtud. Pero más allá de eso, es el ser más 'atorado' que conozco".

Floralicia: "Es verdad (risas). Es un defecto terrible con el que tengo que lidiar todos los días".

Un defecto perdonado...

César Miguel: "Aunque, a veces trato de vengarme de ese defecto. Si, por ejemplo, ella se 'atora' en que comencemos a hacer dieta, le digo a la señora de servicio que prepare las papas fritas más suculentas de su vida".

¿Tú has practicado algún tipo de venganza, Floralicia? 

Floralicia: "Déjame pensar...¿De qué manera me he vengado yo de ti, César?".

César Miguel: "De todas las maneras posibles e imaginables. Tu belleza física, por ejemplo, es una manera infalible de vengarte".

Floralicia: "¡Cierto! Cuando él está de malhumor o un poco revuelto porque discutimos, mi manera de vengarme es embellecerme, para que le duela haber discutido conmigo (risas)".

César Miguel: "Hace algo peor: se desnuda a mi lado".

Floralicia: "Exacto, lo hago tipo casual (risas)".

¿Recurres a la poesía para reconquistarla? 

César Miguel: "Recurro a la sinceridad. Le digo: 'está bien, mi amor, me jodiste".

El amor en los tiempos de...

¿Cuáles son las películas que más han disfrutado juntos? 

César Miguel: "Nos encantó Una mujer en Berlín (dirigida en 2008 por Max Färberböck), que es una extraordinaria cinta alemana. Trata el recurrente drama de la mujer del vencido después de la guerra. Mientras corrían los créditos llegué a la conclusión de que quienes realmente echan para adelante el mundo son las mujeres y, paradójicamente, también son sus principales víctimas. Los hombres son unos tontos útiles que creen que están protagonizando la historia y se llevan las estatuas. Ver esta película al lado de una mujer como Floralicia me hizo sentir muy seguro".

Floralicia: "Nos conectamos también con la historia de En tierra de nadie (No Man's Land, de Danis Tanovic, estrenada en 2001).

César Miguel: "Es excelente. Ganó el Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2002".

Floralicia: "Trata de dos soldados, uno bosnio y el otro serbio, que se enfrentan en la frontera, en plena guerra de Bosnia, en 1993. Terminan descubriendo que son vecinos. El final es sumamente duro. En esencia, habla de la tolerancia. Fue inevitable verla con el código venezolano; es decir, relacionarla con la realidad de este país dividido".

César Miguel: "Es que es inevitable verlo todo con el 'código venezolano'. Es un código que nos tiene los ojos empañados. Es espantoso lo que está ocurriendo en Venezuela. ¿Cómo sales a la calle después de que el ministro Giordani dice que tiene que devaluar porque no hay dinero? Señor: ¿y qué hizo el Estado con 950 millones de dólares, que es lo que ha gastado? ¿Cómo se supone que debes sentirte después de que el presidente de la República dice, en el programa La Hojilla, que la oposición, que es una parte del país, 'es una compota de pupú'? Por otro lado, si antes te querías comprar un televisor, ahora no puedes, no sólo porque tu poder adquisitivo bajó, sino porque tienes que contemplar invertir, preferiblemente, en unas lamparitas de gas o en varias cajas de velas, por el asunto de los apagones. Sin mencionar el problema de la inseguridad. Uno termina siendo un ciudadano de tercera o quizás un individuo del período Neandertal, pero sin las cuevas de Altamira".

¿Cómo afecta a una relación de pareja la situación actual del país? 

César Miguel: "Si jugamos a ponerle un título supongo que sería: El amor en los tiempos de la arrechera".

Floralicia: "Oigo a César hablar así y me duele, porque es cierto. La situación del país afecta cualquier relación de pareja. La presión diaria puede configurar tus estados de ánimo. Si antes eras muy sexual, ahora no lo eres necesariamente y viceversa. Lo mejor es conectarse, en la intimidad, con el placer, para sobrevivir".

¿Cómo ha sido en el caso de ustedes? 

Floralicia: "Eso es algo muy íntimo para respondértelo".

César Miguel: "Hay que decir que nuestra libido ha sido consecuente. Y es que la pareja es el gran refugio de los seres humanos. Además, uno no debe hacerle el juego a este chantaje que vivimos. La consigna, en este caso, es: ¡en mi cama no te metas!".

(En ese momento, repentinamente, en el local donde se lleva a cabo la entrevista, se va la luz y suena un pito de emergencia).

Floralicia: "Llegó el apagón de esta hora".

César Miguel: "Pon que la entrevista se termina porque suena un pito. La metáfora es perfecta, porque los pitos los ponen cuando uno quiere mentar la madre y lo censuran".

[email protected]

Artículo publicado por estampas
    [post_title] => Ellos que se conocen tanto
    [post_excerpt] => 
    [post_status] => publish
    [comment_status] => open
    [ping_status] => open
    [post_password] => 
    [post_name] => ellos-que-se-conoce-tanto
    [to_ping] => 
    [pinged] => 
    [post_modified] => 2012-01-30 22:52:53
    [post_modified_gmt] => 2012-01-30 22:52:53
    [post_content_filtered] => 
    [post_parent] => 0
    [guid] => http://cesarmiguelrondon.com/?p=340
    [menu_order] => 0
    [post_type] => post
    [post_mime_type] => 
    [comment_count] => 12
    [filter] => raw
)

12 Responses to “Ellos que se conocen tanto”


Ybeisys Jiménez
2 Marzo, 2012 Responder

DISFRUTE MUCHO ESTA ENTREVISTA…ME ENCANTAN COMO PAREJA::¡¡¡ LOS ADMIRO MUCHO, Y POR ALGO, QUE NO RECUERDO AHORA, (NO ME LO PERDONO) ME LA PERDI.. DIOS LOS BENDIGA..

PARA MI ES UN CONSUELO PODER LEER SEMEJANTE RELACIÓN. ME RECUERDA MUCHO LO QUE ÉRAMOS MI ANGEL, QUE ME DEJÓ EN EL CONCORDE CELESTIAL, Y YO. FORMAN PARTE DE LO GRATO EN MI VIDA ACTUAL. GRACIAS.

Maribel Viloria C
18 Marzo, 2012 Responder

UN HOMBRE TAN ESPECIAL COMO USTED, TIENE QUE TENER UNA GRAN DAMA! COMO LA QUE TIENE. LOS ADMIRO A AMBOS.

Jaqueline Davila Salgado
22 Marzo, 2012 Responder

Cierto “Y es que la pareja es el gran refugio de los seres humanos.” C.M.R.

Siempre lo he dicho, y lo repito aquí: una hermosísima pareja!

Maylin Salazar
8 Noviembre, 2013 Responder

Sr Rondon con usted abro los ojos y me levanto en esta hermosa pero agonica Patria, su manera de contarnos las noticias es elegantes, sencilla y directa, sin quitarle la importancia que se merecen. Su sarcasmo simplemente divino, lo admiro y adoro la salsa como usted…… Detras de cada gran hombre hay una gran mujer …Enhorabuena pareja…!!

Lidys Shepherd
13 Noviembre, 2013 Responder

Felicitaciones, apreciado Cesar, sin conocernos personalmente, dejame decirte que te aprecio desde hace muchisimo tiempo, digno venezolano, me encanta y disfruto mucho de tu voz, me alegra saber que tienen un feliz matrimonio y no han permitido que esta desgracia de regimen acabe con la felicidad de ambos, ruego a Dios todos los dias porque termine esta pesadilla y recuperemos la venezuela donde eramos felices y no lo sabiamos. Actualmente vivo en el exterior con toda mi familia, pero siempre con la esperanza de regresar algun dia, aunque a medida q pasa el tiempo como que se hace mas dificil el retorno, ya que uno se acostumbra a vivir en paz y sin tantos conflictos politicos, Vivir con chavez nos cambio la vida, ya estamos hartos de tantos insultos, no parece venezuela un pais civilizado, se siente muchisima agresividad en las personas, este año q estuve en venezuela lo senti con mas fuerza ya tengo 6 a ños fuera de venezuela aunque trato de ir al menos cada dos años a visitar a mis hermanos. Saludos y mis respetos.

María Alejandra Montesinos Terán
26 Noviembre, 2013 Responder

Q rico leer esta entrevista!!! la disfrute mucho!!! muchas gracias por mostrarnos a la gente bonita de nuestro país!!!!

el gocho
16 Abril, 2014 Responder

Para este momento, esa entrevista pareciera que fue ayer, sobre todo por lo del País, no sabes cuanto siento por lo que esta ocurriendo, mi origen del Táchira, hace que la sangre fluya con mayor velocidad, se que es el amor por la Patria chica, que siempre a tenido algo que ver con los cambios políticos del País, pero esta vez, muertos, humillaciones, vejámenes, nos sacan de lo mas profundo una arrechera que tiene que concretarse en una nueva Venezuela.
La entrevista de ustedes como pareja nos pone de manifiesto lo que todos queremos, poder siempre mirar al futuro, desarrollar nuestras potencialidades, pensar en los beneficios que podamos obtener, pero los logros que el País también obtendrá.
Pensar que si quiero hacer aquello o esto, primero debo pensar en si me lo quitan, si me dan dolares, si es seguro, (relacionado a la delincuencia), cesar son tantos los peros que el tiempo se nos va y mientras tanto perdemos todos, el ciudadano que es el pueblo y el País.
Optimista, claro que si, por eso tenemos que seguir siendo ejemplos de lucha y de constancia que al final, venceremos
Saludos y gracias por tus programas en la radio, que nos permiten todos los días salir a fraguar con optimismo la Nueva Venezuela. ÉXITOS

andres herazo
24 Septiembre, 2014 Responder

Cesar es un extraordinario ser en todas las aristas de su dimensión humana y latina.
Mi papa decia cuando escuchaba una linda cancion que su compositor debia de ser una magnifica persona. Tu como escritor de ese bello libro no podias escapar al parangom de mi padre.

mary
22 Mayo, 2015 Responder

Hermosos, x eso amo a Cesar Miguel, un hombre completo¡¡¡¡ felicidades y sigan unidos forever¡¡¡¡

Dejar un comentario


error: Content is protected !!